MOUSSE DE MANGO, YOGURT Y UVAS

Si buscáis un postre fresquito, nutritivo, fácil y sin apenas grasas, esta mousse de mango y queso con uvas es vuestra opción ideal. Una mezcla mágica de sabores que harán que cada bocado deleite al comensal. Sin lugar a dudas, una opción perfecta para incorporar frutas a nuestra dieta diaria.

Ingredientes para el mousse de mango:

-1 mango

-1 clara de huevo

-1 yogurt natural casero

-2 cucharadas de queso crema

-3 cucharadas de caramelo de dátiles

Ingredientes para el mousse de yogurt:

-1 yogurt griego

-200 gr. de queso crema

-50 gr. azúcar

-1/2 cucharadita de esencia de vainilla

-Uvas para decorar

Preparación:

Comenzamos preparando la mousse de mango, para ello pelamos el mango y lo cortamos en trocitos. Lo ponemos en una batidora y lo trituramos. Añadimos el queso crema, el yogurt, el caramelo de dátiles y mezclamos. Incorporamos la clara de huevo a punto de nieve y la mezclamos junto al resto de ingredientes con movimientos envolventes. Disponemos la mousse en el fondo de las copas y reservamos en la nevera.

Ahora preparamos la mousse de queso. Tan fácil como mezclar el yogurt con el queso crema y el azúcar. Añadimos la vainilla. Y volvemos a mezclar el conjunto.

Sacamos de la nevera las copas con la mousse de mango y vertemos encima la mousse de yogurt. Refrigeramos durante 1 hora y servimos con unas uvas a modo de decoración.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE CEREZAS

Estamos en plena temporada de cerezas, pues vamos a aprovecharnos de ellas, ya que es ahora cuando mejor las podemos disfrutar, no solo porque nos brindan todo su sabor y propiedades, sino porque su precio es asequible y hay una estupenda disponibilidad.

Sin lugar a dudas es uno de los mejores batidos que he probado. De sabor intenso y textura cremosa (por el yogurt de vainilla -tenéis la receta pinchando aquí) y combinado con el crujiente de los frutos secos, tenemos un desayuno, merienda o tentempié cargado de nutrientes y maravillosos beneficios para nuestro organismo. Y como siempre, endulzado con el maravillo caramelo de dátiles, cien por cien natural (tenéis la receta pinchando aquí). Sin más os cuento la receta.

Ingredientes:

-200 gr. cerezas

-1 plátano

-1 yogurt de vainilla

-2 cucharadas de caramelo de dátiles

-Frutos secos

-3 cerezas, 4 pistachos y 2 cucharadas de leche (para el topping)

 

Preparación:

Lavar muy bien las cerezas, quitarles el hueso y ponerlas en la batidora junto con el plátano, el yogurt y el caramelo de dátiles. Triturar y poner en el vaso de servir. Acompañar de los frutos secos. Para el topping, triturar las 3 cerezas, los 4 pistachos y la leche. Disponerlo encima del batido de cerezas. Servir.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE ZANAHORIA, JENGIBRE Y YOGURT

Hoy os traigo un batido que me ha cautivado por su espectacular mezcla de sabores, colores y peculiar presentación. Un smoothie hecho en dos capas, por un lado una base compuesta por zanahoria, naranjas y jengibre y por otro, una suave mezcla de yogurt de limón endulzado con dátiles. ¿Quién se muestra indiferente ante tanto glamour? Os aseguro que muy pocos se podrán resistir a probarlo…

Y es que la zanahoria  junto a los dátiles aportan a este smoothie un dulzor especial. La naranja por su parte le aporta frescor y el jengibre el toque de potencia. Y si a esto le añadimos un delicioso yogurt casero endulzado con el caramelo de dátiles, ya morimos de placer.

Es un batido muy refrescante y cargado de nutrientes, porque la zanahoria de por sí sola es perfecta para relajar los nervios, calmar la ansiedad, revitalizar en caso de agotamiento después del ejercicio. Además es diurética y depurativa, combate el estreñimiento por la fibra que posee. Ayuda a regular el ciclo menstrual y los cólicos de la menstruación. Y por su gran cantidad de vitamina A, ayuda a broncear la piel (ideal en el verano). Os animo a preparar esta maravilla porque de verdad que merece la pena.

Ingredientes:

-1 zanahoria

-2 naranjas

-1/4 cucharadita de jengibre natural rallado

-2 cucharadas de caramelo de dátiles

-1 yogurt casero de limón

Preparación:

Pelar y trocear la zanahoria, ponerla en la batidora junto al zumo de las naranjas, el jengibre y una cucharada de caramelo de dátiles. Triturar y poner en el fondo de un vaso. Por otra parte mezclar un yogurt de limón (yo usé uno casero, tenéis la receta pinchando aquí ) con la otra cucharada de caramelo de dátiles y verterlo sobre el batido de zanahorias. Servir de inmediato.

Sugerencias:

*Se puede sustituir el caramelo de dátiles por dos o tres dátiles naturales

*Si no se dispone de jengibre natural, puede usarse ½ cucharadita de jengibre en polvo

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE KIWI, PLÁTANO Y CALABACÍN

Dado que hoy en día está muy de moda cuidarse por fuera y por dentro, al igual que nutrir el cuerpo y la mente, yo voy a poner mi granito de arena y empezaré a proponer batidos saludables, llenos de vitaminas y nutrientes para nuestro organismo.

Hoy presento un batido donde cada ingrediente aporta una propiedad muy beneficiosa para nuestro cuerpo. Por su parte, el kiwi aporta una gran cantidad de antioxidantes y vitamina C, al igual que el calabacín, que es también un potente antioxidante y gran depurador para el organismo. El plátano nos llena de vitamina B6, C, ácido fólico, potasio y magnesio. Y la miel es fuente de energía rápida y saludable. Lo he combinado con un yogurt natural, por supuesto casero (podéis ver la receta en este enlace o en la sección de yogures) para aportarle cremosidad al batido y complementarlo con calcio y vitamina D.

Estos smoothies son ideales para el desayuno o la merienda. Ya que activan el organismo, lo proveen de múltiples vitaminas y minerales y hace que lleguemos a la siguiente comida saciados y por consiguiente evitemos el picoteo o los atracones.

Con la cantidad de ingredientes que propongo es suficiente para dos smoothies. Si queréis hacer más o menos multiplicad o dividid las cantidades.

Ahora más que nunca recordaros mi super frase… ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

20180516_140957

Ingredientes:

-2 kiwis

-1 plátano

-1/2 calabacín

-1 yogurt natural

-2 cucharaditas de miel

Preparación:

Pelamos y troceamos los kiwis y el plátano y lo ponemos en la batidora. Lavamos muy bien el calabacín, lo troceamos y lo añadimos a la batidora junto con el yogurt natural y la miel. 

Trituramos y servimos de inmediato.

20180516_122759

YOGURT DE TURRÓN DE JIJONA

Me encanta el turrón, estemos en la época del año que estemos y muy en especial el turrón blando o de Jijona. Su sabor a almendra tostada y miel es único e inigualable y ya os podéis imaginar en su versión de yogurt. Se une la cremosidad y textura característica del yogurt con el sabor dulce y almendrado del turrón.

Además, es una receta de aprovechamiento, ideal para gastar esos turrones que nos han sobrado de las fiestas navideñas. Un postre con un sabor dulcemente novedoso y fresquito, que hará las delicias de vuestros comensales.

Ingredientes:

-800 ml. leche entera

-1 yogurt natural sin azúcar

-2 cucharadas azúcar

-200 gr. turrón blando

Preparación:

*Con yogurtera: ponemos en el vaso de la batidora el turrón cortado en trozos con la mitad de la leche y trituramos bien. Lo vertemos en un bol y añadimos el resto de la leche, el yogurt y el azúcar. Removemos con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. Repartimos en los vasos y llevamos a la yogurtera 8 horas. Pasado este tiempo los sacamos, le colocamos sus tapas y los dejamos templar para posteriormente guardar en la nevera un mínimo de 4 horas.

*Sin yogurtera: ponemos en el vaso de la batidora el turrón cortado en trozos con la mitad de la leche y trituramos bien. Vertemos en un cazo con el resto de la leche y calentamos hasta que esté más o menos a una temperatura de 45º. Retiramos del fuego y añadimos el yogurt junto con el azúcar. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. Calentamos el horno 5 minutos a 150º, transcurrido ese tiempo lo apagamos e introducimos los vasos de yogurt y los dejamos 8 horas tapados con una manta (para que no pierdan el calor). Los sacamos, colocamos sus tapas (o en su defecto ponles papel film) y guardamos en la nevera un mínimo de 4 horas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

YOGURT DE CALABAZA

 

Ingredientes:

-800 ml. leche

-1 yogurt natural

-175 gr. calabaza

-4 cucharadas azúcar

-1 cucharadita canela

Preparación:

*Con yogurtera: comenzamos pelando, quitando las pepitas y lavando bien la calabaza. La troceamos y cocinamos en un cazo con agua hasta que esté tierna. Escurrimos muy bien, añadimos la cucharadita de canela, trituramos y dejamos enfriar. Vertemos la leche en un bol, incorporamos el yogurt, el azúcar y el puré de calabaza. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. Repartimos en los vasos y llevamos a la yogurtera 8 horas. Pasado este tiempo los sacamos y dejamos templar para posteriormente guardarlos en la nevera un mínimo de 4 horas.

*Sin  yogurtera: igualmente pelamos, lavamos y troceamos la calabaza. La cocemos con un poco de agua hasta que esté tierna. Escurrimos muy bien, añadimos la canela y trituramos. Calentamos la leche a fuego medio, no debe hervir. Debemos retirarla cuando alcance los 45º (si no tenemos termómetro para comprobar la temperatura, sabrás que es la adecuada cuando al meter un dedo en la leche ésta no te queme). Por otro lado, vertemos el yogurt junto con el azúcar y el puré de calabaza en la leche templada. Removemos hasta que se integren todos los ingredientes y repartimos en los vasitos. Calentamos el horno 5 minutos a 150º, transcurrido ese tiempo lo apagamos e introducimos los vasos de yogurt y dejamos 8 horas tapados con una manta (para que no pierdan el calor). Los sacamos, colocamos sus tapas (o en su defecto ponles papel film) y guardamos en la nevera un mínimo de 4 horas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

YOGURT GRIEGO CON MERMELADA DE FRESAS

Ingredientes:

-900 ml. leche entera

-100 ml. nata

-1 yogurt natural

Mermelada de fresas

Preparación:

*Con yogurtera: mezclamos la leche con la nata y el yogurt natural. Vertemos esta mezcla sobre los vasos y llevamos a la yogurtera 8 horas.

*Sin yogurtera: calentamos la leche hasta que alcance los 45º, añadimos el yogurt y la nata. Mezclamos muy bien e introducimos en un único recipiente (de cristal preferiblemente) y le colocamos su tapa. Precalentamos el horno a 150º durante 5 minutos. Apagamos y recubrimos el recipiente de cristal con un paño o una manta (para que no pierda calor). Lo colocamos dentro del horno y lo dejamos durante 8 horas.

*Después del proceso de fermentación del yogurt, debemos proceder al filtrado. Para ello debes colar el yogurt con una gasa (coloca la gasa en un colador amplio y deja que escurra el máximo suero posible). Este proceso tardará varias horas.

Una vez colado, nos quedará el yogurt griego en la gasa y el suero de la leche en el recipiente (este suero lo puedes aprovechar para elaborar otras recetas, bizcochos, pan…) El yogurt griego lo repartes en vasitos individuales a los cuales les habrás puesto una cucharada generosa de mermelada de fresa.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

YOGURT DE VAINILLA CON MERMELADA DE MANZANA

Ingredientes:

800 ml. leche entera

-1 yogurt natural sin azúcar

-3 cucharadas azúcar

-2 cucharadas esencia de vainilla

Mermelada de manzana y canela

Preparación:

*Con yogurtera: comenzamos vertiendo la leche en un bol, incorporamos el yogurt, el azúcar y la esencia de vainilla. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. A continuación vertemos una cucharada generosa de mermelada de manzana y canela en el interior de los vasos. Encima ponemos el preparado de leche y yogurt (debemos ponerlo con cuidado para que la mermelada permanezca en el fondo y no se mezcle con el yogurt, nos ayudaremos de una cuchara como se muestra en la foto). Llevamos a la yogurtera 8 horas. Pasado este tiempo los sacamos, le colocamos sus tapas y dejamos templar para posteriormente guardar en la nevera un mínimo de 4 horas.

*Sin yogurtera: primero hay que templar la leche, para ello se calienta a fuego medio, no debe hervir. Se retira del fuego cuando alcance los 45º (si no se dispone de termómetro para comprobar la temperatura, se sabrá que es la adecuada cuando al meter un dedo en la leche no te queme). Vertemos el yogurt junto con el azúcar y la esencia de vainilla en la leche templada. Removemos hasta que se integren todos los ingredientes. A continuación vertemos una cucharada generosa de mermelada de manzana y canela en el interior de los vasos. Encima ponemos el preparado de leche y yogurt (debemos ponerlo con cuidado para que la mermelada permanezca en el fondo y no se mezcle con el yogurt, nos ayudaremos de una cuchara como se muestra en la foto). Calentamos el horno 5 minutos a 150º, transcurrido ese tiempo, se apaga y se introduce los vasos de yogurt. Los dejamos 8 horas tapados con una manta (para que no pierdan el calor). Se sacan, se colocan sus tapas (o en su defecto le ponemos papel film) y los guardamos en la nevera un mínimo de 4 horas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

YOGURT DE TIRAMISÚ

El tiramisú es un postre frío de cuchara que se monta en capas. No existe una receta única de elaboración pero básicamente se compone siempre de un ingrediente sólido humedecido en café (bizcocho, galletas…) sobre el que se superpone una crema cuya base son huevos batidos con  azúcar y se presenta espolvoreado con cacao en polvo.

Yo he querido ir más allá de esta delicia italiana y he elaborado un yogurt de tiramisú! El resultado ha sido todo un éxito, cuando lo comías recordabas el tan característico sabor de este singular postre pero con una textura algo más densa (ya que sustituí la crema del tiramisú por el yogurt). Las galletas de la base le aportaban el toque crocante que mezclado con el untuoso yogurt de queso con café y el topping de cacao hacía las delicias de todo aquél que lo probaba. Totalmente recomendable para sorprender a vuestros invitados con un postre muy sabroso, ligero, bien fresquito y novedoso.

Ingredientes:

-600 ml. leche entera

-250 gr. queso crema

-1 yogurt natural sin azúcar

-3 cucharadas azúcar

-1 cucharada de café soluble

-Cacao en polvo

-10 galletas trituradas

Preparación:

*Con yogurtera: comenzamos separando un poco de leche en una taza, la cual calentamos en el microondas unos segundos y disolvemos en ella el café soluble. Por otro lado, vertemos el resto de la leche en un bol, incorporamos el yogurt, el queso crema, el azúcar y el café disuelto. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. Repartimos las galletas en los vasitos.

Con mucho cuidado y con la ayuda de una cuchara (como se muestra en las fotos, ya que es el mismo procedimiento que para la mermelada) ponemos la mezcla de yogurt encima. Llevamos a la yogurtera 8 horas. Pasado este tiempo los sacamos, le colocamos sus tapas y los dejamos templar para posteriormente guardar en la nevera un mínimo de 4 horas. Cuando los vayamos a servir los espolvoreamos con cacao en polvo.

*Sin yogurtera: primero hay que templar la leche, para ello se calienta a fuego medio, no debe hervir. Se retira del fuego cuando alcance los 45º (si no se dispone de termómetro para comprobar la temperatura, se sabrá que es la adecuada cuando al meter un dedo en la leche no te queme). Vertemos en la leche el café soluble y removemos hasta disolver. Añadimos el yogurt junto con el azúcar y el queso crema. Removemos para que se integren todos los ingredientes. Repartimos las galletas en los vasitos. 

Con mucho cuidado y con la ayuda de una cuchara (como se muestra en las fotos, ya que es el mismo procedimiento que para la mermelada) ponemos la mezcla de yogurt encima. Calentamos el horno 5 minutos a 150º, transcurrido ese tiempo, se apaga y se introduce los vasos de yogurt. Los dejamos 8 horas tapados con una manta (para que no pierdan el calor). Se sacan, se colocan sus tapas (o en su defecto le ponemos papel film) y los guardamos en la nevera un mínimo de 4 horas. Cuando los vayamos a servir los espolvoreamos con cacao en polvo.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

YOGURT DE MANDARINA CON MERMELADA DE PAPAYA

La papaya es una buena fuente de vitamina A, C, E y K, folato, potasio, así como de antioxidantes que ayudan a combatir el daño de los radicales libres y pueden disminuir los efectos del envejecimiento. Al igual que otros tipos de frutas, la papaya posee diversos nutrientes y antioxidantes que son beneficiosos para el cabello, la piel y la salud en general.

De entre sus múltiples beneficios, destacar que fortalece la inmunidad por su alto contenido en vitamina C. Tiene enzimas anti-inflamatorias que ayudan a aliviar la artritis. Previene el cáncer y enfermedades del corazón. Mejora la digestión por su enzima llamada papaína. Por su alto contenido en fibra es muy recomendable en caso de estreñimiento. Es baja en calorías por lo que es un alimento ideal para dietas de adelgazamiento. Por su cantidad de vitamina A y flavonoides, ayuda a la salud ocular.

En mermelada resulta exquisita debido a su sabor dulce y textura carnosa. Y junto con el yogurt forman un postre ideal de tomar después de cualquier comida o simplemente como tentempié.

Ingredientes:

-800 ml. leche entera

-1 yogurt natural sin azúcar

-3 cucharadas azúcar

-3 mandarinas

Mermelada de papaya

Preparación:

*Con yogurtera: Lavamos muy bien las mandarinas y con la ayuda de un cuchillo o un pelador de verduras le quitamos solamente la piel anaranjada. Por otro lado, vertemos la leche en un cazo, le añadimos la cáscaras de las mandarinas y llevamos a fuego medio. Debemos apagarlo justo antes de que empiece a hervir. En ese momento retiramos del fuego y dejamos enfriar. Una vez fría la leche, retiramos las pieles de las mandarinas y añadimos el yogurt y el azúcar. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado.

A continuación vertemos una cucharada generosa de mermelada de papaya en el interior de los vasos. Encima ponemos el preparado de leche y yogurt (debemos ponerlo con cuidado para que la mermelada permanezca en el fondo y no se mezcle con el yogurt, nos ayudaremos de una cuchara como se muestra en la foto). Llevamos a la yogurtera 8 horas. Pasado este tiempo los sacamos, le colocamos sus tapas y dejamos templar para posteriormente guardar en la nevera un mínimo de 4 horas.

*Sin yogurtera: el procedimiento es muy parecido, solo cambian algunas cosillas. Lavamos muy bien las mandarinas y con la ayuda de un cuchillo o un pelador de verduras le quitamos solamente la piel anaranjada. Por otro lado, vertemos la leche en un cazo, añadimos las cáscaras de las mandarinas y llevamos a fuego medio. Debemos apagarla justo antes de que empiece a hervir. Dejamos templar. Cuando  la leche esté más o menos a una temperatura de 45º retiramos las pieles y añadimos el yogurt y el azúcar. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. A continuación vertemos una cucharada generosa de mermelada de papaya en el interior de los vasos. Encima ponemos el preparado de leche y yogurt (debemos ponerlo con cuidado para que la mermelada permanezca en el fondo y no se mezcle con el yogurt, nos ayudaremos de una cuchara como se muestra en la foto).

 Calentamos el horno 5 minutos a 150º, transcurrido ese tiempo, se apaga y se introduce los vasos de yogurt. Los dejamos 8 horas tapados con una manta (para que no pierdan el calor). Se sacan, se colocan sus tapas (o en su defecto le ponemos papel film) y los guardamos en la nevera un mínimo de 4 horas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!