TARTA HELADA CHIP AHOY (facilísima)

Con el calor apetecen postres fresquitos y qué mejor que una deliciosa tarta helada, preparada con ingredientes caseros para degustarla en la sobremesa de estos calurosos días de verano.

He empleado galletas chips ahoy caseras (tenéis la receta pinchando aquí), al igual que los helados también son caseros (las recetas pinchando sobre los nombres: helado de chocolate y helado de vainilla). Deciros que no se tarda mucho tiempo en preparar los helados y las galletas caseras; y el sabor no tiene comparación con los comprados en el super, además de que podemos controlar los ingredientes que le incorporamos. Pero es de entender que siempre no se dispone de tiempo, y si andáis con prisas, podéis usar galletas industriales de cualquier tipo, al igual que los sabores de helado que más os gusten. Y aquí os dejo la receta de esta delicia que se prepara en un abrir y cerrar de ojos.

Ingredientes:

-12 galletas chips ahoy

Helado de chocolate

Helado de vainilla

-Frutos secos troceados

-Chocolate troceado

-Galletas trituradas para decorar

Preparación:

Forramos un molde cuadrado con papel film (para facilitar el desmoldado de la tarta) y vamos poniendo capas de galletas chip ahoy y helado. Comenzamos con una capa de galletas, lo cubrimos con una capa generosa de helado de vainilla y chocolate. Espolvoreamos trocitos de chocolate y frutos secos y aplanamos con la ayuda de una cuchara. Volvemos a colocar otra capa de galletas, nuevamente espolvoreamos chocolate troceado y frutos secos y cubrimos con más helado (alternamos vainilla con chocolate). Volvemos a aplanar la superficie. Finalmente cubrimos con las galletas trituradas y guardamos en el congelador un mínimo de 4 horas.

A la hora de servir, sacar del congelador, desmoldar y servir de inmediato.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

HELADO DE VAINILLA LIGHT

Nunca fue tan sencillo preparar un helado de vainilla. Y es que con apenas ingredientes, podemos disfrutar de un delicioso y saludable postre.

He usado leche semidesnatada, pero podéis utilizar la que prefiráis. Incluso quede muy bueno con bebidas vegetales. También comentaros que podéis elegir entre usar plátano o yogurt. La diferencia está en que con el plátano, la textura es más firme pero se aprecia el sabor a plátano mezclado con el de vainilla. Sin embargo con el yogurt, tenemos un helado más cremoso y con un sabor más intenso a vainilla. De las dos formas queda realmente delicioso. Aunque personalmente me gusta más la versión con el yogurt de vainilla (tenéis la receta pinchando aquí).

El sabor de las almendras mezclado con la vainilla queda exquisito. Os animo a que preparéis vuestra propia mantequilla de almendras, pues solo necesitáis almendras, es cien por cien natural y tardaréis solamente 5 minutos en hacerla, tenéis la receta pinchando aquí.

Hay que tener en cuenta que al no llevar grasa ni aditivos, se derrite muy fácilmente, por lo que recomiendo que si no lo consumís en el momento, lo guardéis en el congelador hasta el momento de servir. Como veis en la foto, lo he servido con galletas caseras de chip de chocolate y ha quedado más que delicioso (tenéis la receta de las galletas pinchando aquí)

Ingredientes:

-300 ml. de leche semidesnatada (o vegetal)

-1 yogurt de vainilla (ó 1 plátano)

-80 gr. mantequilla de almendras casera

-3 cucharaditas de extracto de vainilla

-4 cucharadas de caramelo de dátiles (o miel, azúcar moreno…)

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en la batidora y trituramos hasta que estén bien mezclados. Ponemos la mezcla en un recipiente apto para el congelador y congelamos un mínimo de 4 horas. Cada 45 minutos debemos remover la mezcla para evitar que se cristalice.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE CEREZAS

Estamos en plena temporada de cerezas, pues vamos a aprovecharnos de ellas, ya que es ahora cuando mejor las podemos disfrutar, no solo porque nos brindan todo su sabor y propiedades, sino porque su precio es asequible y hay una estupenda disponibilidad.

Sin lugar a dudas es uno de los mejores batidos que he probado. De sabor intenso y textura cremosa (por el yogurt de vainilla -tenéis la receta pinchando aquí) y combinado con el crujiente de los frutos secos, tenemos un desayuno, merienda o tentempié cargado de nutrientes y maravillosos beneficios para nuestro organismo. Y como siempre, endulzado con el maravillo caramelo de dátiles, cien por cien natural (tenéis la receta pinchando aquí). Sin más os cuento la receta.

Ingredientes:

-200 gr. cerezas

-1 plátano

-1 yogurt de vainilla

-2 cucharadas de caramelo de dátiles

-Frutos secos

-3 cerezas, 4 pistachos y 2 cucharadas de leche (para el topping)

 

Preparación:

Lavar muy bien las cerezas, quitarles el hueso y ponerlas en la batidora junto con el plátano, el yogurt y el caramelo de dátiles. Triturar y poner en el vaso de servir. Acompañar de los frutos secos. Para el topping, triturar las 3 cerezas, los 4 pistachos y la leche. Disponerlo encima del batido de cerezas. Servir.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

YOGURT DE VAINILLA CON MERMELADA DE MANZANA

Ingredientes:

800 ml. leche entera

-1 yogurt natural sin azúcar

-3 cucharadas azúcar

-2 cucharadas esencia de vainilla

Mermelada de manzana y canela

Preparación:

*Con yogurtera: comenzamos vertiendo la leche en un bol, incorporamos el yogurt, el azúcar y la esencia de vainilla. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. A continuación vertemos una cucharada generosa de mermelada de manzana y canela en el interior de los vasos. Encima ponemos el preparado de leche y yogurt (debemos ponerlo con cuidado para que la mermelada permanezca en el fondo y no se mezcle con el yogurt, nos ayudaremos de una cuchara como se muestra en la foto). Llevamos a la yogurtera 8 horas. Pasado este tiempo los sacamos, le colocamos sus tapas y dejamos templar para posteriormente guardar en la nevera un mínimo de 4 horas.

*Sin yogurtera: primero hay que templar la leche, para ello se calienta a fuego medio, no debe hervir. Se retira del fuego cuando alcance los 45º (si no se dispone de termómetro para comprobar la temperatura, se sabrá que es la adecuada cuando al meter un dedo en la leche no te queme). Vertemos el yogurt junto con el azúcar y la esencia de vainilla en la leche templada. Removemos hasta que se integren todos los ingredientes. A continuación vertemos una cucharada generosa de mermelada de manzana y canela en el interior de los vasos. Encima ponemos el preparado de leche y yogurt (debemos ponerlo con cuidado para que la mermelada permanezca en el fondo y no se mezcle con el yogurt, nos ayudaremos de una cuchara como se muestra en la foto). Calentamos el horno 5 minutos a 150º, transcurrido ese tiempo, se apaga y se introduce los vasos de yogurt. Los dejamos 8 horas tapados con una manta (para que no pierdan el calor). Se sacan, se colocan sus tapas (o en su defecto le ponemos papel film) y los guardamos en la nevera un mínimo de 4 horas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

YOGURT DE VAINILLA CON NUECES Y MIEL

Sabíais que un cuarto de taza de nueces, ofrece más de 100 por ciento del valor diario recomendado de grasas omega-3 de origen vegetal? Además de grandes cantidades de cobre y manganeso, entre otras. Las nueces pueden ayudar a reducir no sólo el riesgo de cáncer de próstata, sino también el cáncer de mama. Contienen varios antioxidantes muy beneficiosos para la salud. Así como el aminoácido L-arginina, que ofrece múltiples beneficios vasculares a las personas con enfermedades del corazón, o los que tienen mayor riesgo de enfermedades del corazón debido a múltiples factores de riesgo cardíaco. Además este fruto puede mejorar la calidad del esperma, ayudar a controlar el peso, y ofrecer apoyo a la salud del cerebro y la diabetes tipo dos.

 

Por otra parte, la miel producida por las abejas nos aporta múltiples beneficios al organismo, como por ejemplo es ideal para las alergias, para la tos y suavizar a garganta. En un buen antioxidante y un alimento prebiótico. Regula el tránsito intestinal. Aumenta la energía. Ayuda a dormir mejor. Y posee propiedades anticancerígenas. Conclusión, que la mezcla de estos tres grandes alimentos (yogurt, nueces y miel) nos ayudarán a estar mejor nutridos y con la energía necesaria para afrontar las actividades diarias.

Ingredientes:

-800 ml. leche entera

-1 yogurt natural sin azúcar

-2 cucharadas esencia de vainilla

-2 cucharadas de azúcar

-8 cucharadas de nueces

-Miel

20180508_061045
20180508_061022
20180503_142841

Preparación:

*Con yogurtera: comenzamos virtiendo la leche en un bol, incorporamos el yogurt, el azúcar y la esencia de vainilla. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. Repartimos en los vasos de yogurt y llevamos a la yogurtera 8 horas. Pasado este tiempo los sacamos, le colocamos sus tapas y los dejamos templar para posteriormente guardar en la nevera un mínimo de 4 horas.  Cuando los vayas a consumir agrega a cada yogurt unas nueces picadas encima  y sobre éstas una cucharada de miel.

*Sin yogurtera: primero hay que templar la leche, para ello se calienta a fuego medio, no debe hervir. Se retira del fuego cuando alcance los 45º (si no se dispone de termómetro para comprobar la temperatura, se sabrá que es la adecuada cuando al meter un dedo en la leche no te queme). Vertemos el yogurt junto con el azúcar y la esencia de vainilla en la leche templada. Removemos hasta que se integren todos los ingredientes y  repartimos la mezcla en los vasitos. Calentamos el horno 5 minutos a 150º, transcurrido ese tiempo, se apaga y se introduce los vasos de yogurt. Los dejamos 8 horas tapados con una manta (para que no pierdan el calor). Se sacan, se colocan sus tapas (o en su defecto le ponemos papel film) y los guardamos en la nevera un mínimo de 4 horas. Cuando los vayas a consumir agrega a cada yogurt unas nueces picadas encima  y sobre éstas una cucharada de miel.

Sugerencias:

*En lugar de esencia de vainilla se puede usar vainilla en rama, en este caso hay que infusionar la leche, ésto es calentar la leche (sin que llegue a hervir) con las semillas de la vaina de vainilla. Dejar enfriar, colar y mezclar con el resto de ingredientes. El resto del proceso es igual.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

YOGURT DE VAINILLA

La vainilla es conocida en el mundo por su aroma particular, por dar un toque de sabor a las comidas y por sus propiedades medicinales. Conocida por ser antidepresiva, antioxidante, anticancerígena, tranquilizante y reducir los síntomas de la gripe, la vainilla es una planta curativa utilizada alrededor del mundo.

Entre las propiedades de la vainilla podemos encontrar beneficios tan diversos como el aumento de la energía muscular, la reducción de la presión arterial y la mejora del humor y la ansiedad, evitando la posibilidad de sufrir de depresión. Ayuda a dormir y descansar mejor, estimula los sentidos y activa el cerebro. Sus propiedades sedantes ayudan a relajar los músculos en aquellas personas que sufren de estrés o ansiedad, y también ayuda a evitar las convulsiones por sus propiedades antiinflamatorias. Alivia el reuma, las alergias y la artritis.

Las mujeres la utilizan para tratar la dismenorrea, ya que es un potente emenagogo; la vainilla también puede bajar la fiebre y aliviar los dolores de dientes y encías.

Actúa como afrodisiaco ante la impotencia, disfunción eréctil, frigidez, falta de líbido. Si la frotamos sobre la piel, sirve para ahuyentar a los mosquitos. Por otra parte, numerosos estudios han comprobado que la vanilina, el compuesto principal de la vainilla, tiene propiedades anticancerígenas que permiten matar las células cancerosas, limitar la metástasis, inhibir la angiogénesis -creación de un nuevo suministro de sangre para los tumores-, y además tiene propiedades antimutagénicas.

También ayuda en la anemia de células falciformes, una condición crónica y hereditaria incurable, en la que no llega suficiente oxígeno a la sangre, por lo que las personas sienten dolor y fatiga.

Cuando la vainilla es aplicada de forma tópica, ayuda a mejorar los niveles de hidratación de la piel y el cabello. Por sus propiedades antioxidantes, permite evitar el envejecimiento prematuro de la piel, además de limpiarla en profundidad y darle un aspecto radiante. Incluso se puede utilizar como bálsamo labial si lo mezclamos con miel y cera de abejas.

Además, es utilizada a menudo como aromatizante en perfumes, jabones y velas, ya que como bien dijimos antes, tiene propiedades afrodisíacas y relajantes.

¿Conocías las propiedades de la vainilla? ¿Cómo utilizas tú la vainilla en tu vida diaria? Sin duda alguna, una de las cosas que más me gusta de la vainilla es su aroma inconfundible, sin embargo hay gente que le disgusta. ¿Qué piensas tú?

Ingredientes:

-800 ml. leche entera

-1 yogurt natural sin azúcar

-3 cucharadas azúcar

-2 cucharadas esencia de vainilla

Preparación:

*Con yogurtera: comenzamos virtiendo la leche en un bol, incorporamos el yogurt, el azúcar y la esencia de vainilla. Removemos bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir que todo el conjunto esté bien integrado. Repartimos en los vasos de yogurt y llevamos a la yogurtera 8 horas. Pasado este tiempo los sacamos, le colocamos sus tapas y los dejamos templar para posteriormente guardar en la nevera un mínimo de 4 horas.

*Sin yogurtera: primero hay que templar la leche, para ello se calienta a fuego medio, no debe hervir. Se retira del fuego cuando alcance los 45º (si no se dispone de termómetro para comprobar la temperatura, se sabrá que es la adecuada cuando al meter un dedo en la leche no te queme). Vertemos el yogurt junto con el azúcar y la esencia de vainilla en la leche templada. Removemos hasta que se integren todos los ingredientes y  repartimos la mezcla en los vasitos. Calentamos el horno 5 minutos a 150º, transcurrido ese tiempo, se apaga y se introduce los vasos de yogurt. Los dejamos 8 horas tapados con una manta (para que no pierdan el calor). Se sacan, se colocan sus tapas (o en su defecto le ponemos papel film) y los guardamos en la nevera un mínimo de 4 horas.

Sugerencias:

*En lugar de esencia de vainilla se puede usar vainilla en rama, en este caso hay que infusionar la leche, ésto es calentar la leche (sin que llegue a hervir) con las semillas de la vaina de vainilla. Dejar enfriar, colar y mezclar con el resto de ingredientes. El resto del proceso es igual.

COULANT DE CHOCOLATE

Un postre delicioso que hace las delicias de los amantes del chocolate donde se combinan diferentes texturas. En la parte exterior encontramos un tierno bizcocho que envuelve un interior de chocolate negro fundente.

Ideal para sorprender a los invitados con un postre especial tras una comida elegante. Es muy sencillo de preparar y se puede tener hecho con antelación. Simplemente bastará con hornearlo 7 minutos a la hora de llevarlo a la mesa, ya que debe ser comido caliente. Resulta ideal si lo acompañamos de una bola de helado de vainilla para contrastar sabores y temperaturas.

Este postre se puede elaborar con antelación y congelarse. Tan solo un momento antes de servir se saca del congelador y se introduce en el horno 12 minutos.

Para asegurarnos el éxito es imprescindible respetar los tiempos de cocción, para que el exterior quede bien cocido y el interior fundente.

Ingredientes:

-3 huevos

-80 gr. azúcar

-50 gr. mantequilla

-150 gr. chocolate negro foundant

-1 cucharada de harina

Preparación:

Comenzamos precalentando el horno a 180º. Por otro lado, fundimos la mantequilla con 100 gr. de chocolate y reservamos el resto de chocolate. Batimos los huevos con el azúcar hasta que tripliquen su volumen. Añadimos la harina. Vertemos la mezcla de mantequilla y chocolate sobre la harina y los huevos. Removemos hasta integrarlo todo. Forramos con papel de hornear los moldes individuales, los engrasamos y enharinamos. Vertemos la mezcla de chocolate hasta la mitad del molde, colocamos un trozo del chocolate inicialmente reservado y lo cubrimos con el resto de la mezcla, sin llegar al borde porque al hornearse crecen. Horneamos durante 10 minutos. Desmoldamos y sevimos inmediatamente.

Sugerencias:

*Es ideal tomarlo con una bola de helado de vainilla o con un fondo de natillas caseras.

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”