CARPACCIO DE TOMATE CON ALIÑO DE ROMERO Y PEPINILLO

En los días de calor el cuerpo nos pide platos fresquitos, fáciles de elaborar y cargados de vitaminas y minerales para mantenernos hidratados. Resulta ideal en este caso este delicioso carpaccio de tomate con su aliño de pepinillo y romero. Una combinación fantástica de sabores y colores que incitan a probarlo. ¿Y a ti? ¿También te apetece prepararlo? Es muy sencillo de preparar, con muy pocos ingredientes y en cuestión de minutos tendrás listo este delicioso bocado.

Ingredientes:

-1 tomate

-Láminas de queso de cabra

-Aceitunas

-Cebolletas

Para el aliño:

-1 cucharada de limón o vinagre

-2 cucharadas de aceite de oliva

-Unos pepinillos troceados

-Romero seco

-Sal

Preparación:

Comenzamos haciendo el aliño para el cual mezclamos todos los ingredientes en un bol y removemos para integrarlos. Reservamos.

Por otro lado, lavamos el tomate y lo laminamos finamente. Lo colocamos en un plato, añadimos las aceitunas, las cebolletas y las láminas de queso de cabra. Finalmente añadimos el aliño y servimos.

Sugerencias:

*Se pueden sustituir los pepinillos por alcaparras.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PIZZA DE CALABACÍN (fácil y sin aceite)

Una pizza deliciosamente rica, muy nutritiva y facilísima de preparar ya que la masa no requiere de tiempo de reposo. Resulta ideal para incorporar verduras, de forma divertida, en la alimentación diaria, sobre todo de los más pequeños que suelen ser los más reacios a tomarlas de la manera habitual (en cremas, purés o guisadas). El sabor del calabacín no se aprecia en absoluto, éste únicamente contribuye aportando nutrientes y jugosidad a la pizza. 

Con estas cantidades de base de pizza de calabacín, salen dos masas finitas medianas. Si solo queréis preparar una, podéis optar por hacer la mitad de las cantidades de la base, o hacerla tal cual la indico, hornear las dos a la vez, y guardar en la nevera la base que no uséis para utilizarla al día siguiente, que es lo que yo he hecho).

Como topping he empleado simplemente tomate, cebolla y quesos, pero podéis incorporar los que más os gusten, jamón, atún, pimiento, gambas…

Una comida o cena ideal para compartir en familia, que tendréis lista en cuestión de minutos. ¿A qué os gusta la idea? Probad para que veáis que está increíblemente deliciosa. Y aquí os dejo otras sugerencias de pizzas vegetales que están divinas también: pizza de calabaza, pizza de berenjenas y pizza margarita (pinchando sobre el nombre llegaréis a la receta).

Ingredientes para la base:

1 calabacín rallado

-5 cucharadas de harina integral

-1 huevo

-Sal

Ingredientes para el topping:

Tomate frito

-Queso curado rallado

-1/2 cebolla (en tiras y pochada)

-1 mozzarella

-Orégano

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Y comenzamos preparando la base de la pizza, para la cual mezclamos en un bol el calabacín rallado con la harina integral, el huevo y la sal. Cuando tengamos una masa compacta la dividimos en dos y las ponemos sobre la bandeja de hornear (sobre papel vegetal para que no se pegue). Horneamos 15 minutos, con cuidado de que no se quemen los borden si han quedado muy finos.

Sacamos del horno y disponemos sobre ésta el tomate frito casero (o salsa de tomate), el queso rallado, la cebolla y la mozarella en rodajas. Añadimos orégano y llevamos al grill del horno por 5 minutos o hasta que la mozzarella se derrita. Servimos de inmediato.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CHEESECAKE CAPRESE LIGHT (sin horno)

Una deliciosa y sanísima cheesecake salada en su versión más light ya que apenas contiene grasas. Una auténtica explosión y mezcla de sabores que deleitarán hasta los paladares más exigentes. Es muy sencilla de preparar ya que no requiere de horneado y bien fresquita resulta un entrante ideal o una cena bien ligera.

La base la podéis hacer con galletas saladas tipo cracker, pero yo quería hacer una versión algo más saludable y he usado el pan tostado (o también llamado biscotes o bizcochos). El queso crema también es light. Con estos ingredientes resulta delicioso, pero si queréis hacerlo con algo más de sabor y por consiguiente, más calorías, podéis combinar queso crema con nata (en la proporción que queráis, o mitad y mitad o 200 gr de queso crema y 100 de nata).

¿Os gusta la idea? ¿La probáis y me contáis?

Ingredientes para la base:

-8 rodajas de pan tostado integral

-2 cucharadas de queso crema light

-2 cucharadas de mantequilla light

Ingredientes para el relleno:

-300 gr. queso crema light

– ½ vaso de leche semidesnatada

-4 hojas de gelatina neutra

-Tomates cherry

-Aceite de oliva

-Albahaca y tomillo

Preparación:

Trituramos el pan tostado integral en una procesadora de alimentos, trituradora o con la ayuda de un rodillo. Mezclamos con el queso crema light y la cucharada de mantequilla light hasta que quede una mezcla compacta y manejable. La disponemos dentro de un molde y refrigeramos 15 minutos.

Mientras preparamos el relleno, para ello ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

En un bol vertemos el queso crema light y lo batimos hasta que quede suave.

Calentamos el medio vaso de leche en el microondas y le añadimos la gelatina hidratada y bien escurrida. Removemos hasta que se disuelva y la vertemos dentro del bol con el queso crema. Movemos bien hasta integrar y añadimos este relleno en el molde que teníamos en la nevera. Lo llevamos nuevamente al refrigerador y dejamos que se solidifique (mínimo unas 4 horas).

Lavamos bien los tomates y los disponemos sobre la tarta una vez haya cuajado. Los rociamos con aceite de oliva mezclada con el tomillo y decoramos con unas hojas de albahaca.

Sugerencias:

*Se puede sustituir el pan tostado integral por pan tostado normal o galletas saladas tipo cracker.

*Si no se dispone de trituradora, los bizcochos se ponen dentro de una bolsa y se escachan con la ayuda de un rodillo.

*En el relleno puede combinarse 150 gr. de nata ligeramente montada con 150 gr. de queso crema.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ENSALADA CAPRESE

Si hay un vegetal que me encanta de cualquier manera, ese es el tomate. Y es que admite tantas variaciones y da tanto juego en la cocina, que es imposible cansarse de tomarlo. Resulta delicioso en pasteles salados, en un fresquito timbal, en salsa de tomate, mermelada, en ensaladas, preparado en una concassé para acompañar otra elaboración, frito (para añadirlo a un guiso, a pizzas, a un sandwich..), o simplemente con mozzarella como os presento en esta ocasión (pinchando sobre cada elaboración nombrada anteriormente tendréis más exquisitas recetas).

Una original y deliciosa manera de introducirlo en nuestra dieta diaria es en ensaladas. Muy fácil de preparar, cargado de vitaminas y nutrientes, es ideal como entrante o cena ligera. A continuación os explico cómo prepararlo. ¿A que suena apetecible?

Ingredientes:

-2 tomates grandes

-1 queso mozzarella

-Aceite de oliva

-Albahaca

-Sal

Preparación:

Comenzamos laminando la mozzarella en rodajitas más bien finas. Reservamos.

Por otro lado, lavamos muy bien los tomates y hacemos unas incisiones en horizontal. Colocamos dentro de cada incisión una rodaja de mozzarella. Espolvoreamos con un poco de sal, rociamos con unas gotas de aceite de oliva y decoramos con las hojas de albahaca. Servimos de inmediato.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MOZZARELLA CON AGUACATE Y SALSA PESTO

Con la llegada del verano se apetecen recetas fresquitas y nada mejor para refrescar el organismo que una rica y completa ensalada. En esta ocasión os traigo una versión de la ensalada capresse, algo modificada, la cual he condimentado con una salsa pesto. Ha quedado exquisita. Os animo a prepararla ya que su elaboración es bien sencilla y el resultado bien merece la pena.

La salsa pesto le aporta aroma y cuerpo al resto de ingrediente. Esta salsa es de origen italiano y se prepara con hojas de albahaca frescas molidas junto a los ajos, queso (suele usarse parmesano), un fruto seco (normalmente piñones pero también se es típico encontrarlo con nueces incluso con almendras) y el aceite de oliva. Un buen pesto no debe ser preparado en una batidora o procesadora de alimentos porque pierde su encanto al molerse “de más” los ingredientes. Yo lo he preparado en el mortero, machacando los ingredientes y he de decir que han conservado todo su sabor y textura. Pero entiendo que si se anda con prisas o no se dispone de mortero, se use la trituradora.

Además de en ensalada, el pesto puede ser usado para aliñar pasta, verdura, ñoquis, pizzas… Sin más vamos a conocer los ingredientes y la preparación de esta delicia.

Ingredientes:

-1 aguacate

-1 tomate

-1 mozzarella

-3 rodajas de piña tropical

Ingredientes para el pesto:

-15 gr. albahaca fresca

-1 diente de ajo

-1 puñado de nueces

-1 cucharada de parmesano rallado

-25 ml de aceite de oliva y Sal 

Preparación:

Comenzamos preparando el pesto para que repose y los aromas se mezclen. Para ello pelamos el ajo y lo ponemos en un mortero junto con la sal, la albahaca y las nueces. Machacamos estos ingredientes e incorporamos el aceite y mezclamos el conjunto. Finalmente incorporamos el parmesano y volvemos a mezclar. Reservamos.

Por otro lado, pelamos aguacate y hacemos finas láminas con él, al igual que con el tomate (previamente lavado) y la mozzarella. Ahora solo queda ir formando capas alternando los ingredientes. Comenzamos por una base de tomate, encima colocamos una rueda de mozzarella, seguimos con aguacate y sobre éste disponemos una rodajita de piña tropical, repetimos esta operación con el resto de ingredientes. Finalmente salseamos con el pesto que habíamos reservado. Servimos de inmediato.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ENSALADA TIBIA DE RULO DE CABRA CON TOMATE CONCASSÉ

Se acercan los meses de verano y las temperaturas van incrementando, con lo que el cuerpo nos pide platos fresquitos y sencillos de preparar. ¿Qué te parece una ensalada tibia con tomate concassé y queso rulo de cabras? Por el nombre seguro que os suena a una elaboración complicada y decir tengo que es todo lo contrario. Partimos de ingredientes sencillos donde simplemente hay que montar el plato si ya tenemos preparado el tomate de alguna elaboración anterior.

El tomate concassé lo puedes tener preparado con anterioridad y en el momento de usarlo bastará con darle un golpe de calor.  Ésta es una técnica culinaria de origen francés y que consiste en escaldar previamente el tomate, para poder pelar y eliminar de esta forma más fácilmente la piel externa y pepitas, para luego cortarlo en trocitos. Se suele añadir a una fritura previa de ajos (a veces también cebollas picadas) y se deja cocinando a fuego lento durante media horita aproximadamente. El tomate concassé es similar a la salsa de tomate, la principal diferencia radica en que en la primera elaboración el tomate no se tritura. Yo lo he usado en ensalada para acompañar al rulo de cabra y al resto de ingredientes, y así conseguir suavizar el intenso sabor del queso. Pero os aseguro que el concassé queda también muy rico en pizzas, bocadillos o como acompañamiento de aperitivos. Y sin más vamos a explicar el resto de la receta.

Ingredientes:

-4 hojas de lechuga

-4 tomates

-2 dientes de ajo

-2 aguacates

-1 rulo de cabra

-Aceite de oliva y Sal

Ingredientes para el aliño de soja:

-2 cucharadas de salsa de soja

-1 cucharada de miel

-4 cucharadas de aceite

-1 cucharada de vinagre

Preparación:

Comenzamos preparando el aliño de soja para dejarlo reposar mientras elaboramos el resto de la receta. Con el tiempo de reposo conseguiremos que los sabores ganen en intensidad. Para su elaboración simplemente ponemos todos los ingredientes en un recipiente de cristal y batimos con unas varillas o tenedor hasta que estén bien ligados. Reservamos.

 Para el tomate concassé, empezamos lavando los tomates y poniéndolos en un cazo con agua. Cuando comience a hervir el agua retiramos del fuego, pelamos los tomates y los partimos en trocitos.

En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y salteamos los ajos previamente pelados y finamente picados. Incorporamos los tomates y un poco de sal; y dejamos cocinar a fuego lento durante 30 minutos. Reservamos.

Por otro lado, lavamos bien las hojas de lechuga y las troceamos. Igualmente troceamos en rodajas gruesas el queso rulo de cabra. Pelamos los aguacates y los partimos en láminas finas. Y procedemos a montar el plato. Para ello y por comensal, ponemos un aro en el centro de cada plato y en su interior colocamos un poco de lechuga picada, encima unas cucharadas generosas de tomate concassé templado, sobre éste, láminas de aguacate y finalmente una rueda de rulo de cabra. Salseamos con el aliño de soja y servimos.

Sugerencias:

*Si se le añaden unas nueces picadas encima del queso rulo de cabra estaremos enriqueciendo la receta nutricionalmente además de aportarle un toque crocante.

*Si se dispone de soplete de cocina, se puede dorar un poco el queso con él, quedará con un sabor muy rico.

*El tomate concassé sobrante puede ser guardado en la nevera para otras elaboraciones (pizzas, bocadillos, acompañando a otros vegetales como la berenjena o a unos huevos…)

 

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”

RATATOUILLE

El ratatouille es una especialidad de Francia, concretamente de la región de Provenza. Ésta se elabora cociendo varios vegetales base, tales como berenjena, tomate y calabacín, por lo que resulta un plato cien por cien saludable. Estas verduras suelen estar condimentadas con hierbas provenzales, tales como orégano, albahaca, tomillo, romero… y se presentan cortadas en rodajas intercalándose entre sí, con lo que el plato resulta muy llamativo en cuanto a colorido.

Como la mayoría de los platos, existen múltiples versiones de esta receta, en cuestión de ingredientes (con carne, con patatas, con otros vegetales, incluso con huevos), como en modo de cocción (al horno, en cazuela, haciendo las verduras por separado o todas a la vez…). En esta ocasión y partiendo de los ingredientes base, yo lo he preparado con zanahorias, patatas y una salsa de tomate. Ha resultado una combinación exquisita, la cual enriquece aun más el plato nutricionalmente hablando.

Es una muy buena manera de incorporar vegetales en nuestra dieta diaria sin tener que recurrir al clásico guiso o crema de verduras. Sirve como guarnición, entrante o cena ligera. Y si lo acompañas de unos huevos cocidos o le incorporas una salsa boloñesa resulta un exquisito plato principal.

Su original y atractiva forma de presentación en espiral, resulta muy atractiva para los peques de la casa. ¿Os atrevéis a prepararlo vosotros también? El éxito lo tendréis garantizado.

20180502_160314
20180502_160148
20180501_123032

Ingredientes:

-1 berenjena

-1 calabacín

-1 zanahoria

-2 tomates

-1 patata grande

Salsa de tomate

-Hierbas provenzales: orégano, tomillo, romero, albahaca…

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos lavando la berenjena y cortándola en rodajas de un centímetro de grosor. La ponemos 15 minutos en agua con sal para que pierda su amargor.

Preparamos una salsa de tomate como indico en este enlace o en la sección de recetas básicas.

Por otro lado, lavamos el calabacín y el tomate y los cortamos en rodajas del mismo grosor que la berenjena. Pelamos la zanahoria y la cortamos también en rodajas.

Lavamos bien la patata y la cocemos en agua con sal hasta que esté tierna. La pelamos y cortamos en rodajas de un centímetro de grosor. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180º. Mezclamos en un cuenco pequeño las hierbas con un chorrito de aceite de oliva y la sal.

En una fuente apta para el horno colocamos en la base la salsa de tomate y encima las verduras intercalándolas entre sí. Rociamos con la mezcla de hierbas provenzales y horneamos durante 30 minutos aproximadamente.

Sugerencias:

*Esta receta gana en sabor con un tiempo de reposo después de elaborada. Si nos sobra, podemos conservarla en la nevera durante un par de días.

*Todos los vegetales deben ser cortados aproximadamente con el mismo grosor.

*La ratatouille original no lleva salsa de tomate, así que podemos prescindir de ella, para ello cortamos todos los ingredientes en rodajas y los colocamos intercalados en una fuente de horno. Regamos con la mezcla de hierbas provenzales y aceite de oliva y horneamos.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTEL DE TOMATE PERA, QUESO FRESCO Y CEBOLLA CARAMELIZADA

Aprovechando unos tomates pera que me había dado mi tía, me dispuse a elaborar un plato diferente con ellos, buscaba algo que se saliera de la típica receta de salsa de tomate o gazpacho. Y se me ocurrió hacer un pastel salado. Ni qué decir tiene lo rico que resultó. En cuestión de texturas, el crujiente del hojaldre contrastaba con la  untuosidad del queso crema, y si hablamos del sabor, la cebolla caramelizada le aportaba el toque dulzón que se contrarrestaba perfectamente con el salado de los tomates.

Es ideal como entrante o simplemente para tomarlo como cena ligera. Un bocado que hará las delicias de cualquiera que lo pruebe.

Ingredientes:

-500 gr. tomates pera

-150 gr. queso crema

-1/2 cebolla

-Orégano

-1 Masa de hojaldre

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Colocamos papel de hornear sobre el molde y sobre éste ponemos el hojaldre. Lo pinchamos para que no suba y llevamos al horno 10 minutos.

Mientras preparamos el relleno. Comenzamos pelando la cebolla y cortándola en juliana para posteriormente ponerla en una sartén con un chorrito de aceite de oliva y dorarla a fuego lento para que se caramelice con sus propios jugos.  Lavamos y pelamos los tomates, para posteriormente cortarlos en gajos.

Sacamos el hojaldre del horno y repartimos sobre éste la cebolla caramelizada, encima ponemos el queso crema y cubrimos con una capa de tomates laminados. Salpimentamos y rociamos con un chorrito de aceite de oliva por encima. Horneamos 10 minutos más. Sacamos del horno y lo servimos espolvoreado de orégano.

Sugerencias:

*Se puede sustituir el queso crema por mozzarella, rulo de cabra, parmesano… o cualquier otro según preferencias.

*Al igual que podemos emplear cualquier variedad de tomates.

*Si se le añade unas hojas de albahaca, el sabor del conjunto del pastel nos transportará a una Italia moderna.

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”

CABALLAS ENLATADAS

No me preguntéis por qué, pero pensando en qué preparar para cenar (el gran dilema de la mayoría de las amas de casa) me entraron unas ganas inmensas de comer caballas. Como todo fue improvisado, debía usar las caballas que vienen en conserva y son tan socorridas para cualquier ocasión. Evidentemente la receta la podemos preparar con caballas frescas e incluso utilizar sardinas si se prefiere.

Para aportarle un aspecto divertido y curioso al plato decidí presentarlas en una especie de lata comestible hecha con pan. El resultado fue asombrósamente delicioso! A todos nos encantó, e incluyo a mi hija, ya que al presentarla con una salsa de tomate y en este divertido envase, llamó su curiosidad y quería comerla. La receta es muy sencilla y os garantizo que merece la pena porque la masa de pan queda crujiente y el relleno resulta jugoso y cargado de sabor.

Una forma original de comer pescado azul y beneficiarnos de sus grandes propiedades, ya que la caballa contiene por cada 100 gramos, 19 gr. de proteínas y vitaminas del grupo B y D (la vitamina B ayuda a prevenir los problemas de memoria, de diabetes, artritis y a mantener la salud del cabello, piel y uñas). Y la vitamina D ayuda a la fijación del calcio en el cuerpo). Destacar también la presencia de potasio y yodo, encargado de regular el colesterol del organismo.

Ingredientes:

-250 gr. harina

-90 ml. leche

-12 gr. levadura de panadero

-1cucharada de aceite de oliva

-2 latas de caballas

Salsa de tomate natural

-Sal

Preparación:

Comenzamos haciendo la masa de pan ya que hay que dejarla reposar durante un ratito. Comenzamos entibiando la leche y en ella disolvemos la levadura. Por otro lado,   ponemos la harina en un cuenco amplio y vertemos sobre ella la leche con la levadura, el aceite de oliva y la sal. Removemos hasta integrar todos los ingredientes y comenzamos a amasar (podemos ayudarnos de una amasadora). Una vez lista la masa, la tapamos con un paño húmedo (para que no se reseque) y la dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen (puede ser en el interior del horno apagado).

Cuando la masa haya levado, la ponemos sobre la encimera y amasamos nuevamente , aunque esta vez solo lo hacemos brevemente, para desgasificarla. Ahora la dividimos en 4 porciones (y de cada una retiramos un pequeño trozo de masa para posteriormente formar la tapa de nuestra lata). Estiramos cada porción con un rodillo y le damos forma de lata (como se muestra en la foto). Cogemos la masa que habíamos reservado para la tapa, la estiramos formando un rectángulo pequeño, enrollamos y ponemos encima de la lata uniendo las dos masas por los laterales. Para que la masa no se abra en el horno, formaremos unas tiras de papel de aluminio y las doblamos varias veces para colocarlas a su alrededor. Disponemos nuestra latas de pan encima de papel de hornear y llevamos al horno precalentado a 180º durante 20 minutos. Dejar templar y colocamos dentro un poco de salsa de tomate casera (ver recetas básicas), encima disponemos dos caballas y las cubrimos con un poco más de salsa de tomate. Servimos inmediatamente.

Sugerencias:

*Se puede sustituir las caballas por sardinas.

*El plato resulta ideal acompañado de unas verduras salteadas o una ensalada.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

TOMATE FRITO

El tomate es una verdura consumida a diario en todo el mundo. Existe una gran variedad de especies, entre los que destacan el bola, cherry o cereza, guaje, jitomate…

De entre sus beneficios cabe señalar que es un vegetal con un buen aporte de fibra, en su mayoría se compone de agua y pocas calorías. Tiene vitaminas A, C y E, las cuales se consideran como antioxidantes que favorecen la actividad inmunológica. Su contenido en potasio ayuda a la correcta contracción muscular, a mantener hidratado el cuerpo, y a evitar la presencia de dolores o calambres por deficiencia de este nutriente. Contiene licopeno, otro antioxidante. El jugo de tomate crudo ayuda a limpiar la piel y los órganos. Es rico en ácido fólico, el cual sirve para prevenir defectos congénitos, por ello, se recomienda a mujeres embarazo. Se recomienda consumirlo para reducir las molestias durante el período menstrual. El licopeno puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer como el de estómago, útero y próstata.

La diferencia entre la salsa de tomate y el tomate triturado es casi inapreciable, a la primera, le añadimos ajos, cebolla y pimiento, en algunos casos; mientras que para la segunda simplemente usamos tomate bien maduro. La diferencia en el sabor es mínima y en cuanto a la tonalidad y textura, casi ni se pueden distinguir.

Para esta elaboración se deben emplear tomates lo más maduros posibles, ya que nos interesa que se deshagan con facilidad. Su preparación es de lo más sencilla, simplemente se cocina el tomate y se tritura. Sin más vamos a conocer la receta.

Ingredientes:

-4 tomates maduros

-Aceite de oliva

-Sal

Preparación:

Lavamos bien los tomates, los pelamos, les quitamos las semillas y los troceamos.

En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y añadimos los tomates. Cocinamos a fuego lento hasta que estén casi deshechos (unos 30 minutos aproximadamente). Debemos remover de vez en cuando para evitar que se peguen.  Finalmente pasamos por el chino para que quede un conjunto muy fino.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!