CAKE DE PLÁTANO Y CHOCOLATE (sin huevo, ni azúcar)

Un exquisito, facilísimo y nutritivo postre que tendremos listo en cuestión de minutos. Sin lugar a dudas lo más difícil en esta receta es esperar a que se enfríe para disfrutar de él porque su elaboración es bien sencilla, ya que usaremos ingredientes muy básicos y no incorporaremos ni huevos, ni azúcares. El plátano le aporta todo el dulzor y cremosidad necesaria, aunque si sois muy golosos podéis incorporar unas cucharaditas de panela o el azúcar o edulcorante que normalmente uséis (pero os repito que queda bien dulce sin añadir más azúcar).

Yo lo he hecho con aceite de oliva para hacerlo más saludable, pero podéis sustituirla por aceite de coco, de girasol o mantequilla. Al igual que la leche, es perfectamente sustituible por cualquier bebida vegetal o por leche de vaca entera o semidesnatada. Y la harina también se puede reemplazar por harina de avena o harina común (el resto de harinas no las recomiendo porque queda algo más seco y con una textura muy densa).

En casa nos apasiona el chocolate, sobre todo el negro, por eso he incorporado unos trozos de chocolate negro 80% de cacao, para darle un toque aun más chocolateado. Pero podéis no hacerlo o sustituirlo por unas nueces troceadas, coco rallado, o algún otro fruto deshidratado (pasas, orejones, naranjas confitadas…).

Aquí os dejo otras opciones de postres saludables que seguro que os van a encantar: bizcocho de peras y coco, brownie de oreo y nutella, bizcocho meloso de duraznos, pie de calabaza y chocolatebizcocho especiado de calabaza ,chips ahoy saludables, pastel de zanahoria y limón , bizcocho de zanahoria, avena y jengibretarta facilísima de galletas y chocolate,  helado light de chocolate, tarta de fresas y nata.  Y si queréis ver más deliciosas y saludables recetas, solo tenéis que ir al menú principal y pinchar sobre “dulces”.

Ingredientes:

-3 plátanos maduros

-1/2 taza de leche desnatada (o bebida vegetal)

-1/2 taza de aceite de oliva

-1 taza harina integral

-2 cucharadas de cacao en polvo

-1 cucharadita de polvos de hornear

-1 cucharadita de bicarbonato sódico

-1 cucharadita de canela molida

-Una pizca de sal

-Opcional: trocitos de chocolate negro y 1 plátano para decorar

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y comenzamos a preparar el bizcocho. Para ello pelamos los plátanos, los ponemos en un bol y los escachamos con un tenedor. Añadimos la leche, el aceite de oliva y mezclamos bien. Incorporamos la harina integral, el cacao, la levadura, el bicarbonato, la canela y la sal y mezclamos muy bien. (Si decidimos añadirle los trocitos de chocolate negro ahora es el momento de hacerlo). Y lo vertemos en un molde de silicona o forrado con papel de hornear. (Podemos decorarlo con un plátano partido longitudinalmente, y colocado en la superficie). Horneamos 40 minutos (hacemos la prueba del palillo para comprobar que está cocido en el interior). Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

COULANT 0% (sin azúcar, sin grasas)

Si hay un postre rico, riquísimo y super fácil de preparar, ese es el coulant o volcán de chocolate. Ya os había dejado en el blog la receta del coulant tradicional de chocolate negro y también otra de coulant de chocolate blanco (tenéis las recetas pinchando encima del nombre). Pero en esta ocasión os traigo una receta de coulant saludable, ya que no tiene grasas ni azúcares. El sabor es muy rico porque el plátano aporta el dulzor y la cremosidad necesaria, el huevo le da esponjosidad y el cacao le pone el toque chocolatudo al postre.

El tiempo de horneado depende de cada horno por eso es conveniente vigilarlo y hacer la prueba del palillo para que resulte cocido por fuera pero blando en su interior. Yo le he puesto un cuadrado de chocolate negro para que quedara más untuoso el interior, pero si queréis restar calorías, podéis prescindir de él. Al igual que del coco rallado que he puesto a modo de decoración.

Con estas cantidades salen 2 deliciosos coulant, si queréis hacer más cantidad, solo debéis duplicar los ingredientes. Acompañado de un vaso de leche, es ideal como desayuno saludable o merienda reconfortante. Lo tendréis listo en un abrir y cerrar de ojos ya que solamente precisa de mezclar los tres ingredientes. Incluso lo podéis congelar antes de hornear y simplemente cuando os apetezca consumirlo, lo sacáis del congelador y directamente al horno (aquí el tiempo de horneado aumentará, posiblemente necesitéis 15 minutos o un poco más, comprobadlo haciendo la prueba del palillo). Sin más, os dejo la receta.

20180719_191535
20180719_191454

Ingredientes:

-1 plátano grande o 2 medianos

-1 huevo

-2 cucharadas de cacao en polvo desgrasado

-Opcional: 2 cuadrados de chocolate puro y coco rallado (para decorar)

Preparación:

Escachamos muy bien el plátano y lo mezclamos con el huevo y el cacao. Vertemos en los moldes previamente enharinados e insertamos un cuadrado de chocolate en cada uno. Horneamos 12 minutos en horno precalentado a 180º.

Desmoldamos y decoramos con coco rallado.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PIE de CHOCOLATE, AVENA y CALABAZA (sin horno, sin harina, sin azúcar, sin huevo ni leche)

Sin horno, ni leche, ni harina, ni huevo, ni azúcar!! Os imagináis un postre que reúna todas estas características? Pues ya es posible, se trata de un delicioso pie o tarta cuya base es la avena y frutos secos, junto con cacao desgrasado. Como relleno he usado simplemente puré de calabaza (únicamente debéis pelar la calabaza, quitarle las pepitas, trocearla y cocinarla con un poco de agua hasta que esté tierna). Para potenciar el sabor de la calabaza la he especiado e incorporado mi siempre fiel caramelo de dátiles (tenéis la receta pinchando aquí). Si os gusta más dulce podéis incorporar más caramelo de dátiles o vuestro edulcorante favorito. Como topping le he puesto un poco de chocolate derretido, ya que el contraste con el dulce de la calabaza queda espectacular, pero podéis sustituirlo por coco rallado, frutos secos troceados o dejarlo tal cual.  

Y es que se puede comer postre sanamente, proveyéndonos de nutrientes y sin añadir calorías extras a nuestro organismo. ¿Os animáis a preparar esta delicia? ¡Os encantará!

Ingredientes para la base:

-125 gr. de copos de avena

-3 cucharadas de cacao puro desgrasado

-2 cucharadas de miel

-1/2 taza de almendras

-10 dátiles

-2 cucharadas de agua

Ingredientes para el relleno:

-400 gr. de puré de calabaza

-4 cucharadas de caramelo de dátiles

-1 y ½ cucharadita de canela molida

-1 cucharadita de jengibre molido

-1/2 cucharadita de nuez moscada

-4 cucharadas de coco rallado (opcional)

-4 hojas de gelatina neutra (o agar agar)

-100 ml. bebida de almendras (u otra bebida o leche de tu preferencia)

-4 cuadrados de chocolate de fundir

Preparación:

Comenzaremos haciendo la base de la tarta, para ello ponemos todos los ingredientes en una trituradora y trituramos hasta obtener una masa compacta y manejable (incorporar un poco más de agua si vemos que no queda compacta). Ponerla en un molde forrado con papel vegetal (para facilitar el desmoldado). Poner en el congelador 15 minutos para que endurezca.

Ahora preparamos el relleno. Ponemos a hidratar en agua las láminas de gelatina. Por otra parte, en un bol batimos el puré de calabaza, con el caramelo de dátiles (o el edulcorante que hayas elegido), la canela, el jengibre y la nuez moscada. Si decides ponerle coco rallado, debes añadirlo ahora. Yo no le he puesto.

Calentamos la bebida vegetal (en este caso de almendras, pero puedes usar la de tú preferencia –arroz, avena… incluso leche de vaca) y disolvemos en ella las hojas de gelatina. Lo incorporamos a la mezcla de calabaza y ésta la vertemos sobre la base de avena que teníamos en el congelador. Reservamos.

Fundimos el chocolate (en el microondas o al baño maría) y lo vertemos sobre la tarta a modo de decoración (con un palillo formamos ondas).

Refrigeramos un mínimo de 4 horas. Desmoldamos.

Sugerencias:

*Si no se dispone de leche de almendras podéis sustituirla por leche de avena, de arroz, de coco, o incluso por leche de vaca.

*Si os gusta más dulce podéis incorporar más caramelo de dátiles o vuestro edulcorante favorito.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CARAMELO DE DÁTILES

Si os gusta el dulce de leche pero no queréis tomar tanta azúcar en el día a día, ésta es vuestra receta… Y es que llevaba tiempo queriendo preparar este caramelo ya que muchos me habíais preguntado sobre alternativas saludables al azúcar común. La miel, la panela, la stevia, el azúcar moreno son edulcorantes que últimamente se han puesto de moda como sustitutos del azúcar blanco. Pero si lo que buscáis es un edulcorante cien por cien natural, sin añadidos, sin procesos de refinamiento, donde únicamente está presente el fruto, conservando todas sus propiedades, nutrientes y fibra, entonces decantaos por este caramelo de dátil. Lo podéis incorporar a los bizcochos, mermeladas, magdalenas, yogures, a la leche y a cualquier otra elaboración que queráis endulzar de manera natural.

Su preparación es bien sencilla, ya que únicamente hay que triturar el fruto hasta que se convierta en una crema untuosa. Tiene una duración de un mes en el frigorífico. Desde luego que en mi nevera y en mi vida ya es un elemento indispensable por todas las propiedades que los dátiles nos aportan… Pues son ricos en magnesio y calcio. Ayudan a mantener una correcta función cardiaca. Debido al alto contenido en fibra, regulan el estreñimiento. Son ideales para los deportistas y para los niños ya que los hidratos de carbono ayudan a reponer fuerzas y a rendir mejor tanto físicamente como intelectualmente. Transforman las grasas en energía por el aporte de vitamina B5. Proporcionan sensación de saciedad por el azúcar de fácil absorción y por lo tanto calman el hambre. Son ricos en antioxidantes. Mejorar los catarros y problemas de las vías respiratorias. Ayudan a dormir mejor debido a su contenido en vitamina B y triptófano (que estimula la melotonina). Poseen un alto contenido en hierro, ideal para combatir la anemia. Al igual que una considerable cantidad de potasio que contrarresta el nivel de sodio y así tratar la retención de líquidos. La vitamina A que aportan hace que mejore la visión y la ceguera nocturna. Combaten el estrés. Y por si fuera poco, también reducen el colesterol malo.

Y después de saber toda esta información, ¿cuántos de vosotros os animáis a introducir esta delicia de dátiles en vuestras vidas?

Ingredientes:

-250 gr. de dátiles

-175 ml. agua

-1 pizca de sal

Preparación:

Quitamos los huesos a los dátiles en el caso que lo tengan y los ponemos en la picadora junto con el agua. Trituramos hasta que resulte una crema untuosa. Vertemos en un recipiente de cristal y guardamos en la nevera.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!