PESTO DE AGUACATE Y PISTACHOS

Una variante del clásico pesto es el pesto con aguacate, donde se sustituye el aceite de oliva por este delicioso fruto. Con ello conseguimos una salsa algo más densa que la tradicional, cargada de sabor y menos calórica por no utilizar aceite sino la grasa natural que desprende el aguacate.

Resulta deliciosa al incorporarla a un plato de pasta, o para acompañar a una ensalada, a unas verduras cocidas, al pollo o simplemente untada en un sándwich con tomate y mozzarella. Elijas la opción que elijas tu paladar e invitados se deleitarán con tanta potencia de sabor.

Ingredientes:

1/2 aguacate

1 taza de albahaca fresca

25 gr. parmesano rallado

1 diente de ajo

2 cucharadas de pistachos

1 cucharada de zumo de limón

3 cucharadas de agua

Sal

Preparación:

Pelamos el aguacate y el ajo y lo ponemos en la trituradora junto con la albahaca, los pistachos y el zumo de limón. Trituramos hasta que resulte una mezcla homogénea. Añadimos el agua y removemos hasta integrar (se puede aligerar la salsa con un poco más de agua si se prefiere una textura no muy consistente). Añadimos el queso rallado y mezclamos. Reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

Sugerencias:

*Podemos sustituir los pistachos por piñones, nueces, almendras o cualquier fruto seco que nos guste o tengamos a nuestro alcance.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

LANGOSTINOS CON SALSA DE FRAMBUESA

Una receta sencilla pero deliciosa que le da un toque de elegancia a cualquier mesa donde se presenta. Y es que simplemente con cuatro ingredientes y sin apenas esfuerzo, tendremos una exquisita comida, ideal para estos días de calor donde no se apetece pasar mucho tiempo en la cocina. Por último destacar el espectacular contraste de sabores entre los langostinos y la salsa de frambuesa. ¿Os apetece probarla?

Y aquí os dejo también otras recetas con langostinos que están deliciosamente ricas: langostinos en salsa de naranja, tartar de aguacate y langostinos y brocheta de salmón con langostinos.

Ingredientes:

-Langostinos

Ingredientes para la salsa:

-200 gr. de frambuesas

-4 cucharadas de azúcar moreno

-4 cucharadas de vinagre

-Sal

Preparación:

Comenzamos preparando la salsa de frambuesas, para ello lavamos las frambuesas y las ponemos en un cazo con el azúcar, el vinagre y una pizca de sal. Removemos y  cocemos a fuego fuerte hasta que empiece a hervir, bajamos el fuego y cocinamos 15 minutos más o menos hasta que se deshagan (removiendo de vez en cuando). Trituramos y pasamos por el chino para que se quede una salsa fina y sin pepitas.

Finalmente cocemos los langostinos unos minutos y servimos con la salsa de frambuesas (en salsera aparte).

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

LOMO ALTO DE TERNERA CON SALSA PEDRO XIMENEZ

Estamos de fin de semana y me apetecía preparar un plato especial. Pensé en una receta que llevaba rondándome por la cabeza desde hacía tiempo, una buena carne con una salsa de vino tinto. En esta ocasión elegí unos lomos de ternera pero podéis usar solomillo, carrilleras, incluso carne de cerdo… a vuestro gusto. Al igual que podéis sustituir el caldo de carne si no tenéis, por agua (o por caldo de pollo).

Elegí el vino Pedro Ximénez por su aroma dulzón pero se puede elaborar con cualquier otro vino tinto que os guste o tengáis en la despensa.

El resultado es espectacular. Una salsa muy bien ligada y llena de sabor. El efecto que le da al plato el Pedro Ximénez es increíble y sin necesidad de condimentos externos. Y es que si sabéis salsear y condimentar vuestras elaboraciones, no es necesario usar pastillas saborizadas y artificiales, no hay nada más auténtico que lo casero. Y además que se prepara sin complicación alguna. ¿Os animáis a hacerla y me contáis?

Ingredientes:

-4 lomos de ternera

-1 cebolla

-3/4 vaso de vino Pedro Ximénez (u otro vino tinto)

-1 vaso de caldo de carne (o agua)

-1 cucharada de harina

-Aceite de oliva, Pimienta y Sal

-Guarnición: 2 Patatas, 1 Zanahoria, Orégano y Salvia

Preparación:

Comenzamos haciendo la salsa, para ello ponemos un chorrito de aceite de oliva en una sartén y pochamos la cebolla picada y previamente pelada. En otro cazo ponemos un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente le añadimos el vino para que reduzca. Cuando la cebolla esté transparente, añadimos la harina y el caldo. Removemos para integrar. Cuando comience a hervir echamos el vino reducido y cocinamos a fuego medio hasta que la salsa haya espesado, removiendo de vez en cuando. Trituramos y reservamos.

En un cazo con agua y sal cocemos las patatas y la zanahoria (previamente peladas y lavadas). Las patatas las partimos a cuadraditos y la zanahoria la escachamos para formar un puré.

Salpimentamos los lomos de ternera y los hacemos en una plancha con un chorrito de aceite de oliva. Para emplatar, ponemos un lomo de ternera por persona, vertemos la salsa por encima y lo acompañamos con las patatas cocidas (espolvoreadas con orégano) y el puré de zanahoria con unas hojitas de salvia encima.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ROLLS DE GALLO CON SALSA DE LIMÓN

He aquí una receta que me encanta! Rollitos de gallo con salsa de limón. Y es que soy una gran amante del pescado. Me gusta casi cualquier tipo aunque me suelo decantar por los filetes ya que para la dieta de los niños es mucho mejor por su textura y sabor.

Este pescado en concreto tiene un bajo contenido graso (cada 100 gr. contiene 80 kcal.) aunque sí que es verdad que en cuestión de proteínas y nutrientes, es de los pescados que menos contiene (aporta 16 gr. de proteínas por cada 100). En su composición nutricional destaca la vitamina B6 (encargada de la formación de la hemoglobina, de los anticuerpos y del correcto funcionamiento de las neuronas).  También contiene vitamina B9 (ácido fólico) la cual está especialmente recomendada en el embarazo o aquellas que lo buscan. En cuestión de minerales el gallo se lleva la palma, ya que es rico en fósforo (beneficioso para los huesos y dientes) y en potasio (que facilita el funcionamiento del sistema nervioso y de la actividad muscular). También contiene una destacable cantidad de magnesio y sodo.

En esta ocasión me he decantado por una salsa de limón con mantequilla y huevo para realzar el sabor del gallo. Pero si queréis una salsa más ligera y también con mucho sabor, podéis usar la salsa al limón que presento en las recetas básicas. Y sin más preámbulos vamos con la receta de este exquisito plato. 

Ingredientes:

-4 filetes de gallo

-1 zanahoria

-Aceite de oliva

-Sal y pimienta

 

Ingredientes para la salsa de limón:

-100 ml. fumet de pescado o agua

-30 gr. mantequilla

-1 cucharadita maicena

-Zumo de un limón

-1 yema de huevo

-Sal

Preparación:

Comenzamos pelando, lavando y laminando la zanahoria con una mandolina o un cortador de verduras. Por otro lado, precalentamos el horno a 180º. Disponemos los filetes de gallo encima de una tabla de cocina y salpimientamos. Sobre cada filete ponemos una lámina de zanahoria y enrollamos sobre sí mismo cada filete formando un rollito. Nos ayudamos de un palillo para fijarlo y que no se desenrolle. Horneamos a 180º durante 10 minutos. Mientras preparamos la salsa.

 

Para ello derretimos la mantequilla en una sartén. Agregamos la harina, removemos para que se integren bien y dejamos cocinar un par de minutos sin dejar de remover. Añadimos el fumet o en su defecto el agua. Agregamos la sal y dejamos cocinar a fuego lento sin dejar de remover. Poco a poco irá ganando consistencia y espesando. Cuando la salsa haya tomado cuerpo añadimos el zumo de limón. Finalmente vertemos la yema (previamente batida) e integramos todo el conjunto sin dejar de remover para que no se cuaje el huevo. Y cocinamos un par de minutos más hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Reservamos en una salsera.

Para terminar, emplatamos los rollitos de gallo acompañados de verduras y la salsa de limón. Servimos caliente.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier otro filete de pescado para elaborar esta receta, teniendo siempre en cuenta que esté limpio de espinas y de pieles.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

POPIETAS DE LENGUADO CON SALSA DE PUERRO

El término popieta hace referencia a la técnica culinaria donde se enrolla un filete de carne o pescado sobre sí mismo. En este caso he utilizado unos filetes de pescado sobre los que he puesto una lámina de zanahoria para aportarle un sabor dulce y un bonito color anaranjado.

Esta forma de presentar el plato es ideal para sorprender a los comensales con un menú elegante y sobroso. Realmente es muy sencillo de preparar y admite tantas variaciones como tu imaginación alcance, ya que podemos sustituir la zanahoria por otro vegetal, como el calabacín o la calabaza, o  por una loncha de bacon, o unas gambas, o de jamón, queso… Al igual que para el exterior de la popieta podemos elegir cualquier otro filete. Que esté libre de espinas y pieles.

He elegido lenguado porque es un pescado blanco de sabor y textura muy suave, ideal para los niños. Este contiene muy poca grasa (en 100 gramos encontramos algo más de 1 gr. de grasa)  en relación a la cantidad de proteínas que aporta. En cuanto a las vitaminas, destacan sobre todo la B3 y B9. El fósforo, potasio, yodo y magnesio que contiene este manjar blanco hace que nutra de manera correcta a nuestro organismo. El fósforo está presente en huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular, y participa en procesos de obtención de energía, mientras que el potasio es un mineral necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, además de formar parte de huesos y dientes. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El lenguado como casi cualquier otro pescado caza de maravilla con el limón. Por eso he preparado una sencilla salsa de limón para realzar el suave sabor del pescado y enriquecerlo con las propiedades de este lindo cítrico.

Ingredientes:

-4 filetes de lenguado

-1 calabacín

-16 langostinos

-Salsa de puerro

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º

Lavamos el calabacín. Con la ayuda de una mandolina o pelador de verduras hacemos láminas, las cuales disponemos encima de los filetes de lenguado previamente salpimentados. Sobre éstas ponemos dos langostinos Enrollamos los filetes y los fijamos con un palillo. Horneamos 10 minutos.

Preparamos la salsa de puerro, para ello lavamos bien medio puerro y lo troceamos. En una sartén con un chorrito de aceite lo salteamos junto a media cebolla y medio pimiento verde previamente lavados y troceados. Dejamos cocinar a fuego medio durante 5 minutos. Añadimos un poco de fumet de pescado (o agua en su defecto). Rectificamos de sal, cocinamos 7 minutos más y trituramos.

Servimos las popietas de pescado sobre la salsa de puerro.

Sugerencias:

*Acompañadas de unas patatas o arroz cocido resultan ideales. Y junto a una copita de un buen vino blanco tendremos un menú muy elegante.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MAYONESA CASERA

Aunque muchos prefiráis comprar la mayonesa industrial por cuestión de practicidad y de ahorro de tiempo, he de decir que una el sabor y los nutrientes que reporta aquella preparada en casa, dista mucho de la adquirida en los supermercados. Y es que una mayonesa casera puede convertirse en un alimento totalmente saludable y con múltiples beneficios para la salud, como por ejemplo, el aporte de nutrientes como la vitamina E y ácido linoleico. Además, no contiene colesterol ni conservadores químicos. Es una buena fuente de grasa saludable (ya que aporta omega 3 y 6) y de proteínas, por el huevo que contiene. Posee menos calorías que la mayonesa industrial…

Básicamente la mayonesa se trata de una salsa emulsionada fría, elaborada a base de huevo entero y aceite de oliva. Generalmente se sazona con sal y vinagre o zumo de limón. Se trata de una salsa de origen español, la cual es empleada como acompañamiento de hortalizas, carnes, pescados, mariscos, y de otro tipo de elaboraciones como pueden ser hamburguesas, ensaladas, pastas, patatas, sándwiches… Por su consistencia también suele ser empleada como decoración de platos o simplemente untada sobre pan. En la cocina balear y mediterránea, la mayonesa se sirve también caliente, en platos de pescados gratinados.

Originariamente, esta salsa se hacía con el mortero, pero en la actualidad se realiza batiendo a mano, o con la batidora, los ingredientes hasta emulsionarlos.

La mayonesa sirve de base para elaborar otras salsas, como la salsa rosa o la salsa tártara. Además se le puede añadir a la receta base de mayonesa, otros ingredientes para aportarle otro sabor e incluso color, como es el caso del aguacate o de las anchoas. Existen otras salsas emparentadas con la mayonesa, ya que son emulsionadas a base de yema de huevo, pero su elaboración es diferente, estas son la salsa bearnesa y salsa holandesa.

Así mismo se puede hablar de otras variedades de mayonesa, orientadas a distintos tipos de alimentación (por ejemplo, la vegana) donde esta salsa está hecha a base de leche vegetal de soja, aceite, sal  y limón o vinagre de manzana. La principal ventaja de esta veganesa es que produce menos colesterol.

Si emulsiona correctamente, se consigue una textura cremosa y un aspecto homogéneo, pero si no emulsiona se dice que se “corta” y presenta una textura más líquida y un aspecto aceitoso. Uno de los factores que hacen más probable que una mayonesa se corte, es el empleo de yemas de huevos recién sacadas del frigorífico. Se debe recordar que las yemas deben tener la misma temperatura que el aceite. Para ello es necesario esperar a que los huevos tomen la temperatura ambiente.

En los casos en los que una salsa se ha “cortado” existen posibilidades de rescatarla. Técnicamente se necesita re-emulsionar la mezcla de nuevo. Una de las mejores formas es batirla de nuevo para que las partículas de aceite vuelvan a tomar su posición y tamaño. Para ello se emplea una yema nueva y se va batiendo fuertemente mientras se vierte, poco a poco, la mezcla “cortada”. Durante este proceso la mezcla debe ligarse. Esta operación hace que la nueva proteína ayude a emulsionar la mezcla anterior.

También existe la posibilidad de rescatarla mediante agua. Solo se necesita un recipiente aparte, se añade una cucharada de agua, y se le va añadiendo la salsa poco a poco a la vez que se sigue batiendo con la batidora. Finalmente se consigue recuperar su aspecto cremoso y homogéneo, a no ser que haya exceso de agua y se vuelva la salsa más líquida.

 

Las ventajas de preparar la mayonesa en casa es que podemos hacerla más saludables y con muchos más beneficios para nuestra salud. La receta que presento a continuación es muy sencilla, vamos a explicarla.

Ingredientes:

-200 ml. aceite de oliva

-1 huevo

-Zumo de un limón o vinagre

-Sal

Preparación:

Comenzamos vertiendo el aceite de oliva en el vaso de la batidora, añadimos el huevo, el zumo de un limón (o un chorrito de vinagre) y la sal. Batimos con el vaso de la batidora en el fondo hasta que la salsa empiece a ligar. En ese momento vamos haciendo movimientos de arriaba abajo con la batidora hasta que gane en consistencia. Guardamos en la nevera hasta el momento de servir.

 

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”