TARTA SALADA DE HIGOS Y QUESO DE CABRA

Adoro los contrastes de ingredientes dulces con salados y en esta tarta de higos con queso de cabra y cebolla caramelizada nos encontramos no solo un contraste de sabores sino también de texturas.

Una sorprendente tarta salada que cautiva por la combinación de cremosidad del queso de cabra con el dulzor de los higos y cebolla caramelizada. Y aunque os pueda resultar sorprendente, la cebolla no lleva azúcar, se carameliza por una cocción prolongada donde suelta su propio azúcar, logrando un bonito color dorado y un sabor dulzón muy agradable. Si andáis con prisas y no queréis caramelizar la cebolla (ya que se lleva su tiempo) podéis pocharla de la manera tradicional (en una sartén con un chorrito de aceite de oliva hasta que esté blanda). Yo en alguna ocasión la probado así y queda también muy rica.

He usado queso de cabra majorero ya que en las islas canarias tenemos muy buenos quesos. Pero podéis usar el que más os guste, o incluso una combinación de varios (camembert, mozzarella, queso de cabra local…).

Los higos le aportan un dulzor especial a la tarta pero hay determinadas épocas del año en las que no se encuentran con facilidad en el mercado o su precio es muy elevado. En esos casos, podemos optar por sustituir los higos por tomates de la variedad que más os guste (el tomate clásico, el cherry, los tomates pera…) Pinchando aquí os dejo la receta de un pastel salado con tomates pera que también está delicioso.

Animaros a preparar esta receta porque es muy sencilla y el resultado es espectacularmente delicioso.

             Ingredientes:

-1 masa quebrada

-1 cebolla

-400 gr. queso de cabra

-8 higos

-Tomillo

-Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos caramelizando la cebolla, para ello la pelamos, troceamos en juliana y la ponemos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. La cocinamos a fuego lento para suelte su propio jugo y así conseguir que se caramelice. Retiramos del fuego cuando esté dorada y blandita.

Por otro lado, precalentamos el horno a 180º. Forramos un molde desmoldable con papel de hornear y ponemos encima la masa quebrada (la pinchamos con un tenedor para que no suba) y la horneamos unos 10 minutos. La retiramos del horno y disponemos sobre ella la mitad del queso (previamente rallado), la cebolla caramelizada y encima de esta más queso rallado y el tomillo. Lavamos muy bien los higos y los partimos en cuartos, para colocarlos encima de la tarta. Horneamos 5 minutos más y servimos caliente o tibia.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!