COULANT 0% (sin azúcar, sin grasas)

Si hay un postre rico, riquísimo y super fácil de preparar, ese es el coulant o volcán de chocolate. Ya os había dejado en el blog la receta del coulant tradicional de chocolate negro y también otra de coulant de chocolate blanco (tenéis las recetas pinchando encima del nombre). Pero en esta ocasión os traigo una receta de coulant saludable, ya que no tiene grasas ni azúcares. El sabor es muy rico porque el plátano aporta el dulzor y la cremosidad necesaria, el huevo le da esponjosidad y el cacao le pone el toque chocolatudo al postre.

El tiempo de horneado depende de cada horno por eso es conveniente vigilarlo y hacer la prueba del palillo para que resulte cocido por fuera pero blando en su interior. Yo le he puesto un cuadrado de chocolate negro para que quedara más untuoso el interior, pero si queréis restar calorías, podéis prescindir de él. Al igual que del coco rallado que he puesto a modo de decoración.

Con estas cantidades salen 2 deliciosos coulant, si queréis hacer más cantidad, solo debéis duplicar los ingredientes. Acompañado de un vaso de leche, es ideal como desayuno saludable o merienda reconfortante. Lo tendréis listo en un abrir y cerrar de ojos ya que solamente precisa de mezclar los tres ingredientes. Incluso lo podéis congelar antes de hornear y simplemente cuando os apetezca consumirlo, lo sacáis del congelador y directamente al horno (aquí el tiempo de horneado aumentará, posiblemente necesitéis 15 minutos o un poco más, comprobadlo haciendo la prueba del palillo). Sin más, os dejo la receta.

20180719_191535
20180719_191454

Ingredientes:

-1 plátano grande o 2 medianos

-1 huevo

-2 cucharadas de cacao en polvo desgrasado

-Opcional: 2 cuadrados de chocolate puro y coco rallado (para decorar)

Preparación:

Escachamos muy bien el plátano y lo mezclamos con el huevo y el cacao. Vertemos en los moldes previamente enharinados e insertamos un cuadrado de chocolate en cada uno. Horneamos 12 minutos en horno precalentado a 180º.

Desmoldamos y decoramos con coco rallado.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

GALLETAS FÁCILES (sin horno)

Con tan solo 3 ingredientes y en 5 minutos podréis disfrutar de unas deliciosas y nutritivas galletas ya que no necesitan ser horneadas, con lo que conservan todas sus propiedades naturales. Tampoco llevan harina, ni azúcar, ni grasas, ni leche, ni huevo, con lo que se convierten en una opción perfecta para aquéllos que tienen cualquier tipo de intolerancia, celiaquía, o llevan una dieta vegana, vegetariana, baja en grasa o simplemente desean cuidarse.

También resulta ideal para los niños y deportistas, ya que al llevar cereales hace que su rendimiento físico como mental aumente de manera considerable, estando perfectamente nutridos y lo más importante sin harinas ni azúcares refinadas que solamente aportan al organismo calorías vacías sin nutrirlo.

La base de este delicioso bocado son los copos de avena, mezclados con dátiles (o caramelo de dátil) y miel. Como extra y para aportarle más sabor se pueden añadir ingredientes como vainilla, canela, coco rallado, frutos secos troceados, chips de chocolate negro, ralladura de naranja, fruta deshidratada, jengibre… o aquellos que más os gusten…

Ya no hay excusa para tomar unas deliciosas, sencillas y rápidas galletas a la hora del desayuno o la merienda. ¿Qué me decís? ¿Os gusta la idea?

20180713_153742
20180713_153727

Ingredientes:

-1 taza y ½ de avena

-12 dátiles

-3 cucharadas de miel

Opcional para darle sabor: coco rallado, chips de chocolate negro, ralladura de naranja, fruta deshidratada, vainilla, canela, jengibre, frutos secos troceados…

Preparación:

Ponemos en la trituradora 1 taza de avena (reservamos el resto) con los dátiles (o caramelo de dátil si tenemos preparado) y la miel. Trituramos unos segundos hasta obtener una pasta algo pegajosa y compacta que podamos manipular. Ponemos la masa en un bol e incorporamos el resto de la avena que habíamos reservado, junto con los ingredientes extras que queramos añadir para aportarle sabor. En este caso yo he incorporado ralladura de naranja y coco rallado. Mezclamos bien y formamos bolitas que aplanaremos un poco con las manos. Las colocamos en un plato o tupper (sobre el cual habremos puesto papel de hornear para evitar que se peguen) y si queremos decoramos con chocolate fundido (yo he usado chocolate negro 80% cacao). Listas!

Las podemos tomar recién hechas pero si las refrigeramos al menos 1 hora ganan en consistencia. Se conservan en la nevera hasta 8 días.

Sugerencias:

*Si no disponéis de trituradora o procesador de alimentos, podéis mezclar en un bol todos los ingredientes (avena, dátiles finamente troceados, miel (y algún otro ingrediente extra si se desea) y proceder del mismo modo a formar las galletas.

*Podéis sustituir la miel por sirope de agave. Y los dátiles por cualquier otro fruto seco que le aporte dulzor como las uvas pasas, orejones…

*Si la masa resulta muy dura cuando la mezclamos podéis añadir una o dos cucharaditas de agua para que se ablande y podamos manipularla sin tener que añadirle más cantidad de miel.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

GALLETAS DE AVENA Y CEREZA

Se trata de unas riquísimas y super sanas galletas rellenas de cereza. La receta es de lo más simple ya que basta con mezclar todos los ingredientes para posteriormente darle forma y hornear las deliciosas galletas. El relleno de cereza le aporta un contraste de sabor y textura a la galleta delicioso. Podéis optar por usar el relleno que más os guste, aquí os dejo otras alternativas: mermelada de fresas, mermelada de manzana y canela, mermelada de berenjena, mermelada de melocotón, mermelada de zanahoria y papaya.  Y si andáis con prisas, podéis optar por usar una mermelada industrial.

Para endulzarlas como siempre he recurrido a mi fiel caramelo de dátiles (tenéis la receta pinchando aquí) pero podéis usar vuestro edulcorante preferido.

Guardadas en un bote hermético o lata duran perfectamente 3 ó 4 días.

¿Qué me decís? ¿Os animáis a preparar esta delicia para el desayuno o la merienda? 

Y pinchando aquí podéis ver la receta de otras riquísimas galletas estilo Chip Ahoy en su versión light. Riquísimas pero muchísimo más saludables.

Ingredientes:

-150 gr. de harina de avena

-1 cucharadita de levadura en polvo

-1 huevo

-60 ml. de aceite de oliva

-5 cucharadas de caramelo de dátiles

-1 cucharadita de canela molida

Ingredientes para el relleno de cerezas:

-200 gr. de cerezas

-5 cucharadas de caramelo de dátiles

Preparación:

Comenzamos preparando el relleno de las galletas, para ello pelamos y despepitamos las cerezas, las troceamos y las ponemos en un cazo con el caramelo de dátiles. Cocinamos a fuego medio hasta que las cerezas se hayan deshecho. Dejamos enfriar. Yo no he triturado esta confitura porque me gusta encontrarme pequeños trocitos de cerezas, pero podéis optar por triturarla si queréis un relleno más fino.

Ahora vamos a preparar las galletas, y es tan fácil como mezclar todos los ingredientes en el orden en que aparecen, hasta formar una pasta homogénea (si no disponemos de harina de avena, podemos optar por triturar los copos de avena). Dejamos reposar la pasta de galletas en la nevera, tapada con film transparente, durante 30 minutos para que tome cuerpo.

Precalentamos el horno a 180º. Ponemos papel de hornear en la bandeja del horno. Sacamos la masa de la nevera y tomamos una pequeña porción, hacemos una bola y luego la aplanamos, ponemos una cucharada de confitura de cereza en el centro y la cubrimos con otra bola de masa la cual también hemos aplanado un poco, sellamos los bordes para que no se salga el relleno y repetimos la operación hasta acabar con la masa. Las vamos colocando sobre la bandeja del horno y hornemos durante 10 minutos o hasta que estén ligeramente doradas por la superficie (no pasarse demasiado en el tiempo de cocción o se quedarán secas). Dejar enfriar sobre la rejilla.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE MEDITERRÁNEO

El batido es una forma diferente y rica de introducir la fruta en la dieta diaria, ya que se recomienda tomar tres piezas de fruta al día y muchas veces no lo hacemos, bien por falta de tiempo, pereza o simplemente porque no nos gusta el sabor de la fruta al natural... Por eso una buena opción son los famosos smoothies, donde sus colores vivos y su textura harán que resulten más atractivos y sencillos de tomar. Por lo que el batido es un gran aliado para ayudar a que los más pequeños y no tan pequeños coman fruta.

Dado que las frutas aportan agua, fibra, vitaminas y minerales, en este batido he incorporado una mezcla de ellas, tales como kiwi, pera, manzana y melocotón para obtener el mayor número de propiedades posible, ya que quería que sirviera de merienda para mis hijos.

Y si las acompañamos de leche, enriqueceremos aun más el conjunto, ya que la leche es una gran fuente de vitaminas (sobre todo A y D), minerales, proteínas de calidad y azúcares. También aporta calcio, que junto con las proteínas y otros nutrientes, es necesario para la formación de los huesos y dientes. Se deben tomar 4 raciones de lácteos al día para conservar la masa ósea y prevenir la desmineralización de los huesos y fracturas. Por eso, los batidos ayudan a completar el aporte diario de lácteos. Además, la leche ayuda a mejorar la densidad nutricional de la dieta en adultos y  niños.

Aquéllos que tengan intolerancia a la lactosa o sigan una dieta vegana, pueden elaborar los batidos con la leche que habitualmente consumen: de almendras,  arroz, avena, soja… En esta ocasión yo me he decantado por leche de almendras para aportarle algo más de nutrientes al batido.

Además es importante saber que en una dieta sana y equilibrada se aconseja la ingesta de 2 litros de agua al día, por lo que los batidos son una buena opción para cumplir esta recomendación. Esto es especialmente interesante en verano, cuando las temperaturas son más altas y debemos mantenernos perfectamente hidratados. 

 

Ingredientes:

-1 kiwi

-1 pera

-1/2 manzana

-2 melocotones

-1/2 vaso de leche almendras

-2 cucharadas de caramelo de dátiles

-1 piedra de hielo

Preparación:

Pelar la fruta, trocearla y ponerla en la trituradora junto a la leche, caramelo de dátiles y el hielo. Triturar hasta integrar todos los ingredientes. Servir de inmediato.

Sugerencias:

*Se puede sustituir el caramelo de dátiles por tres dátiles naturales.

*Puede usarse leche de vaca si no gusta o no se dispone de leche de almendras.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SORBETE DE ALBARICOQUE Y CAVA

Una forma ideal de comer fruta y de aprovecharla cuando ya está madura, es en sorbetes o helados. En casa los suelo hacer de vez en cuando y quedan divinos. Son perfectos como postre o merienda. Yo opto por versiones rápidas y ligeras, sin usar nata, ni azúcares añadidos, ni largas horas de congelación…

Como base uso un puré de fruta, en este caso albaricoque. La fruta la suelo poner en el congelador unas horas antes (ya lavada, pelada y picada) para darle untuosidad al sorbete y poderlo servir de inmediato.

Para endulzar, como siempre os digo, utilizo caramelo de dátil, que me encanta, es super natural y no lleva nada de azúcar añadida (podéis ver la receta pulsando aquí). Pero como alternativa podéis usar el edulcorante que más os guste o simplemente añadir unos dátiles naturales. La cremosidad la consigo con el yogurt, también lo uso casero (la receta la tenéis pinchando aquí). Aunque debo deciros que también quedan muy ricos con queso fresco desnatado (en breve os traeré una receta con esta versión).

A este en concreto, le he añadido un chorrito de cava para potenciar el sabor del albaricoque y ha quedado riquísimo, pero si no os gusta este toque o lo van a tomar niños, podéis no usarlo o sustituirlo por vuestro licor favorito (de avellanas, de naranja…)

¿Qué me decís? ¿Os apetece preparar vuestro propio sorbete en casa?

Ingredientes:

-500 gr. albaricoques

-120 gr. caramelo de dátiles

-1 yogurt natural

-1 chorrito de cava

Preparación:

Lavamos, troceamos y le quitamos la pipa a los albaricoques. Los ponemos en la trituradora junto con el caramelo de dátiles, el yogurt y el chorrito de cava. Trituramos 10 segundos y abrimos la tapa, dependiendo la textura que tenga trituramos 10 segundos más o dejamos. Lo hacemos de dos veces para no pasarnos y que la mezcla quede líquida. Servimos de inmediato con unas hojas de menta. El sobrante lo guardamos en el congelador

Sugerencias:

*Si lo habéis triturado de más y la consistencia está algo líquida, añadirle unas piedras de hielo y volver a triturar; o ponerlo un ratito en el congelador para que tome cuerpo.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

HELADO LIGHT DE AGUACATE Y ALMENDRAS

Verano es igual a helados. Y yo tenía muchísimas ganas de comenzar a preparar helados caseros, sanos, ricos y sin necesidad de heladera! Y conseguido! Aprovechando varios aguacates que tenía en la nevera, me puse manos a la obra y preparé esta receta de helado pero light, sin nata, ni leche condensada, ni azúcares añadidos. La cremosidad se la aporta el plátano congelado y el dulzor el caramelo de dátiles (receta que siempre recomiendo porque es la forma más natural de endulzar nuestros platos, el enlace lo tenéis pinchando aquí). Aunque si no tenéis caramelo de dátiles podéis añadir tres dátiles naturales o dos cucharaditas de miel.

Sin lugar a dudas una receta exquisita, super sencilla y muy nutritiva, donde el sabor del aguacate queda totalmente camuflado con el resto de ingredientes. Y lo mejor de todo es que no necesitamos de la heladera. El proceso es bien sencillo, básicamente trituramos todos los ingredientes, los ponemos en un recipiente apto para el congelador y congelamos moviendo de vez de cuando para que no se formen cristales de hielo. Y a disfrutar de nuestro helado casero! Se puede servir en cucuruchos de helado que venden en los supermercados. Y queda exquisito si le ponemos por encima unos hilitos de crema de chocolate, de nueces o de almendras.

Ingredientes:

-2 aguacates

-1 plátano

-1 limón

-2 cucharadas caramelo de dátiles

 -Un puñado de almendras picadas

-1 cucharadita de canela molida

Preparación:

Previamente congelamos el plátano para que le aporte cremosidad a la receta, esto lo podemos hacer la noche anterior o un mínimo de 2 horas antes de preparar el heleado.

Comenzamos pelando y picando el aguacate. Lo ponemos en la batidora junto con el plátano congelado y troceado, el zumo del limón, la canela y el caramelo de dátiles. Batimos hasta que quede una textura cremosa. Añadimos las almendras picadas a la mezcla y removemos. Vertemos la preparación anterior en un recipiente apto para el congelador y congelamos. Pasada la primera hora, sacamos el recipiente y removemos para evitar que se formen cristales de hielo. Este proceso lo repetimos cada dos horas, dos veces más (así evitaremos la cristalización y el helado quedará cremoso). Finalmente lo dejamos en el congelador hasta que adquiera la consistencia de helado. Servimos formando bolas

Sugerencias:

*Si no se dispone de caramelo de dátiles, se puede usar miel, azúcar o cualquier otro edulcorante para endulzar.

*Resulta ideal si lo servimos con unos hilos de crema de chocolate, de nueces o de almendras por encima.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

FLAN DE AVENA Y PLÁTANO

El flan de plátano es una receta versionada del clásico flan. Yo la suelo preparar cuando tengo plátanos maduros en casa y ya no los vamos a consumir tal cual. Aunque sí que es verdad que hay muchas recetas de aprovechamiento con plátanos, como por ejemplo, batidos, smothies, helados, mouse, petit suisse, bizcochos, tortillas… Poco a poco iré publicando recetas de este estilo para que veáis que sencillas y ricas son, y encima nos beneficiamos de los múltiples beneficios de este fantástico fruto.

A los niños les encanta y muy sencillita de hacer. En 5 minutos la tienes lista para la cocción, ya que básicamente se trata de mezclar todos los ingredientes y a la flanera.

Esta vez usé leche de avena para prepararlo y el resultado fue muy bueno, ya que se potencia el sabor y encima el flan se ve enriquecido con las múltiples propiedades de la avena. Aunque si no tenéis leche d avena en casa o no os gusta, podéis prepararlo perfectamente con la leche tradicional que también queda muy rico.

Yo preparo los flanes en la olla expres, me resulta muy práctico y me da menos pereza que la cocción al horno, ya que esta última requiere de más tiempo, más vigilancia durante el horneado y por consiguiente un mayor gasto económico. En mi casa, como a los peques y a nosotros nos encantan los flanes, porque son un postre muy sano, decidí comprarme una flanera con tapa para prepararlos en la olla, ya que facilita mucho la cocción. Os animo a que adquiráis una y prepararéis vuestros propios flanes caseros. Están riquísimos, son super fáciles de hacer, y por si fuera poco, nutricionalmente hablando nos aportan muchas propiedades ya que sus ingredientes base son los huevos, la leche y el azúcar.

En esta ocasión y como andaba con prisas he usado un caramelo líquido industrial pero si tenéis algo más de tiempo,  podéis hacer vuestro propio caramelo, simplemente se debe poner 50 gramos de azúcar con 2 cucharadas de agua en una sartén, removemos para mezclar los ingredientes y llevamos a fuego medio hasta que adquiera un color dorado. Inmediatamente se vierte en el molde a usar. Es importante no moverlo durante la cocción. Y sin más vamos con la receta.

Ingredientes:

-2 plátanos maduros

-3 huevos

-1 vaso de leche de avena

-3 cucharadas de azúcar

-1 cucharadita de canela

-1 cucharada de maicena

-Caramelo líquido

20180506_090453

Preparación:

Comenzamos triturando los plátanos con la batidora hasta formar un puré. Le incorporamos los huevos y el azúcar y batimos bien. En la leche  disolvemos la maicena y agregamos al preparado anterior. Añadimos la maicena y removemos hasta integrar todos los ingredientes.

Vertemos dentro de la flanera el caramelo líquido e incorporamos la mezcla de plátanos. Tapamos y llevamos al baño maría en una olla exprés durante 15 minutos después que haya comenzado a salir el  vapor. Dejamos entibiar. Sacamos el molde de la olla, y refrigeramos mínimo 6 horas para que cuaje bien. Desmoldamos con cuidado y dándole la vuelta sobre el plato en el que vayamos a servir.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la leche de avena por leche de vaca. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CRUMBLE DE NECTARINAS

El crumble es básicamente una masa de galletas en migas, formada por una capa de fruta fresca cubierta por una mezcla de harina, azúcar y mantequilla horneada. El calor del horno reblandece la fruta y endurece el crumble. Se suele tomar templado, recién hecho y acompañado de una bola de helado de vainilla, pero está igualmente rico si se degusta frío. En esta ocasión lo he preparado con nectarinas naturales, pero perfectamente podéis usar cualquier otra fruta de temporada que queráis gastar o melocotones envasados, también queda delicioso con manzanas, cerezas, peras, albaricoque, frutos rojos… e incluso con mermelada de frutas en lugar de fruta entera. A tener en cuenta que dependiendo de la fruta elegida para el relleno debemos incrementar o disminuir la cantidad de azúcar, ya que no es lo mismo utilizar manzanas que suelen ser más bien dulce que alguna fruta ácida como las ciruelas.

Si queremos realzar el sabor del relleno podemos añadir especias o licores. Yo únicamente incorporé canela y jengibre porque lo iban a tomar niños también, pero resulta ideal si le añadimos un poco de nuez moscada, pimienta de Jamaica, amaretto, brandy, vino dulce o anís. Al igual se puede incorporar encima del crumble, frutos secos finamente troceados o unos copos de avena para ganar en sabor y textura.

De una forma o de otra, es un postre muy sencillo de preparar; cargado de las vitaminas que le aporta la fruta; económico porque se usa ingredientes básicos en la cocina y que gusta a grandes y pequeños. ¿Os animáis a prepararlo y me contáis?

Ingredientes para el crumble:

-200 gr. mantequilla

-200 gr.azúcar

-330 gr. harina

-1 cucharadita canela

-1 pizca de sal

Ingredientes para el relleno:

-5 nectarinas

-150 gr. azúcar

-50 gr. harina

-1 cucharadita canela

-1 cucharadita de jengibre en polvo

Preparación:

Comenzamos preparando el crumble, para ello mezclamos en un cuenco la mantequilla con el azúcar y la harina hasta obtener una masa compacta. La dividimos en dos. Una de ellas la ponemos de base en un molde apto para horno (previamente engrasado y forrado con papel de hornear). Lo reservamos en la nevera y preparamos el relleno.

Pelamos las nectarinas y las partimos en trocitos. Las ponemos en un bol y le añadimos el azúcar, la harina y la canela. Mezclamos bien y vertemos sobre la base que teníamos en el frigorífico. Cubrimos con el resto de masa (formando una especie de arenado o bolitas características del crumble) y llevamos al horno (precalentado) 45 minutos a 180º o hasta que esté dorado. Dejar templar, desmoldar y servir.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE AGUACATE Y ALBARICOQUE

Ahora que comienza el calor y las temperaturas empiezan a aumentar, el cuerpo nos pide preparaciones fresquitas y llenas de sabor. Pues nada mejor para mantenernos hidratados y vitaminados que un potente batido de frutas mezclado con frutos secos, leche y yogurt. En este caso os dejo dos recetas en una jejeje. Pensé que resultaría muy vistoso, llamativo y sabroso si combinaba dos sabores y colores diferentes en un mismo batido. Y así ha sido, un éxito total. Una explosión de sabores y nutrientes para el cuerpo.

Los plátanos deben estar congelados (bastará con dejarlos 2 horas en el congelador) para que el smoothie adquiera una textura cremosa. Si no tenéis caramelo de dátiles (el cual aconsejo totalmente para endulzar cualquier preparación, os dejo el link de la receta pinchando aquí) podéis usar 2 dátiles o una cucharada de miel. Al igual que podéis sustituir la leche de almendras por la que vosotros uséis.

Para presentar el batido combinando ambas preparaciones, debéis licuar por separado los smoothies y verterlos al mismo tiempo en el vaso. Si os resulta complicado, una alternativa es poner en el fondo del vaso la mitad del batido de aguacate y encima, el batido de albaricoque. Ya veréis que la combinación de ambos os sorprenderá gratamente.

Ingredientes para el batido

de aguacate:

-1/2 aguacate

-1 plátano congelado

-1 cucharada de caramelo de dátiles

-1/2 vaso de leche de almendras

Ingredientes para el batido

de albaricoque:

-4 albaricoques

-1 plátano congelado

-1 yogurt natural

-3 almendras

-1 cucharada de caramelo de dátiles

Preparación:

Poner en la licuadora los ingredientes del batido de albaricoque y batir hasta conseguir una textura cremosa. Reservar.

Por otra parte licuar los ingredientes del batido de aguacate y batir hasta que estén perfectamente integrados.

Finalmente, servir en los vasos mitad de un batido y mitad del otro.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CARAMELO DE DÁTILES

Si os gusta el dulce de leche pero no queréis tomar tanta azúcar en el día a día, ésta es vuestra receta… Y es que llevaba tiempo queriendo preparar este caramelo ya que muchos me habíais preguntado sobre alternativas saludables al azúcar común. La miel, la panela, la stevia, el azúcar moreno son edulcorantes que últimamente se han puesto de moda como sustitutos del azúcar blanco. Pero si lo que buscáis es un edulcorante cien por cien natural, sin añadidos, sin procesos de refinamiento, donde únicamente está presente el fruto, conservando todas sus propiedades, nutrientes y fibra, entonces decantaos por este caramelo de dátil. Lo podéis incorporar a los bizcochos, mermeladas, magdalenas, yogures, a la leche y a cualquier otra elaboración que queráis endulzar de manera natural.

Su preparación es bien sencilla, ya que únicamente hay que triturar el fruto hasta que se convierta en una crema untuosa. Tiene una duración de un mes en el frigorífico. Desde luego que en mi nevera y en mi vida ya es un elemento indispensable por todas las propiedades que los dátiles nos aportan… Pues son ricos en magnesio y calcio. Ayudan a mantener una correcta función cardiaca. Debido al alto contenido en fibra, regulan el estreñimiento. Son ideales para los deportistas y para los niños ya que los hidratos de carbono ayudan a reponer fuerzas y a rendir mejor tanto físicamente como intelectualmente. Transforman las grasas en energía por el aporte de vitamina B5. Proporcionan sensación de saciedad por el azúcar de fácil absorción y por lo tanto calman el hambre. Son ricos en antioxidantes. Mejorar los catarros y problemas de las vías respiratorias. Ayudan a dormir mejor debido a su contenido en vitamina B y triptófano (que estimula la melotonina). Poseen un alto contenido en hierro, ideal para combatir la anemia. Al igual que una considerable cantidad de potasio que contrarresta el nivel de sodio y así tratar la retención de líquidos. La vitamina A que aportan hace que mejore la visión y la ceguera nocturna. Combaten el estrés. Y por si fuera poco, también reducen el colesterol malo.

Y después de saber toda esta información, ¿cuántos de vosotros os animáis a introducir esta delicia de dátiles en vuestras vidas?

Ingredientes:

-250 gr. de dátiles

-175 ml. agua

-1 pizca de sal

Preparación:

Quitamos los huesos a los dátiles en el caso que lo tengan y los ponemos en la picadora junto con el agua. Trituramos hasta que resulte una crema untuosa. Vertemos en un recipiente de cristal y guardamos en la nevera.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!