CINTAS DE CALABACÍN CON SALMÓN Y FRUTOS SECOS

Hoy presento un plato cargado de sabor, color, nutrientes y original como el que más. Estas cintas de calabacín con salmón, harán las delicias de los paladares más exigentes. Una combinación espectacular, así como un inesperado contraste de sabores y texturas. Si buscáis sorprender a vuestros invitados o simplemente queréis daros un capricho, os animo a preparar esta delicia que sin ningún lugar a dudas, os va a encantar. Y por si fuera poco, la podréis tener lista en cuestión de minutos. Un plato muy sano, sencillo y cargado de sabor.

Ingredientes:

-2 calabacines

-1 lomo de salmón

-1 puñado de frutos secos picados

-Aceite de oliva y Sal

Ingredientes para el aliño de soja:

-2 cucharadas de salsa de soja

-1 cucharada de miel

-4 cucharadas de aceite

-1 cucharada de vinagre

Preparación:

Comenzamos preparando el aliño de soja para dejarlo reposar mientras elaboramos el resto de la receta. Con el tiempo de reposo conseguiremos que los sabores ganen en intensidad. Para su elaboración simplemente ponemos todos los ingredientes en un recipiente de cristal y batimos con unas varillas o tenedor hasta que estén bien ligados. Reservamos.

Cocemos el lomo de salmón en una plancha con un pizquitín de aceite de oliva y sal. Lo troceamos o desmenuzamos y reservamos.

Por último, lavamos muy bien los calabacines ya que se usan enteros sin quitarle la piel. Con la ayuda de un pelador de verduras hacemos láminas con ellos (imitando a cintas). Los ponemos en un cazo con agua hirviendo y sal y le damos un hervor de unos segundos. Escurrimos muy bien y los disponemos en un plato. Encima pondremos los trozos de salmón y como topping, los frutos secos. Salseamos con el aliño de soja.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

LOMO DE MERLUZA CON SALSA DE PIQUILLOS

Sin lugar a duda una receta que lo tiene todo, sencilla de preparar, muy sabrosa y muy completa nutricionalmente. Con ingredientes básicos y económicos (ya que podemos usar merluza congelada en lugar de fresca y pimientos del piquillo envasados) obtenemos un plato de primera categoría, lleno de sabor y color gracias a la exquisita salsa de pimientos que lo acompaña.

El puré de patatas, aporta por su aporte, cremosidad y untuosidad a la receta, haciendo que el sabor del conjunto se vea suavizado. Qué decir de los pimientos del piquillo… que están llenos de vitamina C, A, hierro, calcio, y muchos otros minerales, ideales para enriquecer nuestro sistema inmunológico. La merluza, al tratarse de un pescado blanco de sabor muy suave, contrasta perfectamente con la potencia de la salsa de piquillos, haciendo que cada bocado resulte muy agradable al paladar. Y el toque crujiente lo pone el puerro, quién además aporta al conjunto más vitamina C, ácido fólico y potasio.

¿Os animáis a mimaros con este exquisito bocado? 

Ingredientes:

-4 lomos de merluza

Puré de patatas

-1 puerro

-Aceite de oliva y Sal

Ingredientes para la salsa de piquillos:

-6 pimientos del piquillo naturales (o 1 bote de pimientos)

-1/2 cebolla

-2 ajos

-200 ml. nata para cocinar

-Sal y Pimienta

Preparación:

Comenzamos preparando el puré de patatas como os indico aquí (o en la sección de básicos). Seguidamente haremos la salsa de pimientos, para ello pelamos y cortamos la cebolla y los ajos y los ponemos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando estén doraditos añadimos los pimientos (previamente lavados y cortados a cuadros) y cocinamos 10 minutos. Incorporamos la nata y salpimentamos. Rehogamos unos minutos más y trituramos hasta que quede una salsa de textura cremosa. Si vemos que la salsa está espesa, añadimos un poco de agua hervida. Reservamos.

Lavamos muy bien el puerro y lo cortamos en juliana (tiras finitas). En una sartén con un chorrito de aceite lo freiremos. Reservamos para decorar.

En una plancha (o sartén) cocinaremos los lomos de merluza con un poco de sal.

Finalmente montamos el plato poniendo como base un poco de puré de patata, encima un lomo de merluza (por comensal) bañaremos con la salsa de piquillos y decoramos con unas tiras de puerro.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTEL DE SALMÓN Y ESPINACAS

Si unimos en un único plato ingredientes como el salmón, las espinacas y el queso crema el éxito está garantizado, no solo en cuestión de sabor sino de propiedades nutricionales, ya que el salmón aporta proteínas animales y ácidos grasos muy beneficiosos para el organismo, las espinacas están cargadas de vitaminas y antioxidantes y el queso proporciona calcio y proteínas vegetales. Un plato que cautiva desde el primer bocado por la mezcla de texturas y sabores. Realmente merece la pena prepararlo por su simplicidad y exquisito sabor. 

Ingredientes:

-400 gr. de salmón (sin piel ni espinas)

-400 gr. espinacas frescas

-2 dientes de ajo

-300 gr. queso crema light

-1 cucharada de almendras picadas

-Sésamo tostado

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

En un cuenco poner el queso crema junto con las almendras picadas y mezclar hasta formar una crema untuosa. Reservar.

Pelar los dientes de ajo, trocearlos y dorarlos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Añadir las espinacas previamente lavadas y troceadas. Remover hasta que las espinacas estén tiernas (perderán volumen con la cocción). Escurrir el agua que hayan podido soltar las espinacas y reservar.

Poner un poquito de aceite en una sartén y cocinar el salmón con sal y pimienta. Dejar templar, desmenuzar y reservar.

Para montar el pastel debemos ir formando capas. Comenzaremos con una base de salmón, encima colocaremos una capa de queso crema y sobre esta las espinacas. Pondremos nuevamente otra capa de salmón y un poco más de queso crema con almendras. Decoramos con unas semillas de sésamo y servimos.

Sugerencias:

*Se puede usar espinacas congeladas si no disponéis de espinacas frescas.

*El queso crema puede ser sustituido por requesón o queso fresco.

*Podéis ayudaros de un molde o aro para emplatar.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SALMÓN CON BECHAMEL DE CALABACÍN

Se trata de un plato sano, sanísimo donde los haya, cargado de sabor y nutrientes, de muy fácil elaboración y con ingredientes muy básicos en la cocina.

Para acompañar el salmón, esta vez he optado por una bechamel que dista muchísimo de la clásica salsa a la que estamos acostumbrados, ya que en su elaboración no uso mantequilla ni harina. Resultando una versión mucho menos calórica.

Para ello he empleado como fondo, calabacín y cebolla, y para aportarle cremosidad, he optado por añadirle arroz. El resultado ha sido una salsa con una textura cremosa y de un exquisito y suave sabor, que contrasta a la perfección con la potencia del salmón.

 

Un delicioso bocado ideal para un almuerzo ligero o una cena rápida que tendréis listo en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué me decís? ¿Os apetece probarlo? Os garantizo que repetiréis.

 

Ingredientes:

-1 lomo de salmón

-1 calabacín

-1/2 cebolla

-1 cucharada de arroz

-1/2 vaso de leche

-Nuez moscada

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos preparando la bechamel de calabacín, para ello ponemos en un cazo un chorrito de aceite de oliva y pochamos la cebolla previamente pelada y finamente picada. Añadimos el calabacín lavado y troceado a cuadritos pequeños junto con el arroz y la sal. Añadimos un poco de agua y dejamos cocer hasta que el arroz y las verduras estén blandos. Apartamos del fuego, trituramos e incorporamos la leche (podemos añadir más o menos cantidad dependiendo de la textura que más nos guste, más espesa o menos). Llevamos a fuego lento y añadimos la nuez moscada y la pimienta negra. Rectificamos de sal si fuera necesario y cocinamos durante 3 minutos, removiendo de vez en cuando. Reservamos.

Salpimentamos el salmón y lo cocinamos en una plancha o sartén con una pizca de aceite (al ser un pescado graso soltará su propia aceite). Emplatamos el salmón y servimos con la bechamel de calabacín por encima.

 

Sugerencias:

*Se puede acompañar de una ensalada o unas patatas cocidas.

*Se puede sustituir el arroz de la bechamel por media patata pelada, aunque la consistencia y el sabor resulta mejor con el arroz.

 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SANCOCHO CANARIO VANGUARDISTA

Si hay un plato típico de mi isla es el sancocho canario. Éste se suele preparar principalmente en el día de Canarias o el Viernes Santo (por la tradición de no comer carne durante esos días). Aprovechando que hoy,30 de mayo, es el día de Canarias, voy a contaros cómo se elabora este delicioso plato.

Sus ingredientes básicos son el pescado salado, las papas, la batata, el mojo y una pella de gofio. El pescado que normalmente se utiliza es el cherne o la corvina, las papas y la batata se presentan sancochadas (cocidas), el mojo puede ser rojo (echo con pimientos rojos) o verde (elaborado con pimientos verdes) y la pella de gofio es un cereal de trigo que se amasa con la propia agua del pescado sancochado.

Me gustaría hablaros brevemente del gofio y de los múltiples beneficios que aporta a nuestro organismo. Este alimento no  es más que harina de cereales, como el trigo o millo, tostados y molidos a la piedra. Las formas más comunes de consumirlo son con la leche y en determinados platos como en potajes, caldos, purés y postres. Destaca por ser un alimento totalmente natural, ya que se elabora a la piedra y no contiene conservantes ni colorantes. El gofio es un alimento rico en vitaminas B1, B2, C, A y D y minerales (hierro, calcio, magnesio, potasio, sodio y zinc. También contiene ácidos grasos omega 6 (ideal para reducir los niveles de colesterol alto y eliminar la grasa acumulada en las arterias), aporta una cantidad interesante de fibra (la cual ayudad a regular el tránsito intestinal), es muy nutritivo y apenas aporta grasas. En definitiva, podemos considerarlo un super alimento muy beneficioso para nuestra salud.

Y volviendo a la receta, en esta ocasión he querido innovar con la preparación de este plato tan tradicional de Gran Canaria y el resultado ha sido inmejorable. He utilizado todos los ingredientes básicos del sancocho original pero versionando la forma de cocción y la presentación, por un estilo mucho más vanguardista. En lugar de presentar las tradicionales papas y batatas sancochadas (cocidas), he hecho un puré con ambos ingredientes. El pescado salado, lo he salteado en un aceite  aromatizado de ajo y perejil. Y la pella de gofio la he endulzado con dátiles y le he puesto un crocante de sésamo tostado.

Os decantéis por la versión tradicional  (la foto está al final de la esta página) o ésta, más vanguardista, el sancocho canario siempre será un acierto en la mesa para celebrar una reunión familiar, el día de Canarias o el Viernes Santo.

Ingredientes:

-500 gr. puré de patatas (pinchar aquí o ver recetas básicas)

-400 gr. pescado salado (cherne)

Pella de gofio

-Sésamo tostado

-Mojo rojo

-Aceite de Oliva y Sal

Ingredientes puré de batata:

-2 batatas

-100 ml. leche

-60gr. mantequilla

Preparación:

En primer lugar debemos desalar el pescado el día anterior a la preparación, para ello lo ponemos dentro de un cazo con abundante agua durante 24 horas, y debemos de cambiarle dicha agua cada 6 horas (en total unas cuatro veces) para quitarle el exceso de sal.

Una vez desalado el pescado, debemos lavarlo muy bien y cortarlo a trozos.

Ahora procedemos a preparar el mojo rojo: pelamos los ajos y los agregamos al vaso de la batidora junto con el resto de ingredientes secos. Vertemos sobre éstos, los ingredientes líquidos y batimos hasta conseguir una salsa homogénea.

Para elaborar la pella de gofio, disolvemos el azúcar y la sal en el agua. Disponemos en un bol el gofio y vertemos encima el aceite de oliva. Mezclamos y añadimos el agua con el azúcar y la sal disuelta. Amasamos con las manos e incorporamos los dátiles troceados bien pequeño. Hacemos porciones individuales pero alargadas (como si de un pan se tratara), y lo cubrimos con un poco de sésamo tostado. Os dejo el link pinchando aquí, para que veáis la pella de gofio con plátano, que también esta deliciosa.

Preparamos un puré de patatas, podéis ver la receta pinchando aquí, o en la sección de básicos. Y para el puré de batata  Pelamos las batatas, las lavamos y troceamos. Las cocemos en abundante agua hasta que estén tiernas (unos 15 minutos). Una vez cocidas, escurrimos el agua sobrante y las escachamos con un tenedor o las pasamos por un pasapurés y así quedará una textura más fina (nunca debemos utilizar la batidora eléctrica). Agregamos la mantequilla y removemos hasta integrarlo todo. Añadimos la leche y volvemos a mezclar.

Por otro lado, ponemos en una sartén un chorrito de aceite de oliva e incorporamos tres dientes de ajo un poco de perejil finamente picado. Cuando estén dorados los ajos y el perejil, lo retiramos y añadimos el pescado, el cual cocinaremos a fuego medio hasta que esté bien hecho por todos sus lados. Reservamos.

Para un emplatado de porciones individuales, ponemos un aro en el centro del plato, cubrimos el fondo con el puré de batata, encima ponemos el puré de patatas y sobre éste el pescado desalado. A un lado del plato colocamos una porción de pella de gofio y por otro lado vertemos un poco de mojo.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ARROZ MARINERO

Sin lugar a dudas el arroz es uno de los cereales más consumidos en todo el mundo por varias razones: su gran aporte nutricional, su simplicidad a la hora de cocinarlo y su económico coste. Por su sabor suele gustar a casi todo aquél que lo prueba y es que además admite múltiples variaciones y combinaciones, ya que caza con casi todo tipo de alimentos, carnes, pescados, verduras, huevos, incluso frutas y frutos secos.

En casa gusta mucho el arroz, lo suelo preparar con frecuencia por su sencillez en la elaboración y porque considero que es un acompañamiento ideal para cualquier plato.  A mí como más me gusta es el arroz tipo meloso, que quede jugoso y así es como he elaborado la receta que presento hoy. Lo he acompañado de mejillones y pescado, pero podéis sustituir estos ingredientes por otros de vuestras preferencias (almejas, berberechos, langostinos…). De cualquier manera resultará delicioso.

Si no tenéis fumet o caldo de pescado, no os preocupéis, podéis usar simplemente agua. Pero hago una recomendación, cuando hagáis caldo de pescado podéis hacer de más y congelarlo en varios tupper para utilizarlo en otras elaboraciones, como por ejemplo en un arroz como este. Sin más, vamos con la receta

Ingredientes:

-500 gr. arroz amarillo

-1/2 cebolla

-2 dientes de ajo

-1/2 pimiento rojo

-1/2 pimiento verde

-1 vaso de tomate frito

-500 gr. mejillones

-300 gr. merluza

-1 lata de guisantes

-1 litro fumet de pescado (o agua)

-5 hebras de azafrán

-1 cucharadita de pimentón dulce

-1/2 cucharadita tomillo

-1 hoja laurel

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos haciendo el tomate frito como se indica en este enlace o en la sección de básicos. Por otro lado, pelamos y picamos finamente la cebolla y los ajos y los pochamos en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando la cebolla esté casi transparente añadimos los lomos de merluza y los mejillones previamente lavados. Cocinamos hasta que estos últimos se abran. Retiramos el pescado y los mejillones (le quitamos las conchas). Reservamos.

Añadimos a la  sartén (junto a la cebolla y el ajo) los pimientos rojo y verde, sin pepitas y previamente lavados y troceados muy pequeñitos. Sofreímos 5 minutos y añadimos el tomate frito, el pimentón, azafrán, tomillo, laurel y sal. Removemos para integrar todos los ingredientes y dejamos cocinar a fuego medio-bajo 15 minutos o hasta que se consuma el agua del tomate (removemos de vez en cuando para evitar que se pegue).

En este punto, incorporamos dentro de la fritura el arroz. Removemos y freímos 2 minutos. Añadimos la mitad del fumet de pescado (o el agua en su defecto) y cocinamos a fuego medio-bajo. Vamos incorporando el caldo a medida que veamos que el arroz lo va absorbiendo (así queda tipo meloso). Rectificamos de sal. Y cuando veamos que ya el arroz casi está cocido añadimos los guisantes, la carne de los mejillones y el pescado desmenuzado (reservaremos un poco para la decoración final). Removemos y cocinamos 5 minutos más. Retiramos del fuego, dejamos reposar 5 minutos y servimos ayudándonos de un aro de cocina para emplatar. Decoramos con el pescado desmenuzado que habíamos reservado.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier pescado que esté limpio de pieles y espinas

*En lugar de mejillones frescos puede usarse una lata de mejillones en conserva o almejas, mejillones, berberechos…

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”

BROCHETA DE SALMÓN Y LANGOSTINOS CON ALIÑO DE SOJA

Las brochetas son una manera fácil y muy vistosa de preparar un plato. Admiten múltiples variaciones ya que se pueden combinar frutas y verduras con carnes o pescados. Son ideales como aperitivo o entrante y con ellas el éxito está garantizado porque son muy resultonas y gustan a todo el mundo.

He combinado estas brochetas con una compota de manzana y un aliño de soja para crear un contraste de sabores entre dulces y salados. Una combinación exquisita, totalmente recomendable por su sencillez en la preparación y éxito en la degustación. Sin más, vamos con la receta.

Ingredientes para las brochetas:

-1 lomo o rodaja de salmón

-1/2 pimiento

-16 langostinos

-1/2 manzana

-1/2 limón

-Aceite de oliva y Sal

Compota de manzana 

Ingredientes para el aliño de soja:

-2 cucharadas de salsa de soja

-1 cucharada de miel

-4 cucharadas de aceite

-1 cucharada de vinagre

Preparación:

Comenzamos preparando la compota de manzanas como se indica en las recetas de mermeladas (o pinchando sobre el enlace).

Por otra parte preparamos el aliño de soja para dejarlo reposar mientras elaboramos el resto de la receta. Con el tiempo de reposo conseguiremos que los sabores ganen en intensidad. Para su elaboración simplemente ponemos todos los ingredientes en un recipiente de cristal y batimos con unas varillas o tenedor hasta que estén bien ligados. Reservamos.

Para el montaje de las brochetas de salmón, cortamos el lomo del pescado en cuadrados más o menos todos del mismo tamaño, al igual que el pimiento. Y los insertamos alternativamente en los palitos de la brochetas.

Para las brochetas de langostinos, comenzamos pelando y cortando a cuadros las manzanas. Las rociamos con el zumo de limón para evitar que ennegrezcan. Cocemos los langostinos en un poco de agua y los pelamos conservando la cola. Insertamos alternativamente en la brocheta un langostino y un trozo de manzana.

Ponemos un chorrito de aceite en una plancha y doramos ligeramente las brochetas por ambos lados.

Emplatamos una brocheta de cada tipo por comensal acompañada de un poco de compota de manzana y en una salsera aparte el aliño de soja.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ROLLS DE GALLO CON SALSA DE LIMÓN

He aquí una receta que me encanta! Rollitos de gallo con salsa de limón. Y es que soy una gran amante del pescado. Me gusta casi cualquier tipo aunque me suelo decantar por los filetes ya que para la dieta de los niños es mucho mejor por su textura y sabor.

Este pescado en concreto tiene un bajo contenido graso (cada 100 gr. contiene 80 kcal.) aunque sí que es verdad que en cuestión de proteínas y nutrientes, es de los pescados que menos contiene (aporta 16 gr. de proteínas por cada 100). En su composición nutricional destaca la vitamina B6 (encargada de la formación de la hemoglobina, de los anticuerpos y del correcto funcionamiento de las neuronas).  También contiene vitamina B9 (ácido fólico) la cual está especialmente recomendada en el embarazo o aquellas que lo buscan. En cuestión de minerales el gallo se lleva la palma, ya que es rico en fósforo (beneficioso para los huesos y dientes) y en potasio (que facilita el funcionamiento del sistema nervioso y de la actividad muscular). También contiene una destacable cantidad de magnesio y sodo.

En esta ocasión me he decantado por una salsa de limón con mantequilla y huevo para realzar el sabor del gallo. Pero si queréis una salsa más ligera y también con mucho sabor, podéis usar la salsa al limón que presento en las recetas básicas. Y sin más preámbulos vamos con la receta de este exquisito plato. 

Ingredientes:

-4 filetes de gallo

-1 zanahoria

-Aceite de oliva

-Sal y pimienta

 

Ingredientes para la salsa de limón:

-100 ml. fumet de pescado o agua

-30 gr. mantequilla

-1 cucharadita maicena

-Zumo de un limón

-1 yema de huevo

-Sal

Preparación:

Comenzamos pelando, lavando y laminando la zanahoria con una mandolina o un cortador de verduras. Por otro lado, precalentamos el horno a 180º. Disponemos los filetes de gallo encima de una tabla de cocina y salpimientamos. Sobre cada filete ponemos una lámina de zanahoria y enrollamos sobre sí mismo cada filete formando un rollito. Nos ayudamos de un palillo para fijarlo y que no se desenrolle. Horneamos a 180º durante 10 minutos. Mientras preparamos la salsa.

 

Para ello derretimos la mantequilla en una sartén. Agregamos la harina, removemos para que se integren bien y dejamos cocinar un par de minutos sin dejar de remover. Añadimos el fumet o en su defecto el agua. Agregamos la sal y dejamos cocinar a fuego lento sin dejar de remover. Poco a poco irá ganando consistencia y espesando. Cuando la salsa haya tomado cuerpo añadimos el zumo de limón. Finalmente vertemos la yema (previamente batida) e integramos todo el conjunto sin dejar de remover para que no se cuaje el huevo. Y cocinamos un par de minutos más hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Reservamos en una salsera.

Para terminar, emplatamos los rollitos de gallo acompañados de verduras y la salsa de limón. Servimos caliente.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier otro filete de pescado para elaborar esta receta, teniendo siempre en cuenta que esté limpio de espinas y de pieles.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

POPIETAS DE LENGUADO CON SALSA DE PUERRO

El término popieta hace referencia a la técnica culinaria donde se enrolla un filete de carne o pescado sobre sí mismo. En este caso he utilizado unos filetes de pescado sobre los que he puesto una lámina de zanahoria para aportarle un sabor dulce y un bonito color anaranjado.

Esta forma de presentar el plato es ideal para sorprender a los comensales con un menú elegante y sobroso. Realmente es muy sencillo de preparar y admite tantas variaciones como tu imaginación alcance, ya que podemos sustituir la zanahoria por otro vegetal, como el calabacín o la calabaza, o  por una loncha de bacon, o unas gambas, o de jamón, queso… Al igual que para el exterior de la popieta podemos elegir cualquier otro filete. Que esté libre de espinas y pieles.

He elegido lenguado porque es un pescado blanco de sabor y textura muy suave, ideal para los niños. Este contiene muy poca grasa (en 100 gramos encontramos algo más de 1 gr. de grasa)  en relación a la cantidad de proteínas que aporta. En cuanto a las vitaminas, destacan sobre todo la B3 y B9. El fósforo, potasio, yodo y magnesio que contiene este manjar blanco hace que nutra de manera correcta a nuestro organismo. El fósforo está presente en huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular, y participa en procesos de obtención de energía, mientras que el potasio es un mineral necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, además de formar parte de huesos y dientes. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El lenguado como casi cualquier otro pescado caza de maravilla con el limón. Por eso he preparado una sencilla salsa de limón para realzar el suave sabor del pescado y enriquecerlo con las propiedades de este lindo cítrico.

Ingredientes:

-4 filetes de lenguado

-1 calabacín

-16 langostinos

-Salsa de puerro

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º

Lavamos el calabacín. Con la ayuda de una mandolina o pelador de verduras hacemos láminas, las cuales disponemos encima de los filetes de lenguado previamente salpimentados. Sobre éstas ponemos dos langostinos Enrollamos los filetes y los fijamos con un palillo. Horneamos 10 minutos.

Preparamos la salsa de puerro, para ello lavamos bien medio puerro y lo troceamos. En una sartén con un chorrito de aceite lo salteamos junto a media cebolla y medio pimiento verde previamente lavados y troceados. Dejamos cocinar a fuego medio durante 5 minutos. Añadimos un poco de fumet de pescado (o agua en su defecto). Rectificamos de sal, cocinamos 7 minutos más y trituramos.

Servimos las popietas de pescado sobre la salsa de puerro.

Sugerencias:

*Acompañadas de unas patatas o arroz cocido resultan ideales. Y junto a una copita de un buen vino blanco tendremos un menú muy elegante.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ARROZ AROMATIZADO CON AGUACATE

Hoy en día el aguacate es considerado un super alimento debido a sus mútiples propiedades beneficiosas para nuestra salud. Aunque hay muchas personas que no lo incluyen en su dieta por el concepto erróneo de su alto contenido en grasas, pero hay que destacar que son grasas saludables que reducen el colesterol y favorecen la salud del corazón. Además es beneficioso para mantener una visión óptima, revitalizar la piel y reparar el cabello, por la gran cantidad de vitamina E que contiene. También aporta ácido fólico y mejora la absorción de ciertos nutrientes.

En este plato combino el aguacate con arroz y langostinos, tres ingredientes super saludables y que juntos otorgan al plato múltiples nutrientes necesarios para la actividad diaria (vitaminas, grasas saludables, hidratos de carbono, y proteínas). Esta receta es muy sencilla de preparar y el resultado es realmente sabroso y visualmente impactante por el bonito tono verde que adquiere el aguacate, rompiendo con el tradicional color verde o amarillo al que estamos acostumbrados.

Y ahora que conoces más sobre los beneficios que el aguacate aporta a nuestra salud, a qué esperas para introducirlo en tu dieta? Atrévete a usarlo en tus preparaciones y aprovéchate de todo su sabor y propiedades.

 

Ingredientes:

-1 taza de arroz blanco

-2 tazas fumet de pescado

-8 langostinos

-2 aguacates

-1/2 limón

-Aceite de oliva

-Sal

Preparación:

Comenzamos cociendo los langostinos en una cazuela con agua, durante 5 minutos. Una vez cocidos retiramos los langostinos y reservamos el caldo para utilizarlo en la preparación del arroz.

Ahora debemos preparar el arroz, para ello comenzamos por lavarlo en abundante agua para que pierda parte del almidón y quede más suelto a la hora de la cocción. Ponemos el doble de caldo de la cocción de los langostinos, que de arroz, en un cazo (o agua en su defecto) e introducimos el arroz. Añadimos la sal y cocinamos a fuego vivo hasta que empiece a hervir. En este momento bajamos el fuego y cocinamos hasta que se haya absorbido el caldo y el grano esté tierno (aproximadamente 15 minutos).

Mientras pelamos los aguacates y los trituramos con la batidora junto con el zumo del limón. Cuando el arroz esté cocido lo dejamos entibiar y mezclamos con el aguacate triturado hasta que se integren ambos ingredientes. Para emplatar coloca un molde cuadrado en el centro del plato e introduce el arroz en el. Aprieta ligeramente para que quede compacto y retira el molde. Coloca 2 langostinos encima y sirve.

Sugerencias:

*Este plato se puede hacer con arroz que haya sobrado del día anterior. En este caso simplemente hay que triturar el aguacate e incorporarlo al arroz, el resto del procedimiento es igual.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!