MAGDALENAS RELLENAS DE NUTELLA

¿Conocéis a alguien capaz de resistirse a unas ricas magdalenas a la hora del desayuno o merienda? ¿Y si te dijera que éstas están rellenas de nutella? De todos es sabido que la bollería industrial no es muy saludable, pero la cosa cambia si preparamos los dulces en casa. Estas magdalenas son muy sencillas de preparar, requieren de ingredientes básicos y su sabor es espectacular.

La vainilla junto con la nocilla le aportan un aroma y gusto indescriptible. Es por ello que os animo a que las preparéis y comprobéis por vosotros mismos lo deliciosos y nutritivos que pueden ser vuestros desayunos y meriendas.

Pinchando aquí tendréis la receta de la nocilla tradicional. Aunque también quedan deliciosas rellenas con la nocilla vegana o pumpintella (la receta la tenéis pinchando aquí) o incluso rellenas de la mermelada que más os guste o mantequillas saludables (podéis ver las recetas en la sección de mermeladas y cremas untables).

Ingredientes:

-2 huevos

-150 gr. de panela

-125 ml. de leche de almendras

-80 ml. de aceite de oliva

-200 gr. de harina

-50 gr. harina de almendras

-1 sobre levadura química

-1 cucharadita de esencia de vainilla

-1 vaso de nocilla saludable

Preparación:

Primeramente debemos poner la nocilla media hora en el congelador para que esté más bien dura cuando la vayamos a usar.

Comenzamos a preparar las magdalenas batiendo los huevos con la panela hasta que la mezcla aumente su volumen. Incorporamos la leche, la vainilla y el aceite e integramos bien con el resto de la masa. Añadimos las harinas tamizadas junto con la levadura. Mezclamos el conjunto. Enmantequillamos los moldes para magdalenas (o les ponemos una cápsula de papel rizado) y rellenamos con la masa hasta la mitad. Sacamos la nocilla del congelador y ponemos dos cucharaditas por magdalena. Cubrimos con un poco más de masa. Llevamos al horno precalentado a 180º durante 20 minutos o hasta que estén doraditas por fuera.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la leche de almendras por cualquier otra bebida vegetal o leche de vaca desnatada o normal.

*Se puede sustituir la harina normal por harina integral. La harina de almendras la podéis obtener triturando las almendras hasta convertirlas en un polvo fino.

*La panela es sustituible por azúcar moreno, stevia u vuestro edulcorante habitual.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PUMPINTELLA o NUTELLA VEGANA

La versión vegana de la nutella es la pumpkintella. Se prepara exactamente igual que la nutella tradicional pero en lugar de leche se usa calabaza cocida o asada. Es muy sencilla de hacer y queda riquísima, ya que la calabaza le aporta un dulzor especial. Una vez hecha podemos conservarla en la nevera hasta tres semanas.

Os animo a que la preparéis sobre todo si tenéis niños en casa, ya que es una forma ideal de que coman calabaza junto con frutos secos. Ya verás que les encantará.

Y si os apetece ver la receta de la nutella tradicional, pinchando aquí podréis acceder a ella.

Ingredientes:

300 gr. calabaza

-100 gr. avellanas

-3 cucharadas caramelo de dátiles (ó 6 dátiles)

-3 cucharadas de cacao

Preparación:

Pelamos, le quitamos las pepitas a la calabaza y la troceamos. La cocemos en agua hirviendo hasta que esté blandita (también la podemos asar en el horno).

Ya solo nos queda poner el resto de ingredientes, junto con la calabaza, en la batidora y triturarlos hasta obtener una crema untuosa. Conservar en la nevera.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

NOCILLA SALUDABLE

¡Llegó el gran momento! ¡Ya es vuestra! La receta de la tan popular crema de cacao, avellanas y azúcar pero muchísimo más sencilla de hacer, super deliciosa y sin grasas, aceites ni azúcares añadidos. Únicamente ingredientes cien por cien naturales.

Desde que la estaba preparando, el aroma ya me cautivaba, pero fue al probarla cuando dije: nunca más compraré nocilla en el super. Realmente está exquisita y se tarda 5 minutos en preparar. Es ideal para los desayunos, meriendas, para rellenar bizcochos, tartas de galletas, cup cakes o cualquier otra preparación dulce que tengáis.

A los niños les encanta y con ello nos aseguramos que están comiendo alimentos nutritivos y sanos, ya que se usan frutos secos, leche y cacao.

La receta original llevaba 30 ml. de aceite pero yo probé a no ponerla y de verdad os digo que no hizo falta. Queda perfecta sin ella. Hay que tener en cuenta que la crema va espesando a medida que pasan las horas, podéis ir probando a incorporar más o menos leche según la textura que queráis, más espesa o menos. Como siempre os digo, para endulzar yo uso el caramelo de dátiles (podéis ver la receta aquí) pero podéis usar vuestro edulcorante favorito o varios dátiles naturales. 

No dejéis de preparar esta maravilla, sobre todo si tenéis niños en casa, es super natural, nutritiva y deliciosa. Y como siempre, contadme qué os pareció! Aunque aviso, ¡es adictiva! 

Ingredientes:

-150 gr. avellanas tostadas sin sal

-2 cucharadas de cacao en polvo

-3 cucharadas de caramelo de dátil

-150 ml. leche

-1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Preparación:

Ponemos las avellanas en la trituradora y trituramos hasta que adquieran una textura cremosa (vamos parando de vez en cuando para bajar el fruto de las paredes de la trituradora y así también evitamos que la máquina se caliente). Añadimos el cacao, el caramelo de dátil, la leche y la vainilla (si se usa). Trituramos unos segundos más hasta que quede una mezcla homogénea. Ponemos en un tarrito de cristal y guardamos en la nevera. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!