PIZZA DE CALABACÍN (fácil y sin aceite)

Una pizza deliciosamente rica, muy nutritiva y facilísima de preparar ya que la masa no requiere de tiempo de reposo. Resulta ideal para incorporar verduras, de forma divertida, en la alimentación diaria, sobre todo de los más pequeños que suelen ser los más reacios a tomarlas de la manera habitual (en cremas, purés o guisadas). El sabor del calabacín no se aprecia en absoluto, éste únicamente contribuye aportando nutrientes y jugosidad a la pizza. 

Con estas cantidades de base de pizza de calabacín, salen dos masas finitas medianas. Si solo queréis preparar una, podéis optar por hacer la mitad de las cantidades de la base, o hacerla tal cual la indico, hornear las dos a la vez, y guardar en la nevera la base que no uséis para utilizarla al día siguiente, que es lo que yo he hecho).

Como topping he empleado simplemente tomate, cebolla y quesos, pero podéis incorporar los que más os gusten, jamón, atún, pimiento, gambas…

Una comida o cena ideal para compartir en familia, que tendréis lista en cuestión de minutos. ¿A qué os gusta la idea? Probad para que veáis que está increíblemente deliciosa. Y aquí os dejo otras sugerencias de pizzas vegetales que están divinas también: pizza de calabaza, pizza de berenjenas y pizza margarita (pinchando sobre el nombre llegaréis a la receta).

Ingredientes para la base:

1 calabacín rallado

-5 cucharadas de harina integral

-1 huevo

-Sal

Ingredientes para el topping:

Tomate frito

-Queso curado rallado

-1/2 cebolla (en tiras y pochada)

-1 mozzarella

-Orégano

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Y comenzamos preparando la base de la pizza, para la cual mezclamos en un bol el calabacín rallado con la harina integral, el huevo y la sal. Cuando tengamos una masa compacta la dividimos en dos y las ponemos sobre la bandeja de hornear (sobre papel vegetal para que no se pegue). Horneamos 15 minutos, con cuidado de que no se quemen los borden si han quedado muy finos.

Sacamos del horno y disponemos sobre ésta el tomate frito casero (o salsa de tomate), el queso rallado, la cebolla y la mozarella en rodajas. Añadimos orégano y llevamos al grill del horno por 5 minutos o hasta que la mozzarella se derrita. Servimos de inmediato.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ENSALADA CAPRESE

Si hay un vegetal que me encanta de cualquier manera, ese es el tomate. Y es que admite tantas variaciones y da tanto juego en la cocina, que es imposible cansarse de tomarlo. Resulta delicioso en pasteles salados, en un fresquito timbal, en salsa de tomate, mermelada, en ensaladas, preparado en una concassé para acompañar otra elaboración, frito (para añadirlo a un guiso, a pizzas, a un sandwich..), o simplemente con mozzarella como os presento en esta ocasión (pinchando sobre cada elaboración nombrada anteriormente tendréis más exquisitas recetas).

Una original y deliciosa manera de introducirlo en nuestra dieta diaria es en ensaladas. Muy fácil de preparar, cargado de vitaminas y nutrientes, es ideal como entrante o cena ligera. A continuación os explico cómo prepararlo. ¿A que suena apetecible?

Ingredientes:

-2 tomates grandes

-1 queso mozzarella

-Aceite de oliva

-Albahaca

-Sal

Preparación:

Comenzamos laminando la mozzarella en rodajitas más bien finas. Reservamos.

Por otro lado, lavamos muy bien los tomates y hacemos unas incisiones en horizontal. Colocamos dentro de cada incisión una rodaja de mozzarella. Espolvoreamos con un poco de sal, rociamos con unas gotas de aceite de oliva y decoramos con las hojas de albahaca. Servimos de inmediato.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MOZZARELLA CON AGUACATE Y SALSA PESTO

Con la llegada del verano se apetecen recetas fresquitas y nada mejor para refrescar el organismo que una rica y completa ensalada. En esta ocasión os traigo una versión de la ensalada capresse, algo modificada, la cual he condimentado con una salsa pesto. Ha quedado exquisita. Os animo a prepararla ya que su elaboración es bien sencilla y el resultado bien merece la pena.

La salsa pesto le aporta aroma y cuerpo al resto de ingrediente. Esta salsa es de origen italiano y se prepara con hojas de albahaca frescas molidas junto a los ajos, queso (suele usarse parmesano), un fruto seco (normalmente piñones pero también se es típico encontrarlo con nueces incluso con almendras) y el aceite de oliva. Un buen pesto no debe ser preparado en una batidora o procesadora de alimentos porque pierde su encanto al molerse “de más” los ingredientes. Yo lo he preparado en el mortero, machacando los ingredientes y he de decir que han conservado todo su sabor y textura. Pero entiendo que si se anda con prisas o no se dispone de mortero, se use la trituradora.

Además de en ensalada, el pesto puede ser usado para aliñar pasta, verdura, ñoquis, pizzas… Sin más vamos a conocer los ingredientes y la preparación de esta delicia.

Ingredientes:

-1 aguacate

-1 tomate

-1 mozzarella

-3 rodajas de piña tropical

Ingredientes para el pesto:

-15 gr. albahaca fresca

-1 diente de ajo

-1 puñado de nueces

-1 cucharada de parmesano rallado

-25 ml de aceite de oliva y Sal 

Preparación:

Comenzamos preparando el pesto para que repose y los aromas se mezclen. Para ello pelamos el ajo y lo ponemos en un mortero junto con la sal, la albahaca y las nueces. Machacamos estos ingredientes e incorporamos el aceite y mezclamos el conjunto. Finalmente incorporamos el parmesano y volvemos a mezclar. Reservamos.

Por otro lado, pelamos aguacate y hacemos finas láminas con él, al igual que con el tomate (previamente lavado) y la mozzarella. Ahora solo queda ir formando capas alternando los ingredientes. Comenzamos por una base de tomate, encima colocamos una rueda de mozzarella, seguimos con aguacate y sobre éste disponemos una rodajita de piña tropical, repetimos esta operación con el resto de ingredientes. Finalmente salseamos con el pesto que habíamos reservado. Servimos de inmediato.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MOZZARELLA RELLENA

Buscaba una receta novedosa, dónde se mezclaran diferentes sabores, texturas y colores, y a la vez, me sirviera de entrante para el almuerzo con mi amiga Paula. Ella es una gran amante del queso, le encanta cualquier tipo y cualquier elaboración que lo incluya. Con lo que pensé en una combinación de queso con un super alimento como es el aguacate y sobre una salsa de tomate para acompañar. El resultado fue un éxito, ya no solo por los sabores, sino por lo sorprendente que resulta al partir la mozzarella y encontrar en su interior la crema de aguacate con anchoas.

Todo un acierto de entrante o cena ligera, facilísima de preparar y sorprendentemente resultona.

 

Ingredientes:

-1 mozzarella

-1 aguacate

-1/2 limón

-2 filetes de anchoa

Salsa de tomate casera

Preparación:

Preparamos una salsa de tomate como se indica en las recetas básicas.

Por otro lado, partimos el aguacate y extraemos su carne, la ponemos en un cuenco junto con el zumo del limón y las anchoas y escachamos hasta que deshacer e integrar muy bien los ingredientes.

Calentamos 30 segundos la mozzarella en el microondas para que se ablande y quede moldeable. Inmediatamente la aplanamos y ponemos en el centro la crema de aguacate con anchoas; volvemos a cerrar.

Emplatamos poniendo en la base la salsa de tomate y encima la mozarrella rellena.

Sugerencias:

*Se puede variar el relleno de la mozzarella por aquél que más guste, una mexzcla de atún y tomate triturado, salsa boloñesa, espinacas con bechamel, simplemente con salsa de tomate y albahaca

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PIZZA MARGARITA

Al nombrar la palabra pizza se nos viene a la mente una tiernísima masa sobre la que se deshace un chorreante queso lleno de sabor y de grasa jejeje Por lo que la asociamos a una cantidad considerable de calorías. Pues vamos a desmontar este mito porque, salvo excepciones, esto no es así. La pizza puede ser considerada un alimento principal de la dieta mediterránea si es elaborada de manera casera. Y es que los ingredientes básicos son harina, agua, aceite de oliva, sal, tomate y mozzarella, todos ellos necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

La harina es un cereal que nos aporta carbohidratos complejos, los cuales neutralizan el hambre, nos mantienen saciados y limitan la solicitud de otra comida permitiendo el adelgazamiento. Además nos abastecen de energía. 

El aceite de oliva es un imprescindible de la dieta mediterránea, ya que es una grasa muy saludable, rica en HDL, colestina que favorece la limpieza de las arterias, y en vitaminas A, D, E y K.

El tomate es una importante fuente de vitaminas que contribuye notablemente al aporte vitamínico de una rica pizza casera.

La mozzarella contiene proteínas animales, tales como la metionina y lisina.

El orégano es un inmejorable expectorante porque combate la tos y la bronquitis. Así mismo actúa como calmante para la tortícolis y reumatismos.

Finalmente la albahaca tiene propiedades antisépticas y es antiinflamatoria y ayuda a la digestión.

 

Y con todo lo expuesto anteriormente ¿a quién no se le apetece ponerse el delantal y preparar una deliciosa pizza casera? De verdad os digo que el sabor de la pizza preparada en casa no tiene nada que ver con las adquiridas en supermercados o restaurantes. Así que vamos a por la receta.

IMG_20180406_214320_773
20180504_065835

Ingredientes para la masa:

-250 gr. harina

-4 gr. levadura de panadero

-160 gr. agua tibia

-1 cucharadita aceite de oliva

-Sal

Ingredientes para el relleno:

Salsa de tomate casera

– 1 mozzarella

-Queso parmesano rallado

-Hojas de albahaca

-Orégano y Sal

 

Preparación:

Comenzamos haciendo la masa ya que necesita tiempos de reposo. En primer lugar  disolvemos la levadura de panadero en el agua tibia y removemos hasta que se haya disuelto. Por otra parte, ponemos en un bol amplio la harina con una cucharadita de sal y el aceite de oliva. Vertemos el agua con la levadura sobre ella y comenzamos a mezclar hasta que la harina haya absorbido toda el agua. Amasamos con ayuda de un robot de cocina o en su defecto con las manos hasta que estén bien integrados todos los ingredientes (tres minutos serán suficientes). Formamos una bola que dejaremos reposar tapada con un paño húmedo durante 15 minutos. Pasado este tiempo volvemos a amasar durante un par de minutos. Forramos la placa del horno con papel de hornear y un poco de harina para que la masa no se pegue. Disponemos en ella la bola de masa, la tapamos con un paño húmedo y dejamos reposar dos horas.

Pasado este tiempo estiramos la masa formando un círculo, desde el centro hacia afuera pero sin llegar a los bordes (para que queden más gorditos los laterales que el centro). Precalentamos el horno a 200º.

Colocamos la masa sobre el papel vegetal de la bandeja del horno y la cubrimos con la salsa de tomate casera, el queso rallado, la mozzarella partida en rodajas y las hojas de albahaca. Horneamos 10 minutos. Y espolvoreamos con orégano.

Sugerencias: 

*Se puede añadir, cambiar o combinar los ingredientes como más gusten.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BERENJENA ALANGOSTADA

Estamos en plena temporada de berenjenas y aprovechando que tenía varias piezas en la nevera y quería prepararlas de forma sencilla pero innovando con un plato vistoso pero lleno de sabor, me decidí por combinarlas con mozzarella y curry.

El resultado sorprendentemente delicioso para la simpleza de la receta. Totalmente recomendable ya que es fácil de preparar y queda ideal para una cena ligera.

Bien es cierto que entre mis vegetales favoritos se encuentra la berenjena y el tomate (de hecho encontraréis muchas recetas donde los incluyo). Y es que las propiedades que nos  aporta, en este caso la berenjena, son ínfimas. Por ejemplo, la presencia de vitamina E la convierte en antioxidante,  es ideal en dietas de adelgazamiento por su bajo aporte calórico. La presencia de flavonoides hace que contenga propiedades antivirales y antibacterianas. Contiene además ácido fólico, necesario sobre todo durante el embarazo para el correcto desarrollo del feto. Es diurética por su alto contenido en agua, con lo que ayuda a eliminar toxinas del organismo. Posee un alto porcentaje de fibra, ideal para regular el tránsito intestinal y perfecta para personas diabéticas o con niveles altos de colesterol. Además, estimula la producción de bilis lo que la hace ideal para disminuir los problemas hepáticos.

Un condimento que suelo usar mucho en mi cocina es el curry. Muchos lo consideran una especia en sí, pero en realidad no lo es. El curry es un compuesto de especias cuya base es la cúrcuma, cilantro y comino. Y a éstas se les suele añadir cardamomo, ají, nuez moscada, anís, jengibre, clavo, canela y diferentes pimientas para darle un sabor picante.

Desde mi punto de vista aporta un sabor exótico a la vez que picante, al plato. Sencillamente me encanta el aroma que desprende. En esta ocasión lo he añadido a la berenjena para realzar el sabor de esta y de la mozzarella.

 

Ingredientes:

-4 berenjenas

-2 mozzarellas

-Orégano

-Curry

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Lavamos bien las berenjenas y  le hacemos unas incisiones (sin terminar de cortarlas) de medio centímetro aproximadamente. Tomará aspecto de acordeón. Espolvoreamos cada incisión con poco de curry y las llevamos al horno hasta que estén casi cocidas (15 minutos aproximadamente). Sacamos del horno con cuidado de no quemarnos y colocamos un trozo de mozzarella en cada incisión. Llevamos nuevamente  al horno hasta que el queso comience a derretirse. Servimos inmediatamente con orégano por encima.

Sugerencias:

*Se pueden variar las especies por aquellas que más gusten (pimentón de vera, pimienta blanca, albahaca…). Al igual que el relleno también puede ser variado, añadiendo jamón york, jamón curado, otro tipo de queso, atún…)

*Si se acompañan de una ensalada constituyen una cena ideal o un entrante un tanto suculento.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!