PATATAS ESPECIADAS AL HORNO

La patata es considerada como la hortaliza que más se consume en el mundo y es que es muy versátil, saludable y combina con casi cualquier otro tipo de alimento. Ésta, admite infinidad de modos de cocción pero casi siempre es usada sin piel. Y es justo en la cáscara donde se concentran muchos de sus nutrientes y propiedades, tales como gran cantidad de fibra, vitaminas B, C, potasio, fósforo, magnesio, zinc y hierro entre otros. Además, la piel tiene un efecto saciante y calmante, con lo que previene el estrés. Controla el nivel de azúcar en sangre, reduce el colesterol y previene enfermedades cardiacas.

En esta ocasión las he preparado con piel y al horno, previa cocción en el fuego. Y el resultado ha sido excelente, una de las mejores formas en las que he probado las patatas. Le he añadido una mezcla de especies para potenciar los sabores y la verdad que ha sido un acierto total aunque si no os gustan las que yo he añadido podéis sustituirlas por otras de vuestro agrado. En cuestión de gustos y paladares no hay nada escrito… 

Esta vez y como las he presentado de aperitivo, las he acompañado de varias salsas: una mayonesa, una salsa de tomate y una salsa rosa (por supuesto que todas ellas caseras). Vosotros podéis optar por preparar todas las salsas, elegir la que más guste o sencillamente no preparar ninguna si van a ser acompañadas de un pescado o carne y éste ya viene sazonado. ¿Os cuento la receta?

Ingredientes:

-1 kg. patatas

-2 dientes ajo

-Especies: tomillo, romero y orégano

-1/2 cucharadita bicarbonato

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Lavamos muy bien las patatas ya que se van a consumir con piel. Ponemos un cazo al fuego y le ponemos agua. Cuando comience a hervir añade la sal y el bicarbonato (éste ayuda a que las patatas tengan una textura más suave). Incorpora las patatas y cocina a fuego medio hasta que estén tiernas, entre 10-15 minutos.

Precalentamos el horno a 180º y vamos preparando la mezcla de especias. Para ello pelamos y picamos los ajos. Los ponemos en una sartén con aceite de oliva y los sofreímos. Con el fuego bajo, añadimos el tomillo, romero y orégano junto con la pimienta negra y salteamos un par de minutos. Reservamos.

Por otro lado, ponemos las patatas en una fuente de horno, agregamos un chorrito de aceite y horneamos 25 minutos. Sacamos las patatas le añadimos el sofrito de ajos y especies y horneamos 5 minutos más. Y listas para servir.

Sugerencias:

*Son ideales como  aperitivo o acompañamiento de carnes y pescados.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

20180429_235342

ENSALADILLA RUSA

Considerada como uno de los entrantes más populares del mundo, hay que reconocer que es ideal en esos días de calor donde apetece tomarnos un plato fresquito y ligero. Al  elaborarse con antelación resulta perfecta para degustarla en un picnic en la playa o en el campo. En este plato se combinan todas las sustancias necesarias para el organismo, por lo que es, sin lugar a dudas, un plato completo, donde las verduras nos aportan vitaminas y fibras, las patatas ofrecen hidratos de carbono, el huevo y el atún, nos brindan las proteínas y la mayonesa casera elaborada con aceite de oliva nos aporta unas pocas grasas saludables.

Una vez más tenemos un plato nutricionalmente perfecto. Si quieres aprender más sobre su elaboración, continúa leyendo la receta y anímate a prepararla! 

Ingredientes:

-4 patatas

-4 zanahorias

-100 gr. habichuelas

-3 huevos

-3 cucharadas de guisantes

-1/2 pimiento rojo

-1/2 cebolla

-1 lata de atún

-1 lata aceitunas

Mayonesa casera 

-Sal

Preparación:

Pelamos las patatas y las zanahorias y las cortamos en trozos. Lavamos las habichuelas, les quíitamos el rabito y las troceamos. Ponemos a cocer en abundante agua con sal las patatas, zanahorias y habichuelas hasta que estén tiernas.

En otro cazo se cuecen los huevos cubiertos de agua durante 10 minutos.

Continuamos picando finamente el pimiento rojo, la cebolla y las aceitunas. Reservamos.

Una vez cocidas las patatas, zanahorias y habichuelas, le escurrimos muy bien el agua sobrante y las escachamos con la ayuda de un tenedor. Dejamos enfriar.

Mientras pelamos los huevos cocidos y los picamos muy pequeñitos. Los añadimos a la mezcla de patatas junto con el pimiento rojo picado, la cebolla, aceitunas y los guisantes.

Escurrimos el atún, lo desmigajamos y unimos a la mezcla anterior. Incorporamos la mayonesa sobre el conjunto y mezclamos hasta que esté todo bien integrado. Rectificamos de sal si fuera necesario. Refrigeramos en la nevera al menos 2 horas antes de servir.

Sugerencias:

*Se puede decorar la ensaladilla como más guste, combinando diferentes ingredientes, pimiento picado, zanahoria rallada, huevo troceado, aguacate laminado… y cubrirla de mayonesa para que resulte más cremosa a la hora de comerla.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTEL DE MARISCOS

Era domingo y esperaba invitados para almorzar en casa. Buscaba un entrante fresquito y que hiciera las delicias de los invitados. Entonces pensé en una receta que nunca falla: un delicioso pastel de mariscos. Lo tiene todo, contrastes de sabores, impacto visual y un aporte nutricional perfecto ya que engloba las vitaminas de las verduras, las proteínas de los mariscos y los hidratos del bizcocho, con muy pocas grasas porque he usado aceite de oliva para la elaboración de las salsas.

Además es ideal para cualquier ocasión porque es un plato que permite tenerlo elaborado con antelación y a la hora de la comida solo debes servirlo en la mesa.

Existen muchísimas variedades de pastel de marisco, con pan de molde, en terrina, con bizcocho, en tartaleta, con hojaldre… Yo he usado como base un bizcocho sencillo ya que quería conseguir una mezcla entre dulce y salado. Y de verdad que alcance mi objetivo porque todos quedaron encantados con los contrastes de sabores.

Si lo que buscas es un pastel más sencillo y menos elaborado, opta por usar como base pan de molde o un bizcocho industrial.

Si realmente quieres sorprender a tus invitados con un plato que cautiva nada más verlo, sencillo opta por un pastel de mariscos. El éxito estará garantizado. 

Ingredientes:

-Bizcocho  (ver recetas básicas)

-200 gr. langostinos

-300 gr. gambas

-1 lata de atún

-200 gr. berberechos

-500 gr. mejillones

-1 lata piña en su jugo

-1 aguacate

-6 palitos de cangrejo

-Zanahoria rallada

-Media lechuga

-Mayonesa casera 

Salsa de tomate 

Preparación:

En primer lugar debemos cocer las gambas con un poco de agua, para después pelarlas y reservarlas en un plato. También cocemos los mejillones al vapor, le quitamos las conchas e igualmente reservamos. Hacemos lo mismo con los berberechos, los cocemos y al igual que con los mejillones, le quitamos las conchas y reservamos su carne. Troceamos finamente las gambas, mejillones, berberechos, lechuga, aguacate y los palitos de cangrejo y los ponemos en un bol amplio. Preparamos una salsa rosa mezclando la mitad de la mayonesa con la salsa de tomate. Ponemos la mitad de los mariscos en un bol y mezclamos con la salsa rosa. La otra mitad de los mariscos han de ser mezclados con la mayonesa. Cocemos los langostinos y reservamos para decorar.

Cortamos el bizcocho en tres capas y empapamos cada una con el jugo de la piña. En el plato de servir ponemos una capa de bizcocho, añadimos la mezcla de mariscos y salsa rosa. Disponemos encima otra capa de bizcocho también empapada con el jugo de la piña y añadimos la mezcla de mariscos y mayonesa. Cubrimos con la última capa del bizcocho (también bañado con el jugo de piña). Untamos todo el conjunto con mayonesa y decoramos los laterales con la zanahoria rallada y encima disponemos los langostinos cocidos.

Sugerencias:

*Se pueden variar los ingredientes en función de los gustos, al igual que la decoración, ya que es un pastel que admite cualquier combinación.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote! 

MAYONESA CASERA

Aunque muchos prefiráis comprar la mayonesa industrial por cuestión de practicidad y de ahorro de tiempo, he de decir que una el sabor y los nutrientes que reporta aquella preparada en casa, dista mucho de la adquirida en los supermercados. Y es que una mayonesa casera puede convertirse en un alimento totalmente saludable y con múltiples beneficios para la salud, como por ejemplo, el aporte de nutrientes como la vitamina E y ácido linoleico. Además, no contiene colesterol ni conservadores químicos. Es una buena fuente de grasa saludable (ya que aporta omega 3 y 6) y de proteínas, por el huevo que contiene. Posee menos calorías que la mayonesa industrial…

Básicamente la mayonesa se trata de una salsa emulsionada fría, elaborada a base de huevo entero y aceite de oliva. Generalmente se sazona con sal y vinagre o zumo de limón. Se trata de una salsa de origen español, la cual es empleada como acompañamiento de hortalizas, carnes, pescados, mariscos, y de otro tipo de elaboraciones como pueden ser hamburguesas, ensaladas, pastas, patatas, sándwiches… Por su consistencia también suele ser empleada como decoración de platos o simplemente untada sobre pan. En la cocina balear y mediterránea, la mayonesa se sirve también caliente, en platos de pescados gratinados.

Originariamente, esta salsa se hacía con el mortero, pero en la actualidad se realiza batiendo a mano, o con la batidora, los ingredientes hasta emulsionarlos.

La mayonesa sirve de base para elaborar otras salsas, como la salsa rosa o la salsa tártara. Además se le puede añadir a la receta base de mayonesa, otros ingredientes para aportarle otro sabor e incluso color, como es el caso del aguacate o de las anchoas. Existen otras salsas emparentadas con la mayonesa, ya que son emulsionadas a base de yema de huevo, pero su elaboración es diferente, estas son la salsa bearnesa y salsa holandesa.

Así mismo se puede hablar de otras variedades de mayonesa, orientadas a distintos tipos de alimentación (por ejemplo, la vegana) donde esta salsa está hecha a base de leche vegetal de soja, aceite, sal  y limón o vinagre de manzana. La principal ventaja de esta veganesa es que produce menos colesterol.

Si emulsiona correctamente, se consigue una textura cremosa y un aspecto homogéneo, pero si no emulsiona se dice que se «corta» y presenta una textura más líquida y un aspecto aceitoso. Uno de los factores que hacen más probable que una mayonesa se corte, es el empleo de yemas de huevos recién sacadas del frigorífico. Se debe recordar que las yemas deben tener la misma temperatura que el aceite. Para ello es necesario esperar a que los huevos tomen la temperatura ambiente.

En los casos en los que una salsa se ha «cortado» existen posibilidades de rescatarla. Técnicamente se necesita re-emulsionar la mezcla de nuevo. Una de las mejores formas es batirla de nuevo para que las partículas de aceite vuelvan a tomar su posición y tamaño. Para ello se emplea una yema nueva y se va batiendo fuertemente mientras se vierte, poco a poco, la mezcla «cortada». Durante este proceso la mezcla debe ligarse. Esta operación hace que la nueva proteína ayude a emulsionar la mezcla anterior.

También existe la posibilidad de rescatarla mediante agua. Solo se necesita un recipiente aparte, se añade una cucharada de agua, y se le va añadiendo la salsa poco a poco a la vez que se sigue batiendo con la batidora. Finalmente se consigue recuperar su aspecto cremoso y homogéneo, a no ser que haya exceso de agua y se vuelva la salsa más líquida.

 

Las ventajas de preparar la mayonesa en casa es que podemos hacerla más saludables y con muchos más beneficios para nuestra salud. La receta que presento a continuación es muy sencilla, vamos a explicarla.

Ingredientes:

-200 ml. aceite de oliva

-1 huevo

-Zumo de un limón o vinagre

-Sal

Preparación:

Comenzamos vertiendo el aceite de oliva en el vaso de la batidora, añadimos el huevo, el zumo de un limón (o un chorrito de vinagre) y la sal. Batimos con el vaso de la batidora en el fondo hasta que la salsa empiece a ligar. En ese momento vamos haciendo movimientos de arriaba abajo con la batidora hasta que gane en consistencia. Guardamos en la nevera hasta el momento de servir.

 

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”