ARROZ MARINERO

Sin lugar a dudas el arroz es uno de los cereales más consumidos en todo el mundo por varias razones: su gran aporte nutricional, su simplicidad a la hora de cocinarlo y su económico coste. Por su sabor suele gustar a casi todo aquél que lo prueba y es que además admite múltiples variaciones y combinaciones, ya que caza con casi todo tipo de alimentos, carnes, pescados, verduras, huevos, incluso frutas y frutos secos.

En casa gusta mucho el arroz, lo suelo preparar con frecuencia por su sencillez en la elaboración y porque considero que es un acompañamiento ideal para cualquier plato.  A mí como más me gusta es el arroz tipo meloso, que quede jugoso y así es como he elaborado la receta que presento hoy. Lo he acompañado de mejillones y pescado, pero podéis sustituir estos ingredientes por otros de vuestras preferencias (almejas, berberechos, langostinos…). De cualquier manera resultará delicioso.

Si no tenéis fumet o caldo de pescado, no os preocupéis, podéis usar simplemente agua. Pero hago una recomendación, cuando hagáis caldo de pescado podéis hacer de más y congelarlo en varios tupper para utilizarlo en otras elaboraciones, como por ejemplo en un arroz como este. Sin más, vamos con la receta

Ingredientes:

-500 gr. arroz amarillo

-1/2 cebolla

-2 dientes de ajo

-1/2 pimiento rojo

-1/2 pimiento verde

-1 vaso de tomate frito

-500 gr. mejillones

-300 gr. merluza

-1 lata de guisantes

-1 litro fumet de pescado (o agua)

-5 hebras de azafrán

-1 cucharadita de pimentón dulce

-1/2 cucharadita tomillo

-1 hoja laurel

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos haciendo el tomate frito como se indica en este enlace o en la sección de básicos. Por otro lado, pelamos y picamos finamente la cebolla y los ajos y los pochamos en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando la cebolla esté casi transparente añadimos los lomos de merluza y los mejillones previamente lavados. Cocinamos hasta que estos últimos se abran. Retiramos el pescado y los mejillones (le quitamos las conchas). Reservamos.

Añadimos a la  sartén (junto a la cebolla y el ajo) los pimientos rojo y verde, sin pepitas y previamente lavados y troceados muy pequeñitos. Sofreímos 5 minutos y añadimos el tomate frito, el pimentón, azafrán, tomillo, laurel y sal. Removemos para integrar todos los ingredientes y dejamos cocinar a fuego medio-bajo 15 minutos o hasta que se consuma el agua del tomate (removemos de vez en cuando para evitar que se pegue).

En este punto, incorporamos dentro de la fritura el arroz. Removemos y freímos 2 minutos. Añadimos la mitad del fumet de pescado (o el agua en su defecto) y cocinamos a fuego medio-bajo. Vamos incorporando el caldo a medida que veamos que el arroz lo va absorbiendo (así queda tipo meloso). Rectificamos de sal. Y cuando veamos que ya el arroz casi está cocido añadimos los guisantes, la carne de los mejillones y el pescado desmenuzado (reservaremos un poco para la decoración final). Removemos y cocinamos 5 minutos más. Retiramos del fuego, dejamos reposar 5 minutos y servimos ayudándonos de un aro de cocina para emplatar. Decoramos con el pescado desmenuzado que habíamos reservado.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier pescado que esté limpio de pieles y espinas

*En lugar de mejillones frescos puede usarse una lata de mejillones en conserva o almejas, mejillones, berberechos…

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”

PESCADO A LA PORTUGUESA

Sábado por la mañana, mi papá viene a comer a casa… ummm… pensando una comida de su agrado… a ver qué se me ocurre… ya lo tengo! sin lugar a dudas debía preparar un rico “pescado a la portuguesa”. A él le encanta este plato J Yo creo que es por lo jugoso que queda el pescado con la salsa de tomate y pimientos. Y es que realmente está delicioso.

Suelo usar merluza para esta elaboración ya que es un pescado con una textura carnosa, de sabor muy suave y con un contenido graso y calórico bajo (100 gr. aporta tan solo 65 Kcal. y menos de 2 gr. de grasa) lo que contrarresta con la salsa de tomate y el resto de verduras.

 

Debo comentar que la merluza es rica en proteínas de alto valor biológico y vitaminas del grupo B las cuales permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos tales como hidratos, grasas y proteínas, además interviene en la formación de glóbulos rojos y en el funcionamiento del sistema nervioso. En cuanto a los minerales que posee encontramos potasio, fósforo y magnesio. Como siempre, un manjar nutricionalmente hablando. Si te animas a prepararla te aconsejo que vayas a la panadería más próxima y compres un buen pan porque te garantizo que vas a querer mojar y seguir mojando… jejeje 

Ingredientes:

-4 lomos de merluza

-Un poco de harina

-1 cebolla

-2 dientes de ajo

-1/2 pimiento rojo

-1/2 pimiento verde

-1 lata de guisantes

-1 vaso de tomate frito

– 1 copita de vino blanco

-Especies: tomillo y laurel

-Aceite de oliva

-Sal y pimienta

Preparación:

En primer lugar debemos pelar, lavar y trocear finamente la cebolla y los ajos. Luego lavamos los pimientos, le quitamos las semillas y los picamos a trocitos pequeños.

Ponemos en una sartén un chorrito de aceite de oliva y añadimos la cebolla y los ajos. Dejamos que se pochen. Añadimos los pimientos y cocinamos hasta que estén blanditos. Vertemos el tomate frito en la sartén junto con la cebolla y los pimientos. Agregamos la sal, el tomillo, una hoja de laurel y el vino blanco. Removemos con suavidad todos los ingredientes y cocinamos durante 15 minutos más.

Salpimentamos los lomos de merluza y los troceamos en cuadrados grandes. Los pasamos por harina para evitar que se deshagan al freírlos. Y en una sartén con un poco de aceite de oliva freímos ligeramente el pescado, solo necesitamos marcarlo un poco (esto es un vira y vuelta). Seguidamente los introducimos dentro del sofrito que habíamos preparado.  Añadimos los guisantes lavados y escurridos y dejamos cocinar 10 minutos moviendo de vez en cuando la sartén para que no se pegue. Sirve caliente con un buen pan o unas patatas fritas a cuadros.

Sugerencias: 

*Se puede utilizar el pescado que más guste pero preferiblemente que sean lomos para que no se deshaga durante la cocción.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CREMA DE GUISANTES

Si digo un plato con legumbres, lleno de nutrientes, muy sabroso y con un tono espectacularmente verde, qué se les viene a la mente? Siii exacto, una deliciosa crema de guisantes! Una elaboración muy sencilla de hacer, ideal para los días de frío o para los lunes, que siempre apetece una comida ligera para paliar los excesos del fin de semana J Es perfecta para aquellos que no le gusta comer guisantes en su forma natural y para los niños, ya que al estar procesados con el resto de ingredientes, su sabor queda camuflado. Así mismo se pueden emplear guisantes frescos como congelados, la diferencia en cuestión de sabor casi es inapreciable.

Esta vez preparé la receta añadiéndole leche, pero si añadimos en su lugar unas porciones de quesitos cremosos, quedará una textura más densa, su sabor se tornará más intenso y quedará aun más enriquecida con los nutrientes que le aporta el queso. A los niños les encanta. En muchas elaboraciones de esta receta se suele emplear simplemente agua en lugar de caldo de ave. Ésta es una opción totalmente válida. Lo que tiene el caldo es que le aporta más sabor y mucho más nutrientes.

Un dato a tener en cuenta es que no nos debemos pasar en el tiempo de cocción de los guisantes ya que perderían su bonito color verde quedando una crema algo más mustia en cuanto a colorido. 

A quién no le ha surgido la duda, en más de una ocasión, de si los guisantes son considerados una legumbre o simplemente pertenecen al grupo de los vegetales? Pues verdaderamente pertenecen a la faminia de las leguminosas y tienen una composición nutricional similar al resto de legumbres, con un alto contenido en proteína vegetal, vitaminas, minerales, fibra e hidratos de carbono. Si se consumen tiernos, su valor energético es inferior que el mismo peso en seco, porque la cantidad de agua del producto es más elevada, aunque presentan una composición muy parecida.

 

Ingredientes:

-500 gr. guisantes

-1 patata

-1 puerro

-1 vaso caldo de pollo (o agua)

-1/2 vaso de leche

-Aceite de oliva

Sal y pimienta

Preparación:

Comenzamos pelando y lavando muy bien el puerro y la patata para posteriormente  trocearlos y rehogarlos en una cazuela a fuego lento con un poco de aceite de oliva. Pasados 10 minutos incorporamos el caldo de pollo (o agua en su defecto) y los guisantes (reservar dos cucharadas para decorar), añadimos sal y cocemos 15 minutos más hasta que éstos estén hechos. Si fuera necesario añadir un poco más de cado o agua. Retirar del fuego, añadir la leche, pimienta, rectificar de sal y triturar con la batidora. Llevar a fuego lento durante 5 minutos para que adquiera un poco más de consistencia. Remover de vez en cuando para evitar que se pegue.

En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y salteamos los guisantes que habíamos reservado para la decoración.

Emplatar la crema de guisantes y decorarla con unos guisantes salteados. Servir caliente.

Sugerencias:

*Se pueden sustituir los guisantes de la decoración por jamón curado ligeramente tostado en el horno o por un huevo en flor.

*Se pueden usar guisantes congelados e incluso si es muy poca cantidad, guisantes de lata.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!