SMOOTHIE DEPURATIVO Y SMOOTHIE REFRESCANTE

Hoy presento dos deliciosos batidos cargados de nutrientes y vitamina. El smoothie depurativo es ideal para reducir la grasa abdominal y para mejorar la función del hígado. Está compuesto de espinacas, kiwi, manzana, miel, zumo de limón y yogurt.

Por otra parte, el batido refrescante nos mantiene perfectamente hidratados, manteniendo una temperatura corporal adecuada.

Como el resto de batidos, éstos también son muy fáciles de preparar y gracias a sus ingredientes nos sentiremos saciados hasta la siguiente comida (evitando picar entre horas). ¿Y tú? ¿Con cuál te quedarías?

Si quieres otras opciones de batidos facilísimos de preparar, tenéis las recetas pinchando encima de cada nombre: smoothie de coco y canela, smoothie de espinacas, manzana y naranja, smoothie meditarráneo, smoothie de cerezas, smoothie de aguacate y albaricoque, smoothie de zanahorias y jengibre, smoothie de kiwi, plátano y calabacín

 

Ingredientes Smoothie Depurativo:

-40 gr. espinacas crudas

-1 manzana verde

-1 kiwi

-2 cucharadas de miel

-Zumo de 1 naranja

-Yogurt natural

Ingredientes Smoothie Refrescante:

-1 taza de sandía picada

-1 ciruela

-Zumo de 1 naranja

-Hielo

-Yogurt natural

Preparación:

Añadir en la trituradora la sandía, la ciruela pelada y sin hueso, el zumo de la naranja y un poco de hielo. Triturar muy bien. Servir en el vaso alternando capas del batido recién hecho con capas de yogurt natural.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la miel por azúcar o cualquier otro edulcorante.

*Si se desea un batido un poco más dulce, hay que añadirle un poco de edulcorante al yogurt natural o utilizar un yogurt griego azucarado.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SORBETE DE ALBARICOQUE Y CAVA

Una forma ideal de comer fruta y de aprovecharla cuando ya está madura, es en sorbetes o helados. En casa los suelo hacer de vez en cuando y quedan divinos. Son perfectos como postre o merienda. Yo opto por versiones rápidas y ligeras, sin usar nata, ni azúcares añadidos, ni largas horas de congelación…

Como base uso un puré de fruta, en este caso albaricoque. La fruta la suelo poner en el congelador unas horas antes (ya lavada, pelada y picada) para darle untuosidad al sorbete y poderlo servir de inmediato.

Para endulzar, como siempre os digo, utilizo caramelo de dátil, que me encanta, es super natural y no lleva nada de azúcar añadida (podéis ver la receta pulsando aquí). Pero como alternativa podéis usar el edulcorante que más os guste o simplemente añadir unos dátiles naturales. La cremosidad la consigo con el yogurt, también lo uso casero (la receta la tenéis pinchando aquí). Aunque debo deciros que también quedan muy ricos con queso fresco desnatado (en breve os traeré una receta con esta versión).

A este en concreto, le he añadido un chorrito de cava para potenciar el sabor del albaricoque y ha quedado riquísimo, pero si no os gusta este toque o lo van a tomar niños, podéis no usarlo o sustituirlo por vuestro licor favorito (de avellanas, de naranja…)

¿Qué me decís? ¿Os apetece preparar vuestro propio sorbete en casa?

Ingredientes:

-500 gr. albaricoques

-120 gr. caramelo de dátiles

-1 yogurt natural

-1 chorrito de cava

Preparación:

Lavamos, troceamos y le quitamos la pipa a los albaricoques. Los ponemos en la trituradora junto con el caramelo de dátiles, el yogurt y el chorrito de cava. Trituramos 10 segundos y abrimos la tapa, dependiendo la textura que tenga trituramos 10 segundos más o dejamos. Lo hacemos de dos veces para no pasarnos y que la mezcla quede líquida. Servimos de inmediato con unas hojas de menta. El sobrante lo guardamos en el congelador

Sugerencias:

*Si lo habéis triturado de más y la consistencia está algo líquida, añadirle unas piedras de hielo y volver a triturar; o ponerlo un ratito en el congelador para que tome cuerpo.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CRUMBLE DE NECTARINAS

El crumble es básicamente una masa de galletas en migas, formada por una capa de fruta fresca cubierta por una mezcla de harina, azúcar y mantequilla horneada. El calor del horno reblandece la fruta y endurece el crumble. Se suele tomar templado, recién hecho y acompañado de una bola de helado de vainilla, pero está igualmente rico si se degusta frío. En esta ocasión lo he preparado con nectarinas naturales, pero perfectamente podéis usar cualquier otra fruta de temporada que queráis gastar o melocotones envasados, también queda delicioso con manzanas, cerezas, peras, albaricoque, frutos rojos… e incluso con mermelada de frutas en lugar de fruta entera. A tener en cuenta que dependiendo de la fruta elegida para el relleno debemos incrementar o disminuir la cantidad de azúcar, ya que no es lo mismo utilizar manzanas que suelen ser más bien dulce que alguna fruta ácida como las ciruelas.

Si queremos realzar el sabor del relleno podemos añadir especias o licores. Yo únicamente incorporé canela y jengibre porque lo iban a tomar niños también, pero resulta ideal si le añadimos un poco de nuez moscada, pimienta de Jamaica, amaretto, brandy, vino dulce o anís. Al igual se puede incorporar encima del crumble, frutos secos finamente troceados o unos copos de avena para ganar en sabor y textura.

De una forma o de otra, es un postre muy sencillo de preparar; cargado de las vitaminas que le aporta la fruta; económico porque se usa ingredientes básicos en la cocina y que gusta a grandes y pequeños. ¿Os animáis a prepararlo y me contáis?

Ingredientes para el crumble:

-200 gr. mantequilla

-200 gr.azúcar

-330 gr. harina

-1 cucharadita canela

-1 pizca de sal

Ingredientes para el relleno:

-5 nectarinas

-150 gr. azúcar

-50 gr. harina

-1 cucharadita canela

-1 cucharadita de jengibre en polvo

Preparación:

Comenzamos preparando el crumble, para ello mezclamos en un cuenco la mantequilla con el azúcar y la harina hasta obtener una masa compacta. La dividimos en dos. Una de ellas la ponemos de base en un molde apto para horno (previamente engrasado y forrado con papel de hornear). Lo reservamos en la nevera y preparamos el relleno.

Pelamos las nectarinas y las partimos en trocitos. Las ponemos en un bol y le añadimos el azúcar, la harina y la canela. Mezclamos bien y vertemos sobre la base que teníamos en el frigorífico. Cubrimos con el resto de masa (formando una especie de arenado o bolitas características del crumble) y llevamos al horno (precalentado) 45 minutos a 180º o hasta que esté dorado. Dejar templar, desmoldar y servir.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE AGUACATE Y ALBARICOQUE

Ahora que comienza el calor y las temperaturas empiezan a aumentar, el cuerpo nos pide preparaciones fresquitas y llenas de sabor. Pues nada mejor para mantenernos hidratados y vitaminados que un potente batido de frutas mezclado con frutos secos, leche y yogurt. En este caso os dejo dos recetas en una jejeje. Pensé que resultaría muy vistoso, llamativo y sabroso si combinaba dos sabores y colores diferentes en un mismo batido. Y así ha sido, un éxito total. Una explosión de sabores y nutrientes para el cuerpo.

Los plátanos deben estar congelados (bastará con dejarlos 2 horas en el congelador) para que el smoothie adquiera una textura cremosa. Si no tenéis caramelo de dátiles (el cual aconsejo totalmente para endulzar cualquier preparación, os dejo el link de la receta pinchando aquí) podéis usar 2 dátiles o una cucharada de miel. Al igual que podéis sustituir la leche de almendras por la que vosotros uséis.

Para presentar el batido combinando ambas preparaciones, debéis licuar por separado los smoothies y verterlos al mismo tiempo en el vaso. Si os resulta complicado, una alternativa es poner en el fondo del vaso la mitad del batido de aguacate y encima, el batido de albaricoque. Ya veréis que la combinación de ambos os sorprenderá gratamente.

Ingredientes para el batido

de aguacate:

-1/2 aguacate

-1 plátano congelado

-1 cucharada de caramelo de dátiles

-1/2 vaso de leche de almendras

Ingredientes para el batido

de albaricoque:

-4 albaricoques

-1 plátano congelado

-1 yogurt natural

-3 almendras

-1 cucharada de caramelo de dátiles

Preparación:

Poner en la licuadora los ingredientes del batido de albaricoque y batir hasta conseguir una textura cremosa. Reservar.

Por otra parte licuar los ingredientes del batido de aguacate y batir hasta que estén perfectamente integrados.

Finalmente, servir en los vasos mitad de un batido y mitad del otro.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO Y KIWI

¿Puede haber una combinación más rica que la de chocolate con fruta? Ummmm exquisito!! Y es que el chocolate combina con casi cualquier fruta y más si se trata de chocolate blanco… En esta ocasión he combinado kiwi con una delicada mousse de chocolate blanco. ¿Os podéis imaginar el sabor de la mezcla? Os cuento, por un lado tenemos el potente e intenso sabor ácido del kiwi envuelto con el dulzor del siempre delicioso chocolate blanco. Un auténtico placer para los más golosos de la casa.

Además, se trata de una receta muy sencilla de preparar, muy fresquita de cara al verano y con la cual potenciamos el consumo de fruta. Ya veréis que nadie será capaz de resistirse… Sin más vamos a explicar la receta.

Ingredientes:

-90 gr. chocolate blanco

-300 ml. nata líquida

-1 cucharadas azúcar

-2 kiwis

-2 hojas gelatina neutra

.Preparación:

Comenzaremos fundiendo el chocolate blanco al baño maría. Para ello troceamos el chocolate y lo ponemos en un cuenco (que no sea plástico). Éste lo pondremos dentro de un cazo un poco de agua y llevamos al fuego hasta que se derrita. Dejamos templar.

Montamos 250 ml. de nata y reservamos el resto. Ambas natas las conservaremos en la nevera hasta que las volvemos a utilizar.

Por otro lado, pondremos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Sacamos de la nevera los restantes 50 ml de nata y la ponemos en un cazo a calentar. Retiramos del fuego, le añadimos la gelatina hidratada y escurrida y mezclamos hasta que se disuelva. Añadimos el chocolate blanco fundido y volvemos a mezclar. Finalmente incorporamos el resto de la nata montada y mezclamos con mucho cuidado con la ayuda de una cuchara de madera. Reservamos en la nevera.

Pelamos los dos kiwis, uno de ellos lo troceamos en cuadritos pequeños y reservamos para la decoración. Y el otro lo trituramos con la batidora junto con el azúcar.

Finalmente montamos las copas con un poco de kiwi triturado en el fondo y encima incorporamos la mouse de chocolate blanco. Decoramos con trocitos de kiwi troceados.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!