SMOOTHIE DEPURATIVO Y SMOOTHIE REFRESCANTE

Hoy presento dos deliciosos batidos cargados de nutrientes y vitamina. El smoothie depurativo es ideal para reducir la grasa abdominal y para mejorar la función del hígado. Está compuesto de espinacas, kiwi, manzana, miel, zumo de limón y yogurt.

Por otra parte, el batido refrescante nos mantiene perfectamente hidratados, manteniendo una temperatura corporal adecuada.

Como el resto de batidos, éstos también son muy fáciles de preparar y gracias a sus ingredientes nos sentiremos saciados hasta la siguiente comida (evitando picar entre horas). ¿Y tú? ¿Con cuál te quedarías?

Si quieres otras opciones de batidos facilísimos de preparar, tenéis las recetas pinchando encima de cada nombre: smoothie de coco y canela, smoothie de espinacas, manzana y naranja, smoothie meditarráneo, smoothie de cerezas, smoothie de aguacate y albaricoque, smoothie de zanahorias y jengibre, smoothie de kiwi, plátano y calabacín

 

Ingredientes Smoothie Depurativo:

-40 gr. espinacas crudas

-1 manzana verde

-1 kiwi

-2 cucharadas de miel

-Zumo de 1 naranja

-Yogurt natural

Ingredientes Smoothie Refrescante:

-1 taza de sandía picada

-1 ciruela

-Zumo de 1 naranja

-Hielo

-Yogurt natural

Preparación:

Añadir en la trituradora la sandía, la ciruela pelada y sin hueso, el zumo de la naranja y un poco de hielo. Triturar muy bien. Servir en el vaso alternando capas del batido recién hecho con capas de yogurt natural.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la miel por azúcar o cualquier otro edulcorante.

*Si se desea un batido un poco más dulce, hay que añadirle un poco de edulcorante al yogurt natural o utilizar un yogurt griego azucarado.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE ESPINACAS, MANZANA Y NARANJA

Hoy presento un batido verde cargado de nutrientes y vitaminas, ideal para reducir la grasa abdominal y para mejorar la función del hígado. Está compuesto de espinacas, manzana, miel, zumo de limón y yogurt. Como el resto de batidos, éste también es muy fácil de preparar y gracias a sus ingredientes nos sentiremos saciados hasta la siguiente comida (evitando picar entre horas).

Las espinacas crudas aportan energía, hierro, proteínas y fibra. Son un alimento con un alto nivel nutritivo que además contienen tilacoides, unas enzimas que no solo nos aportan saciedad, sino que favorecen la pérdida de peso. La manzana verde contiene biolementos esenciales para acelerar el metabolismo. Para ello, es necesario que la consumamos con piel. Por su parte, el limón y la naranja nos permitirán alcalinizar el organismo para eliminar los lípidos y toxinas que el organismo no necesita.

Y con la mezcla de antioxidantes y vitaminas de todos sus ingredientes, conseguiremos mejorar la función de hígado. ¿Os animáis a probarlo? 

Ingredientes:

-40 gr. espinacas crudas

-1 manzana verde

-2 cucharadas de miel

-Zumo de una naranja

Zumo de medio limón

Preparación:

Lavar muy bien las espinacas  y la manzana. Trocearlas y ponerlas en la batidora. Triturar junto con el resto de ingredientes. Servir inmediatamente.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la miel por azúcar o cualquier otro edulcorante.

*Si se desea una textura más espesa se puede añadir un yogurt natural en lugar del zumo de naranja.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CROQUETAS DE ESPINACA

Las croquetas de espinacas son una manera interesante de introducir verdura en la alimentación diaria, sobre todo en la de los niños, que suelen ser más reacios a comer este vegetal por sí solo. Resultan muy sabrosas ya que se acompañan de una bechamel ligera y unas nueces picaditas, las cuales además de enriquecer nutricionalmente el plato, le aportan un toque crocante.

Éstas admiten múltiples variaciones, se le puede añadir atún, trocitos de jamón curado, jamón york, queso, zanahoria, dátiles, pollo, bacon… o cualquier otro alimento que tengamos en la nevera, sea de nuestro agrado y queramos aprovechar. 

Os animo a prepararla ya que es una receta muy sencilla, muy sabrosa, gusta a todo el mundo y la tendréis lista en un abrir y cerrar de ojos. Incluso podéis hacer de más y congelarlas, para sencillamente freírlas en el momento de servirlas.

Ingredientes:

-300 gr. espinacas

Bechamel 

-1 cebolla

-2 dientes de ajo

-5 nueces

-Sal

Para rebozar:

-Pan rallado

-1 huevo

Preparación:

Comenzamos lavando las espinacas, las picamos muy finitas y las cocemos en un poco de agua y sal durante 5 minutos. Escurrimos muy bien y reservamos.

Pelamos, lavamos y troceamos muy pequeñita la cebolla. La doramos en un sartén con un chorrito de aceite de oliva junto con los ajos previamente pelados y picados.

Por otro lado, preparamos la bechamel (como se indica en este enlace o en las recetas básicas) y le incorporamos las espinacas, la cebolla, los ajos y las nueces picadas. Llevamos al fuego un par de minutos más, removiendo constantemente para integrar todos los ingredientes y que no se pegue. Ha de quedar una masa consistente. Deja enfriar.

Ahora hay que rebozarlas, para ello batimos un huevo en un plato hondo y ponemos en otro plato el pan rallado. Vamos cogiendo porciones pequeñas de masa y le damos la forma que más nos guste (redondas, alargadas…) las pasamos primero por huevo batido y luego por pan rallado. Por último las freímos en abundante aceite y las escurrimos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Servir caliente.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ROLLO DE ESPINACAS Y SALMÓN

En la nevera tenía unas espinacas que había comprado hacía varios días y debía gastarlas. Con lo que decidí hacer esta delicia de rollo que apenas dura en mi nevera cuando lo preparo jejeje

Es un plato muy vistoso y un aperitivo ideal acompañado de unas galletitas saladas. Es sencillo de elaborar y permite tenerlo preparado con antelación para simplemente servirlo a la hora de la comida.

En esta ocasión lo he rellenado de salmón y queso crema, porque es como más nos gusta, pero puedes combinar otros ingredientes, como por ejemplo, atún desmenuzado con queso crema y pimientos del piquillo; o aceitunas picaditas, con finas láminas de membrillo y queso crema; o una fina capa de mayonesa casera y unas sardinas desmenuzadas… Admite tantas variaciones como tu imaginación y paladar te dicten

Si te contara un poco sobre las múltiples propiedades de las espinacas, estoy segura que correrías a la cocina a preparar un plato con este ingrediente jejeje. Y es que es una de los vegetales que más proteínas contiene. Además es rica en fibras y una fuente excelente de vitaminas y minerales, de entre los que destacan el calcio, hierro, potasio, magnesio, fósforo y manganeso. En cuanto a las vitaminas, la espinaca es rica en vitamina A, C, E, K , B6, B2, B1 y B9 (ácido fólico). También es una buena fuente de ácidos grasos Omega 3 y de hierro. Y si a todo esto añadimos el aporte proteico del salmón ahumado y el calcio que nos proporciona el queso crema, conseguimos un plato muy completo nutricionalmente.

Sobre el salmón ahumado cabe resaltar su alta cantidad de proteínas, por lo que es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como este pescado, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo ya que en estas etapas, es necesario un mayor aporte de este nutriente. El alto contenido de vitamina B3 del salmón ahumado, hace que sea un alimento beneficioso para el sistema circulatorio. Además, la vitamina B3 puede ayudar a reducir el colesterol. Por su alto contenido en vitamina B3, este pescado es recomendable para combatir enfermedades como la diabetes y la artritis. Su alta cantidad de vitamina D hace que el consumo de este pescado sea recomendable para fortalecer la piel y los huesos. Además, el consumo de alimentos con vitamina D ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y a prevenir ciertos tipos de cáncer.

¡No cabe duda que es una receta diez! 

Ingredientes:

-200 gr. espinacas

-4 huevos

-200 gr. queso crema

-100 gr. salmón ahumado

-Sal y pimienta

Preparación:

Cocemos las espinacas en un cazo con agua. Escurrimos muy bien y las ponemos en el vaso de la batidora. Separamos las claras de las yemas. Incorporamos estas últimas a las espinacas, añadimos un poco de sal y de pimienta. Trituramos hasta integrar todos los ingredientes. Montamos las claras a punto de nieve. Las añadimos a la mezcla de espinacas, mejor con una cuchara de madera y con movimientos envolventes para evitar que se bajen.

Precalentamos el horno a 180º. Forramos con papel vegetal una bandeja de horno y vertemos sobre ésta la mezcla de espinacas. Repartimos bien el conjunto por toda la bandeja para que quede homogéneo. Horneamos durante 10 minutos.

Sacamos la bandeja del horno. Quitamos el papel de hornear y ponemos sobre la plancha de bizcocho aun caliente, un paño húmedo (nos ayudará a desmoldarlo sin que se agriete). Enrollamos el bizcocho formando un rollo. Dejamos reposar hasta que se enfríe.

Una vez frío, desenrollamos y quitamos el paño húmedo. Extendemos el queso de untar sobre la superficie del rollito, espolvoreamos con orégano y tomillo. Finalmente colocamos encima las lonchas de salmón ahumado. Enrollamos de nuevo el rollo, tapamos con film transparente y guardamos en la nevera hasta el momento de servir. Sírvelo cortado en rodajas.

Sugerencias:

*Se puede cambiar el relleno usando los ingredientes que más te gusten, admite múltiples combinaciones, como por ejemplo, atún desmenuzado con queso crema y pimientos del piquillo; o aceitunas picaditas, con finas láminas de membrillo y queso crema; o una fina capa de mayonesa casera con sardinas desmenuzadas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!