BIZCOCHO ESPECIADO DE CALABAZA

¿Habéis probado elaboraciones dulces con calabaza? ¿No? Pues garantizo que es un ingrediente que os sorprenderá muy gratamente si lo incorporáis en vuestro recetarios de repostería. Y es que con ella se pueden preparar infinidad de postres ya que combina con múltiples ingredientes. La calabaza queda perfecta en tartas, bizcochos, yogures, mermeladas, panes, brownies, helados, flanes… y muchas otras elaboraciones.

Hoy la he preparado en forma de bizcocho. Éste es muy sencillo de elaborar. Y tanto por su sabor especiado, como por su firme textura y la combinación con el chocolate, hará las delicias de vuestros invitados. ¿Una auténtica delicia! Además, resulta ideal para que los niños o aquéllos a los que no le gusta el sabor de la calabaza, la tomen, ya que su sabor queda camuflado con el resto de ingredientes.

Garantizo que si lo probáis, repetiréis seguro, no solo por su exquisito sabor, sino por la sencillez en su preparación, ya que partiendo del puré de calabaza, solo hay que ir mezclando el resto de ingredientes.

Ingredientes:

-300 gr. puré de calabaza

-275 gr. harina

– 250 gr. azúcar

-3 huevos

-150 ml. aceite

-1 sobre levadura

-100 gr. frutos secos

-1 cucharadita canela

-1/2 cucharadita jengibre en polvo

-1/2 cucharadita nuez moscada

-70 gr. chocolate negro fondant

-40 gr. crema de cacao casera 

Preparación:

Comenzamos haciendo el puré de calabaza. Para ello pelamos, lavamos y troceamos la calabaza. La ponemos a cocer en un cazo con agua hasta que esté tierna. Una vez cocida, escurrimos muy bien el agua y trituramos para formar el puré. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180º. En un bol amplio ponemos los huevos junto con el azúcar y batimos. Añadimos el puré de calabaza y el aceite. Removemos hasta integrar. Añadimos la harina cernida junto con la levadura y removemos de nuevo. Incorporamos las especias: canela, jengibre y nuez moscada, junto con los frutos secos. Integramos con movimientos envolventes. Engrasamos un molde rectangular de 24 cm con aceite y harina. Vertemos dentro la masa y horneamos 50 minutos o hasta que el bizcocho esté cocido (compruébalo pinchando con un cuchillo para ver si sale seco).

Una vez apagado el horno, dejamos templar el bizcocho 10 minutos en su interior con la puerta entreabierta (esto es para que no se baje por el contraste de temperaturas). Sacamos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos.

Preparamos la crema de cacao (como se muestra en este enlace o en la sección de dulces). La ponemos en una manga pastelera y la esparcimos por encima del bizcocho a modo de decoración. Por otra parte, derretimos el chocolate al microondas o al baño maría y también lo vertemos por encima del bizcocho.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BIZCOCHO DE ZANAHORIA, AVENA Y JENGIBRE

Aquí os traigo una versión algo diferente del tradicional pastel de zanahorias. Y es que en esta ocasión lo he preparado con avena, harina integral y miel. Pero perfectamente puede usarse harina blanca (o mitad y mitad) y para endulzarlo en lugar de miel puede usarse azúcar moreno, azúcar blanca o stevia.

El sabor es maravilloso, la zanahoria y la miel le aportan dulzor, la avena lo enriquece nutricionalmente y lo ayuda a que gane en textura. Y por otra parte, las especias: jengibre, canela y nuez moscada hacen que se intensifiquen aun más los aromas. Como cobertura he elegido chocolate derretido por el contraste de sabores con el bizcocho. Pero podéis decantaros por un glaseado de limón o una cobertura de queso (pinchando en el link os llevará a la receta).

Un sencillo y facilísimo bizcocho que resulta ideal como desayuno o merienda (sobre todo para los más pequeños) ya que sus múltiples nutrientes ayudarán a afrontar las tareas diarias.

Como sugerencia, añadir que queda riquísimo añadiéndole coco rallado, o unos frutos secos picaditos, o unas uvas pasas… (Si optáis por incorporárselos, hacedlo cuando ya tengáis la mezcla preparada, justo antes de hornear). Enriquecen el sabor del bizcocho a la vez que aportan más propiedades nutricionales. Vamos a por la receta.

Ingredientes:

-2 tazas de zanahoria rallada

-1 taza de copos de avena

-1 taza harina integral (puede usarse harina blanca)

-4 huevos

-1/4 taza leche

-1/4 taza aceite

-1/2 taza de miel (puede usarse azúcar blanca)

-1/2 cucharadita jengibre rallado (ó 1 cucharadita jengibre en polvo)

-1 cucharadita de canela

-1 cucharadita nuez moscada

-1 sobre de levadura en polvo

-150 gr. chocolate fondant

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y comenzamos a hacer el bizcocho. Separamos las yemas de las claras y éstas últimas las reservamos. Batimos las yemas con el azúcar hasta que estén espumosas. Añadimos la avena, la leche y trituramos. Incorporamos la zanahoria y el aceite e integramos el conjunto. Vertemos la harina con la levadura previamente cernidas y  las especias (canela, jengibre y nuez moscada). Batimos hasta mezclarlo todo. Finalmente montamos las claras a punto de nieve e incorporamos a la mezcla con movimientos envolventes.  Vertemos sobre un molde previamente engrasado y horneamos 50 minutos o hasta que veamos que está cocido (lo comprobamos pinchando con un cuchillo, si sale limpio significa que esté en su punto). Dejamos templar y desmoldamos.

Para la cobertura, derretimos el chocolate al baño maría, lo vertemos sobre el bizcocho y dejamos que se solidifique.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BERENJENA ALANGOSTADA

Estamos en plena temporada de berenjenas y aprovechando que tenía varias piezas en la nevera y quería prepararlas de forma sencilla pero innovando con un plato vistoso pero lleno de sabor, me decidí por combinarlas con mozzarella y curry.

El resultado sorprendentemente delicioso para la simpleza de la receta. Totalmente recomendable ya que es fácil de preparar y queda ideal para una cena ligera.

Bien es cierto que entre mis vegetales favoritos se encuentra la berenjena y el tomate (de hecho encontraréis muchas recetas donde los incluyo). Y es que las propiedades que nos  aporta, en este caso la berenjena, son ínfimas. Por ejemplo, la presencia de vitamina E la convierte en antioxidante,  es ideal en dietas de adelgazamiento por su bajo aporte calórico. La presencia de flavonoides hace que contenga propiedades antivirales y antibacterianas. Contiene además ácido fólico, necesario sobre todo durante el embarazo para el correcto desarrollo del feto. Es diurética por su alto contenido en agua, con lo que ayuda a eliminar toxinas del organismo. Posee un alto porcentaje de fibra, ideal para regular el tránsito intestinal y perfecta para personas diabéticas o con niveles altos de colesterol. Además, estimula la producción de bilis lo que la hace ideal para disminuir los problemas hepáticos.

Un condimento que suelo usar mucho en mi cocina es el curry. Muchos lo consideran una especia en sí, pero en realidad no lo es. El curry es un compuesto de especias cuya base es la cúrcuma, cilantro y comino. Y a éstas se les suele añadir cardamomo, ají, nuez moscada, anís, jengibre, clavo, canela y diferentes pimientas para darle un sabor picante.

Desde mi punto de vista aporta un sabor exótico a la vez que picante, al plato. Sencillamente me encanta el aroma que desprende. En esta ocasión lo he añadido a la berenjena para realzar el sabor de esta y de la mozzarella.

 

Ingredientes:

-4 berenjenas

-2 mozzarellas

-Orégano

-Curry

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Lavamos bien las berenjenas y  le hacemos unas incisiones (sin terminar de cortarlas) de medio centímetro aproximadamente. Tomará aspecto de acordeón. Espolvoreamos cada incisión con poco de curry y las llevamos al horno hasta que estén casi cocidas (15 minutos aproximadamente). Sacamos del horno con cuidado de no quemarnos y colocamos un trozo de mozzarella en cada incisión. Llevamos nuevamente  al horno hasta que el queso comience a derretirse. Servimos inmediatamente con orégano por encima.

Sugerencias:

*Se pueden variar las especies por aquellas que más gusten (pimentón de vera, pimienta blanca, albahaca…). Al igual que el relleno también puede ser variado, añadiendo jamón york, jamón curado, otro tipo de queso, atún…)

*Si se acompañan de una ensalada constituyen una cena ideal o un entrante un tanto suculento.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ARROZ AROMATIZADO CON AGUACATE

Hoy en día el aguacate es considerado un super alimento debido a sus mútiples propiedades beneficiosas para nuestra salud. Aunque hay muchas personas que no lo incluyen en su dieta por el concepto erróneo de su alto contenido en grasas, pero hay que destacar que son grasas saludables que reducen el colesterol y favorecen la salud del corazón. Además es beneficioso para mantener una visión óptima, revitalizar la piel y reparar el cabello, por la gran cantidad de vitamina E que contiene. También aporta ácido fólico y mejora la absorción de ciertos nutrientes.

En este plato combino el aguacate con arroz y langostinos, tres ingredientes super saludables y que juntos otorgan al plato múltiples nutrientes necesarios para la actividad diaria (vitaminas, grasas saludables, hidratos de carbono, y proteínas). Esta receta es muy sencilla de preparar y el resultado es realmente sabroso y visualmente impactante por el bonito tono verde que adquiere el aguacate, rompiendo con el tradicional color verde o amarillo al que estamos acostumbrados.

Y ahora que conoces más sobre los beneficios que el aguacate aporta a nuestra salud, a qué esperas para introducirlo en tu dieta? Atrévete a usarlo en tus preparaciones y aprovéchate de todo su sabor y propiedades.

 

Ingredientes:

-1 taza de arroz blanco

-2 tazas fumet de pescado

-8 langostinos

-2 aguacates

-1/2 limón

-Aceite de oliva

-Sal

Preparación:

Comenzamos cociendo los langostinos en una cazuela con agua, durante 5 minutos. Una vez cocidos retiramos los langostinos y reservamos el caldo para utilizarlo en la preparación del arroz.

Ahora debemos preparar el arroz, para ello comenzamos por lavarlo en abundante agua para que pierda parte del almidón y quede más suelto a la hora de la cocción. Ponemos el doble de caldo de la cocción de los langostinos, que de arroz, en un cazo (o agua en su defecto) e introducimos el arroz. Añadimos la sal y cocinamos a fuego vivo hasta que empiece a hervir. En este momento bajamos el fuego y cocinamos hasta que se haya absorbido el caldo y el grano esté tierno (aproximadamente 15 minutos).

Mientras pelamos los aguacates y los trituramos con la batidora junto con el zumo del limón. Cuando el arroz esté cocido lo dejamos entibiar y mezclamos con el aguacate triturado hasta que se integren ambos ingredientes. Para emplatar coloca un molde cuadrado en el centro del plato e introduce el arroz en el. Aprieta ligeramente para que quede compacto y retira el molde. Coloca 2 langostinos encima y sirve.

Sugerencias:

*Este plato se puede hacer con arroz que haya sobrado del día anterior. En este caso simplemente hay que triturar el aguacate e incorporarlo al arroz, el resto del procedimiento es igual.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!