PAN DE CHOCOLATE (sin huevo, leche, ni azúcar)

Sin lugar a dudas un dulce que lo tiene todo, está riquísimo, muy fácil de preparar y con ingredientes de lo más saludable.  Es ideal para los desayunos o meriendas; para niños, deportistas y todos aquéllos que quieran cuidarse y sentirse bien alimentados ya que en su elaboración se usan ingredientes cien por cien naturales. En esta ocasión he usado bebida vegetal (perfecto para intolerantes a la lactosa) pero he probado a prepararlo con leche de vaca y queda muy rico también.

De muy fácil elaboración, permitirá que en cuestión de 5 minutos (más el tiempo de horneado) tengáis listo esta delicia de la repostería, ya que simplemente debemos triturar o mezclar (si no tenéis batidora) todos los ingredientes. ¿Qué me decís? ¿Os animáis a probarlo?

Ingredientes:

-250 gr. de harina integral o de avena

-3 cucharadas de cacao puro desgrasado

-1 cucharada de levadura en polvo

-2 manzanas ralladas

-6 cucharadas caramelo de dátiles (ó 12 dátiles)

-1/2 taza de bebida de almendras (o avena, arroz…)

-3 cucharadas de aceite de oliva

-Chocolate troceado para decorar

Preparación:

Poner todos los ingredientes en la trituradora (menos el chocolate troceado que será para decorar) y triturar hasta obtener una mezcla homogénea. Incorporarle unos trocitos de chocolate y volver a mezclar. Precalentar el horno a 180º.

Verter la mezcla en un molde de horno (previamente engrasado) e incorporarle algunos trocitos más de chocolate en la superficie. Hornear durante 50 minutos.

Dejar enfriar por completo antes de desmoldar. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE ZANAHORIA, JENGIBRE Y YOGURT

Hoy os traigo un batido que me ha cautivado por su espectacular mezcla de sabores, colores y peculiar presentación. Un smoothie hecho en dos capas, por un lado una base compuesta por zanahoria, naranjas y jengibre y por otro, una suave mezcla de yogurt de limón endulzado con dátiles. ¿Quién se muestra indiferente ante tanto glamour? Os aseguro que muy pocos se podrán resistir a probarlo…

Y es que la zanahoria  junto a los dátiles aportan a este smoothie un dulzor especial. La naranja por su parte le aporta frescor y el jengibre el toque de potencia. Y si a esto le añadimos un delicioso yogurt casero endulzado con el caramelo de dátiles, ya morimos de placer.

Es un batido muy refrescante y cargado de nutrientes, porque la zanahoria de por sí sola es perfecta para relajar los nervios, calmar la ansiedad, revitalizar en caso de agotamiento después del ejercicio. Además es diurética y depurativa, combate el estreñimiento por la fibra que posee. Ayuda a regular el ciclo menstrual y los cólicos de la menstruación. Y por su gran cantidad de vitamina A, ayuda a broncear la piel (ideal en el verano). Os animo a preparar esta maravilla porque de verdad que merece la pena.

Ingredientes:

-1 zanahoria

-2 naranjas

-1/4 cucharadita de jengibre natural rallado

-2 cucharadas de caramelo de dátiles

-1 yogurt casero de limón

Preparación:

Pelar y trocear la zanahoria, ponerla en la batidora junto al zumo de las naranjas, el jengibre y una cucharada de caramelo de dátiles. Triturar y poner en el fondo de un vaso. Por otra parte mezclar un yogurt de limón (yo usé uno casero, tenéis la receta pinchando aquí ) con la otra cucharada de caramelo de dátiles y verterlo sobre el batido de zanahorias. Servir de inmediato.

Sugerencias:

*Se puede sustituir el caramelo de dátiles por dos o tres dátiles naturales

*Si no se dispone de jengibre natural, puede usarse ½ cucharadita de jengibre en polvo

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

HELADO LIGHT DE AGUACATE Y ALMENDRAS

Verano es igual a helados. Y yo tenía muchísimas ganas de comenzar a preparar helados caseros, sanos, ricos y sin necesidad de heladera! Y conseguido! Aprovechando varios aguacates que tenía en la nevera, me puse manos a la obra y preparé esta receta de helado pero light, sin nata, ni leche condensada, ni azúcares añadidos. La cremosidad se la aporta el plátano congelado y el dulzor el caramelo de dátiles (receta que siempre recomiendo porque es la forma más natural de endulzar nuestros platos, el enlace lo tenéis pinchando aquí). Aunque si no tenéis caramelo de dátiles podéis añadir tres dátiles naturales o dos cucharaditas de miel.

Sin lugar a dudas una receta exquisita, super sencilla y muy nutritiva, donde el sabor del aguacate queda totalmente camuflado con el resto de ingredientes. Y lo mejor de todo es que no necesitamos de la heladera. El proceso es bien sencillo, básicamente trituramos todos los ingredientes, los ponemos en un recipiente apto para el congelador y congelamos moviendo de vez de cuando para que no se formen cristales de hielo. Y a disfrutar de nuestro helado casero! Se puede servir en cucuruchos de helado que venden en los supermercados. Y queda exquisito si le ponemos por encima unos hilitos de crema de chocolate, de nueces o de almendras.

Ingredientes:

-2 aguacates

-1 plátano

-1 limón

-2 cucharadas caramelo de dátiles

 -Un puñado de almendras picadas

-1 cucharadita de canela molida

Preparación:

Previamente congelamos el plátano para que le aporte cremosidad a la receta, esto lo podemos hacer la noche anterior o un mínimo de 2 horas antes de preparar el heleado.

Comenzamos pelando y picando el aguacate. Lo ponemos en la batidora junto con el plátano congelado y troceado, el zumo del limón, la canela y el caramelo de dátiles. Batimos hasta que quede una textura cremosa. Añadimos las almendras picadas a la mezcla y removemos. Vertemos la preparación anterior en un recipiente apto para el congelador y congelamos. Pasada la primera hora, sacamos el recipiente y removemos para evitar que se formen cristales de hielo. Este proceso lo repetimos cada dos horas, dos veces más (así evitaremos la cristalización y el helado quedará cremoso). Finalmente lo dejamos en el congelador hasta que adquiera la consistencia de helado. Servimos formando bolas

Sugerencias:

*Si no se dispone de caramelo de dátiles, se puede usar miel, azúcar o cualquier otro edulcorante para endulzar.

*Resulta ideal si lo servimos con unos hilos de crema de chocolate, de nueces o de almendras por encima.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE AGUACATE Y ALBARICOQUE

Ahora que comienza el calor y las temperaturas empiezan a aumentar, el cuerpo nos pide preparaciones fresquitas y llenas de sabor. Pues nada mejor para mantenernos hidratados y vitaminados que un potente batido de frutas mezclado con frutos secos, leche y yogurt. En este caso os dejo dos recetas en una jejeje. Pensé que resultaría muy vistoso, llamativo y sabroso si combinaba dos sabores y colores diferentes en un mismo batido. Y así ha sido, un éxito total. Una explosión de sabores y nutrientes para el cuerpo.

Los plátanos deben estar congelados (bastará con dejarlos 2 horas en el congelador) para que el smoothie adquiera una textura cremosa. Si no tenéis caramelo de dátiles (el cual aconsejo totalmente para endulzar cualquier preparación, os dejo el link de la receta pinchando aquí) podéis usar 2 dátiles o una cucharada de miel. Al igual que podéis sustituir la leche de almendras por la que vosotros uséis.

Para presentar el batido combinando ambas preparaciones, debéis licuar por separado los smoothies y verterlos al mismo tiempo en el vaso. Si os resulta complicado, una alternativa es poner en el fondo del vaso la mitad del batido de aguacate y encima, el batido de albaricoque. Ya veréis que la combinación de ambos os sorprenderá gratamente.

Ingredientes para el batido

de aguacate:

-1/2 aguacate

-1 plátano congelado

-1 cucharada de caramelo de dátiles

-1/2 vaso de leche de almendras

Ingredientes para el batido

de albaricoque:

-4 albaricoques

-1 plátano congelado

-1 yogurt natural

-3 almendras

-1 cucharada de caramelo de dátiles

Preparación:

Poner en la licuadora los ingredientes del batido de albaricoque y batir hasta conseguir una textura cremosa. Reservar.

Por otra parte licuar los ingredientes del batido de aguacate y batir hasta que estén perfectamente integrados.

Finalmente, servir en los vasos mitad de un batido y mitad del otro.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!