CREMA ANARANJADA CON JENGIBRE Y LENTEJAS

Hoy ha amanecido el día algo fresquito y lluvioso. Y sí, estamos en mayo pero las temperaturas no se animan a subir y claro, el cuerpo nos pide platos de cuchara, calentitos y con algo de sustancia para hacerlo más llevadero. Pues si eso es lo que nos pide, vamos a dárselo con una rica crema de zanahoria y calabaza con un crujiente de lentejas.

Se trata de un plato cargado de nutrientes y mucho sabor enriquecido con las lentejas, fuente de proteínas, de hierro y muy ricas en fibra, que aportan sensación de saciedad. Además contienen manganeso, potasio, cobre, fósforo, zinc, calcio y selenio. A su vez contienen un porcentaje interesante de ácido fólico y de vitaminas tales como la A, B1, B2, B3, B5, B6, B12, C, K y E. Por otro lado, esta legumbre es ideal para perder peso ya que tiene muy pocas calorías y aportan mucha fibra y sensación de saciedad, además de mantener los niveles de azúcar estables y prevenir el estreñimiento.

 

Al introducir jengibre, estamos enriqueciendo el plato no solo en sabor sino en propiedades, ya que éste nos aporta aceites esenciales, vitaminas, minerales, antioxidantes y aminoácidos (en publicaciones anteriores ya os he hablado con detalle sobre este super alimento).  Hay que tener en cuenta que al tener un sabor algo picante e intenso debemos usarlo en pequeñas cantidades. Y sin más vamos con la receta.

Ingredientes:

-200 gr. calabaza

-2 zanahorias

-1 patata

-1 puerro

-2 cucharadas de lentejas

-60 ml. leche

-1 cucharadita pimienta blanca

-1 cucharadita jengibre rallado

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos pelando, lavando y cortando en dados los vegetales (la calabaza, zanahoria, puerro y patata). Los ponemos en un cazo con agua, sal y un chorrito de aceite de oliva y cocemos la hasta que estén  blandos. Aprovechamos esta cocción para añadir las lentejas en una malla de legumbres, para que nos sea más fácil retirarlas del guiso, ya que serán usadas en la decoración.

Una vez tiernas las verduras, retiramos del fuego, sacamos la malla con las lentejas y añadimos la leche, la pimenta blanca, el jengibre molido. Trituramos todo con la batidora y llevamos a fuego lento durante 5 minutos para que la crema gane consistencia. Debemos remover de vez en cuando para evitar que se pegue. En una sartén con un chorrito de aceite de oliva salteamos las lentejas ligeramente para darle un toque crujiente. Emplatamos y servimos con las lentejas encima a modo de decoración. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CUPCAKES DE AGUACATE

Sin lugar a dudas una auténtica delicia de postre, no solo por su espectacular mezcla de sabores y texturas, sino también por su gran aporte nutricional. Ya que se combina un super alimento como es el aguacate con las proteínas del queso crema. Si realmente queréis sorprender a vuestros invitados, presentad en la mesa este exquisito y sorprendente capricho de la repostería creativa.

Ingredientes:

-2 aguacates

-175 gr. azúcar

-4 huevos

-215 gr. harina

-16 gr. levadura en polvo

-50 ml. aceite de oliva

-1 limón

Ingredientes crema de queso:

-200 gr. queso crema

-60 gr. mantequilla

-250 gr. azúcar glass

 

Ingredientes crema de limón:

-80 gr. azúcar glass

-40 gr. mantequilla

-1 cucharada zumo limón

Preparación de los cupcakes:

Precalentamos el horno a 180º. Empezamos batiendo los huevos con el azúcar hasta que quede una masa espumosa. Añadimos el aguacate triturado (sin piel ni la semilla) y el zumo de limón. Mezclamos e incorporamos el aceite de oliva. Integramos de nuevo todos los ingredientes. Finalmente añadimos la harina tamizada con la levadura y mezclamos bien.

Engrasamos con aceite y harina los moldes de cupcakes y vertemos en ellos la mezcla anterior. No debemos llenar los moldes de masa porque al hornearse aumentan su tamaño. Horneamos durante 35 minutos o hasta que estén hechos (lo comprobamos si al pincharlos con un palillo éste sale seco). Dejar templar.

*Para hacer la crema de limón, la mantequilla ha de estar a temperatura ambiente para que se integre con facilidad con el resto de ingredientes. Comenzamos batiéndola con la ayuda de unas varillas para convertirla en una crema suave, le vamos añadiendo el azúcar glass y seguimos mezclando hasta unificarlo todo. Agregamos el jugo de limón para darle más sabor y lo batimos para que se quede bien integrado. Reservamos.

 

*Para hacer la crema de queso, comenzamos batiendo la mantequilla con la ayuda de unas varillas para convertirla en una crema suave, le vamos añadiendo el azúcar glass y seguimos mezclando hasta unificarlo todo. Reservamos.

 

Hacer un agujero en el centro de cada cupcake y vaciarlos (como se muestra en la foto). Rellenarlo con la crema de limón. Y finalmente cubrirlos con el frosting de queso crema. Refrigerar hasta el momento de servir.

20180420_154545

PASTEL DE ZANAHORIAS CON CREMA DE LIMÓN

Desde la Edad Media la zanahoria ha sido introducida en las elaboraciones dulces ya que los endulzantes eran escasos y caros, y la zanahoria resultaba más dulce que el resto de las verduras, más económica y era más abundante.

Este pastel resurgió en el Reino Unido haciéndose muy popular entre la burguesía, quienes tomaban una porción junto con un buen te. Poco a poco se fue introduciendo en los restaurantes y pasó a convertirse en un postre mucho más común.

El principal ingrediente de esta tarta evidentemente es la zanahoria, ésta se usa rallada y se cuece en el proceso de horneado. Es un postre de muy fácil preparación, su  textura es densa y pero a la vez muy suavecita. Para enriquecerla se le suele añadir en la mezcla antes de hornear unas nueces, coco, piña, pasas… y por fuera se glasea con una crema de queso o incluso se le puede poner una cobertura de chocolate.

En este caso le he puesto nueces en el interior y un glaseado de limón para aportarle un sabor cítrico que contrastara con el dulzor de la zanahoria.

 

Ingredientes:

-200 gr. zanahoria rallada

-4 huevos

-200 gr. azúcar

-200 ml. aceite

-200 gr. harina

-16 gr. levadura en polvo

-70 gr. nueces picadas

-1 cucharadita canela

-1/2 cucharadita nuez moscada

Ingredientes de la crema de limón:

-150 gr. azúcar glass

-80 gr. mantequilla

-2 cucharadas zumo limón

Preparación:

 En un bol batimos las yemas de los huevos con el azúcar hasta que queden espumosos. Incorporamos el aceite y mezclamos. Añadimos la harina tamizada con la levadura y volvemos a mezclar bien. Incorporamos la canela, la nuez moscada y las nueces picadas. Integramos todos los ingredientes. Ya solo queda añadir la zanahoria rallada y las claras a punto de nieve. Mezclamos con una espátula y con movimientos envolventes para que no se baje la mezcla. La vertemos en un molde previamente engrasado y enharinado. Y horneamos 40 minutos o hasta que la pinchemos con un palillo y salga seco. Dejar templar.

Para hacer la crema de limón, la mantequilla ha de estar a temperatura ambiente para que se integre con facilidad con el resto de ingredientes. Comenzamos batiéndola con la ayuda de unas varillas para convertirla en una crema suave, le vamos añadiendo el azúcar glass y seguimos mezclando hasta unificarlo todo. Agregamos el jugo de limón para darle más sabor y lo batimos para que se quede bien integrado.

Finalmente, desmoldamos la tarta y cortamos por la mitad longitudinalmente. Rellenamos con la mitad de la crema de limón y cubrimos con el resto de crema. Decoramos con ralladura de zanahoria o con unas nueces picadas.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CREMA DE GUISANTES

Si digo un plato con legumbres, lleno de nutrientes, muy sabroso y con un tono espectacularmente verde, qué se les viene a la mente? Siii exacto, una deliciosa crema de guisantes! Una elaboración muy sencilla de hacer, ideal para los días de frío o para los lunes, que siempre apetece una comida ligera para paliar los excesos del fin de semana J Es perfecta para aquellos que no le gusta comer guisantes en su forma natural y para los niños, ya que al estar procesados con el resto de ingredientes, su sabor queda camuflado. Así mismo se pueden emplear guisantes frescos como congelados, la diferencia en cuestión de sabor casi es inapreciable.

Esta vez preparé la receta añadiéndole leche, pero si añadimos en su lugar unas porciones de quesitos cremosos, quedará una textura más densa, su sabor se tornará más intenso y quedará aun más enriquecida con los nutrientes que le aporta el queso. A los niños les encanta. En muchas elaboraciones de esta receta se suele emplear simplemente agua en lugar de caldo de ave. Ésta es una opción totalmente válida. Lo que tiene el caldo es que le aporta más sabor y mucho más nutrientes.

Un dato a tener en cuenta es que no nos debemos pasar en el tiempo de cocción de los guisantes ya que perderían su bonito color verde quedando una crema algo más mustia en cuanto a colorido. 

A quién no le ha surgido la duda, en más de una ocasión, de si los guisantes son considerados una legumbre o simplemente pertenecen al grupo de los vegetales? Pues verdaderamente pertenecen a la faminia de las leguminosas y tienen una composición nutricional similar al resto de legumbres, con un alto contenido en proteína vegetal, vitaminas, minerales, fibra e hidratos de carbono. Si se consumen tiernos, su valor energético es inferior que el mismo peso en seco, porque la cantidad de agua del producto es más elevada, aunque presentan una composición muy parecida.

 

Ingredientes:

-500 gr. guisantes

-1 patata

-1 puerro

-1 vaso caldo de pollo (o agua)

-1/2 vaso de leche

-Aceite de oliva

Sal y pimienta

Preparación:

Comenzamos pelando y lavando muy bien el puerro y la patata para posteriormente  trocearlos y rehogarlos en una cazuela a fuego lento con un poco de aceite de oliva. Pasados 10 minutos incorporamos el caldo de pollo (o agua en su defecto) y los guisantes (reservar dos cucharadas para decorar), añadimos sal y cocemos 15 minutos más hasta que éstos estén hechos. Si fuera necesario añadir un poco más de cado o agua. Retirar del fuego, añadir la leche, pimienta, rectificar de sal y triturar con la batidora. Llevar a fuego lento durante 5 minutos para que adquiera un poco más de consistencia. Remover de vez en cuando para evitar que se pegue.

En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y salteamos los guisantes que habíamos reservado para la decoración.

Emplatar la crema de guisantes y decorarla con unos guisantes salteados. Servir caliente.

Sugerencias:

*Se pueden sustituir los guisantes de la decoración por jamón curado ligeramente tostado en el horno o por un huevo en flor.

*Se pueden usar guisantes congelados e incluso si es muy poca cantidad, guisantes de lata.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!