CHEESECAKE DE CHOCOLATE BLANCO Y CEREZAS (sin horno)

Si queréis probar una verdadera delicia en cuestión de sabor, texturas y colores, ésta es vuestra receta. Una riquísima tarta de queso y chocolate blanco con cerezas que conquista hasta los paladares más exigentes. Se prepara en un momentito, no necesita horno y queda super fresquita, ideal para los días calurosos de verano.

Si andáis con prisas y no queréis hacer la mermelada de cerezas, podéis usar una ya envasada. Para endulzar las cerezas he usado mi siempre recurrente caramelo de dátiles, os dejo la receta pinchando aquí. Pero al igual que con la mermelada, deciros que podéis sustituirlo por vuestro edulcorante preferido.

¿Qué me decís? ¿Os animáis a prepararla y me contáis qué os ha parecido?

Ingredientes para la base:

-200 gr. de galletas María

-50 gr. de mantequilla

-1 cucharadita de cacao puro

Ingredientes para el relleno de cerezas:

-200 gr. de cerezas

-5 cucharadas de caramelo de dátiles

Ingredientes para la cheesecake:

-1 cucharadita de cacao

-1 tableta de chocolate blanco

-200 ml. de nata para montar

-400 gr. de queso crema

-50 gr. de azúcar

-4 hojas de gelatina neutra

Preparación:

Comenzamos preparando la mermelada de cerezas, para ello pelamos y despepitamos las cerezas, las troceamos y las ponemos en un cazo con un poco de agua. Cuando comience a hervir bajamos el fuego, le añadimos el caramelo de dátiles y cocinamos a fuego bajo hasta que las cerezas se hayan deshecho. Trituramos y dejamos templar en lo que preparamos la cheesecake.

Para prepara la base, trituramos las galletas y las mezclamos con el cacao y la mantequilla derretida. Ponemos la mezcla resultante en un molde desmontable (previamente forrado con papel de hornear para facilitar el desmoldado) y lo reservamos en la nevera para que se endurezca.

Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua.

Por otro lado, vertemos la nata en un cazo y la llevamos al fuego, cuando comience a hervir le añadimos el chocolate troceado, retiramos del fuego y removemos hasta que se funda. Incorporamos la gelatina hidratada y bien escurrida. Removemos hasta integrar. En otro cazo batimos el queso crema con el azúcar hasta que esté cremoso. Y poco a poco vamos añadiendo la mezcla de chocolate. Removemos para que quede bien integrado. Sacamos el molde de la nevera y vertemos esta mezcla sobre la base de galletas. Ahora cogemos la mermelada de cerezas y la vertemos sobre la mezcla de queso con mucho cuidado. Con un palillo removemos para que se formen las ondas. Refrigeramos un mínimos de 4 horas o hasta que esté cuajada.  Desmoldamos y servimos adornada con unas cerezas naturales.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO Y KIWI

¿Puede haber una combinación más rica que la de chocolate con fruta? Ummmm exquisito!! Y es que el chocolate combina con casi cualquier fruta y más si se trata de chocolate blanco… En esta ocasión he combinado kiwi con una delicada mousse de chocolate blanco. ¿Os podéis imaginar el sabor de la mezcla? Os cuento, por un lado tenemos el potente e intenso sabor ácido del kiwi envuelto con el dulzor del siempre delicioso chocolate blanco. Un auténtico placer para los más golosos de la casa.

Además, se trata de una receta muy sencilla de preparar, muy fresquita de cara al verano y con la cual potenciamos el consumo de fruta. Ya veréis que nadie será capaz de resistirse… Sin más vamos a explicar la receta.

Ingredientes:

-90 gr. chocolate blanco

-300 ml. nata líquida

-1 cucharadas azúcar

-2 kiwis

-2 hojas gelatina neutra

.Preparación:

Comenzaremos fundiendo el chocolate blanco al baño maría. Para ello troceamos el chocolate y lo ponemos en un cuenco (que no sea plástico). Éste lo pondremos dentro de un cazo un poco de agua y llevamos al fuego hasta que se derrita. Dejamos templar.

Montamos 250 ml. de nata y reservamos el resto. Ambas natas las conservaremos en la nevera hasta que las volvemos a utilizar.

Por otro lado, pondremos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Sacamos de la nevera los restantes 50 ml de nata y la ponemos en un cazo a calentar. Retiramos del fuego, le añadimos la gelatina hidratada y escurrida y mezclamos hasta que se disuelva. Añadimos el chocolate blanco fundido y volvemos a mezclar. Finalmente incorporamos el resto de la nata montada y mezclamos con mucho cuidado con la ayuda de una cuchara de madera. Reservamos en la nevera.

Pelamos los dos kiwis, uno de ellos lo troceamos en cuadritos pequeños y reservamos para la decoración. Y el otro lo trituramos con la batidora junto con el azúcar.

Finalmente montamos las copas con un poco de kiwi triturado en el fondo y encima incorporamos la mouse de chocolate blanco. Decoramos con trocitos de kiwi troceados.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

COULANT CON CORAZÓN BLANCO

Al igual que el coulant de chocolate blanco este postre hará las delicias de los amantes del chocolate donde se combinan diferentes texturas y se mezcla el dulzor del chocolate blanco con el sabor intenso y puro del chocolate negro. En la parte exterior encontramos un tierno bizcocho de puro chocolate negro que envuelve interior de delicado chocolate blancofundente.

Ideal para sorprender a los invitados con un postre especial tras una comida elegante. Es muy sencillo de preparar y se puede tener hecho con antelación. Simplemente bastará con hornearlo 7 minutos a la hora de llevarlo a la mesa, ya que debe ser comido caliente. Resulta ideal si lo acompañamos de una bola de helado de vainilla para contrastar sabores y temperaturas.

Este postre se puede elaborar con antelación y congelarse. Tan solo un momento antes de servir se saca del congelador y se introduce en el horno 12 minutos.

Para asegurarnos el éxito es imprescindible respetar los tiempos de cocción, para que el exterior quede bien cocido y el interior fundente.

Ingredientes:

-3 huevos

-80 gr. azúcar

-50 gr. mantequilla

-100 gr. chocolate negro foundant

-50 gr. chocolate blanco foundant

-1 cucharada de harina

Preparación:

Comenzamos precalentando el horno a 180º. Fundimos la mantequilla con el chocolate negro. Batimos los huevos con el azúcar hasta que tripliquen su volumen. Añadimos la harina. Vertemos la mezcla de mantequilla y chocolate sobre la harina y los huevos. Removemos hasta integrarlo todo. Forramos con papel de hornear los moldes individuales, los engrasamos y enharinamos. Vertemos la mezcla de chocolate hasta la mitad del molde, colocamos un trozo de chocolate blanco en medio y cubrimos con el resto de la mezcla, sin llegar al borde porque al hornearse crecen. Horneamos durante 10 minutos. Desmoldamos y servimos inmediatamente.

Sugerencias:

*Resulta ideal tomarlo con una bola de helado de vainilla o con un fondo de natillas caseras.