RATATOUILLE

El ratatouille es una especialidad de Francia, concretamente de la región de Provenza. Ésta se elabora cociendo varios vegetales base, tales como berenjena, tomate y calabacín, por lo que resulta un plato cien por cien saludable. Estas verduras suelen estar condimentadas con hierbas provenzales, tales como orégano, albahaca, tomillo, romero… y se presentan cortadas en rodajas intercalándose entre sí, con lo que el plato resulta muy llamativo en cuanto a colorido.

Como la mayoría de los platos, existen múltiples versiones de esta receta, en cuestión de ingredientes (con carne, con patatas, con otros vegetales, incluso con huevos), como en modo de cocción (al horno, en cazuela, haciendo las verduras por separado o todas a la vez…). En esta ocasión y partiendo de los ingredientes base, yo lo he preparado con zanahorias, patatas y una salsa de tomate. Ha resultado una combinación exquisita, la cual enriquece aun más el plato nutricionalmente hablando.

Es una muy buena manera de incorporar vegetales en nuestra dieta diaria sin tener que recurrir al clásico guiso o crema de verduras. Sirve como guarnición, entrante o cena ligera. Y si lo acompañas de unos huevos cocidos o le incorporas una salsa boloñesa resulta un exquisito plato principal.

Su original y atractiva forma de presentación en espiral, resulta muy atractiva para los peques de la casa. ¿Os atrevéis a prepararlo vosotros también? El éxito lo tendréis garantizado.

20180502_160314
20180502_160148
20180501_123032

Ingredientes:

-1 berenjena

-1 calabacín

-1 zanahoria

-2 tomates

-1 patata grande

Salsa de tomate

-Hierbas provenzales: orégano, tomillo, romero, albahaca…

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos lavando la berenjena y cortándola en rodajas de un centímetro de grosor. La ponemos 15 minutos en agua con sal para que pierda su amargor.

Preparamos una salsa de tomate como indico en este enlace o en la sección de recetas básicas.

Por otro lado, lavamos el calabacín y el tomate y los cortamos en rodajas del mismo grosor que la berenjena. Pelamos la zanahoria y la cortamos también en rodajas.

Lavamos bien la patata y la cocemos en agua con sal hasta que esté tierna. La pelamos y cortamos en rodajas de un centímetro de grosor. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180º. Mezclamos en un cuenco pequeño las hierbas con un chorrito de aceite de oliva y la sal.

En una fuente apta para el horno colocamos en la base la salsa de tomate y encima las verduras intercalándolas entre sí. Rociamos con la mezcla de hierbas provenzales y horneamos durante 30 minutos aproximadamente.

Sugerencias:

*Esta receta gana en sabor con un tiempo de reposo después de elaborada. Si nos sobra, podemos conservarla en la nevera durante un par de días.

*Todos los vegetales deben ser cortados aproximadamente con el mismo grosor.

*La ratatouille original no lleva salsa de tomate, así que podemos prescindir de ella, para ello cortamos todos los ingredientes en rodajas y los colocamos intercalados en una fuente de horno. Regamos con la mezcla de hierbas provenzales y aceite de oliva y horneamos.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTELITOS VEGETALES

Hoy presento una forma novedosa y atractiva de comer verduras, sobre todo para los más peques de la casa… unos deliciosos pastelitos vegetales. La verdura se presenta triturada con lo que se pueden sustituir los vegetales de la receta por otros que tengamos en la nevera o que nos resulten más atractivos al paladar (como por ejemplo, espinacas, brócoli, pimiento rojo, cebolla… siempre previa cocción).

Son ideales como entrante, o como acompañamiento de un filete de carne o de pescado.  Lo curioso de la receta es que la salsa de tomate no va acompañando a estos cupcakes sino que va en su interior. Lo cual resulta muy agradable al paladar, al igual que vistoso. Una receta para sorprender a los comensales, sin lugar a dudas.

Ingredientes:

-1 zanahoria

-1 berenjena

-1 calabacín

-1 puerro

-3 huevos

-150 gr. queso crema

-1 cucharada maicena

Salsa de tomate

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Comenzamos pelando las zanahorias, las lavamos y troceamos a cuadritos pequeños, junto con el calabacín, la berenjena y el puerro. En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las verduras hasta que estén tiernas. Dejamos entibiar. Precalentamos el horno a 180º.

En un bol batimos los huevos con el queso crema, la sal y la pimienta. Añadimos las verduras rehogadas y la cucharadita de maicena. Removemos bien hasta integrar todos los ingredientes y trituramos con la batidora.

Engrasamos con un poco de aceite y harina los moldes de cupcakes y vertemos la masa sin llegar al borde. Horneamos durante 25 minutos o hasta que estén cocidos en su interior (lo comprobamos pinchando con un palillo y verificando que sale seco). Dejamos entibiar y desmoldamos. Hacemos un agujero en la base del cupcake (reservamos el trozo cortado para que nos sirve de tapa una vez relleno), lo vaciamos y lo rellenamos con la salsa de tomate que habremos preparado siguiendo la receta de la sección “recetas básicas”. Tapamos la inserción hecha con el trocito de masa reservada y servimos.

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ESPIRAL DE VERDURAS

Desde hacía varias semanas tenía en mente elaborar este plato que me había cautivado por su gran colorido, pero ahora además puedo añadir que también cautiva por su increíble sabor y textura. Me encantan las verduras y ésta es una manera deliciosa de comerlas y ofrecérselas a los niños, no solo porque visualmente les atrae muchísimo sino porque quedarán encantados con su sabor. La mezcla de queso crema con los huevos y leche le aporta untuosidad al plato. La receta original llevaba nata en lugar de leche, yo he querido hacerla más ligera y por eso no se la he puesto pero si os apetece, sabéis que podéis sustituir perfectamente la leche por la nata.

 

El mundo vegetal debería tener más presencia en nuestra dieta diaria dada la gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra que nos aportan, sin sumar apenas calorías. En ellas nos encontramos minerales como el hierro, zinc, calcio, potasio, fósforo, magnesio y cobre, ideales para prevenir la hipertensión y la hinchazón del vientre y piernas provocadas por la retención de líquidos.

 

El aporte vitamínico de los vegetales tiene efectos muy beneficiosos para el organismo. Por ejemplo, la vitamina A y C mantienen fuertes nuestras defensas contra las infecciones mientras que las vitaminas del grupo B fortalecen nuestro sistema nervioso. Las fibras ayudan a regular el tránsito intestinal y los antioxidantes reducen considerablemente el envejecimiento y previenen la aparición de determinados tumores. Por ello es muy recomendable comer cada día verduras. Yo lo intento y trato de hacerlo lo más variado posible, de ahí esta fantástica receta llena de color y sabor.

Ingredientes:

-1 lámina de masa quebrada

-1 calabacín

-2 zanahorias

-1 berenjena

-1/2 pimiento rojo

-100 gr. queso crema

-1 huevo

-1 cucharada de leche

-Sal  y pimienta

Preparación:

Lavamos la berenjena y la laminamos con la ayuda de una mandolina o con un corta verduras. Las colocamos en una fuente con sal y dejamos reposar 10 minutos para que pierdan el amargor. Pasado ese tiempo las lavamos y secamos con papel de cocina. Partimos cada lámina por la mitad para que a la hora de montar el pastel no quede demasiado alto.

Lavamos el calabacín y lo laminamos, al igual que la berenjena, con la mandolina. Igualmente partimos cada lámina por la mitad.

Lavamos el pimiento y lo cortamos en tiras a lo largo.

Pelamos la zanahoria, la lavamos y laminamos.

En un bol mezclamos el huevo con el queso crema, la leche, la sal y la pimienta hasta que quede todo bien integrado. Reservamos.

Forramos un molde redondo con papel de hornear. Extendemos la lámina de masa quebrada encima. Untamos la base con un poco de queso crema para que sea más fácil colocar las verduras dentro del pastel y no se muevan.

Enrollamos las verduras y vamos colocándolas dentro de la masa quebrada. Hay que irlas  alternando para que quede una mezcla de colores llamativa. Debemos colocarlas del centro del molde hacia fuera. Puedes empezar enrollando una lámina de zanahoria, luego una de calabacín, después una de berenjena. Así hasta completar el pastel con las verduras. En los huecos que quedan vacíos colocamos las tiras de pimiento. Vertemos encima de las verduras la mezcla de queso y huevo. Horneamos en horno precalentado a 180º durante 45 minutos o hasta que el huevo esté cuajado. Retiramos del horno y dejamos templar y listo

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BERENJENA ALANGOSTADA

Estamos en plena temporada de berenjenas y aprovechando que tenía varias piezas en la nevera y quería prepararlas de forma sencilla pero innovando con un plato vistoso pero lleno de sabor, me decidí por combinarlas con mozzarella y curry.

El resultado sorprendentemente delicioso para la simpleza de la receta. Totalmente recomendable ya que es fácil de preparar y queda ideal para una cena ligera.

Bien es cierto que entre mis vegetales favoritos se encuentra la berenjena y el tomate (de hecho encontraréis muchas recetas donde los incluyo). Y es que las propiedades que nos  aporta, en este caso la berenjena, son ínfimas. Por ejemplo, la presencia de vitamina E la convierte en antioxidante,  es ideal en dietas de adelgazamiento por su bajo aporte calórico. La presencia de flavonoides hace que contenga propiedades antivirales y antibacterianas. Contiene además ácido fólico, necesario sobre todo durante el embarazo para el correcto desarrollo del feto. Es diurética por su alto contenido en agua, con lo que ayuda a eliminar toxinas del organismo. Posee un alto porcentaje de fibra, ideal para regular el tránsito intestinal y perfecta para personas diabéticas o con niveles altos de colesterol. Además, estimula la producción de bilis lo que la hace ideal para disminuir los problemas hepáticos.

Un condimento que suelo usar mucho en mi cocina es el curry. Muchos lo consideran una especia en sí, pero en realidad no lo es. El curry es un compuesto de especias cuya base es la cúrcuma, cilantro y comino. Y a éstas se les suele añadir cardamomo, ají, nuez moscada, anís, jengibre, clavo, canela y diferentes pimientas para darle un sabor picante.

Desde mi punto de vista aporta un sabor exótico a la vez que picante, al plato. Sencillamente me encanta el aroma que desprende. En esta ocasión lo he añadido a la berenjena para realzar el sabor de esta y de la mozzarella.

 

Ingredientes:

-4 berenjenas

-2 mozzarellas

-Orégano

-Curry

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Lavamos bien las berenjenas y  le hacemos unas incisiones (sin terminar de cortarlas) de medio centímetro aproximadamente. Tomará aspecto de acordeón. Espolvoreamos cada incisión con poco de curry y las llevamos al horno hasta que estén casi cocidas (15 minutos aproximadamente). Sacamos del horno con cuidado de no quemarnos y colocamos un trozo de mozzarella en cada incisión. Llevamos nuevamente  al horno hasta que el queso comience a derretirse. Servimos inmediatamente con orégano por encima.

Sugerencias:

*Se pueden variar las especies por aquellas que más gusten (pimentón de vera, pimienta blanca, albahaca…). Al igual que el relleno también puede ser variado, añadiendo jamón york, jamón curado, otro tipo de queso, atún…)

*Si se acompañan de una ensalada constituyen una cena ideal o un entrante un tanto suculento.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MERMELADA DE BERENJENA

Una mermelada con berenjena? Si si y bien sabrosa que es. Yo también me sorprendí cuando oí hablar de la mermelada de berenjenas pero ni que decir tiene que está exquisita y el aroma que desprende durante su preparación es indescriptible. Realmente es una mermelada con cuerpo perfecta para acompañar a un queso o carne a la plancha o parrilla. Y así aprovecharnos de todas sus beneficios, ya que es una de las verduras que más propiedades aporta sin apenas añadir grasas ni calorías. Cabe citar que es una buena fuente de antioxidantes, ideal para evitar el envejecimiento de la piel y mejorar la digestión (se recomienda tomarla después de una comida abundante o copiosa). Al igual que ayuda a reducir el colesterol, combate el insomnio, mejora la circulación y posee un alto contenido en minerales (sobre todo fósforo, potasio y hierro) y en vitaminas como la A, B1, B2 y C.

Ingredientes:

-1 kg. berenjenas

-500 gr. azúcar

-1 litro de agua

-1 limón

-1 palito de canela

Preparación:

Comenzamos lavando bien las berenjenas, las troceamos a cuadritos y las ponemos en un cazo con el agua, el azúcar, el palito de canela y el zumo del limón. Cuando comience a hervir bajamos el fuego y cocinamos a fuego lento hasta que se deshaga. Tener en cuenta que debemos remover de vez en cuando para evitar que se pegue. Apartamos del fuego.

Ya solo queda verterla en tarros esterilizados, cerrarlos y ponerlos boca abajo durante un mínimo de seis horas para hacer el vacío, de esta forma la mermelada nos aguantará un mes en el frigorífico.

Si queremos conservarla por más tiempo debemos proceder de la siguiente forma: debemos lavar los tarros de cristal y hervirlos durante 10 minutos para esterilizarlos. Luego introducimos la mermelada en su interior, cerramos los botes y los ponemos en una olla exprés, con un paño en el fondo para evitar que se choquen entre ellos y se rompan. Cubrimos de agua y cocinamos 15 minutos después que haya comenzado a salir el vapor. Dejamos enfriar y guardamos en un lugar fresco.

Sugerencias:

*Hay que tener en cuenta que la mermelada gana en consistencia a medida que va espesando.

*Se puede optar por no triturar la mermelada con la batidora o el chino, si lo que gusta  es encontrarse trocitos de fruta en ella.

*Se pueden reciclar los botes de mermelada industrial para envasar las mermeladas caseras.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

LÁGRIMAS DE PURÉ DE PATATAS

Esta receta se me ocurrió a partir de una mermelada de berenjenas que había preparado el día anterior. Me encanta el puré de patatas y la berenjena y pensé que una fusión entre ellas daría lugar a un plato exquisito. Y así fue, un resultado muy placentero para las papilas gustativas, ya que el suave sabor del puré de patatas combina increíblemente bien con el intenso aroma de la mermelada de berenjena. En cuestión de texturas, la untuosidad del puré de patatas caza a la perfección con la suavidad de la mermelada de berenjena.

En la despensa de casa siempre tengo patatas porque resulta un acompañamiento ideal para casi cualquier tipo de platos, carnes y pescados. Aunque hay que tener en cuenta que para la elaboración de un delicioso puré de patatas debemos elegir a conciencia la variedad de patata, no sirve cualquiera, se necesita una patata que contenga bastante cantidad de fécula. Por ejemplo nos servirían las llamadas Spunta,  Duchesse, Kennebec o Monalisa, ya que son de textura harinosa. Y para no perder el tan preciado almidón debemos cocer la patata entera y con piel, esto dará como resultado un puré más suave y no tan aguado porque la piel no permitirá que la patata absorba el agua mientras se cuece.

Conclusión, este plato por su sencillez y a la vez riquísimo sabor es muy recomendable para sorprender a tus invitados y por qué no, a ti misma.

  • Editar Widget
  • Duplicar Widget
  • Borrar Widget

Ingredientes:

-4 patatas

-3 cucharadas leche

-Especias: pimienta blanca y nuez moscada

-Almendra en polvo

-Aceite de oliva

-Sal

Mermelada de berenjena casera 

Salsa de tomate casera 

-Verduras para acompañar: zanahoria y pepino

20180504_040924

Preparación:

Para el puré de patatas: cocemos las patatas enteras y con piel en abundante agua durante 20 minutos o hasta que estén tiernas. Las escurrimos, pelamos y escachamos con un tenedor hasta que estén deshechas. Le añadimos un chorrito de aceite de oliva y movemos. Incorporamos la leche para darle untuosidad y volvemos a mover hasta integrarlo todo muy bien. Y finalmente incorporamos la sal, nuez moscada y la pimienta. Forramos con film transparente un molde en forma de lágrima y rellenamos hasta la mitad con el puré, hacemos un hueco en el centro e incorporamos la mermelada de berenjena y terminamos cubriendo con el resto del puré. Dejamos reposar 10 minutos para que adquiera consistencia. Desmoldamos con cuidado, quitamos el papel film y cubrimos las lágrimas con la almendra en polvo (ésta le aporta un toque crocante). Horneamos 15 minutos en horno precalentado a 180º. Servimos acompañado de unas zanahorias, pepinos y salsa de tomate casera.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier tipo de molde para dar forma al puré.

*Se puede optar por cocer las patatas sin piel pero para ello se debe cortar en trozos gruesos con un cuchillo, nunca cascándolas o rompiéndolas porque haría que perdiera la fécula en el cocinado

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MINI PIZZAS DE BERENJENA

Buscando una forma curiosa y diferente de preparar unas berenjenas, se me ocurrió usarlas como base de unas ricas mini pizzas! El resultado fue todo un acierto, un bocado delicioso, colorido, fácil de hacer y muy saludable. Ya que están enriquecidas con las maravillosas propiedades nutricionales de la berenjena, su efecto antioxidante (que mejora la actividad celular) y su poder diurético y depurativo (el cual estimula la actividad renal y favorece al tránsito intestinal por la fibra que aporta).

Además es una buena fuente de ácido fólico y vitaminas, entre las que destacan la vitamina A, B1, B2, C y E.Y en lo que se refiere a minerales, aporta potasio, calcio, hierro, fósforo y magnesio.

Para completar aun más el plato he preparado unas bolitas de carne de ternera y se las he puesto como topping a algunas de ellas. Y es que junto con la salsa de tomate y el queso ha quedado un bocado de lo más sabroso y apetecible. Sin lugar a duda estas pizzas vegetales, por su gran colorido, delicioso sabor y originalidad, conquistarán los paladares de pequeños y no tan pequeños 

 

Ingredientes:

-2 berenjenas

Salsa de tomate 

-Queso parmesano rallado

-1/2 queso mozzarella

-1/2 cebolla

-1/2 pimiento

-Bolitas de carne

-Orégano

-Sal gruesa

 Ingredientes bolitas de carne:

-100gr. carne molida

-1/2 cebolla

-1 huevo

-Harina

-Sal y pimienta

 Preparación:

Primero preparamos las bolitas de carne, para ello ponemos aceite en una sartén y pochamos la cebolla finamente picada. Dejamos templar una vez cocida. En un bol mezclamos la carne con el huevo, sal, pimienta y le añadimos la cebolla pochada. Mezclamos bien y formamos bolitas pequeñas que pasaremos por harina. En una sartén ponemos aceite y las freímos. Dejamos escurrir sobre papel absorbente mientras preparamos el resto de la receta.

Lavamos bien las berenjenas y las cortamos en ruedas de 1 cm. Las extendemos en un plato con sal gruesa encima para que suelten el amargor. Dejamos reposar 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180º.

Lavamos el pimiento y lo troceamos pequeñito. Pelamos la cebolla y la cortamos también en trocitos pequeños.

Secamos bien las rodajas de berenjena, las disponemos en una fuente horno y horneamos durante 10 minutos. Dejamos templar y las untamos con la salsa de tomate, encima el parmesano rallado y luego vamos alternando los ingredientes, a una le ponemos cebolla y mozzarella, a otra pimiento y cebolla, a otra las bolitas de carne… Finalmente llevamos al horno hasta que el queso se derrita. Espolvoreamos con orégano.

Sugerencias:

Se pueden variar los ingredientes del tooping según las preferencias o disponibilidad, pues admite múltiples combinaciones (atún, jamón, bacon, champiñones, jamón curado, huevos revueltos, otro tipo de queso…)

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!