BACALAO EN FLOR

Mi hermana y su amiga Paula venían a cenar a casa y quería elaborar un plato sorprendente, sabroso, ligero y a la vez nutritivo. Opté por una esfera de tomate y gambas aliñada con aceite de oliva y para acompañarla, un lomo de bacalao con una base de boniatos. Todo un acierto de plato, lucía muy elegante en la mesa. Una combinación perfecta de sabores y texturas, el dulzor del boniato contrastaba con el suave sabor del pescado y la cebolla aportaba un toque crujiente. Iba acompañado de un bocado refrescante y a su vez lleno de color y sabor (el tomate aporta un bonito tono rojo y las gambas brindan un característico sabor a mar).  A la vez, es un plato muy sencillo de elaborar y cargado de nutrientes.

Sobre el bacalao comentar que es uno de los pescados más consumidos en nuestro país junto con la merluza, el atún y el lenguado. Es un pescado blanco con pocas grasas, por lo que es ideal para una dieta equilibrada y saludable pero sí contiene proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales. A su vez es un pescado de fácil digestión, rico en vitaminas B9 (ácido fólico), B12 (para el mejor aprovechamiento de los nutrientes) y minerales como el zinc (para los problemas de fertilidad), el potasio (beneficioso para el sistema nervioso y magnesio (para el buen funcionamiento de los nervios y músculos)

Ingredientes del bacalao:

-4 lomos de bacalao

-1 boniato

-1/2 cebolla

-3 dientes de ajo

-1/2 pimiento

-Orégano, Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos pelando y lavando el boniato para posteriormente cocerlo en abundante agua con sal. Una vez cocido lo escurrimos y reservamos.

Pelamos y cortamos en juliana la cebolla, los ajos y el pimiento. Los ponemos a pochar en un sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté casi transparente añadimos los lomos de bacalao salpimentados y doramos por ambos lados. Cortamos en láminas finas el boniato y reservamos.

Para el montaje del plato (por comensal), colocamos en la base del plato las láminas de boniato formando una flor. Sobre éstas ponemos un lomo de bacalao y decoramos con la cebolla y pimiento rehogados. Espolvoreamos con orégano y rociamos la superficie con un chorrito de aceite de oliva. 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BUÑUELOS CREMOSOS DE BACALAO

Una receta típica de la Semana Santa en España son los buñuelos de bacalao. Además de quedar delicioso el pescado así preparado, resulta un plato muy sencillo de preparar y que siempre gusta, en especial a los más pequeños de la casa, con los cuales puedes animarte a prepararla. Resultan ideales como aperitivo para picar en una comida informal o acompañados de una ensalada y unas patatas forman un plato completo para una comida o cena.

El bacalao es un pescado blanco de fácil digestión y muy bajo en calorías (tiene tan solo un 2% de grasas, situándose estas en su hígado de donde se extrae el tan preciado aceite de bacalao). Es un alimento rico en vitaminas, proteínas de alto valor biológico y ácidos grasos omega 3, los cuales ayudan a reducir el nivel de colesterol y favorecen la circulación sanguínea. También ayuda en el funcionamiento del sistema nervioso y cerebral gracias a las vitaminas B3 y B12. De entre los minerales que nos aporta el bacalao señalar el fósforo (el cual nos ayuda a producir energía y mantener los huesos y dientes sanos) y el selenio (potente antioxidante que protege de las infecciones).

Para elaborar los buñuelos se puede utilizar cualquier tipo de pescado limpio de pieles y espinas. Incluso puedes aprovechar restos que hayan sobrado de otras elaboraciones para preparar esta deliciosa receta. Yo he añadido curry para realzar el sabor de la mezcla, pero si prefieres que queden un poco más suaves de sabor puedes prescindir de él sin problema. El resultado de estos buñuelos fue un éxito total, quedaron muy crujientes en el exterior y cremosos en su interior, se desasían al primer bocado.

Ingredientes:

-250 gr. bacalao

-1 huevo

-1 cebolla

-2 ajos

-150 gr. harina

-1 cucharadita levadura

-150 ml. agua

-Perejil, curry, sal y pimienta

 

Preparación:

En primer lugar cocemos el pescado en agua y sal. Lo escurrimos, troceamos muy finito y dejamos templar.

Por otro lado, pelamos, lavamos y picamos la cebolla y los ajos. Los ponemos a rehogar en una sartén con un poco de aceite. Y los dejamos enfriar.

En un bol amplio batimos el huevo con la harina, la levadura y el perejil. Añadimos la cebolla, el ajo, un poco de sal y el pescado. Mezclamos bien e incorporamos el resto de ingredientes, el curry, la pimienta y el agua. Removemos hasta integrar y dejamos reposar 30 minutos en la nevera para que adquiera consistencia.

Calentamos abundante aceite de oliva en un sartén y freímos la masa ayudándonos de una cuchara. Las hemos de freír en varias tandas para que nos sea más fácil darles la vuelta y que se doren por todas sus caras. Retiramos sobre papel absorbente y servimos inmediatamente.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier pescado limpio de pieles y espinas.

*Este plato resulta ideal acompañado de una ensalada, unas patatas cocidas o unas verduras.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!