GALLETAS FÁCILES (sin horno)

Con tan solo 3 ingredientes y en 5 minutos podréis disfrutar de unas deliciosas y nutritivas galletas ya que no necesitan ser horneadas, con lo que conservan todas sus propiedades naturales. Tampoco llevan harina, ni azúcar, ni grasas, ni leche, ni huevo, con lo que se convierten en una opción perfecta para aquéllos que tienen cualquier tipo de intolerancia, celiaquía, o llevan una dieta vegana, vegetariana, baja en grasa o simplemente desean cuidarse.

También resulta ideal para los niños y deportistas, ya que al llevar cereales hace que su rendimiento físico como mental aumente de manera considerable, estando perfectamente nutridos y lo más importante sin harinas ni azúcares refinadas que solamente aportan al organismo calorías vacías sin nutrirlo.

La base de este delicioso bocado son los copos de avena, mezclados con dátiles (o caramelo de dátil) y miel. Como extra y para aportarle más sabor se pueden añadir ingredientes como vainilla, canela, coco rallado, frutos secos troceados, chips de chocolate negro, ralladura de naranja, fruta deshidratada, jengibre… o aquellos que más os gusten…

Ya no hay excusa para tomar unas deliciosas, sencillas y rápidas galletas a la hora del desayuno o la merienda. ¿Qué me decís? ¿Os gusta la idea?

20180713_153742
20180713_153727

Ingredientes:

-1 taza y ½ de avena

-12 dátiles

-3 cucharadas de miel

Opcional para darle sabor: coco rallado, chips de chocolate negro, ralladura de naranja, fruta deshidratada, vainilla, canela, jengibre, frutos secos troceados…

Preparación:

Ponemos en la trituradora 1 taza de avena (reservamos el resto) con los dátiles (o caramelo de dátil si tenemos preparado) y la miel. Trituramos unos segundos hasta obtener una pasta algo pegajosa y compacta que podamos manipular. Ponemos la masa en un bol e incorporamos el resto de la avena que habíamos reservado, junto con los ingredientes extras que queramos añadir para aportarle sabor. En este caso yo he incorporado ralladura de naranja y coco rallado. Mezclamos bien y formamos bolitas que aplanaremos un poco con las manos. Las colocamos en un plato o tupper (sobre el cual habremos puesto papel de hornear para evitar que se peguen) y si queremos decoramos con chocolate fundido (yo he usado chocolate negro 80% cacao). Listas!

Las podemos tomar recién hechas pero si las refrigeramos al menos 1 hora ganan en consistencia. Se conservan en la nevera hasta 8 días.

Sugerencias:

*Si no disponéis de trituradora o procesador de alimentos, podéis mezclar en un bol todos los ingredientes (avena, dátiles finamente troceados, miel (y algún otro ingrediente extra si se desea) y proceder del mismo modo a formar las galletas.

*Podéis sustituir la miel por sirope de agave. Y los dátiles por cualquier otro fruto seco que le aporte dulzor como las uvas pasas, orejones…

*Si la masa resulta muy dura cuando la mezclamos podéis añadir una o dos cucharaditas de agua para que se ablande y podamos manipularla sin tener que añadirle más cantidad de miel.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PIE de CHOCOLATE, AVENA y CALABAZA (sin horno, sin harina, sin azúcar, sin huevo ni leche)

Sin horno, ni leche, ni harina, ni huevo, ni azúcar!! Os imagináis un postre que reúna todas estas características? Pues ya es posible, se trata de un delicioso pie o tarta cuya base es la avena y frutos secos, junto con cacao desgrasado. Como relleno he usado simplemente puré de calabaza (únicamente debéis pelar la calabaza, quitarle las pepitas, trocearla y cocinarla con un poco de agua hasta que esté tierna). Para potenciar el sabor de la calabaza la he especiado e incorporado mi siempre fiel caramelo de dátiles (tenéis la receta pinchando aquí). Si os gusta más dulce podéis incorporar más caramelo de dátiles o vuestro edulcorante favorito. Como topping le he puesto un poco de chocolate derretido, ya que el contraste con el dulce de la calabaza queda espectacular, pero podéis sustituirlo por coco rallado, frutos secos troceados o dejarlo tal cual.  

Y es que se puede comer postre sanamente, proveyéndonos de nutrientes y sin añadir calorías extras a nuestro organismo. ¿Os animáis a preparar esta delicia? ¡Os encantará!

Ingredientes para la base:

-125 gr. de copos de avena

-3 cucharadas de cacao puro desgrasado

-2 cucharadas de miel

-1/2 taza de almendras

-10 dátiles

-2 cucharadas de agua

Ingredientes para el relleno:

-400 gr. de puré de calabaza

-4 cucharadas de caramelo de dátiles

-1 y ½ cucharadita de canela molida

-1 cucharadita de jengibre molido

-1/2 cucharadita de nuez moscada

-4 cucharadas de coco rallado (opcional)

-4 hojas de gelatina neutra (o agar agar)

-100 ml. bebida de almendras (u otra bebida o leche de tu preferencia)

-4 cuadrados de chocolate de fundir

Preparación:

Comenzaremos haciendo la base de la tarta, para ello ponemos todos los ingredientes en una trituradora y trituramos hasta obtener una masa compacta y manejable (incorporar un poco más de agua si vemos que no queda compacta). Ponerla en un molde forrado con papel vegetal (para facilitar el desmoldado). Poner en el congelador 15 minutos para que endurezca.

Ahora preparamos el relleno. Ponemos a hidratar en agua las láminas de gelatina. Por otra parte, en un bol batimos el puré de calabaza, con el caramelo de dátiles (o el edulcorante que hayas elegido), la canela, el jengibre y la nuez moscada. Si decides ponerle coco rallado, debes añadirlo ahora. Yo no le he puesto.

Calentamos la bebida vegetal (en este caso de almendras, pero puedes usar la de tú preferencia –arroz, avena… incluso leche de vaca) y disolvemos en ella las hojas de gelatina. Lo incorporamos a la mezcla de calabaza y ésta la vertemos sobre la base de avena que teníamos en el congelador. Reservamos.

Fundimos el chocolate (en el microondas o al baño maría) y lo vertemos sobre la tarta a modo de decoración (con un palillo formamos ondas).

Refrigeramos un mínimo de 4 horas. Desmoldamos.

Sugerencias:

*Si no se dispone de leche de almendras podéis sustituirla por leche de avena, de arroz, de coco, o incluso por leche de vaca.

*Si os gusta más dulce podéis incorporar más caramelo de dátiles o vuestro edulcorante favorito.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PAN DE CHOCOLATE (sin huevo, leche, ni azúcar)

Sin lugar a dudas un dulce que lo tiene todo, está riquísimo, muy fácil de preparar y con ingredientes de lo más saludable.  Es ideal para los desayunos o meriendas; para niños, deportistas y todos aquéllos que quieran cuidarse y sentirse bien alimentados ya que en su elaboración se usan ingredientes cien por cien naturales. En esta ocasión he usado bebida vegetal (perfecto para intolerantes a la lactosa) pero he probado a prepararlo con leche de vaca y queda muy rico también.

De muy fácil elaboración, permitirá que en cuestión de 5 minutos (más el tiempo de horneado) tengáis listo esta delicia de la repostería, ya que simplemente debemos triturar o mezclar (si no tenéis batidora) todos los ingredientes. ¿Qué me decís? ¿Os animáis a probarlo?

Ingredientes:

-250 gr. de harina integral o de avena

-3 cucharadas de cacao puro desgrasado

-1 cucharada de levadura en polvo

-2 manzanas ralladas

-6 cucharadas caramelo de dátiles (ó 12 dátiles)

-1/2 taza de bebida de almendras (o avena, arroz…)

-3 cucharadas de aceite de oliva

-Chocolate troceado para decorar

Preparación:

Poner todos los ingredientes en la trituradora (menos el chocolate troceado que será para decorar) y triturar hasta obtener una mezcla homogénea. Incorporarle unos trocitos de chocolate y volver a mezclar. Precalentar el horno a 180º.

Verter la mezcla en un molde de horno (previamente engrasado) e incorporarle algunos trocitos más de chocolate en la superficie. Hornear durante 50 minutos.

Dejar enfriar por completo antes de desmoldar. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

GALLETAS DE AVENA Y CEREZA

Se trata de unas riquísimas y super sanas galletas rellenas de cereza. La receta es de lo más simple ya que basta con mezclar todos los ingredientes para posteriormente darle forma y hornear las deliciosas galletas. El relleno de cereza le aporta un contraste de sabor y textura a la galleta delicioso. Podéis optar por usar el relleno que más os guste, aquí os dejo otras alternativas: mermelada de fresas, mermelada de manzana y canela, mermelada de berenjena, mermelada de melocotón, mermelada de zanahoria y papaya.  Y si andáis con prisas, podéis optar por usar una mermelada industrial.

Para endulzarlas como siempre he recurrido a mi fiel caramelo de dátiles (tenéis la receta pinchando aquí) pero podéis usar vuestro edulcorante preferido.

Guardadas en un bote hermético o lata duran perfectamente 3 ó 4 días.

¿Qué me decís? ¿Os animáis a preparar esta delicia para el desayuno o la merienda? 

Y pinchando aquí podéis ver la receta de otras riquísimas galletas estilo Chip Ahoy en su versión light. Riquísimas pero muchísimo más saludables.

Ingredientes:

-150 gr. de harina de avena

-1 cucharadita de levadura en polvo

-1 huevo

-60 ml. de aceite de oliva

-5 cucharadas de caramelo de dátiles

-1 cucharadita de canela molida

Ingredientes para el relleno de cerezas:

-200 gr. de cerezas

-5 cucharadas de caramelo de dátiles

Preparación:

Comenzamos preparando el relleno de las galletas, para ello pelamos y despepitamos las cerezas, las troceamos y las ponemos en un cazo con el caramelo de dátiles. Cocinamos a fuego medio hasta que las cerezas se hayan deshecho. Dejamos enfriar. Yo no he triturado esta confitura porque me gusta encontrarme pequeños trocitos de cerezas, pero podéis optar por triturarla si queréis un relleno más fino.

Ahora vamos a preparar las galletas, y es tan fácil como mezclar todos los ingredientes en el orden en que aparecen, hasta formar una pasta homogénea (si no disponemos de harina de avena, podemos optar por triturar los copos de avena). Dejamos reposar la pasta de galletas en la nevera, tapada con film transparente, durante 30 minutos para que tome cuerpo.

Precalentamos el horno a 180º. Ponemos papel de hornear en la bandeja del horno. Sacamos la masa de la nevera y tomamos una pequeña porción, hacemos una bola y luego la aplanamos, ponemos una cucharada de confitura de cereza en el centro y la cubrimos con otra bola de masa la cual también hemos aplanado un poco, sellamos los bordes para que no se salga el relleno y repetimos la operación hasta acabar con la masa. Las vamos colocando sobre la bandeja del horno y hornemos durante 10 minutos o hasta que estén ligeramente doradas por la superficie (no pasarse demasiado en el tiempo de cocción o se quedarán secas). Dejar enfriar sobre la rejilla.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CHIPS AHOY LIGHT

¿Os apetece disfrutar de unas deliciosas y crujientes galletas con chips de chocolate pero en su versión más sana? Pues atentos a la receta porque no tiene desperdicio, además de ser muy sencilla de preparar…

Para hacerlas lo más sanas posible y potenciar su sabor, he usado mantequilla o crema de almendras casera (podéis ver la receta pinchando aquí, si no disponéis de ella, se puede usar mantequilla común). Al igual que he endulzado la preparación con caramelo de dátiles (os dejo la receta pinchando aquí), pero podéis sustituirlo por el edulcorante que prefiráis (aunque con los dátiles resultan realmente deliciosas).

Yo usé chocolate  negro con 72% de cacao (a tener en cuenta que cuanto mayor sea el porcentaje de cacao de la tableta de chocolate, más saludable y enriquecedor será). Pero si preferís podéis optar por usar chips de chocolate ya comprados.

Un consejillo rápido es que si no tenéis harina de almendras, podéis triturar las almendras enteras hasta hacerlas polvo, pero cuidado con no pasaros en la trituración o se os quedará como una crema.

Qué os parece la receta? ¿Os animáis a prepararlas y me contáis? 

Ingredientes:

-2 vasos de harina de almendras

-1 vaso de avena

-2 huevos

-1 vaso de mantequilla de almendras

-1 vaso de caramelo de dátiles

-1 cucharadita de vainilla

-1 cucharadita de levadura en polvo

-1 cucharadita de bicarbonato sódico

-1/2 tableta de chocolate negro

Preparación:

Comenzamos batiendo ligeramente los huevos, añadimos la mantequilla de almendras, la vainilla y el caramelo de dátiles. Removemos bien e incorporamos la harina de almendras, la avena, la levadura y el bicarbonato. Mezclamos el conjunto y añadimos el chocolate negro previamente troceado pequeñito. Removemos y guardamos en la nevera, tapado con film transparente, durante 1 hora para que endurezca.

Finalmente hacemos bolitas, las escachamos un poco con la palma de la mano y las colocamos en una placa de horno forrada con papel de hornear. Horneamos en horno precalentado a 180º durante 15 minutos o hasta que veamos que están doradas.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

FLAN DE AVENA Y PLÁTANO

El flan de plátano es una receta versionada del clásico flan. Yo la suelo preparar cuando tengo plátanos maduros en casa y ya no los vamos a consumir tal cual. Aunque sí que es verdad que hay muchas recetas de aprovechamiento con plátanos, como por ejemplo, batidos, smothies, helados, mouse, petit suisse, bizcochos, tortillas… Poco a poco iré publicando recetas de este estilo para que veáis que sencillas y ricas son, y encima nos beneficiamos de los múltiples beneficios de este fantástico fruto.

A los niños les encanta y muy sencillita de hacer. En 5 minutos la tienes lista para la cocción, ya que básicamente se trata de mezclar todos los ingredientes y a la flanera.

Esta vez usé leche de avena para prepararlo y el resultado fue muy bueno, ya que se potencia el sabor y encima el flan se ve enriquecido con las múltiples propiedades de la avena. Aunque si no tenéis leche d avena en casa o no os gusta, podéis prepararlo perfectamente con la leche tradicional que también queda muy rico.

Yo preparo los flanes en la olla expres, me resulta muy práctico y me da menos pereza que la cocción al horno, ya que esta última requiere de más tiempo, más vigilancia durante el horneado y por consiguiente un mayor gasto económico. En mi casa, como a los peques y a nosotros nos encantan los flanes, porque son un postre muy sano, decidí comprarme una flanera con tapa para prepararlos en la olla, ya que facilita mucho la cocción. Os animo a que adquiráis una y prepararéis vuestros propios flanes caseros. Están riquísimos, son super fáciles de hacer, y por si fuera poco, nutricionalmente hablando nos aportan muchas propiedades ya que sus ingredientes base son los huevos, la leche y el azúcar.

En esta ocasión y como andaba con prisas he usado un caramelo líquido industrial pero si tenéis algo más de tiempo,  podéis hacer vuestro propio caramelo, simplemente se debe poner 50 gramos de azúcar con 2 cucharadas de agua en una sartén, removemos para mezclar los ingredientes y llevamos a fuego medio hasta que adquiera un color dorado. Inmediatamente se vierte en el molde a usar. Es importante no moverlo durante la cocción. Y sin más vamos con la receta.

Ingredientes:

-2 plátanos maduros

-3 huevos

-1 vaso de leche de avena

-3 cucharadas de azúcar

-1 cucharadita de canela

-1 cucharada de maicena

-Caramelo líquido

20180506_090453

Preparación:

Comenzamos triturando los plátanos con la batidora hasta formar un puré. Le incorporamos los huevos y el azúcar y batimos bien. En la leche  disolvemos la maicena y agregamos al preparado anterior. Añadimos la maicena y removemos hasta integrar todos los ingredientes.

Vertemos dentro de la flanera el caramelo líquido e incorporamos la mezcla de plátanos. Tapamos y llevamos al baño maría en una olla exprés durante 15 minutos después que haya comenzado a salir el  vapor. Dejamos entibiar. Sacamos el molde de la olla, y refrigeramos mínimo 6 horas para que cuaje bien. Desmoldamos con cuidado y dándole la vuelta sobre el plato en el que vayamos a servir.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la leche de avena por leche de vaca. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BIZCOCHO DE ZANAHORIA, AVENA Y JENGIBRE

Aquí os traigo una versión algo diferente del tradicional pastel de zanahorias. Y es que en esta ocasión lo he preparado con avena, harina integral y miel. Pero perfectamente puede usarse harina blanca (o mitad y mitad) y para endulzarlo en lugar de miel puede usarse azúcar moreno, azúcar blanca o stevia.

El sabor es maravilloso, la zanahoria y la miel le aportan dulzor, la avena lo enriquece nutricionalmente y lo ayuda a que gane en textura. Y por otra parte, las especias: jengibre, canela y nuez moscada hacen que se intensifiquen aun más los aromas. Como cobertura he elegido chocolate derretido por el contraste de sabores con el bizcocho. Pero podéis decantaros por un glaseado de limón o una cobertura de queso (pinchando en el link os llevará a la receta).

Un sencillo y facilísimo bizcocho que resulta ideal como desayuno o merienda (sobre todo para los más pequeños) ya que sus múltiples nutrientes ayudarán a afrontar las tareas diarias.

Como sugerencia, añadir que queda riquísimo añadiéndole coco rallado, o unos frutos secos picaditos, o unas uvas pasas… (Si optáis por incorporárselos, hacedlo cuando ya tengáis la mezcla preparada, justo antes de hornear). Enriquecen el sabor del bizcocho a la vez que aportan más propiedades nutricionales. Vamos a por la receta.

Ingredientes:

-2 tazas de zanahoria rallada

-1 taza de copos de avena

-1 taza harina integral (puede usarse harina blanca)

-4 huevos

-1/4 taza leche

-1/4 taza aceite

-1/2 taza de miel (puede usarse azúcar blanca)

-1/2 cucharadita jengibre rallado (ó 1 cucharadita jengibre en polvo)

-1 cucharadita de canela

-1 cucharadita nuez moscada

-1 sobre de levadura en polvo

-150 gr. chocolate fondant

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y comenzamos a hacer el bizcocho. Separamos las yemas de las claras y éstas últimas las reservamos. Batimos las yemas con el azúcar hasta que estén espumosas. Añadimos la avena, la leche y trituramos. Incorporamos la zanahoria y el aceite e integramos el conjunto. Vertemos la harina con la levadura previamente cernidas y  las especias (canela, jengibre y nuez moscada). Batimos hasta mezclarlo todo. Finalmente montamos las claras a punto de nieve e incorporamos a la mezcla con movimientos envolventes.  Vertemos sobre un molde previamente engrasado y horneamos 50 minutos o hasta que veamos que está cocido (lo comprobamos pinchando con un cuchillo, si sale limpio significa que esté en su punto). Dejamos templar y desmoldamos.

Para la cobertura, derretimos el chocolate al baño maría, lo vertemos sobre el bizcocho y dejamos que se solidifique.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOTHIE DE PAPAYA, AVENA Y LECHE DE ALMENDRAS

Los batidos con frutas, semillas, verduras, leche… son una forma ideal, sencilla y rápida de nutrir nuestro organismo de vitaminas y minerales, ya que solo se necesita licuar los ingredientes elegidos. Estos deben ser consumidos al instante de prepararlos porque pierden propiedades nutritivas con el paso del tiempo y sus ingredientes se van oxidando y ennegreciendo.

Hoy he preparado un smoothie muy sabroso y nutritivo, a base de papaya, avena, leche de almendras, canela y miel. Con este riquísimo cocktel nos beneficiamos de todas las propiedades de sus potentes ingredientes. Por ejemplo, la papaya cuenta con poderosos antioxidantes, vitaminas, minerales y enzimas digestivas que tras ser ingeridas contribuyen al buen funcionamiento del sistema digestivo del cuerpo. Por su parte, la avena tiene una gran función depurativa y además contiene propiedades contra el cáncer; posee numerosos ácidos omega 3 con lo que es ideal para el corazón y para reducir el colesterol; previene la osteoporosis y el estreñimiento; y es muy saciante por lo que es ideal para bajar de peso. La leche de almendras por su parte, tiene la misma consistencia que la leche de vaca, pero no tiene gluten, ni lactosa, ni colesterol, y es rica en vitaminas y minerales. Además, posee un alto contenido en vitamina E, D y A, proteínas, omega 6, zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio. Y destacar que es un antioxidante natural que ayuda a prevenir el cáncer y a retrasar el envejecimiento.

¿Os animáis a incluir esta delicia en vuestros desayunos o meriendas?

Ingredientes:

-100 gr. papaya

-30 gr. avena

-125 ml. leche almendras

-1 cucharadita canela en polvo

-1 cucharadita de miel

-1 piedra de hielo

Preparación:

Pelamos y retiramos las pepitas de la papaya y la ponemos en la licuadora junto con el resto de ingredientes. Batimos hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados. Servimos de inmediato.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la leche de almendras por la que más guste.

*Al igual que la miel puede ser sustituida por otro endulzante (estevia, azúcar blanca, azúcar moreno, sacarina líquida) o simplemente prescindir de ella si no nos gusta el sabor muy dulce.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!