TORRE DE PESCADO FUNDENTE

Ayer compré en la pescadería unos lomos de atún que con solo mirarlos decían “cómeme”. Como ya he comentado anteriormente soy una gran aficionada al pescado. Me encanta no solo por su exquisito sabor sino también por los grandes beneficios que aportan al organismo. Para esta receta he utilizado el atún pero bien es cierto que se puede emplear cualquier otro filete o lomo que esté limpio de espinas y pieles.

El atún es el pescado, por excelencia, más consumido en todo el mundo. Se trata de un pescado azul rico en ácidos grasos omega 3, muy beneficioso para la salud de los vasos sanguíneos y del corazón, ya que contribuye a disminuir el colesterol malo (LDL), la tensión arterial, la diabetes y el sobrepeso. Entre las vitaminas que aporta, destacan la vitamina A, B2, B3, B6, B9, B12 y D. En lo que a los minerales se refiere, sobresalen el fósforo y magnesio, conteniendo hierro y yodo pero en menor proporción.

Para conservar intactas todas sus propiedades lo mejor es cocinarlo a la plancha o hervido.

En esta receta he combinado los lomos de atún con queso mozzarella. Y aunque a priori, puede resultar extraña la mezcla, resulta deliciosa al paladar, ya que la carne del atún es un poco seca y densa, y el queso le aporta la jugosidad que este pescado necesita. Todo un deleite para los sentidos. Además es un plato super sencillo de preparar, en menos de 10 minutos puedes tenerlo listo.

Ingredientes:

-4 lomos de atún

-12 rodajas mozzarella

-Orégano

-2 tomates

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos cocinando en una plancha los lomos de atún con sal y un chorrito de aceite. Una vez cocidos, los colocamos sobre un plato y con la ayuda de un cortador cuadrado, cortamos tres cuadrados de cada lomo (el pescado sobrante se puede aprovechar para hacer unas croquetas o unas ricas hamburguesas). Repetimos esta operación para formar las 3 torres restantes (una por comensal).

 Para acompañar el plato, cortamos los tomates por la mitad y le damos forma de flor.

Para montar las torres, alternamos cuadrados de pescado con rodajas de mozzarella, comenzando con un trozo de pescado para la base y terminando con uno de queso. Horneamos hasta que el queso se haya fundido. Retiramos del horno, espolvoreamos con orégano y servimos acompañado de la flor de aguacate.

Sugerencias:

*Se puede usar otro tipo de pescado, incluso de queso para elaborar este plato.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ESPAGUETIS DE CALABACÍN

Hacía tiempo que quería hacer esta receta, pero no sé por qué siempre la había pospuesto. Creo que me daba algo de reparo el sabor que pudieran tener los calabacines en crudo. Pero hoy le llegó el día  jejeje 

Tenía en la nevera calabacines bien fresquitos y me dispuse a prepararlos como “falsos espaguetis”. El resultado maravillosamente exquisito. Sinceramente, ha sido una receta que me ha sorprendido muy gratamente por su simplicidad en la elaboración como por su exquisito sabor. Además, al no procesar ni cocinar el calabacín, estamos enriqueciéndonos de todas sus propiedades y nutrientes. Aunque si se prefiere se puede saltear durante 2 minutos (no más porque empezaría a soltar el agua y se desharía) en una sartén con un chorrito de aceite de oliva y unos ajos.

Lo he acompañado de atún en aceite de oliva y queso parmesano rallado, pero como siempre os digo, podéis sustituir estos ingredientes por otros de vuestro agrado o disponibilidad (unas gambas salteadas con ajo, unos champiñones, una salsa boloñesa…)

Respecto a la preparación de la forma de espaguetis, es muy sencillo. Decir que existe en el mercado aparatos especiales para cortar las verduras en espiral y que salga automáticamente la forma del espagueti. Pero si no se dispone de ella, como es mi caso, se puede usar un pelador de verduras (es muy económico, el mío costó 1 euro) e ir haciendo tiras muy finitas con el calabacín. También puede emplearse un cuchillo bien afilado, donde cortaremos láminas finas de calabacín, para luego volver a cortarlas en juliana (tiras muy finitas).

De verdad que merece la pena preparar este plato por su practicidad y beneficios nutricionales, ya que el calabacín es una gran fuente de antioxidantes, que apenas aporta calorías; y por su gran contenido en agua, ayuda a depurar el organismo. Os animáis? Pues vamos con la receta…

Ingredientes:

-4 calabacines

-1 lata de atún

-Queso parmesano

-Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos lavando muy bien el calabacín ya que yo lo uso entero sin quitarle la piel (pero se puede optar por pelarlo). Lo cortamos en tiras muy finitas con la ayuda de un pelador de verduras. Disponemos dichas tiras en el plato, encima le ponemos el atún bien escurrido y le rallamos el queso encima.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ROLLITOS DE PUERROS

En esta ocasión presento una receta tan original y sorprendente como novedosa, unos rollitos de puerro rellenos. Lo curioso del plato es que el rollito lo forma el mismo puerro, no añadimos ningún tipo de masa con lo que se convierte en una receta muy sana y ligera, perfecta como un primer plato o una deliciosa cena.

Los he preparado rellenos de atún y huevo cocido, para aportar proteína al plato, pero podéis cambiar el relleno adaptándolo a vuestras preferencias o a lo que tengáis en la nevera. El puerro combina perfectamente con cualquier otro ingrediente.

Además son muy fáciles de preparar, en un abrir y cerrar de ojos tendrás listo un plato muy vistoso, lleno de nutrientes y que hará las delicias de los comensales.

Quieres conocer un poco más sobre el puerro? Pues te cuento, se trata de un vegetal que pertenece al género de las cebollas. Es muy sabroso, ligeramente dulce y muy bajo en grasa. Los puerros son una de las mejores fuentes de fibra, por lo que nos ayudan a sentirnos saciados. Son ricos en vitamina B9 o ácido fólico, que ayuda al cuerpo a generar nuevas células y mantiene la sangre sana para oxigenar al organismo (ideales en el embarazo). Porporcionan calcio, que fortalece los huesos y dientes. Son una importante fuente de potasio y aportan vitamina C para reparar los tejidos del cuerpo. Ayudan a reducir el colesterol malo (LDL) y aumenta los niveles del bueno (HDL). Reduce el riesgo de padecer cáncer de próstata, colon y ovarios. Y  contiene propiedades diuréticas y antiartríticas, entre otros muchos beneficios.

 

Y después de esta breve introducción sobre el ingrediente principal del plato, voy a explicaros el paso a paso de la receta.

Ingredientes:

-2 puerros

-1 cebolla

-2 ajos

-2 huevos

-1 lata de atún

-150 gr. queso crema

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Pelamos, lavamos y picamos finamente la cebolla y los ajos. En una sartén vertemos un chorrito de aceite y rehogamos hasta que estén pochados. Dejamos templar. Cocemos los huevos en abundante agua durante 10 minutos. Los pelamos y picamos muy finamente. Mezclamos en un bol la cebolla, los ajos, los huevos, el atún (desmenuzado y escurrido) y el queso crema. Reservamos.

Ahora debemos preparar los rollitos de puerros (solo necesitamos la parte blanca). Para ello los lavamos muy bien y cortamos en trozos iguales. Sacamos con cuidado 8 aros de los puerros (2 por persona) y los secamos. Rellenamos con la mezcla preparada anteriormente y doramos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Dejamos escurrir sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Sugerencias:

*Son ideales sobre una mezcla de lechugas finamente picadas y una flor de aguacate.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ENSALADILLA RUSA

Considerada como uno de los entrantes más populares del mundo, hay que reconocer que es ideal en esos días de calor donde apetece tomarnos un plato fresquito y ligero. Al  elaborarse con antelación resulta perfecta para degustarla en un picnic en la playa o en el campo. En este plato se combinan todas las sustancias necesarias para el organismo, por lo que es, sin lugar a dudas, un plato completo, donde las verduras nos aportan vitaminas y fibras, las patatas ofrecen hidratos de carbono, el huevo y el atún, nos brindan las proteínas y la mayonesa casera elaborada con aceite de oliva nos aporta unas pocas grasas saludables.

Una vez más tenemos un plato nutricionalmente perfecto. Si quieres aprender más sobre su elaboración, continúa leyendo la receta y anímate a prepararla! 

Ingredientes:

-4 patatas

-4 zanahorias

-100 gr. habichuelas

-3 huevos

-3 cucharadas de guisantes

-1/2 pimiento rojo

-1/2 cebolla

-1 lata de atún

-1 lata aceitunas

Mayonesa casera 

-Sal

Preparación:

Pelamos las patatas y las zanahorias y las cortamos en trozos. Lavamos las habichuelas, les quíitamos el rabito y las troceamos. Ponemos a cocer en abundante agua con sal las patatas, zanahorias y habichuelas hasta que estén tiernas.

En otro cazo se cuecen los huevos cubiertos de agua durante 10 minutos.

Continuamos picando finamente el pimiento rojo, la cebolla y las aceitunas. Reservamos.

Una vez cocidas las patatas, zanahorias y habichuelas, le escurrimos muy bien el agua sobrante y las escachamos con la ayuda de un tenedor. Dejamos enfriar.

Mientras pelamos los huevos cocidos y los picamos muy pequeñitos. Los añadimos a la mezcla de patatas junto con el pimiento rojo picado, la cebolla, aceitunas y los guisantes.

Escurrimos el atún, lo desmigajamos y unimos a la mezcla anterior. Incorporamos la mayonesa sobre el conjunto y mezclamos hasta que esté todo bien integrado. Rectificamos de sal si fuera necesario. Refrigeramos en la nevera al menos 2 horas antes de servir.

Sugerencias:

*Se puede decorar la ensaladilla como más guste, combinando diferentes ingredientes, pimiento picado, zanahoria rallada, huevo troceado, aguacate laminado… y cubrirla de mayonesa para que resulte más cremosa a la hora de comerla.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MILHOJA DE ATÚN FRESCO

Cuando hablamos de atún y patata como ingredientes base para preparar un plato, se nos viene a la cabeza un guiso si estamos en época invernal o una ensaladilla bien fresquita si lo vamos a tomar en verano. Pero si lo que queremos es una receta para sorprender y que salga de los platos tradicionales, debemos probar esta exquisitez de plato. Por su presentación resulta muy agradable a la vista y apetecible. Es realmente fácil de preparar y nutricionalmente, la combinación de ambos ingredientes, proporcionan múltiples beneficios para el organismo.

La patata por si sola es muy interesante en casos de gastritis y estados febriles. Así mismo, ayuda a controlar el azúcar, nos mantiene saciados durante más tiempo y combate la oxidación.

 

En lo que al atún se refiere, la abundancia de yodo que contiene hace que regule nuestro nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células. Además, el yodo del atún, ayuda a cuidarnos por dentro, regulando nuestro colesterol. Al ser un alimento rico en yodo, también ayuda a procesar los hidratos de carbono, fortalecer el cabello, la piel y las uñas. El alto contenido de vitamina B3 del atún, hace que sea un alimento beneficioso para el sistema circulatorio. Además, esta vitamina puede ayudar a reducir el colesterol. Es recomendable para combatir enfermedades como la diabetes, la artritis.

Ingredientes:

-4 lomos de atún

-4 patatas

-1/2 cebolla

-1/2 zanahoria

-2 tomates

-Orégano

-Aceite de oliva

-Sal

Preparación:

Comenzamos pelando las patatas, lavándolas bien y cortándolas con la ayuda de un cortador cuadrado. Debemos hacer 3 cuadrados gruesos a cada patata. Añadimos sal. Llevamos al horno precalentado a 180º durante 30 minutos o que estén tiernas (no deben quedar muy doradas para que no queden secas, si fuera necesario tapamos con un papel de hornear para que se cuezan por dentro y no se hagan en exceso por fuera. Reservamos.

Pelamos la cebolla y la zanahoria, las lavamos y cortamos en juliana (ésto es en tiras finas). Rehogamos a fuego medio en una sartén con un chorrito de aceite de oliva hasta que estén tiernas. Reservamos.

Cocinamos en una plancha los lomos de atún con sal y un chorrito de aceite. Una vez cocidos, los colocamos sobre un plato y con la ayuda de un cortador cuadrado, cortamos tres cuadrados de cada lomo (el pescado sobrante se puede aprovechar para hacer unas croquetas o unas ricas hamburguesas). Repetimos esta operación para formar las 3 milhojas restantes.

Lavamos muy bien el tomate y lo troceamos formando una rosa.

Para montar el plato, alternamos tres cuadrados de atún con tres cuadrados de patata, terminando con un cuadrado de patata. Vertemos encima un chorrito de aceite de oliva y colocamos sobre ésta las verduritas salteadas que habíamos reservado. Espolvoreamos con orégano y acompañamos con una flor de tomate.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MINI PIZZAS DE CALABAZA

Llega el viernes noche y mientras el cuerpo pide algo rico, mi mente se transporta a la niñez. Aquellos viernes noche de antaño, en casa de mi mamá, sabían a pizza y a “Un,  Dos, Tres”. Si si cuando aún habían solo dos canales de televisión y nos entreteníamos muchísimo con Barrio Sésamo, La Bruja Avería, Aquellos Maravillosos Años, El Precio Justo… ¡Madre mía qué de recuerdos!

Pero volviendo a las cenas de los viernes, mi madre preparaba unas pizzas riquísimas para cenar, cargaditas de ingredientes (salsa de tomate casero, champiñones, atún, cebolla, cangrejo… ummm si cierro los ojos aun puedo recordar su riquísimo sabor). Nos encantaba comerlas viendo el tan famoso programa “Un, Dos, Tres”. Era como un rito familiar.

Y tras pensar en aquellos deliciosos bocados se me ocurrió preparar unas minipizzas igual de sabrosas pero dándole otro toque. Aprovechando que tenía una calabaza hermosísima en la nevera, decidí usarla como base de mi plato. El resultado fue espectacular, una mezcla de sabores sin igual. La calabaza aporta un dulzor que contrasta a la perfección con el resto de ingredientes salados. A los niños les encanta porque visualmente el plato está lleno de colorido. Y nutricionalmente es ideal, ya que nos beneficiamos de las propiedades antioxidantes que posee la calabaza, así como de la vitamina C y del ácido fólico entre otros. Al añadirle atún, jamón (también podría admitir pollo o carne molida) enriquecemos el plato con proteínas, también necesarias para nuestro organismo. Y sin más vamos con la receta.

Ingredientes:

-3 rodajas de calabaza

-Sal

-Pimienta

Topping para las mini pizzas:

-Salsa de tomate casera

-Champiñones

 -Jamón

-Queso

-Cebolla

-Orégano

Preparación:

Precalentamos el horno a 190º. Cortamos la calabaza en rodajas de un centímetro de grosor. Las pelamos y lavamos bien. Horneamos 10 minutos hasta que estén tiernas. Salpimentamos y añadimos una base de tomate casero. Sobre éste le ponemos los topping que más nos gusten. En este caso yo opté por  salsa de tomate casera, queso cheddar rallado, jamón y orégano en una pizza. A otra le agregué una mezcla de quesos (cheddar, queso de cabra y gruyer), cebolla caramelizada y orégano. Y la última llevaba queso cheddar, jamón, trocitos de champiñones y orégano.

Ya solo queda gratinarla en el horno hasta que el queso se derrita. ¡Y a disfrutar!

Sugerencias:

*Se pueden variar los ingredientes según las preferencias, admite cualquier combinación (atún, jamón york, jamón curado, bacon, carne molida, pimiento, piña, gambas, pollo, diferentes quesos…)

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!