SALMÓN CON PURÉ DE PATATA

Me encanta el salmón, es uno de mis pescados favoritos, no solo por su sabor sino por la cantidad de nutrientes que reporta a nuestro organismo. En casa suelo cocinarlo una vez a la semana, haciendo diferentes combinaciones con él. En esta ocasión, lo he preparado sin complicación, a la plancha y acompañado de un puré de patatas y algunas verduras. Ideal para un almuerzo o cena.

De todos es sabido que el salmón es un pescado azul y éstos son ricos en grasas saludables. Pues bien, concretamente el salmón aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares. El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados. En cuanto a vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12. Éstas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas e intervienen en procesos de gran importancia (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas, etc.).

La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos.

Es fuente de magnesio y yodo, y su contenido medio de hierro es inferior al de la mayoría de los pescados. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. También forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento del tiroides, así como para el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro.

Y después de escuchar tantas propiedades positivas, os animáis a prepararlo?

Ingredientes:

-4 lomos de salmón

-1/2 puerro

-1 zanahoria

Puré de patatas

-3 cucharadas de jugo de remolacha

-Aceite de oliva y Sal

20180504_100831

Preparación:

Pelamos, lavamos y cortamos la zanahoria en juliana (ésto es en tiras finas). Lavamos muy bien el puerro e igualmente lo cortamos en tiras finas. Ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén y rehogamos ambas verduras hasta que estén tiernas.

Cocinamos los lomos de salmón en una plancha con un poquito de aceite de oliva (porque el salmón ya de por sí soltará su grasa) y sal. Si no tenéis plancha, usad una sartén.

Preparamos el  puré de patatas (como se indica en la sección de básicos o pinchando en este enlace) y separamos ¼ del puré, al que le añadimos el jugo de la remolacha. Mezclamos para lograr un color homogéneo (además de añadirle un lindo color morado, la remolacha le aporta al puré de patata un agradable sabor dulce). Ponemos en un molde redondo y forrado con film transparente el resto del puré de patatas que no hemos teñido de rojo. Añadimos en el molde un poco del puré saborizado con la remolacha y formamos picos para darle forma de rosa. Dejamos reposar 15 minutos y desmoldamos.

Para emplatar, ponemos como base las verduras salteadas, encima el lomo de salmón y finalmente la rosa de puré de patata.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BROCHETA DE SALMÓN Y LANGOSTINOS CON ALIÑO DE SOJA

Las brochetas son una manera fácil y muy vistosa de preparar un plato. Admiten múltiples variaciones ya que se pueden combinar frutas y verduras con carnes o pescados. Son ideales como aperitivo o entrante y con ellas el éxito está garantizado porque son muy resultonas y gustan a todo el mundo.

He combinado estas brochetas con una compota de manzana y un aliño de soja para crear un contraste de sabores entre dulces y salados. Una combinación exquisita, totalmente recomendable por su sencillez en la preparación y éxito en la degustación. Sin más, vamos con la receta.

Ingredientes para las brochetas:

-1 lomo o rodaja de salmón

-1/2 pimiento

-16 langostinos

-1/2 manzana

-1/2 limón

-Aceite de oliva y Sal

Compota de manzana 

Ingredientes para el aliño de soja:

-2 cucharadas de salsa de soja

-1 cucharada de miel

-4 cucharadas de aceite

-1 cucharada de vinagre

Preparación:

Comenzamos preparando la compota de manzanas como se indica en las recetas de mermeladas (o pinchando sobre el enlace).

Por otra parte preparamos el aliño de soja para dejarlo reposar mientras elaboramos el resto de la receta. Con el tiempo de reposo conseguiremos que los sabores ganen en intensidad. Para su elaboración simplemente ponemos todos los ingredientes en un recipiente de cristal y batimos con unas varillas o tenedor hasta que estén bien ligados. Reservamos.

Para el montaje de las brochetas de salmón, cortamos el lomo del pescado en cuadrados más o menos todos del mismo tamaño, al igual que el pimiento. Y los insertamos alternativamente en los palitos de la brochetas.

Para las brochetas de langostinos, comenzamos pelando y cortando a cuadros las manzanas. Las rociamos con el zumo de limón para evitar que ennegrezcan. Cocemos los langostinos en un poco de agua y los pelamos conservando la cola. Insertamos alternativamente en la brocheta un langostino y un trozo de manzana.

Ponemos un chorrito de aceite en una plancha y doramos ligeramente las brochetas por ambos lados.

Emplatamos una brocheta de cada tipo por comensal acompañada de un poco de compota de manzana y en una salsera aparte el aliño de soja.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CABALLAS ENLATADAS

No me preguntéis por qué, pero pensando en qué preparar para cenar (el gran dilema de la mayoría de las amas de casa) me entraron unas ganas inmensas de comer caballas. Como todo fue improvisado, debía usar las caballas que vienen en conserva y son tan socorridas para cualquier ocasión. Evidentemente la receta la podemos preparar con caballas frescas e incluso utilizar sardinas si se prefiere.

Para aportarle un aspecto divertido y curioso al plato decidí presentarlas en una especie de lata comestible hecha con pan. El resultado fue asombrósamente delicioso! A todos nos encantó, e incluyo a mi hija, ya que al presentarla con una salsa de tomate y en este divertido envase, llamó su curiosidad y quería comerla. La receta es muy sencilla y os garantizo que merece la pena porque la masa de pan queda crujiente y el relleno resulta jugoso y cargado de sabor.

Una forma original de comer pescado azul y beneficiarnos de sus grandes propiedades, ya que la caballa contiene por cada 100 gramos, 19 gr. de proteínas y vitaminas del grupo B y D (la vitamina B ayuda a prevenir los problemas de memoria, de diabetes, artritis y a mantener la salud del cabello, piel y uñas). Y la vitamina D ayuda a la fijación del calcio en el cuerpo). Destacar también la presencia de potasio y yodo, encargado de regular el colesterol del organismo.

Ingredientes:

-250 gr. harina

-90 ml. leche

-12 gr. levadura de panadero

-1cucharada de aceite de oliva

-2 latas de caballas

Salsa de tomate natural

-Sal

Preparación:

Comenzamos haciendo la masa de pan ya que hay que dejarla reposar durante un ratito. Comenzamos entibiando la leche y en ella disolvemos la levadura. Por otro lado,   ponemos la harina en un cuenco amplio y vertemos sobre ella la leche con la levadura, el aceite de oliva y la sal. Removemos hasta integrar todos los ingredientes y comenzamos a amasar (podemos ayudarnos de una amasadora). Una vez lista la masa, la tapamos con un paño húmedo (para que no se reseque) y la dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen (puede ser en el interior del horno apagado).

Cuando la masa haya levado, la ponemos sobre la encimera y amasamos nuevamente , aunque esta vez solo lo hacemos brevemente, para desgasificarla. Ahora la dividimos en 4 porciones (y de cada una retiramos un pequeño trozo de masa para posteriormente formar la tapa de nuestra lata). Estiramos cada porción con un rodillo y le damos forma de lata (como se muestra en la foto). Cogemos la masa que habíamos reservado para la tapa, la estiramos formando un rectángulo pequeño, enrollamos y ponemos encima de la lata uniendo las dos masas por los laterales. Para que la masa no se abra en el horno, formaremos unas tiras de papel de aluminio y las doblamos varias veces para colocarlas a su alrededor. Disponemos nuestra latas de pan encima de papel de hornear y llevamos al horno precalentado a 180º durante 20 minutos. Dejar templar y colocamos dentro un poco de salsa de tomate casera (ver recetas básicas), encima disponemos dos caballas y las cubrimos con un poco más de salsa de tomate. Servimos inmediatamente.

Sugerencias:

*Se puede sustituir las caballas por sardinas.

*El plato resulta ideal acompañado de unas verduras salteadas o una ensalada.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ROLLS DE GALLO CON SALSA DE LIMÓN

He aquí una receta que me encanta! Rollitos de gallo con salsa de limón. Y es que soy una gran amante del pescado. Me gusta casi cualquier tipo aunque me suelo decantar por los filetes ya que para la dieta de los niños es mucho mejor por su textura y sabor.

Este pescado en concreto tiene un bajo contenido graso (cada 100 gr. contiene 80 kcal.) aunque sí que es verdad que en cuestión de proteínas y nutrientes, es de los pescados que menos contiene (aporta 16 gr. de proteínas por cada 100). En su composición nutricional destaca la vitamina B6 (encargada de la formación de la hemoglobina, de los anticuerpos y del correcto funcionamiento de las neuronas).  También contiene vitamina B9 (ácido fólico) la cual está especialmente recomendada en el embarazo o aquellas que lo buscan. En cuestión de minerales el gallo se lleva la palma, ya que es rico en fósforo (beneficioso para los huesos y dientes) y en potasio (que facilita el funcionamiento del sistema nervioso y de la actividad muscular). También contiene una destacable cantidad de magnesio y sodo.

En esta ocasión me he decantado por una salsa de limón con mantequilla y huevo para realzar el sabor del gallo. Pero si queréis una salsa más ligera y también con mucho sabor, podéis usar la salsa al limón que presento en las recetas básicas. Y sin más preámbulos vamos con la receta de este exquisito plato. 

Ingredientes:

-4 filetes de gallo

-1 zanahoria

-Aceite de oliva

-Sal y pimienta

 

Ingredientes para la salsa de limón:

-100 ml. fumet de pescado o agua

-30 gr. mantequilla

-1 cucharadita maicena

-Zumo de un limón

-1 yema de huevo

-Sal

Preparación:

Comenzamos pelando, lavando y laminando la zanahoria con una mandolina o un cortador de verduras. Por otro lado, precalentamos el horno a 180º. Disponemos los filetes de gallo encima de una tabla de cocina y salpimientamos. Sobre cada filete ponemos una lámina de zanahoria y enrollamos sobre sí mismo cada filete formando un rollito. Nos ayudamos de un palillo para fijarlo y que no se desenrolle. Horneamos a 180º durante 10 minutos. Mientras preparamos la salsa.

 

Para ello derretimos la mantequilla en una sartén. Agregamos la harina, removemos para que se integren bien y dejamos cocinar un par de minutos sin dejar de remover. Añadimos el fumet o en su defecto el agua. Agregamos la sal y dejamos cocinar a fuego lento sin dejar de remover. Poco a poco irá ganando consistencia y espesando. Cuando la salsa haya tomado cuerpo añadimos el zumo de limón. Finalmente vertemos la yema (previamente batida) e integramos todo el conjunto sin dejar de remover para que no se cuaje el huevo. Y cocinamos un par de minutos más hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Reservamos en una salsera.

Para terminar, emplatamos los rollitos de gallo acompañados de verduras y la salsa de limón. Servimos caliente.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier otro filete de pescado para elaborar esta receta, teniendo siempre en cuenta que esté limpio de espinas y de pieles.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

POPIETAS DE LENGUADO CON SALSA DE PUERRO

El término popieta hace referencia a la técnica culinaria donde se enrolla un filete de carne o pescado sobre sí mismo. En este caso he utilizado unos filetes de pescado sobre los que he puesto una lámina de zanahoria para aportarle un sabor dulce y un bonito color anaranjado.

Esta forma de presentar el plato es ideal para sorprender a los comensales con un menú elegante y sobroso. Realmente es muy sencillo de preparar y admite tantas variaciones como tu imaginación alcance, ya que podemos sustituir la zanahoria por otro vegetal, como el calabacín o la calabaza, o  por una loncha de bacon, o unas gambas, o de jamón, queso… Al igual que para el exterior de la popieta podemos elegir cualquier otro filete. Que esté libre de espinas y pieles.

He elegido lenguado porque es un pescado blanco de sabor y textura muy suave, ideal para los niños. Este contiene muy poca grasa (en 100 gramos encontramos algo más de 1 gr. de grasa)  en relación a la cantidad de proteínas que aporta. En cuanto a las vitaminas, destacan sobre todo la B3 y B9. El fósforo, potasio, yodo y magnesio que contiene este manjar blanco hace que nutra de manera correcta a nuestro organismo. El fósforo está presente en huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular, y participa en procesos de obtención de energía, mientras que el potasio es un mineral necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, además de formar parte de huesos y dientes. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El lenguado como casi cualquier otro pescado caza de maravilla con el limón. Por eso he preparado una sencilla salsa de limón para realzar el suave sabor del pescado y enriquecerlo con las propiedades de este lindo cítrico.

Ingredientes:

-4 filetes de lenguado

-1 calabacín

-16 langostinos

-Salsa de puerro

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º

Lavamos el calabacín. Con la ayuda de una mandolina o pelador de verduras hacemos láminas, las cuales disponemos encima de los filetes de lenguado previamente salpimentados. Sobre éstas ponemos dos langostinos Enrollamos los filetes y los fijamos con un palillo. Horneamos 10 minutos.

Preparamos la salsa de puerro, para ello lavamos bien medio puerro y lo troceamos. En una sartén con un chorrito de aceite lo salteamos junto a media cebolla y medio pimiento verde previamente lavados y troceados. Dejamos cocinar a fuego medio durante 5 minutos. Añadimos un poco de fumet de pescado (o agua en su defecto). Rectificamos de sal, cocinamos 7 minutos más y trituramos.

Servimos las popietas de pescado sobre la salsa de puerro.

Sugerencias:

*Acompañadas de unas patatas o arroz cocido resultan ideales. Y junto a una copita de un buen vino blanco tendremos un menú muy elegante.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BUÑUELOS CREMOSOS DE BACALAO

Una receta típica de la Semana Santa en España son los buñuelos de bacalao. Además de quedar delicioso el pescado así preparado, resulta un plato muy sencillo de preparar y que siempre gusta, en especial a los más pequeños de la casa, con los cuales puedes animarte a prepararla. Resultan ideales como aperitivo para picar en una comida informal o acompañados de una ensalada y unas patatas forman un plato completo para una comida o cena.

El bacalao es un pescado blanco de fácil digestión y muy bajo en calorías (tiene tan solo un 2% de grasas, situándose estas en su hígado de donde se extrae el tan preciado aceite de bacalao). Es un alimento rico en vitaminas, proteínas de alto valor biológico y ácidos grasos omega 3, los cuales ayudan a reducir el nivel de colesterol y favorecen la circulación sanguínea. También ayuda en el funcionamiento del sistema nervioso y cerebral gracias a las vitaminas B3 y B12. De entre los minerales que nos aporta el bacalao señalar el fósforo (el cual nos ayuda a producir energía y mantener los huesos y dientes sanos) y el selenio (potente antioxidante que protege de las infecciones).

Para elaborar los buñuelos se puede utilizar cualquier tipo de pescado limpio de pieles y espinas. Incluso puedes aprovechar restos que hayan sobrado de otras elaboraciones para preparar esta deliciosa receta. Yo he añadido curry para realzar el sabor de la mezcla, pero si prefieres que queden un poco más suaves de sabor puedes prescindir de él sin problema. El resultado de estos buñuelos fue un éxito total, quedaron muy crujientes en el exterior y cremosos en su interior, se desasían al primer bocado.

Ingredientes:

-250 gr. bacalao

-1 huevo

-1 cebolla

-2 ajos

-150 gr. harina

-1 cucharadita levadura

-150 ml. agua

-Perejil, curry, sal y pimienta

 

Preparación:

En primer lugar cocemos el pescado en agua y sal. Lo escurrimos, troceamos muy finito y dejamos templar.

Por otro lado, pelamos, lavamos y picamos la cebolla y los ajos. Los ponemos a rehogar en una sartén con un poco de aceite. Y los dejamos enfriar.

En un bol amplio batimos el huevo con la harina, la levadura y el perejil. Añadimos la cebolla, el ajo, un poco de sal y el pescado. Mezclamos bien e incorporamos el resto de ingredientes, el curry, la pimienta y el agua. Removemos hasta integrar y dejamos reposar 30 minutos en la nevera para que adquiera consistencia.

Calentamos abundante aceite de oliva en un sartén y freímos la masa ayudándonos de una cuchara. Las hemos de freír en varias tandas para que nos sea más fácil darles la vuelta y que se doren por todas sus caras. Retiramos sobre papel absorbente y servimos inmediatamente.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier pescado limpio de pieles y espinas.

*Este plato resulta ideal acompañado de una ensalada, unas patatas cocidas o unas verduras.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PESCADO A LA PORTUGUESA

Sábado por la mañana, mi papá viene a comer a casa… ummm… pensando una comida de su agrado… a ver qué se me ocurre… ya lo tengo! sin lugar a dudas debía preparar un rico “pescado a la portuguesa”. A él le encanta este plato J Yo creo que es por lo jugoso que queda el pescado con la salsa de tomate y pimientos. Y es que realmente está delicioso.

Suelo usar merluza para esta elaboración ya que es un pescado con una textura carnosa, de sabor muy suave y con un contenido graso y calórico bajo (100 gr. aporta tan solo 65 Kcal. y menos de 2 gr. de grasa) lo que contrarresta con la salsa de tomate y el resto de verduras.

 

Debo comentar que la merluza es rica en proteínas de alto valor biológico y vitaminas del grupo B las cuales permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos tales como hidratos, grasas y proteínas, además interviene en la formación de glóbulos rojos y en el funcionamiento del sistema nervioso. En cuanto a los minerales que posee encontramos potasio, fósforo y magnesio. Como siempre, un manjar nutricionalmente hablando. Si te animas a prepararla te aconsejo que vayas a la panadería más próxima y compres un buen pan porque te garantizo que vas a querer mojar y seguir mojando… jejeje 

Ingredientes:

-4 lomos de merluza

-Un poco de harina

-1 cebolla

-2 dientes de ajo

-1/2 pimiento rojo

-1/2 pimiento verde

-1 lata de guisantes

-1 vaso de tomate frito

– 1 copita de vino blanco

-Especies: tomillo y laurel

-Aceite de oliva

-Sal y pimienta

Preparación:

En primer lugar debemos pelar, lavar y trocear finamente la cebolla y los ajos. Luego lavamos los pimientos, le quitamos las semillas y los picamos a trocitos pequeños.

Ponemos en una sartén un chorrito de aceite de oliva y añadimos la cebolla y los ajos. Dejamos que se pochen. Añadimos los pimientos y cocinamos hasta que estén blanditos. Vertemos el tomate frito en la sartén junto con la cebolla y los pimientos. Agregamos la sal, el tomillo, una hoja de laurel y el vino blanco. Removemos con suavidad todos los ingredientes y cocinamos durante 15 minutos más.

Salpimentamos los lomos de merluza y los troceamos en cuadrados grandes. Los pasamos por harina para evitar que se deshagan al freírlos. Y en una sartén con un poco de aceite de oliva freímos ligeramente el pescado, solo necesitamos marcarlo un poco (esto es un vira y vuelta). Seguidamente los introducimos dentro del sofrito que habíamos preparado.  Añadimos los guisantes lavados y escurridos y dejamos cocinar 10 minutos moviendo de vez en cuando la sartén para que no se pegue. Sirve caliente con un buen pan o unas patatas fritas a cuadros.

Sugerencias: 

*Se puede utilizar el pescado que más guste pero preferiblemente que sean lomos para que no se deshaga durante la cocción.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MILHOJA DE ATÚN FRESCO

Cuando hablamos de atún y patata como ingredientes base para preparar un plato, se nos viene a la cabeza un guiso si estamos en época invernal o una ensaladilla bien fresquita si lo vamos a tomar en verano. Pero si lo que queremos es una receta para sorprender y que salga de los platos tradicionales, debemos probar esta exquisitez de plato. Por su presentación resulta muy agradable a la vista y apetecible. Es realmente fácil de preparar y nutricionalmente, la combinación de ambos ingredientes, proporcionan múltiples beneficios para el organismo.

La patata por si sola es muy interesante en casos de gastritis y estados febriles. Así mismo, ayuda a controlar el azúcar, nos mantiene saciados durante más tiempo y combate la oxidación.

 

En lo que al atún se refiere, la abundancia de yodo que contiene hace que regule nuestro nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células. Además, el yodo del atún, ayuda a cuidarnos por dentro, regulando nuestro colesterol. Al ser un alimento rico en yodo, también ayuda a procesar los hidratos de carbono, fortalecer el cabello, la piel y las uñas. El alto contenido de vitamina B3 del atún, hace que sea un alimento beneficioso para el sistema circulatorio. Además, esta vitamina puede ayudar a reducir el colesterol. Es recomendable para combatir enfermedades como la diabetes, la artritis.

Ingredientes:

-4 lomos de atún

-4 patatas

-1/2 cebolla

-1/2 zanahoria

-2 tomates

-Orégano

-Aceite de oliva

-Sal

Preparación:

Comenzamos pelando las patatas, lavándolas bien y cortándolas con la ayuda de un cortador cuadrado. Debemos hacer 3 cuadrados gruesos a cada patata. Añadimos sal. Llevamos al horno precalentado a 180º durante 30 minutos o que estén tiernas (no deben quedar muy doradas para que no queden secas, si fuera necesario tapamos con un papel de hornear para que se cuezan por dentro y no se hagan en exceso por fuera. Reservamos.

Pelamos la cebolla y la zanahoria, las lavamos y cortamos en juliana (ésto es en tiras finas). Rehogamos a fuego medio en una sartén con un chorrito de aceite de oliva hasta que estén tiernas. Reservamos.

Cocinamos en una plancha los lomos de atún con sal y un chorrito de aceite. Una vez cocidos, los colocamos sobre un plato y con la ayuda de un cortador cuadrado, cortamos tres cuadrados de cada lomo (el pescado sobrante se puede aprovechar para hacer unas croquetas o unas ricas hamburguesas). Repetimos esta operación para formar las 3 milhojas restantes.

Lavamos muy bien el tomate y lo troceamos formando una rosa.

Para montar el plato, alternamos tres cuadrados de atún con tres cuadrados de patata, terminando con un cuadrado de patata. Vertemos encima un chorrito de aceite de oliva y colocamos sobre ésta las verduritas salteadas que habíamos reservado. Espolvoreamos con orégano y acompañamos con una flor de tomate.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

LANGOSTINOS CON SALSA DE NARANJA

Aprovechando que tenía unas ricas naranjas del huerto de mis suegros, decidí preparar una receta salada con ella, ya que casi siempre se limita su uso a elaboraciones dulces. Quería una salsa sencilla y que cazara con el marisco, en particular con los langostinos. Y el resultado fue muy bueno. Desde luego que alcanzó e incluso diría que superó mis expectativas, porque quedó con una textura untuosa, un delicado sabor cítrico y un color vivo y muy llamativo. Lo mejor de todo es que con muy pocos ingredientes se puede elaborar, sin apenas esfuerzo, tiempo y sin que suponga un gran gasto económico. Nutricionalmente es ideal porque además de beneficiarnos de las estupendas propiedades de la naranja, la combinamos con miel, otro regalo de la naturaleza, con lo que el dulzor que envuelve a esta receta no viene dado del azúcar en sí, sino de este super alimento.

Además del gran contenido de vitamina C, la naranja es muy beneficiosa para prevenir  enfermedades del corazón, cardiovasculares, la inflamación e incluso la prevención del cáncer. Destacar su poder antioxidante, el cual favorece la cicatrización y refuerza el sistema inmunológico del organismo. Así mismo, aporta múltiples minerales, tales como potasio, ácido fólico, calcio, zinc y magnesio, entre otros.

Para enriquecer con proteínas este plato, he usado langostinos, ya que estos son una gran fuente de ellas. Además son muy bajos en grasas (100 gramos de langostinos tan solo aportan 0,8 gr. de grasa). Otra de las propiedades de los langostinos es su aporte en omega 3, muy interesantes para prevenir enfermedades cardiovasculares y reducir el colesterol HDL (el conocido como malo). Por su gran contenido en magnesio, ayudan a mejorar e incrementar la fertilidad. El hierro que en ellos se encuentra es ideal para prevenir la anemia. Y de entre las vitaminas que aporta, cabe destacar la B1, B2, B3, B9, B12, E

Esta receta es ideal para prepararla en una ocasión especial, una cena para alguien a quien se quiera sorprender, o por qué no, para ti misma. Toda una combinación de alimentos con propiedades de lo más saludables.

Ingredientes:

-500 gr. langostinos

-Salsa de naranja (ver recetas básicas)

-Lechuga

-1 pimiento

Preparación:

Cocemos los langostinos en abundante agua durante 5 minutos. Los pelamos y reservamos.

Lavamos la lechuga y la cortamos finamente. Lavamos el pimiento y cortamos un trozo de la base.

Preparamos la salsa de naranja.

Montamos el plato, para ello ponemos la lechuga picadita en el fondo, encima ponemos los langostinos y en el centro el pimiento. Finalmente vertemos dentro del pimiento la salsa de naranja. Servimos de inmediato.

Sugerencias:

 *La salsa de naranja va ganando consistencia con el paso del tiempo, por eso es recomendable consumirla en el momento. Si esto no fuera así, se le daría un golpe de calor en el momento de servir para que volviera a obtener su textura inicial.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ROLLO DE ESPINACAS Y SALMÓN

En la nevera tenía unas espinacas que había comprado hacía varios días y debía gastarlas. Con lo que decidí hacer esta delicia de rollo que apenas dura en mi nevera cuando lo preparo jejeje

Es un plato muy vistoso y un aperitivo ideal acompañado de unas galletitas saladas. Es sencillo de elaborar y permite tenerlo preparado con antelación para simplemente servirlo a la hora de la comida.

En esta ocasión lo he rellenado de salmón y queso crema, porque es como más nos gusta, pero puedes combinar otros ingredientes, como por ejemplo, atún desmenuzado con queso crema y pimientos del piquillo; o aceitunas picaditas, con finas láminas de membrillo y queso crema; o una fina capa de mayonesa casera y unas sardinas desmenuzadas… Admite tantas variaciones como tu imaginación y paladar te dicten

Si te contara un poco sobre las múltiples propiedades de las espinacas, estoy segura que correrías a la cocina a preparar un plato con este ingrediente jejeje. Y es que es una de los vegetales que más proteínas contiene. Además es rica en fibras y una fuente excelente de vitaminas y minerales, de entre los que destacan el calcio, hierro, potasio, magnesio, fósforo y manganeso. En cuanto a las vitaminas, la espinaca es rica en vitamina A, C, E, K , B6, B2, B1 y B9 (ácido fólico). También es una buena fuente de ácidos grasos Omega 3 y de hierro. Y si a todo esto añadimos el aporte proteico del salmón ahumado y el calcio que nos proporciona el queso crema, conseguimos un plato muy completo nutricionalmente.

Sobre el salmón ahumado cabe resaltar su alta cantidad de proteínas, por lo que es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como este pescado, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo ya que en estas etapas, es necesario un mayor aporte de este nutriente. El alto contenido de vitamina B3 del salmón ahumado, hace que sea un alimento beneficioso para el sistema circulatorio. Además, la vitamina B3 puede ayudar a reducir el colesterol. Por su alto contenido en vitamina B3, este pescado es recomendable para combatir enfermedades como la diabetes y la artritis. Su alta cantidad de vitamina D hace que el consumo de este pescado sea recomendable para fortalecer la piel y los huesos. Además, el consumo de alimentos con vitamina D ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y a prevenir ciertos tipos de cáncer.

¡No cabe duda que es una receta diez! 

Ingredientes:

-200 gr. espinacas

-4 huevos

-200 gr. queso crema

-100 gr. salmón ahumado

-Sal y pimienta

Preparación:

Cocemos las espinacas en un cazo con agua. Escurrimos muy bien y las ponemos en el vaso de la batidora. Separamos las claras de las yemas. Incorporamos estas últimas a las espinacas, añadimos un poco de sal y de pimienta. Trituramos hasta integrar todos los ingredientes. Montamos las claras a punto de nieve. Las añadimos a la mezcla de espinacas, mejor con una cuchara de madera y con movimientos envolventes para evitar que se bajen.

Precalentamos el horno a 180º. Forramos con papel vegetal una bandeja de horno y vertemos sobre ésta la mezcla de espinacas. Repartimos bien el conjunto por toda la bandeja para que quede homogéneo. Horneamos durante 10 minutos.

Sacamos la bandeja del horno. Quitamos el papel de hornear y ponemos sobre la plancha de bizcocho aun caliente, un paño húmedo (nos ayudará a desmoldarlo sin que se agriete). Enrollamos el bizcocho formando un rollo. Dejamos reposar hasta que se enfríe.

Una vez frío, desenrollamos y quitamos el paño húmedo. Extendemos el queso de untar sobre la superficie del rollito, espolvoreamos con orégano y tomillo. Finalmente colocamos encima las lonchas de salmón ahumado. Enrollamos de nuevo el rollo, tapamos con film transparente y guardamos en la nevera hasta el momento de servir. Sírvelo cortado en rodajas.

Sugerencias:

*Se puede cambiar el relleno usando los ingredientes que más te gusten, admite múltiples combinaciones, como por ejemplo, atún desmenuzado con queso crema y pimientos del piquillo; o aceitunas picaditas, con finas láminas de membrillo y queso crema; o una fina capa de mayonesa casera con sardinas desmenuzadas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!