LOMO DE MERLUZA CON SALSA DE PIQUILLOS

Sin lugar a duda una receta que lo tiene todo, sencilla de preparar, muy sabrosa y muy completa nutricionalmente. Con ingredientes básicos y económicos (ya que podemos usar merluza congelada en lugar de fresca y pimientos del piquillo envasados) obtenemos un plato de primera categoría, lleno de sabor y color gracias a la exquisita salsa de pimientos que lo acompaña.

El puré de patatas, aporta por su aporte, cremosidad y untuosidad a la receta, haciendo que el sabor del conjunto se vea suavizado. Qué decir de los pimientos del piquillo… que están llenos de vitamina C, A, hierro, calcio, y muchos otros minerales, ideales para enriquecer nuestro sistema inmunológico. La merluza, al tratarse de un pescado blanco de sabor muy suave, contrasta perfectamente con la potencia de la salsa de piquillos, haciendo que cada bocado resulte muy agradable al paladar. Y el toque crujiente lo pone el puerro, quién además aporta al conjunto más vitamina C, ácido fólico y potasio.

¿Os animáis a mimaros con este exquisito bocado? 

Ingredientes:

-4 lomos de merluza

Puré de patatas

-1 puerro

-Aceite de oliva y Sal

Ingredientes para la salsa de piquillos:

-6 pimientos del piquillo naturales (o 1 bote de pimientos)

-1/2 cebolla

-2 ajos

-200 ml. nata para cocinar

-Sal y Pimienta

Preparación:

Comenzamos preparando el puré de patatas como os indico aquí (o en la sección de básicos). Seguidamente haremos la salsa de pimientos, para ello pelamos y cortamos la cebolla y los ajos y los ponemos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando estén doraditos añadimos los pimientos (previamente lavados y cortados a cuadros) y cocinamos 10 minutos. Incorporamos la nata y salpimentamos. Rehogamos unos minutos más y trituramos hasta que quede una salsa de textura cremosa. Si vemos que la salsa está espesa, añadimos un poco de agua hervida. Reservamos.

Lavamos muy bien el puerro y lo cortamos en juliana (tiras finitas). En una sartén con un chorrito de aceite lo freiremos. Reservamos para decorar.

En una plancha (o sartén) cocinaremos los lomos de merluza con un poco de sal.

Finalmente montamos el plato poniendo como base un poco de puré de patata, encima un lomo de merluza (por comensal) bañaremos con la salsa de piquillos y decoramos con unas tiras de puerro.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PATATAS ESPECIADAS AL HORNO

La patata es considerada como la hortaliza que más se consume en el mundo y es que es muy versátil, saludable y combina con casi cualquier otro tipo de alimento. Ésta, admite infinidad de modos de cocción pero casi siempre es usada sin piel. Y es justo en la cáscara donde se concentran muchos de sus nutrientes y propiedades, tales como gran cantidad de fibra, vitaminas B, C, potasio, fósforo, magnesio, zinc y hierro entre otros. Además, la piel tiene un efecto saciante y calmante, con lo que previene el estrés. Controla el nivel de azúcar en sangre, reduce el colesterol y previene enfermedades cardiacas.

En esta ocasión las he preparado con piel y al horno, previa cocción en el fuego. Y el resultado ha sido excelente, una de las mejores formas en las que he probado las patatas. Le he añadido una mezcla de especies para potenciar los sabores y la verdad que ha sido un acierto total aunque si no os gustan las que yo he añadido podéis sustituirlas por otras de vuestro agrado. En cuestión de gustos y paladares no hay nada escrito… 

Esta vez y como las he presentado de aperitivo, las he acompañado de varias salsas: una mayonesa, una salsa de tomate y una salsa rosa (por supuesto que todas ellas caseras). Vosotros podéis optar por preparar todas las salsas, elegir la que más guste o sencillamente no preparar ninguna si van a ser acompañadas de un pescado o carne y éste ya viene sazonado. ¿Os cuento la receta?

Ingredientes:

-1 kg. patatas

-2 dientes ajo

-Especies: tomillo, romero y orégano

-1/2 cucharadita bicarbonato

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Lavamos muy bien las patatas ya que se van a consumir con piel. Ponemos un cazo al fuego y le ponemos agua. Cuando comience a hervir añade la sal y el bicarbonato (éste ayuda a que las patatas tengan una textura más suave). Incorpora las patatas y cocina a fuego medio hasta que estén tiernas, entre 10-15 minutos.

Precalentamos el horno a 180º y vamos preparando la mezcla de especias. Para ello pelamos y picamos los ajos. Los ponemos en una sartén con aceite de oliva y los sofreímos. Con el fuego bajo, añadimos el tomillo, romero y orégano junto con la pimienta negra y salteamos un par de minutos. Reservamos.

Por otro lado, ponemos las patatas en una fuente de horno, agregamos un chorrito de aceite y horneamos 25 minutos. Sacamos las patatas le añadimos el sofrito de ajos y especies y horneamos 5 minutos más. Y listas para servir.

Sugerencias:

*Son ideales como  aperitivo o acompañamiento de carnes y pescados.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

20180429_235342

SALMÓN CON PURÉ DE PATATA

Me encanta el salmón, es uno de mis pescados favoritos, no solo por su sabor sino por la cantidad de nutrientes que reporta a nuestro organismo. En casa suelo cocinarlo una vez a la semana, haciendo diferentes combinaciones con él. En esta ocasión, lo he preparado sin complicación, a la plancha y acompañado de un puré de patatas y algunas verduras. Ideal para un almuerzo o cena.

De todos es sabido que el salmón es un pescado azul y éstos son ricos en grasas saludables. Pues bien, concretamente el salmón aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares. El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados. En cuanto a vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12. Éstas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas e intervienen en procesos de gran importancia (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas, etc.).

La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos.

Es fuente de magnesio y yodo, y su contenido medio de hierro es inferior al de la mayoría de los pescados. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. También forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento del tiroides, así como para el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro.

Y después de escuchar tantas propiedades positivas, os animáis a prepararlo?

Ingredientes:

-4 lomos de salmón

-1/2 puerro

-1 zanahoria

Puré de patatas

-3 cucharadas de jugo de remolacha

-Aceite de oliva y Sal

20180504_100831

Preparación:

Pelamos, lavamos y cortamos la zanahoria en juliana (ésto es en tiras finas). Lavamos muy bien el puerro e igualmente lo cortamos en tiras finas. Ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén y rehogamos ambas verduras hasta que estén tiernas.

Cocinamos los lomos de salmón en una plancha con un poquito de aceite de oliva (porque el salmón ya de por sí soltará su grasa) y sal. Si no tenéis plancha, usad una sartén.

Preparamos el  puré de patatas (como se indica en la sección de básicos o pinchando en este enlace) y separamos ¼ del puré, al que le añadimos el jugo de la remolacha. Mezclamos para lograr un color homogéneo (además de añadirle un lindo color morado, la remolacha le aporta al puré de patata un agradable sabor dulce). Ponemos en un molde redondo y forrado con film transparente el resto del puré de patatas que no hemos teñido de rojo. Añadimos en el molde un poco del puré saborizado con la remolacha y formamos picos para darle forma de rosa. Dejamos reposar 15 minutos y desmoldamos.

Para emplatar, ponemos como base las verduras salteadas, encima el lomo de salmón y finalmente la rosa de puré de patata.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

NIDOS DE PATATA CON HUEVO

Una manera diferente de tomarnos la patatas con huevos de toda la vida… dándole forma de nidos! jejeje

Es una receta muy resultona, sabrosa, nutritiva y original. A los peques les encanta! Se prepara en un abrir y cerrar de ojos y puede resultar de aprovechamiento si os ha sobrado puré de patata de cualquier otra elaboración y la aprovecháis para hacer este plato.

El tiempo de horneado dependerá del gusto de cada uno a la hora de tomarse los huevos, bien sean poco o muy hechos, o tal vez en su punto… Os diré que con 13 minutos se quedan bien hechitos. A partir de ahí vosotros calculáis 😉

Por supuesto, la receta admite variaciones, se le puede añadir especias, chorizo, atún o cualquier otro ingrediente de vuestro agrado o que tengáis en la nevera y queráis gastar. En cuestión de gustos no hay nada escrito. Animaros a hacerla y me contáis.

Ingredientes:

Puré de patatas

-4 huevos

-Sal y Pimienta

20180512_204026
20180512_204453
20180512_204631 - copia

Preparación:

Comenzamos elaborando el puré de patatas como se muestra en este enlace o en las recetas básicas.

Precalentamos el horno a 180ª. Una vez templado el puré de patatas, lo introducimos en una manga pastelera con boquilla rizada y formamos los nidos sobre papel de horno. Incorporamos un huevo en el interior de cada nido y salpimentamos. Horneamos 13 minutos y servimos caliente.

Sugerencias:

*Si no disponemos de manga pastelera podemos utilizar una bolsa apta para alimentos (del estilo de las de congelar por ejemplo), introducimos el puré de  patata dentro, cortamos una punta de la bolsa y seguimos el mismo procedimiento de la receta.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

TIMBAL DE TOMATE CON PURÉ DE PATATAS

Se trata de una receta refrescante donde las haya, llena de sabor, color y nutrientes. Ideal para esos días de verano en los que aprieta el calor y el cuerpo agradece un bocado fresquito, sin complicaciones y fácil de elaborar.

Un aperitivo perfecto o una cena ligera y sencilla para cualquier ocasión, ya que el sabor del tomate y pimiento recuerdan mucho al tradicional gazpacho, contrastando con el puré de patata que aporta el toque de consistencia y cremosidad que el plato necesita.

 

Como curiosidad comentar que el tomate se considera una fruta-hortaliza ya que su aporte de azúcares es superior al de otras verduras, lo que le confiere un ligero sabor dulce. Posee riquísimas propiedades culinarias y para la salud. Es rico en vitaminas C y A y minerales fósforo, hierro, calcio, magnesio, zinc, cobre, potasio y sodio. Son buenos para las dietas de adelgazamiento, posee acción anti-inflamatoria y cicatrizante. Ideal para el estado de la piel, cabello, mucosas y huesos por su vitamina A. Es diurético, refuerza el sistema inmunológico, previene cardiopatías y favorece la absorción de hierro. Por todo esto y más, debemos aumentar el consumo de este vegetal y una buena forma de hacerlo es por ejemplo como muestro a continuación.

Ingredientes:

-1 tomate

-1/2 pimiento rojo

-Aceite de oliva

-Sal y pimienta

Puré de patatas 

-1 cucharadita de ralladura de naranja

Preparación:

Comenzamos haciendo el puré de patatas como se muestra en las recetas básicas, y a éste le agregamos la ralladura de naranja para aromatizarlo.

Para el tartar de tomate, comenzamos lavando muy bien el tomate y lo troceamos en daditos. Lo ponemos en un colador durante 5 minutos para que suelte el líquido.  Mientras, lavamos y picamos también en cuadraditos pequeños el pimiento y lo mezclamos con el tomate una vez escurrido. Salpimentamos y añadimos un chorrito de aceite de oliva.

Para el montaje final, ponemos un molde redondo en el centro del plato y añadimos la mezcla de tomate y pimiento. Apretamos un poco para fijarlo bien y disponemos encima el puré de patatas aromatizado con naranja. Aplanamos la superficie, desmoldamos y rociamos la superficie con un chorrito de aceite de oliva. Servimos.

Sugerencias: 

*Se puede sustituir el puré de patatas por otra mezcla que guste y combine con los tomates como puede ser atún desmenuzado con queso crema, o aguacates con gambas finamente picados.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PURÉ DE PATATAS

Ingredientes:

-1 kg. Patatas

-100 ml. Leche

-60gr. mantequilla

-Nuez moscada

-Sal

Preparación:

Pelamos las patatas, las lavamos y troceamos. Las ponemos a cocer en abundante agua con sal hasta que estén tiernas (unos 30 minutos). Una vez cocidas, escurrimos el agua sobrante y las escachamos con un tenedor o pasamos por un pasapurés y así quedará una textura más fina (nunca se debe utilizar la batidora eléctrica). Agregamos la nuez moscada, la mantequilla y removemos hasta integrarlo todo. Añadimos la leche y volvemos a integrar. Rectificamos de sal.

Sugerencias:

*También se pueden guisar las patatas con piel y pelarlas cuando estén cocidas. De esta manera la patata se conserva más entera y no pierde nutrientes.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SUSHI DE VERDURAS

Receta sorprendente donde las haya, ya que nuestra mente asocia la palabra “sushi” a una especie de cuadrado multicolor de arroz recubierto de un alga o de pescado crudo. Pero aquí versionamos este plato sustituyendo el pescado y el alga por verduras, concretamente por un puré de patatas. Es ideal para aquellos que no les guste el pescado crudo y para los niños, ya que se combinan muchas hortalizas (vitaminas) con el arroz (hidratos de carbono) y con el queso crema (proteínas y calcio).

El relleno puedes variarlo dependiendo de tus gustos y preferencias, sustituyendo unas verduras por otras o añadiendo otros ingredientes. Te animas a prepararlo y me comentas qué tal resultó?

Ingredientes:

Puré de patatas casero 

-1 taza arroz

-2 tazas de agua (para el arroz)

-2 cucharadas jugo remolacha

-100 gr. queso crema

-1/2 zanahoria

-4 habichuelas

-1 manojo espinacas

-1/2 aguacate

Preparación:

Comenzamos cociendo el arroz en el agua con sal. Cocinamos a fuego vivo hasta que empiece a hervir. En este momento bajamos el fuego y cocinamos hasta que se haya absorbido el agua y el grano esté tierno.

Ponemos en un cazo agua y cocemos las espinacas previamente lavadas y picadas (si son frescas) y si se utilizan espinacas congeladas, se ponen directamente en el agua. Cuando estén cocidas, reservamos.

Pelamos, lavamos y troceamos la zanahoria en bastoncitos finos. Lavamos las habichuelas, les quitamos el rabito y las cortamos en dos. Pelamos el aguacate y lo laminamos.

Para montar los sushis de patatas nos ayudaremos de una esterilla o mantel chino (si no tenemos, usaremos un salvamanteles individual). Cubrimos el mantel con papel film y sobre este disponemos el puré de patata. Lo repartimos homogéneamente por toda la superficie y extendemos sobre él una fina capa de queso crema. Cubrimos con las espinacas (dejando libre un centímetro en la parte superior para enrollarlo con facilidad). Sobre las espinacas ponemos una hilera de los bastoncitos de zanahorias y otra con las habichuelas. Con la ayuda del mantel o esterilla vamos enrollando y presionando con los dedos de manera que se forme un rollo y quede cubierto con el papel film. Lo guardamos en la nevera un mínimo de dos horas para poder cortarlo con facilidad.

Para montar los sushis de arroz, procedemos igual que para los sushis de patatas. Cubrimos la esterilla o mantel con papel film y colocamos encima el arroz cocido. Sobre éste ponemos una capa muy fina de queso crema y encima el aguacate laminado. Terminamos colocando unos bastoncitos de zanahoria encima del aguacate. Con la ayuda del mantel vamos enrollando y presionando con los dedos. Una vez formado el rollito refrigeramos un mínimo de dos horas antes de servir.

Finalmente para los sushis de arroz al aroma de remolacha (teñidos de rojo) debemos proceder igual que para el sushi de arroz lo que a la hora de guisar el arroz, debes añadir el jugo de la remolacha, con lo que el arroz tomará el sabor y color tan característico de este vegetal.

Y para terminar, sacamos los rollitos de puré de patatas y de sushi de la nevera, retiramos el papel film de ambos y cubrimos el rollo de puré de patatas con sésamo o con polvo de almendras. Para servir corta en porciones gruesas.

Sugerencias: 

*El relleno se puede variar dependiendo de los gustos y preferencias, sustituyendo unas verduras por otras o añadiendo otros ingredientes.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PATATAS BRAVAS

Las patatas bravas son consideradas por excelencia como una de las tapas más populares de los bares de Madrid, donde suelen tomarse acompañado de una salsa picante, llamada salsa brava y de una salsa alioli. Básicamente se trata de unas patatas cortadas en forma de dados irregulares de unos 3 cm. de tamaño que están fritas en aceite de oliva bien caliente hasta que quedan bien doradas. La salsa utilizada de acompañamiento puede variar según la ciudad en la que se tomen. Por ejemplo, en Madrid se utiliza como base una salsa de tomate y cayena. En la región valenciana se sirven acompañadas de una salsa alioli y pimentón picante. En Cataluña la tradición es servir la salsa brava junto con alioli o junto a un majado con guindilla, pimentón, aceite de oliva y vinagre. Para aligerar el picante de la salsa, se suele añadir mayonesa sobre las patatas.

Mi versión de las patatas bravas va mucho más allá de las recetas tradicionales. Eso sí, las he preparado fritas y cortadas a cuadros pero la mayonesa en lugar de ponerla por encima de la patata, la lleva en su interior, al igual que la salsa brava mejorada con un toque de mostaza. De esta forma quedan unas patatas muy vistosas y originales si buscas sorprender a tus invitados con un aperitivo muy peculiar

Ingredientes:

-4 patatas

-4 dientes de ajo

-Sal

-Aceite de oliva

Mayonesa casera 

-Salsa brava con mostaza

 

Ingredientes para la salsa brava:

-1 vaso pequeño tomate frito (ver recetas básicas)

-1 cucharadita mostaza Dijon

-1 ajo

-Vinagre de vino

-Una pizca de Pimienta negra y Pimentón

-Aceite de oliva y Sal 

Preparación:

Primero debemos preparar la salsa brava, para ello vertemos en una sartén un chorrito de aceite de oliva y un diente de ajo machacado y sin pelar. Cocinamos durante un par de minutos a fuego lento y retiramos del fuego. Incorporamos al aceite el pimentón, removemos y seguidamente añadimos el tomate frito, la sal y la pimienta. Cocinamos a fuego medio hasta que gane consistencia.

Pelamos, lavamos y cortamos en rectángulos las patatas. Ahora debemos vaciar la patata para poderla rellenar, para ello marcamos con un cuchillo en la parte superior de la patata, la zona que vamos a retirar. Hacemos varias incisiones en el centro de la patata y las vaciamos con la ayuda de una cucharilla o un descorazonador de fruta.

Ponemos abundante aceite en un cazo hondo e incorporamos los ajos machacados con piel y las patatas. Confitamos a fuego lento durante 30 minutos. Pasado este tiempo las sacamos y dejamos enfriar. Las llevamos nuevamente a fuego fuerte hasta que estén doraditas. Reservamos sobre papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite y le añadimos la sal.

Para montar el plato, colocamos las patatas de forma lineal. Vertemos dentro de cada una un poco de salsa brava. Encima una cucharadita de mayonesa y sobre esta otro poco de salsa brava.

Sugerencias: 

para rellenar las patatas puedes introducir las salsas en unos biberones de cocina, ello facilitará el proceso de relleno. Un buen acompañamiento para estas patatas son unas verduras salteadas o una ensalada de col.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

HUEVOS EN FLOR

El huevo es un alimento sorprendentemente nutritivo que no debería faltar en la dieta de cualquier persona, ya que son ricos en proteínas (concentrada en la clara) y en lípidos saludables. Son un alimento de fácil digestión y el componente principal de múltiples platos dulces y salados.

También se pueden consumir solos, y admiten múltiples formas de preparación, como por ejemplo: fritos, a la plancha, en tortillas o revueltas, cocidos, escalfados, al plato (en el horno), crudos, secos o desidratados, en salmuera…


En esta ocasión presento una forma de preparación algo diferente, los huevos en flor. La técnica es muy sencilla y el éxito radica en seguir la receta al pie de la letra, ya que si nos excedemos en el tiempo de cocción el huevo no alcanzará el punto deseado. Al igual que es muy importante engrasar el papel film donde lo prepararemos porque si no corremos el riesgo que se peque .

 

Quedan muy vistosos en el plato y su sabor y cremosidad es única. ¿Os animáis a prepararlos?

 

Ingredientes:

-4 huevos

-Aceite de oliva

-Sal y Pimienta

-Film transparente

TORTILLA DE PATATA VERSIONADA

Si hay un plato típico de la cocina española ese es la tortilla de patatas y es que además de ser muy fácil de preparar, nos aporta grandes dosis de nutrientes beneficiosos para el organismo.

Los componentes básicos son dos, las patatas y el huevo. Aunque bien es cierto que admite múltiples ingredientes tales como la cebolla, pimiento, perejil, jamón, bacon, queso, verduras… Su aporte calórico depende de los ingredientes elegidos y la forma de preparación. En esta ocasión me he decantado por una versión vanguardista  de la tortilla de patatas, integrando los mismos ingredientes que la receta tradicional pero elaborados con otro aire.  Las patatas de este plato van fritas en aceite pero si queréis reducir calorías podemos cocerlas en agua. Otra forma de reducir calorías es cortar la patata en trozos más grandes porque absorberán menos aceite. Al igual que al usar aceite de oliva, la patata conserva  durante más tiempo intactas sus cualidades.

Y si aun queremos disminuir aun más las calorías podemos preparar la tortilla cociendo las patatas en agua en lugar de freírlas.  Sin más dilación vamos con la receta. 

Ingredientes:

-4 patatas

-4 huevos

-Salsa de cebolla 

-Aceite de oliva

-Sal

Preparación:

Comenzamos pelando la patata y cortándola en forma de dado. Cortamos un trozo de la parte superior que servirá como cierre para el resto del proceso y lo reservamos. Abrimos un hueco en el centro de la patata con la ayuda de un descorazonador de frutas y la vaciamos con una cuchara pequeña. Freímos las patatas en abundante aceite y las reservamos sobre papel de cocina para quitar el exceso de aceite.

Hacemos la salsa de cebolla (ver recetas básicas).

Batimos las yemas sobre un cazo con agua caliente hasta que queden cremosas.

Para presentar el plato: ponemos en la base la salsa de cebolla casera, encima las patatas que hemos frito y dentro de estas ponemos las yemas batidas. Untamos la parte superior de las patatas con un poco de yema y cubrimos con el trozo de patata que habíamos reservado al principio, para que queden bien cerradas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!