CHEESECAKE CAPRESE LIGHT (sin horno)

Una deliciosa y sanísima cheesecake salada en su versión más light ya que apenas contiene grasas. Una auténtica explosión y mezcla de sabores que deleitarán hasta los paladares más exigentes. Es muy sencilla de preparar ya que no requiere de horneado y bien fresquita resulta un entrante ideal o una cena bien ligera.

La base la podéis hacer con galletas saladas tipo cracker, pero yo quería hacer una versión algo más saludable y he usado el pan tostado (o también llamado biscotes o bizcochos). El queso crema también es light. Con estos ingredientes resulta delicioso, pero si queréis hacerlo con algo más de sabor y por consiguiente, más calorías, podéis combinar queso crema con nata (en la proporción que queráis, o mitad y mitad o 200 gr de queso crema y 100 de nata).

¿Os gusta la idea? ¿La probáis y me contáis?

Ingredientes para la base:

-8 rodajas de pan tostado integral

-2 cucharadas de queso crema light

-2 cucharadas de mantequilla light

Ingredientes para el relleno:

-300 gr. queso crema light

– ½ vaso de leche semidesnatada

-4 hojas de gelatina neutra

-Tomates cherry

-Aceite de oliva

-Albahaca y tomillo

Preparación:

Trituramos el pan tostado integral en una procesadora de alimentos, trituradora o con la ayuda de un rodillo. Mezclamos con el queso crema light y la cucharada de mantequilla light hasta que quede una mezcla compacta y manejable. La disponemos dentro de un molde y refrigeramos 15 minutos.

Mientras preparamos el relleno, para ello ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

En un bol vertemos el queso crema light y lo batimos hasta que quede suave.

Calentamos el medio vaso de leche en el microondas y le añadimos la gelatina hidratada y bien escurrida. Removemos hasta que se disuelva y la vertemos dentro del bol con el queso crema. Movemos bien hasta integrar y añadimos este relleno en el molde que teníamos en la nevera. Lo llevamos nuevamente al refrigerador y dejamos que se solidifique (mínimo unas 4 horas).

Lavamos bien los tomates y los disponemos sobre la tarta una vez haya cuajado. Los rociamos con aceite de oliva mezclada con el tomillo y decoramos con unas hojas de albahaca.

Sugerencias:

*Se puede sustituir el pan tostado integral por pan tostado normal o galletas saladas tipo cracker.

*Si no se dispone de trituradora, los bizcochos se ponen dentro de una bolsa y se escachan con la ayuda de un rodillo.

*En el relleno puede combinarse 150 gr. de nata ligeramente montada con 150 gr. de queso crema.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

TARTA SALADA DE HIGOS Y QUESO DE CABRA

Adoro los contrastes de ingredientes dulces con salados y en esta tarta de higos con queso de cabra y cebolla caramelizada nos encontramos no solo un contraste de sabores sino también de texturas.

Una sorprendente tarta salada que cautiva por la combinación de cremosidad del queso de cabra con el dulzor de los higos y cebolla caramelizada. Y aunque os pueda resultar sorprendente, la cebolla no lleva azúcar, se carameliza por una cocción prolongada donde suelta su propio azúcar, logrando un bonito color dorado y un sabor dulzón muy agradable. Si andáis con prisas y no queréis caramelizar la cebolla (ya que se lleva su tiempo) podéis pocharla de la manera tradicional (en una sartén con un chorrito de aceite de oliva hasta que esté blanda). Yo en alguna ocasión la probado así y queda también muy rica.

He usado queso de cabra majorero ya que en las islas canarias tenemos muy buenos quesos. Pero podéis usar el que más os guste, o incluso una combinación de varios (camembert, mozzarella, queso de cabra local…).

Los higos le aportan un dulzor especial a la tarta pero hay determinadas épocas del año en las que no se encuentran con facilidad en el mercado o su precio es muy elevado. En esos casos, podemos optar por sustituir los higos por tomates de la variedad que más os guste (el tomate clásico, el cherry, los tomates pera…) Pinchando aquí os dejo la receta de un pastel salado con tomates pera que también está delicioso.

Animaros a preparar esta receta porque es muy sencilla y el resultado es espectacularmente delicioso.

             Ingredientes:

-1 masa quebrada

-1 cebolla

-400 gr. queso de cabra

-8 higos

-Tomillo

-Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos caramelizando la cebolla, para ello la pelamos, troceamos en juliana y la ponemos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. La cocinamos a fuego lento para suelte su propio jugo y así conseguir que se caramelice. Retiramos del fuego cuando esté dorada y blandita.

Por otro lado, precalentamos el horno a 180º. Forramos un molde desmoldable con papel de hornear y ponemos encima la masa quebrada (la pinchamos con un tenedor para que no suba) y la horneamos unos 10 minutos. La retiramos del horno y disponemos sobre ella la mitad del queso (previamente rallado), la cebolla caramelizada y encima de esta más queso rallado y el tomillo. Lavamos muy bien los higos y los partimos en cuartos, para colocarlos encima de la tarta. Horneamos 5 minutos más y servimos caliente o tibia.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTEL DE TOMATE PERA, QUESO FRESCO Y CEBOLLA CARAMELIZADA

Aprovechando unos tomates pera que me había dado mi tía, me dispuse a elaborar un plato diferente con ellos, buscaba algo que se saliera de la típica receta de salsa de tomate o gazpacho. Y se me ocurrió hacer un pastel salado. Ni qué decir tiene lo rico que resultó. En cuestión de texturas, el crujiente del hojaldre contrastaba con la  untuosidad del queso crema, y si hablamos del sabor, la cebolla caramelizada le aportaba el toque dulzón que se contrarrestaba perfectamente con el salado de los tomates.

Es ideal como entrante o simplemente para tomarlo como cena ligera. Un bocado que hará las delicias de cualquiera que lo pruebe.

Ingredientes:

-500 gr. tomates pera

-150 gr. queso crema

-1/2 cebolla

-Orégano

-1 Masa de hojaldre

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Colocamos papel de hornear sobre el molde y sobre éste ponemos el hojaldre. Lo pinchamos para que no suba y llevamos al horno 10 minutos.

Mientras preparamos el relleno. Comenzamos pelando la cebolla y cortándola en juliana para posteriormente ponerla en una sartén con un chorrito de aceite de oliva y dorarla a fuego lento para que se caramelice con sus propios jugos.  Lavamos y pelamos los tomates, para posteriormente cortarlos en gajos.

Sacamos el hojaldre del horno y repartimos sobre éste la cebolla caramelizada, encima ponemos el queso crema y cubrimos con una capa de tomates laminados. Salpimentamos y rociamos con un chorrito de aceite de oliva por encima. Horneamos 10 minutos más. Sacamos del horno y lo servimos espolvoreado de orégano.

Sugerencias:

*Se puede sustituir el queso crema por mozzarella, rulo de cabra, parmesano… o cualquier otro según preferencias.

*Al igual que podemos emplear cualquier variedad de tomates.

*Si se le añade unas hojas de albahaca, el sabor del conjunto del pastel nos transportará a una Italia moderna.

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”

PASTELITOS VEGETALES

Hoy presento una forma novedosa y atractiva de comer verduras, sobre todo para los más peques de la casa… unos deliciosos pastelitos vegetales. La verdura se presenta triturada con lo que se pueden sustituir los vegetales de la receta por otros que tengamos en la nevera o que nos resulten más atractivos al paladar (como por ejemplo, espinacas, brócoli, pimiento rojo, cebolla… siempre previa cocción).

Son ideales como entrante, o como acompañamiento de un filete de carne o de pescado.  Lo curioso de la receta es que la salsa de tomate no va acompañando a estos cupcakes sino que va en su interior. Lo cual resulta muy agradable al paladar, al igual que vistoso. Una receta para sorprender a los comensales, sin lugar a dudas.

Ingredientes:

-1 zanahoria

-1 berenjena

-1 calabacín

-1 puerro

-3 huevos

-150 gr. queso crema

-1 cucharada maicena

Salsa de tomate

-Aceite de oliva, Sal y Pimienta

Preparación:

Comenzamos pelando las zanahorias, las lavamos y troceamos a cuadritos pequeños, junto con el calabacín, la berenjena y el puerro. En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las verduras hasta que estén tiernas. Dejamos entibiar. Precalentamos el horno a 180º.

En un bol batimos los huevos con el queso crema, la sal y la pimienta. Añadimos las verduras rehogadas y la cucharadita de maicena. Removemos bien hasta integrar todos los ingredientes y trituramos con la batidora.

Engrasamos con un poco de aceite y harina los moldes de cupcakes y vertemos la masa sin llegar al borde. Horneamos durante 25 minutos o hasta que estén cocidos en su interior (lo comprobamos pinchando con un palillo y verificando que sale seco). Dejamos entibiar y desmoldamos. Hacemos un agujero en la base del cupcake (reservamos el trozo cortado para que nos sirve de tapa una vez relleno), lo vaciamos y lo rellenamos con la salsa de tomate que habremos preparado siguiendo la receta de la sección “recetas básicas”. Tapamos la inserción hecha con el trocito de masa reservada y servimos.

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ESPIRAL DE VERDURAS

Desde hacía varias semanas tenía en mente elaborar este plato que me había cautivado por su gran colorido, pero ahora además puedo añadir que también cautiva por su increíble sabor y textura. Me encantan las verduras y ésta es una manera deliciosa de comerlas y ofrecérselas a los niños, no solo porque visualmente les atrae muchísimo sino porque quedarán encantados con su sabor. La mezcla de queso crema con los huevos y leche le aporta untuosidad al plato. La receta original llevaba nata en lugar de leche, yo he querido hacerla más ligera y por eso no se la he puesto pero si os apetece, sabéis que podéis sustituir perfectamente la leche por la nata.

 

El mundo vegetal debería tener más presencia en nuestra dieta diaria dada la gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra que nos aportan, sin sumar apenas calorías. En ellas nos encontramos minerales como el hierro, zinc, calcio, potasio, fósforo, magnesio y cobre, ideales para prevenir la hipertensión y la hinchazón del vientre y piernas provocadas por la retención de líquidos.

 

El aporte vitamínico de los vegetales tiene efectos muy beneficiosos para el organismo. Por ejemplo, la vitamina A y C mantienen fuertes nuestras defensas contra las infecciones mientras que las vitaminas del grupo B fortalecen nuestro sistema nervioso. Las fibras ayudan a regular el tránsito intestinal y los antioxidantes reducen considerablemente el envejecimiento y previenen la aparición de determinados tumores. Por ello es muy recomendable comer cada día verduras. Yo lo intento y trato de hacerlo lo más variado posible, de ahí esta fantástica receta llena de color y sabor.

Ingredientes:

-1 lámina de masa quebrada

-1 calabacín

-2 zanahorias

-1 berenjena

-1/2 pimiento rojo

-100 gr. queso crema

-1 huevo

-1 cucharada de leche

-Sal  y pimienta

Preparación:

Lavamos la berenjena y la laminamos con la ayuda de una mandolina o con un corta verduras. Las colocamos en una fuente con sal y dejamos reposar 10 minutos para que pierdan el amargor. Pasado ese tiempo las lavamos y secamos con papel de cocina. Partimos cada lámina por la mitad para que a la hora de montar el pastel no quede demasiado alto.

Lavamos el calabacín y lo laminamos, al igual que la berenjena, con la mandolina. Igualmente partimos cada lámina por la mitad.

Lavamos el pimiento y lo cortamos en tiras a lo largo.

Pelamos la zanahoria, la lavamos y laminamos.

En un bol mezclamos el huevo con el queso crema, la leche, la sal y la pimienta hasta que quede todo bien integrado. Reservamos.

Forramos un molde redondo con papel de hornear. Extendemos la lámina de masa quebrada encima. Untamos la base con un poco de queso crema para que sea más fácil colocar las verduras dentro del pastel y no se muevan.

Enrollamos las verduras y vamos colocándolas dentro de la masa quebrada. Hay que irlas  alternando para que quede una mezcla de colores llamativa. Debemos colocarlas del centro del molde hacia fuera. Puedes empezar enrollando una lámina de zanahoria, luego una de calabacín, después una de berenjena. Así hasta completar el pastel con las verduras. En los huecos que quedan vacíos colocamos las tiras de pimiento. Vertemos encima de las verduras la mezcla de queso y huevo. Horneamos en horno precalentado a 180º durante 45 minutos o hasta que el huevo esté cuajado. Retiramos del horno y dejamos templar y listo

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

REDONDO DE AGUACATE, QUESO FRESCO Y CALABAZA

Básicamente se trata de un pastel frío donde premia el contraste de sabores. El dulzor lo aporta el puré de calabaza, el toque salado corre a cargo de la crema de queso y el aguacate además de aportarle sabor le da un intenso y apetecible color. Aunque pudiera parecer una receta muy laboriosa, deciros que no es así y el resultado bien merece la pena. Es la parte del cuajado de las cremas lo que más tiempo requiere, pero al prepararla con antelación nos permite ahorrar en tiempo a la hora de la comida, ya que nada más tenemos que servir.

 Bien fresquito, este plato es todo un acierto en los días de verano cuando el cuerpo pide a gritos preparaciones ligeras y cargadas de nutrientes para paliar el calor. Resulta un entrante o primer plato delicioso. Y por su gran colorido es ideal para sorprender en una reunión de invitados. ¿A qué esperas para probarlo?

Ingredientes:

-2 aguacates

-150 gr. queso crema

-200 gr. calabaza

-1 vaso leche

-1 vaso nata líquida

-1 limón

-7 hojas gelatina neutra

-1/4 puerro

-1 cucharadita jengibre

-Aceite de oliva, sal y pimienta

20180502_171906
20180502_171812
20180502_171742

Preparación:

Comenzamos poniendo de remojo en agua fría 2 hojas de gelatina hasta que se hidraten (deben quedarse arrugadas). Mientras pelamos los aguacates y los trituramos en la batidora. Le añadimos un poco de sal, el zumo del limón y un tercio de la nata. Removemos bien y reservamos. Por otra parte, calentamos un tercio de la leche e introducimos en ella las hojas de gelatina hidratadas, revolvemos con una cuchara hasta que se deshagan, dejamos templar un poco y se lo añadimos a los aguacates triturados. Movemos muy bien para que se mezclen todos los ingredientes.

Forramos con papel film la parte de abajo de un molde redondo (debe ser de metal y sin base) y lo colocamos en un plato. Vertemos sobre éste el puré de aguacate y refrigeramos hasta que cuaje.

Para preparar la crema de queso, ponemos a hidratar en agua fría 2 hojas de gelatina (deben quedar arrugadas). Mientras batimos en un bol un tercio de la nata, un tercio de la leche el queso crema y un poco de sal y pimienta. Calentamos dos cucharadas de esta mezcla en el microondas y disolvemos en ella las hojas de gelatina hidratadas. Le añadimos este preparado a la restante mezcla de queso y batimos bien para que se integren todos los ingredientes.

Vertemos la crema de queso sobre el puré de aguacate que debe estar bien cuajado y volvemos a refrigerar para que esta vez cuaje la crema de queso.

Mientras preparamos el puré de calabaza, para ello debemos pelar, lavar y cortar en dados la calabaza. Lavamos muy bien el puerro e igualmente lo troceamos. En un cazo con agua y sal cocemos la calabaza y el puerro hasta que estén  blandos. Ponemos a hidratar en agua fría las 3 hojas de gelatina restantes. En lo que se hidrata la gelatina, terminamos de preparar el puré, para el cual añadimos la pimenta y el jengibre molido. Trituramos todo con la batidora e incorporamos la leche y la nata restantes. Calentamos en el microondas dos cucharadas de esta mezcla con la gelatina hidratada. Removemos muy bien y vertemos sobre la crema de queso cuajada.

Finalmente y una vez cuajado el puré de calabaza, desmoldamos el redondo con mucho cuidado y emplatamos. Decoramos al gusto.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

20180502_171633

TIMBAL DE ZANAHORIA Y QUESO FRESCO

Si buscáis sorprender a los invitados con un plato atractivo tanto a la vista como al paladar, esta receta es la que andabais buscando. Es perfecta para tomarla de entrante, luce mucho en la mesa y es sencilla de hacer. Como debe ser elaborada con antelación (por los tiempos de enfriado del puré de zanahoria y de la crema de queso) permite tenerla lista en el momento de servir.

Si se desea, puede prepararse sin la crema de calabaza, presentando únicamente el timbal de puré de zanahorias y crema de queso. Resulta ideal acompañado de unas galletas saladas.

Resulta un bocado sorprendente y lleno de contrastes, tanto en texturas como en sabores. Además de estar repleto de nutrientes, ya que la zanahoria y calabaza aportan múltiples vitaminas y minerales y el queso crema reporta por su parte, proteínas.

 

Si se prefiere una receta más ligera, se puede sustituir la nata por leche evaporada e incluso por leche normal. El sabor del plato preparado con leche queda muy rico también y no añade calorías extras a la receta.

20180502_173920
20180502_173807 - copia

Ingredientes:

-1 zanahoria

-1 patata

-1/2 cebolla

-150 gr. queso crema

-100 gr. nata

-6 hojas gelatina neutra

-Aceite de oliva

-Sal y pimienta

Ingredientes para la crema de calabaza:

-200 gr. calabaza

-1/4 puerro

-60 ml. leche

-1 cucharadita pimienta negra

-1 cucharadita jengibre

-Sal

Preparación:

Comenzamos haciendo un puré de zanahorias. Para ello pelamos, lavamos y cortamos la cebolla, la zanahoria y la patata. Picamos muy finita la cebolla y la rehogamos en un cazo con un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté casi transparente incorporamos agua y la zanahoria y patata previamente cortadas. Añadimos sal y dejamos cocinar hasta que estén tiernas (10 minutos aproximadamente). Seguidamente lo trituramos con la batidora y dejamos enfriar.

Ponemos a hidratar en agua 3 hojas de gelatina (deben quedarse arrugadas). En lo que se hidratan calentamos un poco del puré de zanahoria en el microondas y le añadimos las hojas de gelatina hidratadas. Removemos bien para que se disuelvan y las incorporamos al resto del puré.

Forramos con papel film la parte de abajo de un molde cuadrado (debe ser de metal y sin base) y lo colocamos en un plato. Vertemos sobre este el puré de zanahoria y reservamos en la nevera hasta que cuaje.

Para preparar la crema de queso, ponemos a hidratar en agua las 3 hojas restantes de gelatina (deben quedar arrugadas). Mientras batimos en un bol la nata, el queso crema, un poco de sal y pimienta. Calentamos dos cucharadas de esta mezcla en el microondas y disolvemos en ella las hojas de gelatina hidratadas. Le añadimos este preparado a la restante mezcla de queso y batimos bien para que se integren todos los ingredientes.

Vertemos la crema de queso sobre el puré de zanahorias que debe estar bien cuajado y volvemos a refrigerar para que esta vez cuaje la crema de queso.

Mientras preparamos la crema de calabaza, para ello debemos pelar, lavar y cortar en dados la calabaza. Lavamos muy bien el puerro e igualmente lo troceamos. En un cazo con agua y sal cocemos la calabaza y el puerro hasta que estén  blandos. Añadimos la pimenta blanca y el jengibre molido. Trituramos todo con la batidora e incorporamos la leche. Llevamos al fuego y cocinamos a fuego lento durante 5 minutos para que la crema gane consistencia. Debemos remover de vez en cuando para evitar que se pegue. Reservamos.

Finalmente y una vez cuajada la crema de queso, desmoldamos el timbal con mucho cuidado y emplatamos, poniendo como base la crema de calabaza que habíamos preparado. Decoramos al gusto.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTEL DE MARISCOS

Era domingo y esperaba invitados para almorzar en casa. Buscaba un entrante fresquito y que hiciera las delicias de los invitados. Entonces pensé en una receta que nunca falla: un delicioso pastel de mariscos. Lo tiene todo, contrastes de sabores, impacto visual y un aporte nutricional perfecto ya que engloba las vitaminas de las verduras, las proteínas de los mariscos y los hidratos del bizcocho, con muy pocas grasas porque he usado aceite de oliva para la elaboración de las salsas.

Además es ideal para cualquier ocasión porque es un plato que permite tenerlo elaborado con antelación y a la hora de la comida solo debes servirlo en la mesa.

Existen muchísimas variedades de pastel de marisco, con pan de molde, en terrina, con bizcocho, en tartaleta, con hojaldre… Yo he usado como base un bizcocho sencillo ya que quería conseguir una mezcla entre dulce y salado. Y de verdad que alcance mi objetivo porque todos quedaron encantados con los contrastes de sabores.

Si lo que buscas es un pastel más sencillo y menos elaborado, opta por usar como base pan de molde o un bizcocho industrial.

Si realmente quieres sorprender a tus invitados con un plato que cautiva nada más verlo, sencillo opta por un pastel de mariscos. El éxito estará garantizado. 

Ingredientes:

-Bizcocho  (ver recetas básicas)

-200 gr. langostinos

-300 gr. gambas

-1 lata de atún

-200 gr. berberechos

-500 gr. mejillones

-1 lata piña en su jugo

-1 aguacate

-6 palitos de cangrejo

-Zanahoria rallada

-Media lechuga

-Mayonesa casera 

Salsa de tomate 

Preparación:

En primer lugar debemos cocer las gambas con un poco de agua, para después pelarlas y reservarlas en un plato. También cocemos los mejillones al vapor, le quitamos las conchas e igualmente reservamos. Hacemos lo mismo con los berberechos, los cocemos y al igual que con los mejillones, le quitamos las conchas y reservamos su carne. Troceamos finamente las gambas, mejillones, berberechos, lechuga, aguacate y los palitos de cangrejo y los ponemos en un bol amplio. Preparamos una salsa rosa mezclando la mitad de la mayonesa con la salsa de tomate. Ponemos la mitad de los mariscos en un bol y mezclamos con la salsa rosa. La otra mitad de los mariscos han de ser mezclados con la mayonesa. Cocemos los langostinos y reservamos para decorar.

Cortamos el bizcocho en tres capas y empapamos cada una con el jugo de la piña. En el plato de servir ponemos una capa de bizcocho, añadimos la mezcla de mariscos y salsa rosa. Disponemos encima otra capa de bizcocho también empapada con el jugo de la piña y añadimos la mezcla de mariscos y mayonesa. Cubrimos con la última capa del bizcocho (también bañado con el jugo de piña). Untamos todo el conjunto con mayonesa y decoramos los laterales con la zanahoria rallada y encima disponemos los langostinos cocidos.

Sugerencias:

*Se pueden variar los ingredientes en función de los gustos, al igual que la decoración, ya que es un pastel que admite cualquier combinación.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!