ARROZ MARINERO

Sin lugar a dudas el arroz es uno de los cereales más consumidos en todo el mundo por varias razones: su gran aporte nutricional, su simplicidad a la hora de cocinarlo y su económico coste. Por su sabor suele gustar a casi todo aquél que lo prueba y es que además admite múltiples variaciones y combinaciones, ya que caza con casi todo tipo de alimentos, carnes, pescados, verduras, huevos, incluso frutas y frutos secos.

En casa gusta mucho el arroz, lo suelo preparar con frecuencia por su sencillez en la elaboración y porque considero que es un acompañamiento ideal para cualquier plato.  A mí como más me gusta es el arroz tipo meloso, que quede jugoso y así es como he elaborado la receta que presento hoy. Lo he acompañado de mejillones y pescado, pero podéis sustituir estos ingredientes por otros de vuestras preferencias (almejas, berberechos, langostinos…). De cualquier manera resultará delicioso.

Si no tenéis fumet o caldo de pescado, no os preocupéis, podéis usar simplemente agua. Pero hago una recomendación, cuando hagáis caldo de pescado podéis hacer de más y congelarlo en varios tupper para utilizarlo en otras elaboraciones, como por ejemplo en un arroz como este. Sin más, vamos con la receta

Ingredientes:

-500 gr. arroz amarillo

-1/2 cebolla

-2 dientes de ajo

-1/2 pimiento rojo

-1/2 pimiento verde

-1 vaso de tomate frito

-500 gr. mejillones

-300 gr. merluza

-1 lata de guisantes

-1 litro fumet de pescado (o agua)

-5 hebras de azafrán

-1 cucharadita de pimentón dulce

-1/2 cucharadita tomillo

-1 hoja laurel

-Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos haciendo el tomate frito como se indica en este enlace o en la sección de básicos. Por otro lado, pelamos y picamos finamente la cebolla y los ajos y los pochamos en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando la cebolla esté casi transparente añadimos los lomos de merluza y los mejillones previamente lavados. Cocinamos hasta que estos últimos se abran. Retiramos el pescado y los mejillones (le quitamos las conchas). Reservamos.

Añadimos a la  sartén (junto a la cebolla y el ajo) los pimientos rojo y verde, sin pepitas y previamente lavados y troceados muy pequeñitos. Sofreímos 5 minutos y añadimos el tomate frito, el pimentón, azafrán, tomillo, laurel y sal. Removemos para integrar todos los ingredientes y dejamos cocinar a fuego medio-bajo 15 minutos o hasta que se consuma el agua del tomate (removemos de vez en cuando para evitar que se pegue).

En este punto, incorporamos dentro de la fritura el arroz. Removemos y freímos 2 minutos. Añadimos la mitad del fumet de pescado (o el agua en su defecto) y cocinamos a fuego medio-bajo. Vamos incorporando el caldo a medida que veamos que el arroz lo va absorbiendo (así queda tipo meloso). Rectificamos de sal. Y cuando veamos que ya el arroz casi está cocido añadimos los guisantes, la carne de los mejillones y el pescado desmenuzado (reservaremos un poco para la decoración final). Removemos y cocinamos 5 minutos más. Retiramos del fuego, dejamos reposar 5 minutos y servimos ayudándonos de un aro de cocina para emplatar. Decoramos con el pescado desmenuzado que habíamos reservado.

Sugerencias:

*Se puede usar cualquier pescado que esté limpio de pieles y espinas

*En lugar de mejillones frescos puede usarse una lata de mejillones en conserva o almejas, mejillones, berberechos…

“Dedícate tiempo, disfruta cuidándote”

BOLITAS DE ARROZ RELLENAS DE QUESO

Ayer mi amiga Laura, recién llegada de Italia, me habló sobre un plato que la cautivó durante su estancia en el país de la pizza, se trataba de unas bolitas de arroz rellenas! En Italia son conocidas como Arancini y las puedes encontrar rellenas de múltiples ingredientes tales como verduras, mozzarella, carne picada, bacon…Fue inevitable que se despertara en mi la curiosidad y probara a hacerlas.

El resultado fue todo un éxito al paladar y a la vista, ya que resultó una especie de croqueta de textura densa y crujiente por fuera (debido al arroz) pero con un interior muy suave y cremoso. Un contraste de texturas que hace las delicias de cualquiera. Son perfectas como aperitivos, entrantes o cenas para los niños.

Además son muy fáciles de preparar, no requieren de mucho tiempo ni esfuerzo y permite tenerlas hechas con antelación para simplemente freírlas en el momento de servir.

Perfectamente es una receta de aprovechamiento ya que la puedes elaborar con el arroz que te ha sobrado de una comida anterior.

Yo me he decantado por un relleno de queso proteico y fundente, bajo en grasas, para no sumar excesivas calorías al plato y aportarle el máximo de nutrientes, pero como mencioné en las líneas anteriores, el relleno puedes adaptarlo a lo que más te guste o simplemente a lo que tengas en la despensa en ese momento, atún, una aceituna rellena, tacos de jamón curado, salsa de tomate, cualquier tipo de carne triturada, una boloñesa, salsa bechamel con espinacas… Deja volar tu imaginación!

Y ya solo me queda contar los ingredientes de estos Arancini made in Spain.

Ingredientes:

-350 gr. arroz redondo

-700 ml. agua

-2 ajos

-2 cucharadas queso parmesano rallado

-Tacos de queso cheddar

-Harina

-Pan rallado

-1 huevo

-Aceite y Sal

Preparación:

En primer lugar hemos de cocer el arroz de forma tradicional pero esta vez sin lavarlo para que conserve el almidón y no quede suelto a la hora de guisarlo (así será más fácil luego formar las bolitas). En una sartén freímos los dientes de ajo previamente pelados y laminados. Vertemos el arroz y removemos unos segundos para que coja el aroma de los ajos fritos. Ponemos el agua en una cazuela e introducimos el arroz con los ajos. Añadimos la sal y cocinamos a fuego vivo hasta que comience a hervir. En este momento bajamos el fuego y cocinamos hasta que se haya absorbido el agua y el grano esté tierno (aproximadamente unos 15 minutos). Agregamos el parmesano rallado. Removemos para que se integre todo y con el calor el queso se derrita. Dejamos templar para comenzar a formar las bolitas.

Con las manos bien limpias, tomamos una porción de arroz, la colocamos en la palma de la mano y la escachamos un poquito. Ponemos en medio un trozo de queso cheddar. Colocamos encima otra porción de arroz y cerramos apretando ligeramente para que quede bien sellado y no se salga el relleno. Finalmente le damos forma de bola.

Ahora debemos rebozar las bolitas para freírlas. Para ello, batimos el huevo en un plato hondo. Ponemos la harina en un plato llano y el pan rallado en otro. Empanamos las bolitas de arroz primero en la harina, luego en el huevo y finalmente en el pan rallado (nos podemos ayudar de dos tenedores para facilitar el proceso).

Ponemos abundante aceite en una sartén y cuando esté bien caliente freímos las bolitas a fuego medio alto hasta que queden doraditas (hemos de tener en cuenta que el calor debe llegar al interior de la “croqueta” para que el queso se funda, con lo que no podemos darle una cocción muy rápida). Las sacamos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite y servimos calentitas.

Sugerencias:

*Como comenté en la introducción se puede rellanar con los ingredientes que más gusten, como jamón curado, una aceituna rellena, jamón york, otro tipo de queso, salsa bechamel con espinacas, atún, salsa boloñesa… de cualquier manera quedarán deliciosas.

*El mejor acompañamiento para este plato es sin duda una ensalada o unas verduritas al vapor.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTA BICOLOR

Hoy me siento inspirada y se me apetece jugar con los colores jejeje Hace días que no preparo pasta y ya toca! La pasta tiene un elevado contenido en hidratos de carbono por estar elaborada con harina de trigo (100 gr. de pasta contienen un máximo de 75 gr. de hidratos) pero estos hidratos son de absorción lenta con lo que libera energía poco a poco manteniendo por más tiempo la sensación de saciedad. El aporte de grasas es insignificante, 100 gr. nos aportan menos de 1 gr. de grasa vegetal, pero estas no contienen colesterol. En cuanto a vitaminas se refiere, destacar el aporte de la vitamina E y B, antioxidantes celulares. Eso sí, la pasta aporta un porcentaje aceptable de fibra vegetal, para el correcto funcionamiento gastrointestinal y ayuda a metabolizar el colesterol y triglicéridos. Y si queremos beneficiarnos aun más de la fibra, de las vitaminas y minerales de la pasta, debemos decantarnos por su versión integral.

En esta ocasión preparé pasta al huevo, es la más que gusta. La mitad la cociné tal cual y el resto la aromaticé con jugo de remolacha (siempre guardo en la nevera el líquido de la cocción de la remolacha, este contiene además de vitaminas y todo el sabor del vegetal, un sabor dulzón exquisito). También se puede preparar la receta con el jugo de las remolachas que venden embasado. Para enriquecer el plato con vitaminas y minerales, usé como base alga Wakame. Esta no aporta grasas, su contenido en calorías es muy reducido, el aporte de yodo estimula el metabolismo, el ácido algínico que contiene provoca un efecto saciante y ayuda al tránsito intestinal. Además es muy rica en calcio, por lo que es ideal para los niños o personas con osteoporosis. Por si fuera poco, el aporte de sales minerales la convierte en un excelente revitalizante, sobre todo después de haber hecho ejercicio. Mencionar su riqueza en hierro, potasio y su función depurativa, ya que ayuda a limpiar la sangre y depurar el sistema circulatorio.

Desde luego que deberíamos usar mucho más las algas en nuestra dieta diaria. Yo de momento dejo mi aporte con esta rica receta…

Ingredientes:

-500 gr. pasta al huevo

-Jugo de remolacha

-Aceite de oliva y Sal

-Alga Wakame 

Preparación:

Comenzamos preparando el alga ya que al estar deshidratada requiere algo más de tiempo de cocción. Ponemos agua en un cazo y la llevamos a ebullición. Vertemos el alga wakame y dejamos cocinar a fuego medio durante 15 minutos.

En otro cazo ponemos agua a hervir. Vertemos 250 gr. de pasta, un chorrito de aceite de oliva, añadimos la sal y cocinamos hasta que esté al dente (con 7 minutos bastará). Disponemos de otro cazo y vertemos en él, el jugo de remolacha con un poco de agua. En el momento en el que comience a hervir, añadimos la sal y el resto de la pasta. Cocinamos a fuego medio durante 7 minutos. En este caso la pasta tomará un bonito color rojo y un sabor dulzón a remolacha.

Para montar el plato ponemos una base de algas y sobre éstas las pastas, alternando los colores para que resulte lo más llamativo posible.

Sugerencias:

*Se puede acompañar el plato con unos filetes de pollo a la plancha o con un poco de atún en aceite de oliva, con ello se obtienen las proteínas necesarias para completar nutricionalmente la receta.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SUSHI DE VERDURAS

Receta sorprendente donde las haya, ya que nuestra mente asocia la palabra “sushi” a una especie de cuadrado multicolor de arroz recubierto de un alga o de pescado crudo. Pero aquí versionamos este plato sustituyendo el pescado y el alga por verduras, concretamente por un puré de patatas. Es ideal para aquellos que no les guste el pescado crudo y para los niños, ya que se combinan muchas hortalizas (vitaminas) con el arroz (hidratos de carbono) y con el queso crema (proteínas y calcio).

El relleno puedes variarlo dependiendo de tus gustos y preferencias, sustituyendo unas verduras por otras o añadiendo otros ingredientes. Te animas a prepararlo y me comentas qué tal resultó?

Ingredientes:

Puré de patatas casero 

-1 taza arroz

-2 tazas de agua (para el arroz)

-2 cucharadas jugo remolacha

-100 gr. queso crema

-1/2 zanahoria

-4 habichuelas

-1 manojo espinacas

-1/2 aguacate

Preparación:

Comenzamos cociendo el arroz en el agua con sal. Cocinamos a fuego vivo hasta que empiece a hervir. En este momento bajamos el fuego y cocinamos hasta que se haya absorbido el agua y el grano esté tierno.

Ponemos en un cazo agua y cocemos las espinacas previamente lavadas y picadas (si son frescas) y si se utilizan espinacas congeladas, se ponen directamente en el agua. Cuando estén cocidas, reservamos.

Pelamos, lavamos y troceamos la zanahoria en bastoncitos finos. Lavamos las habichuelas, les quitamos el rabito y las cortamos en dos. Pelamos el aguacate y lo laminamos.

Para montar los sushis de patatas nos ayudaremos de una esterilla o mantel chino (si no tenemos, usaremos un salvamanteles individual). Cubrimos el mantel con papel film y sobre este disponemos el puré de patata. Lo repartimos homogéneamente por toda la superficie y extendemos sobre él una fina capa de queso crema. Cubrimos con las espinacas (dejando libre un centímetro en la parte superior para enrollarlo con facilidad). Sobre las espinacas ponemos una hilera de los bastoncitos de zanahorias y otra con las habichuelas. Con la ayuda del mantel o esterilla vamos enrollando y presionando con los dedos de manera que se forme un rollo y quede cubierto con el papel film. Lo guardamos en la nevera un mínimo de dos horas para poder cortarlo con facilidad.

Para montar los sushis de arroz, procedemos igual que para los sushis de patatas. Cubrimos la esterilla o mantel con papel film y colocamos encima el arroz cocido. Sobre éste ponemos una capa muy fina de queso crema y encima el aguacate laminado. Terminamos colocando unos bastoncitos de zanahoria encima del aguacate. Con la ayuda del mantel vamos enrollando y presionando con los dedos. Una vez formado el rollito refrigeramos un mínimo de dos horas antes de servir.

Finalmente para los sushis de arroz al aroma de remolacha (teñidos de rojo) debemos proceder igual que para el sushi de arroz lo que a la hora de guisar el arroz, debes añadir el jugo de la remolacha, con lo que el arroz tomará el sabor y color tan característico de este vegetal.

Y para terminar, sacamos los rollitos de puré de patatas y de sushi de la nevera, retiramos el papel film de ambos y cubrimos el rollo de puré de patatas con sésamo o con polvo de almendras. Para servir corta en porciones gruesas.

Sugerencias: 

*El relleno se puede variar dependiendo de los gustos y preferencias, sustituyendo unas verduras por otras o añadiendo otros ingredientes.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

NIDOS DE TAGLIATELLI

La pasta es un alimento básico aunque por sí sola no es completo del todo, ya que aporta pocas proteínas y no contiene grasas, por lo que hay que complementarla con otros alimentos como huevos, pescado, carne o aceite de oliva. Yo en esta ocasión me he decantado por acompañarla de huevos para incrementar el aporte proteico del plato. Y añadiendo unas hojas de lechuga nos beneficiamos de las vitaminas que ésta contiene, tales como vitamina A,C,E,B1,B2,B3, K y betacarotenos, así como minerales (sodio, azufre, aluminio, hierro, calcio y selenio entre otros). Además la lechuga contiene propiedades antioxidantes, ayuda a mejorar la piel y la visión. Y por el contenido de vitamina K ayuda en el crecimiento de la masa ósea y previene la osteoporosis. Otro aporte de la lechuga son los folatos, necesarios durante las primeras etapas del embarazo ya que evitan defectos del tubo neural  en el feto y en el útero.

Y sin más presento este rico y completo plato de pasta

20180503_233232 - copia
20180503_233232 - copia (2)

Ingredientes:

-350 gr. tagliatelli

-Bechamel ligera

-Queso cheddar

-4 hojas de lechuga

-4 huevos

-1 pimiento rojo

-Salsa de yogurt 

Mermelada de tomate 

-Sal

Preparación:

Comenzamos preparando la salsa de yogurt como muestro en las recetas básicas. Y reservamos en la nevera un mínimo de dos horas para que los sabores se integren.

Cocemos los tagliatelli durante 10 minutos en abundante agua con sal.

Ponemos los huevos en un cazo con agua y los cocinamos a fuego medio durante 8 minutos.

Preparamos una salsa bechamel ligera (como muestro en las recetas básicas).

Cuando la pasta esté cocida le agregamos la salsa bechamel y el queso rallado. Removemos bien para integrarlo todo. Preparamos cuatro moldes individuales y redondos aptos para horno, los forramos con papel de hornear y los untamos con aceite  y harina (para desmoldarlos con facilidad). Repartimos en ellos la pasta bien pegada a los bordes del molde, dejando libre un hueco en el centro, en el cual pondremos otro cuenco (más pequeño y también engrasado) de esta forma se quedará perfectamente un la forma de nido para poder rellenarlo. Horneamos en horno precalentado a 180º durante 15 minutos. Dejamos templar y desmoldamos.

Picamos la lechuga finamente. Pelamos los huevos y los partimos por la mitad.

Montamos el plato poniendo un nido de tagliatelle por persona, relleno con la lechuga picada y un huevo partido por la mitad sobre esta. Decoramos con un poco de mermelada de tomate y rociamos con un chorrito de aceite de oliva.

Cortamos un aro de pimiento rojo, lo lavamos y lo ponemos en un lado del plato, para colocar dentro la salsa de yogurt. El resto de la salsa la presentamos en una salsera aparte.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ARROZ AROMATIZADO CON AGUACATE

Hoy en día el aguacate es considerado un super alimento debido a sus mútiples propiedades beneficiosas para nuestra salud. Aunque hay muchas personas que no lo incluyen en su dieta por el concepto erróneo de su alto contenido en grasas, pero hay que destacar que son grasas saludables que reducen el colesterol y favorecen la salud del corazón. Además es beneficioso para mantener una visión óptima, revitalizar la piel y reparar el cabello, por la gran cantidad de vitamina E que contiene. También aporta ácido fólico y mejora la absorción de ciertos nutrientes.

En este plato combino el aguacate con arroz y langostinos, tres ingredientes super saludables y que juntos otorgan al plato múltiples nutrientes necesarios para la actividad diaria (vitaminas, grasas saludables, hidratos de carbono, y proteínas). Esta receta es muy sencilla de preparar y el resultado es realmente sabroso y visualmente impactante por el bonito tono verde que adquiere el aguacate, rompiendo con el tradicional color verde o amarillo al que estamos acostumbrados.

Y ahora que conoces más sobre los beneficios que el aguacate aporta a nuestra salud, a qué esperas para introducirlo en tu dieta? Atrévete a usarlo en tus preparaciones y aprovéchate de todo su sabor y propiedades.

 

Ingredientes:

-1 taza de arroz blanco

-2 tazas fumet de pescado

-8 langostinos

-2 aguacates

-1/2 limón

-Aceite de oliva

-Sal

Preparación:

Comenzamos cociendo los langostinos en una cazuela con agua, durante 5 minutos. Una vez cocidos retiramos los langostinos y reservamos el caldo para utilizarlo en la preparación del arroz.

Ahora debemos preparar el arroz, para ello comenzamos por lavarlo en abundante agua para que pierda parte del almidón y quede más suelto a la hora de la cocción. Ponemos el doble de caldo de la cocción de los langostinos, que de arroz, en un cazo (o agua en su defecto) e introducimos el arroz. Añadimos la sal y cocinamos a fuego vivo hasta que empiece a hervir. En este momento bajamos el fuego y cocinamos hasta que se haya absorbido el caldo y el grano esté tierno (aproximadamente 15 minutos).

Mientras pelamos los aguacates y los trituramos con la batidora junto con el zumo del limón. Cuando el arroz esté cocido lo dejamos entibiar y mezclamos con el aguacate triturado hasta que se integren ambos ingredientes. Para emplatar coloca un molde cuadrado en el centro del plato e introduce el arroz en el. Aprieta ligeramente para que quede compacto y retira el molde. Coloca 2 langostinos encima y sirve.

Sugerencias:

*Este plato se puede hacer con arroz que haya sobrado del día anterior. En este caso simplemente hay que triturar el aguacate e incorporarlo al arroz, el resto del procedimiento es igual.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MINI PIZZAS DE CALABAZA

Llega el viernes noche y mientras el cuerpo pide algo rico, mi mente se transporta a la niñez. Aquellos viernes noche de antaño, en casa de mi mamá, sabían a pizza y a “Un,  Dos, Tres”. Si si cuando aún habían solo dos canales de televisión y nos entreteníamos muchísimo con Barrio Sésamo, La Bruja Avería, Aquellos Maravillosos Años, El Precio Justo… ¡Madre mía qué de recuerdos!

Pero volviendo a las cenas de los viernes, mi madre preparaba unas pizzas riquísimas para cenar, cargaditas de ingredientes (salsa de tomate casero, champiñones, atún, cebolla, cangrejo… ummm si cierro los ojos aun puedo recordar su riquísimo sabor). Nos encantaba comerlas viendo el tan famoso programa “Un, Dos, Tres”. Era como un rito familiar.

Y tras pensar en aquellos deliciosos bocados se me ocurrió preparar unas minipizzas igual de sabrosas pero dándole otro toque. Aprovechando que tenía una calabaza hermosísima en la nevera, decidí usarla como base de mi plato. El resultado fue espectacular, una mezcla de sabores sin igual. La calabaza aporta un dulzor que contrasta a la perfección con el resto de ingredientes salados. A los niños les encanta porque visualmente el plato está lleno de colorido. Y nutricionalmente es ideal, ya que nos beneficiamos de las propiedades antioxidantes que posee la calabaza, así como de la vitamina C y del ácido fólico entre otros. Al añadirle atún, jamón (también podría admitir pollo o carne molida) enriquecemos el plato con proteínas, también necesarias para nuestro organismo. Y sin más vamos con la receta.

Ingredientes:

-3 rodajas de calabaza

-Sal

-Pimienta

Topping para las mini pizzas:

-Salsa de tomate casera

-Champiñones

 -Jamón

-Queso

-Cebolla

-Orégano

Preparación:

Precalentamos el horno a 190º. Cortamos la calabaza en rodajas de un centímetro de grosor. Las pelamos y lavamos bien. Horneamos 10 minutos hasta que estén tiernas. Salpimentamos y añadimos una base de tomate casero. Sobre éste le ponemos los topping que más nos gusten. En este caso yo opté por  salsa de tomate casera, queso cheddar rallado, jamón y orégano en una pizza. A otra le agregué una mezcla de quesos (cheddar, queso de cabra y gruyer), cebolla caramelizada y orégano. Y la última llevaba queso cheddar, jamón, trocitos de champiñones y orégano.

Ya solo queda gratinarla en el horno hasta que el queso se derrita. ¡Y a disfrutar!

Sugerencias:

*Se pueden variar los ingredientes según las preferencias, admite cualquier combinación (atún, jamón york, jamón curado, bacon, carne molida, pimiento, piña, gambas, pollo, diferentes quesos…)

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MINI PIZZAS DE BERENJENA

Buscando una forma curiosa y diferente de preparar unas berenjenas, se me ocurrió usarlas como base de unas ricas mini pizzas! El resultado fue todo un acierto, un bocado delicioso, colorido, fácil de hacer y muy saludable. Ya que están enriquecidas con las maravillosas propiedades nutricionales de la berenjena, su efecto antioxidante (que mejora la actividad celular) y su poder diurético y depurativo (el cual estimula la actividad renal y favorece al tránsito intestinal por la fibra que aporta).

Además es una buena fuente de ácido fólico y vitaminas, entre las que destacan la vitamina A, B1, B2, C y E.Y en lo que se refiere a minerales, aporta potasio, calcio, hierro, fósforo y magnesio.

Para completar aun más el plato he preparado unas bolitas de carne de ternera y se las he puesto como topping a algunas de ellas. Y es que junto con la salsa de tomate y el queso ha quedado un bocado de lo más sabroso y apetecible. Sin lugar a duda estas pizzas vegetales, por su gran colorido, delicioso sabor y originalidad, conquistarán los paladares de pequeños y no tan pequeños 

 

Ingredientes:

-2 berenjenas

Salsa de tomate 

-Queso parmesano rallado

-1/2 queso mozzarella

-1/2 cebolla

-1/2 pimiento

-Bolitas de carne

-Orégano

-Sal gruesa

 Ingredientes bolitas de carne:

-100gr. carne molida

-1/2 cebolla

-1 huevo

-Harina

-Sal y pimienta

 Preparación:

Primero preparamos las bolitas de carne, para ello ponemos aceite en una sartén y pochamos la cebolla finamente picada. Dejamos templar una vez cocida. En un bol mezclamos la carne con el huevo, sal, pimienta y le añadimos la cebolla pochada. Mezclamos bien y formamos bolitas pequeñas que pasaremos por harina. En una sartén ponemos aceite y las freímos. Dejamos escurrir sobre papel absorbente mientras preparamos el resto de la receta.

Lavamos bien las berenjenas y las cortamos en ruedas de 1 cm. Las extendemos en un plato con sal gruesa encima para que suelten el amargor. Dejamos reposar 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180º.

Lavamos el pimiento y lo troceamos pequeñito. Pelamos la cebolla y la cortamos también en trocitos pequeños.

Secamos bien las rodajas de berenjena, las disponemos en una fuente horno y horneamos durante 10 minutos. Dejamos templar y las untamos con la salsa de tomate, encima el parmesano rallado y luego vamos alternando los ingredientes, a una le ponemos cebolla y mozzarella, a otra pimiento y cebolla, a otra las bolitas de carne… Finalmente llevamos al horno hasta que el queso se derrita. Espolvoreamos con orégano.

Sugerencias:

Se pueden variar los ingredientes del tooping según las preferencias o disponibilidad, pues admite múltiples combinaciones (atún, jamón, bacon, champiñones, jamón curado, huevos revueltos, otro tipo de queso…)

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!