TARTA HELADA CHIP AHOY (facilísima)

Con el calor apetecen postres fresquitos y qué mejor que una deliciosa tarta helada, preparada con ingredientes caseros para degustarla en la sobremesa de estos calurosos días de verano.

He empleado galletas chips ahoy caseras (tenéis la receta pinchando aquí), al igual que los helados también son caseros (las recetas pinchando sobre los nombres: helado de chocolate y helado de vainilla). Deciros que no se tarda mucho tiempo en preparar los helados y las galletas caseras; y el sabor no tiene comparación con los comprados en el super, además de que podemos controlar los ingredientes que le incorporamos. Pero es de entender que siempre no se dispone de tiempo, y si andáis con prisas, podéis usar galletas industriales de cualquier tipo, al igual que los sabores de helado que más os gusten. Y aquí os dejo la receta de esta delicia que se prepara en un abrir y cerrar de ojos.

Ingredientes:

-12 galletas chips ahoy

Helado de chocolate

Helado de vainilla

-Frutos secos troceados

-Chocolate troceado

-Galletas trituradas para decorar

Preparación:

Forramos un molde cuadrado con papel film (para facilitar el desmoldado de la tarta) y vamos poniendo capas de galletas chip ahoy y helado. Comenzamos con una capa de galletas, lo cubrimos con una capa generosa de helado de vainilla y chocolate. Espolvoreamos trocitos de chocolate y frutos secos y aplanamos con la ayuda de una cuchara. Volvemos a colocar otra capa de galletas, nuevamente espolvoreamos chocolate troceado y frutos secos y cubrimos con más helado (alternamos vainilla con chocolate). Volvemos a aplanar la superficie. Finalmente cubrimos con las galletas trituradas y guardamos en el congelador un mínimo de 4 horas.

A la hora de servir, sacar del congelador, desmoldar y servir de inmediato.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

HELADO LIGHT DE CHOCOLATE

He de reconocer que me encanta el chocolate pero no especialmente en helado (ya que me resultaban algo amargos) hasta que preparé mi propio helado casero. El sabor es muy agradable al paladar, suave y cremoso gracias al plátano congelado y a la mantequilla de almendras (si no queréis usarla podéis prescindir de ella perfectamente, a mí me gusta como queda porque le aporta un poco más de cremosidad y potencia el sabor del helado). Como siempre os digo, lo endulcé con caramelo de dátiles (tenéis la receta pinchando aquí) pero podéis optar por no usarlo si queréis disfrutar al cien por cien del sabor del cacao o sustituirlo por vuestro edulcorante favorito.

Hay que tener en cuenta que al no llevar grasa ni aditivos, se derrite muy fácilmente, por lo que recomiendo que si no lo consumís en el momento, lo guardéis en el congelador hasta el momento de servir. Como veis en la foto, lo he servido con galletas caseras de chip de chocolate y ha quedado más que delicioso (tenéis la receta de las galletas pinchando aquí) ¿Qué os parece? ¿Os animáis a disfrutar de esta maravilla de chocolate? 

Y si os apetece podéis combinarlo con un helado de vainilla también muy saludable, o un original y delicioso helado de aguacate y almendras (tenéis las recetas pinchando sobre sus nombres o en la sección de helados). 

         Ingredientes:

-2 plátanos congelados

-2 cucharadas de cacao en polvo

-1 cucharada de mantequilla de almendras

-2 cucharadas de caramelo de dátiles

Preparación:

Debemos poner los plátanos pelados y troceados en el congelador un mínimo de 6 horas antes de preparar el helado. Ya que éste junto con la mantequilla de almendras, será el truco para que el helado resulte cremoso.

Y a la hora de preparar la receta ponemos el plátano en la batidora junto con el cacao en polvo, la mantequilla de almendras y el caramelo de dátiles y trituramos hasta que los ingredientes estén perfectamente integrados. Servimos inmediatamente. Si no lo consumimos en el momento lo guardamos en el congelador.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

HELADO DE VAINILLA LIGHT

Nunca fue tan sencillo preparar un helado de vainilla. Y es que con apenas ingredientes, podemos disfrutar de un delicioso y saludable postre.

He usado leche semidesnatada, pero podéis utilizar la que prefiráis. Incluso quede muy bueno con bebidas vegetales. También comentaros que podéis elegir entre usar plátano o yogurt. La diferencia está en que con el plátano, la textura es más firme pero se aprecia el sabor a plátano mezclado con el de vainilla. Sin embargo con el yogurt, tenemos un helado más cremoso y con un sabor más intenso a vainilla. De las dos formas queda realmente delicioso. Aunque personalmente me gusta más la versión con el yogurt de vainilla (tenéis la receta pinchando aquí).

El sabor de las almendras mezclado con la vainilla queda exquisito. Os animo a que preparéis vuestra propia mantequilla de almendras, pues solo necesitáis almendras, es cien por cien natural y tardaréis solamente 5 minutos en hacerla, tenéis la receta pinchando aquí.

Hay que tener en cuenta que al no llevar grasa ni aditivos, se derrite muy fácilmente, por lo que recomiendo que si no lo consumís en el momento, lo guardéis en el congelador hasta el momento de servir. Como veis en la foto, lo he servido con galletas caseras de chip de chocolate y ha quedado más que delicioso (tenéis la receta de las galletas pinchando aquí)

Ingredientes:

-300 ml. de leche semidesnatada (o vegetal)

-1 yogurt de vainilla (ó 1 plátano)

-80 gr. mantequilla de almendras casera

-3 cucharaditas de extracto de vainilla

-4 cucharadas de caramelo de dátiles (o miel, azúcar moreno…)

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en la batidora y trituramos hasta que estén bien mezclados. Ponemos la mezcla en un recipiente apto para el congelador y congelamos un mínimo de 4 horas. Cada 45 minutos debemos remover la mezcla para evitar que se cristalice.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SORBETE DE ALBARICOQUE Y CAVA

Una forma ideal de comer fruta y de aprovecharla cuando ya está madura, es en sorbetes o helados. En casa los suelo hacer de vez en cuando y quedan divinos. Son perfectos como postre o merienda. Yo opto por versiones rápidas y ligeras, sin usar nata, ni azúcares añadidos, ni largas horas de congelación…

Como base uso un puré de fruta, en este caso albaricoque. La fruta la suelo poner en el congelador unas horas antes (ya lavada, pelada y picada) para darle untuosidad al sorbete y poderlo servir de inmediato.

Para endulzar, como siempre os digo, utilizo caramelo de dátil, que me encanta, es super natural y no lleva nada de azúcar añadida (podéis ver la receta pulsando aquí). Pero como alternativa podéis usar el edulcorante que más os guste o simplemente añadir unos dátiles naturales. La cremosidad la consigo con el yogurt, también lo uso casero (la receta la tenéis pinchando aquí). Aunque debo deciros que también quedan muy ricos con queso fresco desnatado (en breve os traeré una receta con esta versión).

A este en concreto, le he añadido un chorrito de cava para potenciar el sabor del albaricoque y ha quedado riquísimo, pero si no os gusta este toque o lo van a tomar niños, podéis no usarlo o sustituirlo por vuestro licor favorito (de avellanas, de naranja…)

¿Qué me decís? ¿Os apetece preparar vuestro propio sorbete en casa?

Ingredientes:

-500 gr. albaricoques

-120 gr. caramelo de dátiles

-1 yogurt natural

-1 chorrito de cava

Preparación:

Lavamos, troceamos y le quitamos la pipa a los albaricoques. Los ponemos en la trituradora junto con el caramelo de dátiles, el yogurt y el chorrito de cava. Trituramos 10 segundos y abrimos la tapa, dependiendo la textura que tenga trituramos 10 segundos más o dejamos. Lo hacemos de dos veces para no pasarnos y que la mezcla quede líquida. Servimos de inmediato con unas hojas de menta. El sobrante lo guardamos en el congelador

Sugerencias:

*Si lo habéis triturado de más y la consistencia está algo líquida, añadirle unas piedras de hielo y volver a triturar; o ponerlo un ratito en el congelador para que tome cuerpo.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!