CAKE DE PLÁTANO Y CHOCOLATE (sin huevo, ni azúcar)

Un exquisito, facilísimo y nutritivo postre que tendremos listo en cuestión de minutos. Sin lugar a dudas lo más difícil en esta receta es esperar a que se enfríe para disfrutar de él porque su elaboración es bien sencilla, ya que usaremos ingredientes muy básicos y no incorporaremos ni huevos, ni azúcares. El plátano le aporta todo el dulzor y cremosidad necesaria, aunque si sois muy golosos podéis incorporar unas cucharaditas de panela o el azúcar o edulcorante que normalmente uséis (pero os repito que queda bien dulce sin añadir más azúcar).

Yo lo he hecho con aceite de oliva para hacerlo más saludable, pero podéis sustituirla por aceite de coco, de girasol o mantequilla. Al igual que la leche, es perfectamente sustituible por cualquier bebida vegetal o por leche de vaca entera o semidesnatada. Y la harina también se puede reemplazar por harina de avena o harina común (el resto de harinas no las recomiendo porque queda algo más seco y con una textura muy densa).

En casa nos apasiona el chocolate, sobre todo el negro, por eso he incorporado unos trozos de chocolate negro 80% de cacao, para darle un toque aun más chocolateado. Pero podéis no hacerlo o sustituirlo por unas nueces troceadas, coco rallado, o algún otro fruto deshidratado (pasas, orejones, naranjas confitadas…).

Aquí os dejo otras opciones de postres saludables que seguro que os van a encantar: bizcocho de peras y coco, brownie de oreo y nutella, bizcocho meloso de duraznos, pie de calabaza y chocolatebizcocho especiado de calabaza ,chips ahoy saludables, pastel de zanahoria y limón , bizcocho de zanahoria, avena y jengibretarta facilísima de galletas y chocolate,  helado light de chocolate, tarta de fresas y nata.  Y si queréis ver más deliciosas y saludables recetas, solo tenéis que ir al menú principal y pinchar sobre “dulces”.

Ingredientes:

-3 plátanos maduros

-1/2 taza de leche desnatada (o bebida vegetal)

-1/2 taza de aceite de oliva

-1 taza harina integral

-2 cucharadas de cacao en polvo

-1 cucharadita de polvos de hornear

-1 cucharadita de bicarbonato sódico

-1 cucharadita de canela molida

-Una pizca de sal

-Opcional: trocitos de chocolate negro y 1 plátano para decorar

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y comenzamos a preparar el bizcocho. Para ello pelamos los plátanos, los ponemos en un bol y los escachamos con un tenedor. Añadimos la leche, el aceite de oliva y mezclamos bien. Incorporamos la harina integral, el cacao, la levadura, el bicarbonato, la canela y la sal y mezclamos muy bien. (Si decidimos añadirle los trocitos de chocolate negro ahora es el momento de hacerlo). Y lo vertemos en un molde de silicona o forrado con papel de hornear. (Podemos decorarlo con un plátano partido longitudinalmente, y colocado en la superficie). Horneamos 40 minutos (hacemos la prueba del palillo para comprobar que está cocido en el interior). Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BROWNIE DE OREO Y NUTELLA (facilísimo)

Una delicia de brownie facilísimo!! Que prepararéis con tan solo 3 ingredientes y lo tendréis listo en 20 minutos, incluyendo el tiempo de horneado!! Ya que solamente debéis mezclar los ingredientes y hornearlos.

Un bocado espectacularmente delicioso y saludable, sin azúcares ni grasas (solamente las que traen las galletas oreo de por sí), porque está preparado con ingredientes naturales y hechos en casa. Aunque como siempre digo, si andáis pillados de tiempo podéis usarlos industriales.

Hay que tener cuidado con el tiempo de horneado, ya que debe quedar hecho por fuera pero tierno en el interior (con un exceso de horneado quedará seco dentro). Yo lo he dejado 15 minutos, pero como cada horno es diferente, recomiendo ir vigilándolo. Tener en cuenta que al enfriarse se endurecerá un poco.

Os dejo el enlace de la nutella saludable pinchando aquí. En esta ocasión he usado galletas oreo pero si usáis otro tipo de galletas, como por ejemplo las chip ahoy, también quedarán riquísimas (tenéis el enlace de las galletas chip ahoy light pinchando aquí).

¿Os gusta? ¿Os apetece ver la receta?

Ingredientes:

-1 taza de nutella

-2 huevos

-10 cucharadas de harina

Extra: 10 galletas oreo

Preparación:

Mezclar todos los ingredientes en un bol menos las galletas oreo. Precalentar el horno a 180º. Poner la mitad de la mezcla de nutella en un molde de horno (previamente engrasado), repartir encima galletas oreo y cubrir con el resto del relleno.

Hornear 15 minutos (cuidado de no excederse en el tiempo de horneado para que no quede seco). Dejar templar, desmoldar y decorar con el resto de galletas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PAN DE CHOCOLATE (sin huevo, leche, ni azúcar)

Sin lugar a dudas un dulce que lo tiene todo, está riquísimo, muy fácil de preparar y con ingredientes de lo más saludable.  Es ideal para los desayunos o meriendas; para niños, deportistas y todos aquéllos que quieran cuidarse y sentirse bien alimentados ya que en su elaboración se usan ingredientes cien por cien naturales. En esta ocasión he usado bebida vegetal (perfecto para intolerantes a la lactosa) pero he probado a prepararlo con leche de vaca y queda muy rico también.

De muy fácil elaboración, permitirá que en cuestión de 5 minutos (más el tiempo de horneado) tengáis listo esta delicia de la repostería, ya que simplemente debemos triturar o mezclar (si no tenéis batidora) todos los ingredientes. ¿Qué me decís? ¿Os animáis a probarlo?

Ingredientes:

-250 gr. de harina integral o de avena

-3 cucharadas de cacao puro desgrasado

-1 cucharada de levadura en polvo

-2 manzanas ralladas

-6 cucharadas caramelo de dátiles (ó 12 dátiles)

-1/2 taza de bebida de almendras (o avena, arroz…)

-3 cucharadas de aceite de oliva

-Chocolate troceado para decorar

Preparación:

Poner todos los ingredientes en la trituradora (menos el chocolate troceado que será para decorar) y triturar hasta obtener una mezcla homogénea. Incorporarle unos trocitos de chocolate y volver a mezclar. Precalentar el horno a 180º.

Verter la mezcla en un molde de horno (previamente engrasado) e incorporarle algunos trocitos más de chocolate en la superficie. Hornear durante 50 minutos.

Dejar enfriar por completo antes de desmoldar. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BIZCOCHO DE PERAS Y COCO

He de reconocer que desde que vi esta receta me enamoró por el corte tan elegante que tiene el bizcocho, pero la mayor sorpresa vino cuando lo probamos. Sin lugar a dudas es uno de los mejores bizcochos que he degustado. Los aromas entremezclados de coco, con canela y limón quedan en perfecta armonía con el delicado y sencillo sabor de las peras y avellanas. 

Como siempre, lo he endulzado con caramelo de dátiles, ya que es cien por cien natural y la textura y sabor que aporta a las elaboraciones es inigualable (tenéis la receta pinchando aquí).

Con una elaboración muy sencilla y en cuestión de minutos, podéis tener un bizcocho listo para tomarlo en cualquier ocasión, ya sea en desayunos o meriendas. Quedaréis encantados con el resultado y os aseguro que repetiréis. 

Ingredientes:

-4 peras

-1 palito de canela

-3 huevos

-200 gr. de caramelo de dátiles

-100 gr. de mantequilla

-200 ml. de leche de coco

-100 gr. de avellanas molidas

-200 gr. harina

-10 gr. levadura en polvo

-1 cucharadita de canela molida

-Ralladura de medio limón

-Azúcar glass para decorar

Preparación:

Comenzamos lavando muy bien las peras (ya que se usan enteras y con piel). Le cortamos un trozo del fondo de cada pera para que se mantengan de pie en el bizcocho. Las introducimos en un cazo con agua fría y el palito de canela. Cuando comience a hervir el agua las cocinamos 1 minuto más y las dejamos atemperar.

Por otro lado, batimos los huevos con el caramelo de dátiles hasta que la mezcla aumente su volumen. Añadimos la mantequilla (previamente derretida en el microondas), la leche de coco, las avellanas molidas, la canela y la ralladura de limón. Mezclamos bien e incorporamos la harina previamente tamizada junto con la levadura en polvo. Integramos estos ingredientes al resto de la masa con movimientos envolventes. Vertemos la masa en un molde enmantequillado y ponemos las peras dentro de la masa. Horneamos a 180º (en horno precalentado) durante 50 minutos.

Una vez apagado el horno, dejamos el bizcocho en su interior durante 10 minutos con la puerta entreabierta. Luego lo sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Finalmente espolvoreamos con azúcar glasé.

Sugerencias:

*Si no tenéis caramelo de dátiles, podéis emplear 250 gr. de azúcar moreno o azúcar común

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote! 

BIZCOCHO MELOSO DE DURAZNOS

El verano ya está aquí y siempre viene cargado de rica fruta. Comienza la temporada de melocotones, duraznos, nectarinas, melones, sandía, albaricoque… y muchas otras más. Aprovechando que tenía bastantes duraznos y melocotones de la huerta, he hecho una rica mermelada con los melocotones (tenéis la receta pinchando aquí) y este delicioso pastel de duraznos. Ha quedado con una textura muy suave y con el sabor justo de dulzor, gracias a la combinación del caramelo de dátil junto con el azúcar. (Si no tenéis caramelo de dátil podéis sustituirlo por azúcar blanca), aunque recomiendo totalmente preparar este delicioso manjar de dátiles y tenerlo en la nevera para endulzar cualquier elaboración que hagáis, ya que se trata de un edulcorante natural con muchas vitaminas, fibra y sin azúcares refinados ni añadidos, solo contiene el que le aporta la fruta por sí sola (si queréis leer más sobre esta elaboración con dátiles, pinchando aquí tenéis la receta).

Esta receta además de ser muy sencilla, resulta ideal para aprovechar los frutos maduros que tengamos en la despensa y al mismo tiempo introducir algo más de fruta en nuestra alimentación diaria. Se pueden sustituir los duraznos por melocotones, nectarinas, e incluso por manzanas. Sin más, vamos a explicar la receta.

Ingredientes:

-4 duraznos medianas

-4 huevos

-1 vaso de leche

-1 vaso de harina

-1/2 vaso de azúcar

-1/2 vaso de caramelo de dátiles

-1 vaso de aceite

-1 sobre levadura en polvo

-1 cucharadita canela

-1 cucharadita jengibre molido

Mermelada de melocotón

Preparación:

Pelamos 3 duraznos, las troceamos y las ponemos en un recipiente junto con los huevos, la leche, el caramelo de dátiles y el aceite. Trituramos bien. Añadimos la harina tamizada junto con la levadura. Removemos hasta integrarlo todo y terminamos incorporando las especies (canela y jengibre).

Precalentamos el horno a 180º. Pelamos el durazno que habíamos reservado, lo troceamos y se lo añadimos a la masa. Engrasamos un molde de horno y vertemos la masa en él. Horneamos durante 1 hora o hasta que el bizcocho esté hecho (lo comprobamos pinchándolo con un cuchillo). Dejamos templar, desmoldamos y decoramos con la mermelada de melocotón. Refrigeramos un mínimo de 6 horas.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTEL FRÍO DE MANGO Y QUESO

Os presento una tarta facilísima, con poquitos ingredientes, fresquita y rica no, riquísima!! Un postre ideal para combatir las altas temperaturas del verano… Se trata de una tarta fría de queso y mango, donde no necesitaréis horno ni batidora para prepararla. Ya veréis que sencilla resulta, como luce en la mesa y lo espectacularmente rica que es al paladar…

Como siempre os digo, suelo endulzar casi todas las preparaciones con el caramelo de dátiles por ser un edulcorante de lo más natural, ya que solo se usa el dátil para su elaboración (tenéis la receta pinchando aquí). En esta ocasión lo usé para la crema de mango; en la de queso usé azúcar blanca para no restarle color al blanco del queso, y poder jugar con los contrastes de colores, ya que resultan muy llamativos. Sin más, vamos con la receta.

Ingredientes para la base:

-200 gr. galletas maría

-50 gr. mantequilla

Ingredientes para la crema de mango:

-1 mango

-3 hojas gelatina

-200 gr. caramelo de dátiles

Ingredientes para la crema de queso:

-700 gr. queso untar light

-3 hojas gelatina

-1/2 vaso de leche

-150 gr. azúcar

-1 cucharadita de vainilla

Preparación:

Comenzamos por la base, para ello trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Las ponemos en un molde desmontable (previamente forrado con papel de hornear para facilitar el desmoldado). Lo reservamos en la nevera para que la masa endurezca.

Preparamos la crema de mango y para ello pelamos el mango y lo troceamos. Lo ponemos en un cazo con un poco de agua y el caramelo de dátiles (tenéis la receta pinchando aquí). Lo cocemos hasta que esté blando. Escachamos con un tenedor para terminar de deshacer el mango (si no  queréis que se note la fruta, debéis triturarlo). Ponemos la gelatina a hidratar con agua y se la añadimos a la crema de mango aun caliente. Removemos hasta incorporarla. Reservamos.

Preparamos la crema de queso. Comenzamos hidratando las láminas de gelatina en agua. Por otro lado, ponemos en un bol el queso con el azúcar y la vainilla, mezclamos muy bien hasta incorporar todos los ingredientes. Calentamos la leche en el microondas y le añadimos la gelatina. Removemos hasta disolver y se lo añadimos a la preparación de queso. Volvemos a remover bien.

Sacamos el molde de la nevera y le añadimos la crema de queso (sobre la base de galletas) y sobre ésta, la crema de mango. Con un palillo removemos para que se mezclen las dos cremas y se formen las ondas. Llevamos a la nevera un mínimo de 4 horas. Desmoldamos y servimos

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CRUMBLE DE NECTARINAS

El crumble es básicamente una masa de galletas en migas, formada por una capa de fruta fresca cubierta por una mezcla de harina, azúcar y mantequilla horneada. El calor del horno reblandece la fruta y endurece el crumble. Se suele tomar templado, recién hecho y acompañado de una bola de helado de vainilla, pero está igualmente rico si se degusta frío. En esta ocasión lo he preparado con nectarinas naturales, pero perfectamente podéis usar cualquier otra fruta de temporada que queráis gastar o melocotones envasados, también queda delicioso con manzanas, cerezas, peras, albaricoque, frutos rojos… e incluso con mermelada de frutas en lugar de fruta entera. A tener en cuenta que dependiendo de la fruta elegida para el relleno debemos incrementar o disminuir la cantidad de azúcar, ya que no es lo mismo utilizar manzanas que suelen ser más bien dulce que alguna fruta ácida como las ciruelas.

Si queremos realzar el sabor del relleno podemos añadir especias o licores. Yo únicamente incorporé canela y jengibre porque lo iban a tomar niños también, pero resulta ideal si le añadimos un poco de nuez moscada, pimienta de Jamaica, amaretto, brandy, vino dulce o anís. Al igual se puede incorporar encima del crumble, frutos secos finamente troceados o unos copos de avena para ganar en sabor y textura.

De una forma o de otra, es un postre muy sencillo de preparar; cargado de las vitaminas que le aporta la fruta; económico porque se usa ingredientes básicos en la cocina y que gusta a grandes y pequeños. ¿Os animáis a prepararlo y me contáis?

Ingredientes para el crumble:

-200 gr. mantequilla

-200 gr.azúcar

-330 gr. harina

-1 cucharadita canela

-1 pizca de sal

Ingredientes para el relleno:

-5 nectarinas

-150 gr. azúcar

-50 gr. harina

-1 cucharadita canela

-1 cucharadita de jengibre en polvo

Preparación:

Comenzamos preparando el crumble, para ello mezclamos en un cuenco la mantequilla con el azúcar y la harina hasta obtener una masa compacta. La dividimos en dos. Una de ellas la ponemos de base en un molde apto para horno (previamente engrasado y forrado con papel de hornear). Lo reservamos en la nevera y preparamos el relleno.

Pelamos las nectarinas y las partimos en trocitos. Las ponemos en un bol y le añadimos el azúcar, la harina y la canela. Mezclamos bien y vertemos sobre la base que teníamos en el frigorífico. Cubrimos con el resto de masa (formando una especie de arenado o bolitas características del crumble) y llevamos al horno (precalentado) 45 minutos a 180º o hasta que esté dorado. Dejar templar, desmoldar y servir.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BIZCOCHO ESPECIADO DE CALABAZA

¿Habéis probado elaboraciones dulces con calabaza? ¿No? Pues garantizo que es un ingrediente que os sorprenderá muy gratamente si lo incorporáis en vuestro recetarios de repostería. Y es que con ella se pueden preparar infinidad de postres ya que combina con múltiples ingredientes. La calabaza queda perfecta en tartas, bizcochos, yogures, mermeladas, panes, brownies, helados, flanes… y muchas otras elaboraciones.

Hoy la he preparado en forma de bizcocho. Éste es muy sencillo de elaborar. Y tanto por su sabor especiado, como por su firme textura y la combinación con el chocolate, hará las delicias de vuestros invitados. ¿Una auténtica delicia! Además, resulta ideal para que los niños o aquéllos a los que no le gusta el sabor de la calabaza, la tomen, ya que su sabor queda camuflado con el resto de ingredientes.

Garantizo que si lo probáis, repetiréis seguro, no solo por su exquisito sabor, sino por la sencillez en su preparación, ya que partiendo del puré de calabaza, solo hay que ir mezclando el resto de ingredientes.

Ingredientes:

-300 gr. puré de calabaza

-275 gr. harina

– 250 gr. azúcar

-3 huevos

-150 ml. aceite

-1 sobre levadura

-100 gr. frutos secos

-1 cucharadita canela

-1/2 cucharadita jengibre en polvo

-1/2 cucharadita nuez moscada

-70 gr. chocolate negro fondant

-40 gr. crema de cacao casera 

Preparación:

Comenzamos haciendo el puré de calabaza. Para ello pelamos, lavamos y troceamos la calabaza. La ponemos a cocer en un cazo con agua hasta que esté tierna. Una vez cocida, escurrimos muy bien el agua y trituramos para formar el puré. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180º. En un bol amplio ponemos los huevos junto con el azúcar y batimos. Añadimos el puré de calabaza y el aceite. Removemos hasta integrar. Añadimos la harina cernida junto con la levadura y removemos de nuevo. Incorporamos las especias: canela, jengibre y nuez moscada, junto con los frutos secos. Integramos con movimientos envolventes. Engrasamos un molde rectangular de 24 cm con aceite y harina. Vertemos dentro la masa y horneamos 50 minutos o hasta que el bizcocho esté cocido (compruébalo pinchando con un cuchillo para ver si sale seco).

Una vez apagado el horno, dejamos templar el bizcocho 10 minutos en su interior con la puerta entreabierta (esto es para que no se baje por el contraste de temperaturas). Sacamos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos.

Preparamos la crema de cacao (como se muestra en este enlace o en la sección de dulces). La ponemos en una manga pastelera y la esparcimos por encima del bizcocho a modo de decoración. Por otra parte, derretimos el chocolate al microondas o al baño maría y también lo vertemos por encima del bizcocho.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BIZCOCHO DE ZANAHORIA, AVENA Y JENGIBRE

Aquí os traigo una versión algo diferente del tradicional pastel de zanahorias. Y es que en esta ocasión lo he preparado con avena, harina integral y miel. Pero perfectamente puede usarse harina blanca (o mitad y mitad) y para endulzarlo en lugar de miel puede usarse azúcar moreno, azúcar blanca o stevia.

El sabor es maravilloso, la zanahoria y la miel le aportan dulzor, la avena lo enriquece nutricionalmente y lo ayuda a que gane en textura. Y por otra parte, las especias: jengibre, canela y nuez moscada hacen que se intensifiquen aun más los aromas. Como cobertura he elegido chocolate derretido por el contraste de sabores con el bizcocho. Pero podéis decantaros por un glaseado de limón o una cobertura de queso (pinchando en el link os llevará a la receta).

Un sencillo y facilísimo bizcocho que resulta ideal como desayuno o merienda (sobre todo para los más pequeños) ya que sus múltiples nutrientes ayudarán a afrontar las tareas diarias.

Como sugerencia, añadir que queda riquísimo añadiéndole coco rallado, o unos frutos secos picaditos, o unas uvas pasas… (Si optáis por incorporárselos, hacedlo cuando ya tengáis la mezcla preparada, justo antes de hornear). Enriquecen el sabor del bizcocho a la vez que aportan más propiedades nutricionales. Vamos a por la receta.

Ingredientes:

-2 tazas de zanahoria rallada

-1 taza de copos de avena

-1 taza harina integral (puede usarse harina blanca)

-4 huevos

-1/4 taza leche

-1/4 taza aceite

-1/2 taza de miel (puede usarse azúcar blanca)

-1/2 cucharadita jengibre rallado (ó 1 cucharadita jengibre en polvo)

-1 cucharadita de canela

-1 cucharadita nuez moscada

-1 sobre de levadura en polvo

-150 gr. chocolate fondant

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y comenzamos a hacer el bizcocho. Separamos las yemas de las claras y éstas últimas las reservamos. Batimos las yemas con el azúcar hasta que estén espumosas. Añadimos la avena, la leche y trituramos. Incorporamos la zanahoria y el aceite e integramos el conjunto. Vertemos la harina con la levadura previamente cernidas y  las especias (canela, jengibre y nuez moscada). Batimos hasta mezclarlo todo. Finalmente montamos las claras a punto de nieve e incorporamos a la mezcla con movimientos envolventes.  Vertemos sobre un molde previamente engrasado y horneamos 50 minutos o hasta que veamos que está cocido (lo comprobamos pinchando con un cuchillo, si sale limpio significa que esté en su punto). Dejamos templar y desmoldamos.

Para la cobertura, derretimos el chocolate al baño maría, lo vertemos sobre el bizcocho y dejamos que se solidifique.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PASTEL DE ZANAHORIAS CON CREMA DE LIMÓN

Desde la Edad Media la zanahoria ha sido introducida en las elaboraciones dulces ya que los endulzantes eran escasos y caros, y la zanahoria resultaba más dulce que el resto de las verduras, más económica y era más abundante.

Este pastel resurgió en el Reino Unido haciéndose muy popular entre la burguesía, quienes tomaban una porción junto con un buen te. Poco a poco se fue introduciendo en los restaurantes y pasó a convertirse en un postre mucho más común.

El principal ingrediente de esta tarta evidentemente es la zanahoria, ésta se usa rallada y se cuece en el proceso de horneado. Es un postre de muy fácil preparación, su  textura es densa y pero a la vez muy suavecita. Para enriquecerla se le suele añadir en la mezcla antes de hornear unas nueces, coco, piña, pasas… y por fuera se glasea con una crema de queso o incluso se le puede poner una cobertura de chocolate.

En este caso le he puesto nueces en el interior y un glaseado de limón para aportarle un sabor cítrico que contrastara con el dulzor de la zanahoria.

 

Ingredientes:

-200 gr. zanahoria rallada

-4 huevos

-200 gr. azúcar

-200 ml. aceite

-200 gr. harina

-16 gr. levadura en polvo

-70 gr. nueces picadas

-1 cucharadita canela

-1/2 cucharadita nuez moscada

Ingredientes de la crema de limón:

-150 gr. azúcar glass

-80 gr. mantequilla

-2 cucharadas zumo limón

Preparación:

 En un bol batimos las yemas de los huevos con el azúcar hasta que queden espumosos. Incorporamos el aceite y mezclamos. Añadimos la harina tamizada con la levadura y volvemos a mezclar bien. Incorporamos la canela, la nuez moscada y las nueces picadas. Integramos todos los ingredientes. Ya solo queda añadir la zanahoria rallada y las claras a punto de nieve. Mezclamos con una espátula y con movimientos envolventes para que no se baje la mezcla. La vertemos en un molde previamente engrasado y enharinado. Y horneamos 40 minutos o hasta que la pinchemos con un palillo y salga seco. Dejar templar.

Para hacer la crema de limón, la mantequilla ha de estar a temperatura ambiente para que se integre con facilidad con el resto de ingredientes. Comenzamos batiéndola con la ayuda de unas varillas para convertirla en una crema suave, le vamos añadiendo el azúcar glass y seguimos mezclando hasta unificarlo todo. Agregamos el jugo de limón para darle más sabor y lo batimos para que se quede bien integrado.

Finalmente, desmoldamos la tarta y cortamos por la mitad longitudinalmente. Rellenamos con la mitad de la crema de limón y cubrimos con el resto de crema. Decoramos con ralladura de zanahoria o con unas nueces picadas.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!