PETIT SUISSE DE CHOCOLATE

¿Quién no se ha comido de pequeñito un petit suisse? Yo creo que a todos nos los han dado en nuestra infancia y nos encantaban!! Básicamente se trata de un postre de queso con un poco de nata, que se le añade para darle cremosidad.

En esta ocasión lo he preparado de chocolate bajo petición de mi hija jejeje pero admite múltiples variaciones, con frutas, natural, con caramelo, galletas… tantas como vuestra imaginación pueda crear. Ya os las iré pasando para que probéis a hacerlas porque de verdad que merece la pena por su simplicidad en la elaboración, exquisito sabor y aporte nutricional. A los peques les encanta y si no, probad a hacerlas y contemplad sus caritas de felicidad mientras se los comen. ¿Hay algo más rico que un buen postre casero?

Ingredientes:

-150 ml. nata montar

-70 gr. azúcar

50 gr. chocolate negro

-150 queso crema

-1 lámina de gelatina

-2 cucharadas de leche

Preparación:

Comenzamos poniendo a hidratar la gelatina en agua. Por otro lado, vertemos la nata junto con el azúcar en un cazo y llevamos al fuego hasta que hierva. En ese momento retiramos y añadimos el chocolate troceado. Removemos con unas varillas hasta que el chocolate se funda.

Calentamos la leche en el microondas y le agregamos la hoja de gelatina hidratada. Removemos hasta disolverla y la incorporamos a la mezcla anterior. Finalmente añadimos el queso crema y volvemos a remover hasta que no queden grumos y consigamos una textura densa pero suave. Vertemos en vasitos y refrigeramos un mínimo de 4 horas.

Sugerencias:

*Si se desea una textura más cremosa se puede prescindir de la gelatina.

*Al ser un postre denso, es mejor servir en vasos de chupito.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BUÑUELOS DE PLÁTANO Y NARANJA

Los buñuelos son un postre típico de muchas comunidades autónomas sobre todo durante sus fiestas regionales.

Este dulce es muy sencillo de elaborar ya que básicamente hay que mezclarlos bien para después freírlos. Hay multitud de variantes porque admite cualquier tipo de alimento unido a sus ingredientes básicos.

Como curiosidad, la primera sociedad que consumió buñuelos fue la morisca porque sus ciudadanos eran vendedores ambulantes de este rico manjar.

En esta receta añadí plátano y naranja para potenciar el sabor de los bollos y sus propiedades nutricionales, ya que la naranja aporta gran cantidad de vitamina C y el plátano, sobretodo minerales como el potasio, magnesio, calcio, selenio y hierro, aunque también es rico en vitamina A, C, B1, B2, B6, B9 y E.

Esta receta es bastante sencilla e ideal para introducir a los niños en el fantástico mundo de la cocina y ayudarle a darse cuenta de la importancia de la alimentación sana y equilibrada. Les animo a que la preparéis juntos y me contéis qué tal fue la experiencia y el sabor de este rico postre.

 

Ingredientes:

-2 plátanos

-1 naranja

-2 huevos

-125 gr. harina

-1 cucharada levadura en polvo

-Azúcar

-Canela

-Aceite de oliva

Preparación:

En un bol mezclamos los huevos con los plátanos triturados, el zumo de la naranja y la canela. Agregamos la harina tamizada con la levadura. Mezclamos hasta integrar todos los ingredientes.

En una sartén ponemos abundante aceite de oliva y con la ayuda de una cuchara tomamos porciones de la masa que freiremos cuando el aceite esté bien caliente. Escurrimos un minuto sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Finalmente en un plato mezclamos azúcar con canela y rebozamos los buñuelos una vez fritos.

Sugerencias:

*Debe quedar una masa compacta, si fuera necesario añadimos más harina para espesarla o leche para suavizarla.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PANCAKES DE NUTELLA

Unos pancakes o tortitas, como les llamamos en España, son ideales para un desayuno distendido de domingo, un brunch con las amig@s o una plácida y relajada merienda. Al estar hechos en casa no nos aportan calorías extras pero sí energía para hacer frente el resto de la actividad diaria. Admiten cualquier acompañamiento, frutas troceadas, chocolate, dulce de leche, mermelada, miel, frutos secos… o simplemente solas también resultan deliciosas.

En esta ocasión las he preparado con fruta troceada (plátanos y fresas porque era las que tenía en el frutero) pero como dije antes admite cualquier otra. Le he añadido nutella en el interior y las he bañado en chocolate caliente para darles un toque especial ya que las iba a usar en una merienda de chicas del viernes por la tarde. Fueron todo un éxito. Las he servido con un batido bien fresquito de mango, papaya y naranja. Era perfecto  para contrarrestar la densidad de las tortitas. Todas mis invitadas quedaron encantadas.

Añadir que estas tortitas también admiten rellenos salados tales como bacon con huevos fritos, jamón y queso o cualquier otra combinación de estilo similar.

 

Se trata de una receta muy fácil de preparar, con ingredientes básicos en la cocina y que puedes tener lista en un abrir y cerrar de ojos. Anímate a preparle un desayuno especial a los tuyos y por qué no, para ti también.

 

Ingredientes :

-150 gr. harina

-50 gr. mantequilla

-200 ml. leche

-2 huevos

-25 gr. azúcar

-1 cucharadita de canela

-Aceite

-Nutella

-Fruta al gusto: plátano, fresas, kiwis…

-Chocolate fondant

Preparación:

En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos. Agregamos la leche y removemos. Vertemos la harina y la canela e integramos con el resto.

Vertemos aceite en una sartén y cuando esté caliente ponemos un poco de la masa de los pancakes, dejamos dorar por ambos lados y reservamos en un plato. Repetimos este procedimiento hasta acabar con toda la masa.

Lavamos y troceamos la fruta elegida. Calentamos unos segundos en el microondas la nutella para que esté más manejable.

Para el montaje: ponemos un pancake en un plato, cubrimos con un poco de nutella y ponemos sobre ésta un poco de la fruta troceada. Colocamos encima otra tortita y agregamos un poco de fruta (esta vez sin nutella). Vamos alternando capas con nutella y capas sin ella para que no resulte muy copioso. Repetimos este procedimiento hasta acabar con todos los pancakes. Se habrá formado una torre. Finalmente derretimos el chocolate fondant al baño maría y rociamos con él la torre de tortitas.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ARROZ CON LECHE CREMOSO

El arroz con leche es un postre típico de la gastronomía de múltiples países. Tiene orígenes muy antiguos en Asia y se difundió a través de de Europa y África. En nuestro país posiblemente su origen se encuentra en Asturias. Surgió para aprovechar las sobras de sus ingredientes básicos, siendo estos arroz, leche y azúcar.

 

Se puede servir caliente o frío, espolvoreado con canela, vainilla o corteza de limón queda un arroz exquisito y aromatizado. Hay quien usa huevo, nata o harina para espesarlo, yo como quería un arroz lo más natural y ligero posible no le añadí ninguno de estos ingredientes, simplemente dejé que espesara con su misma leche.

Ingredientes:

-200 gr. arroz

-1 l. leche

-2 ramitas de canela

-Piel de medio limón

-125 gr. azúcar

-1 cucharada mantequilla

Preparación:

Primero hay que aromatizar la leche, para ello ponemos a cocer en un cazo y a fuego medio, la leche con el azúcar, la piel del limón y las ramitas de canela. Removemos de vez en cuando para evitar que se pegue.

Lavamos bien el arroz (así se desprende el almidón y queda una textura más cremosa) Para ello debemos ponerlo en un colador y dejarlo unos minutos bajo un chorro de agua hasta que se vuelva cristalino el líquido que sueltan los granos.

 

Cuando la leche comience a hervir, agregamos el arroz bien lavado y cocinamos a fuego bajo. Removemos de vez en cuando con una cuchara de madera para evitar que se pegue. Cuando la leche se haya reducido considerablemente y el arroz esté bien infladito será cuando debemos retirarlo del fuego (aproximadamente debe cocinarse a fuego lento 45 minutos). Retiramos las ramitas de canela y la piel del limón. Incorporamos la mantequilla y dejamos que se derrita con su propio calor, con esto conseguimos un punto ideal de cremosidad. Vertemos en copas individuales y espolvoreamos con canela molida encima.

Sugerencias:

*La leche no debe reducirse por completo porque si no el arroz quedará seco, ya que al sacarlo del fuego seguirá absorbiendo parte del líquido que le queda.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!