FLAN DE AVENA Y PLÁTANO

El flan de plátano es una receta versionada del clásico flan. Yo la suelo preparar cuando tengo plátanos maduros en casa y ya no los vamos a consumir tal cual. Aunque sí que es verdad que hay muchas recetas de aprovechamiento con plátanos, como por ejemplo, batidos, smothies, helados, mouse, petit suisse, bizcochos, tortillas… Poco a poco iré publicando recetas de este estilo para que veáis que sencillas y ricas son, y encima nos beneficiamos de los múltiples beneficios de este fantástico fruto.

A los niños les encanta y muy sencillita de hacer. En 5 minutos la tienes lista para la cocción, ya que básicamente se trata de mezclar todos los ingredientes y a la flanera.

Esta vez usé leche de avena para prepararlo y el resultado fue muy bueno, ya que se potencia el sabor y encima el flan se ve enriquecido con las múltiples propiedades de la avena. Aunque si no tenéis leche d avena en casa o no os gusta, podéis prepararlo perfectamente con la leche tradicional que también queda muy rico.

Yo preparo los flanes en la olla expres, me resulta muy práctico y me da menos pereza que la cocción al horno, ya que esta última requiere de más tiempo, más vigilancia durante el horneado y por consiguiente un mayor gasto económico. En mi casa, como a los peques y a nosotros nos encantan los flanes, porque son un postre muy sano, decidí comprarme una flanera con tapa para prepararlos en la olla, ya que facilita mucho la cocción. Os animo a que adquiráis una y prepararéis vuestros propios flanes caseros. Están riquísimos, son super fáciles de hacer, y por si fuera poco, nutricionalmente hablando nos aportan muchas propiedades ya que sus ingredientes base son los huevos, la leche y el azúcar.

En esta ocasión y como andaba con prisas he usado un caramelo líquido industrial pero si tenéis algo más de tiempo,  podéis hacer vuestro propio caramelo, simplemente se debe poner 50 gramos de azúcar con 2 cucharadas de agua en una sartén, removemos para mezclar los ingredientes y llevamos a fuego medio hasta que adquiera un color dorado. Inmediatamente se vierte en el molde a usar. Es importante no moverlo durante la cocción. Y sin más vamos con la receta.

Ingredientes:

-2 plátanos maduros

-3 huevos

-1 vaso de leche de avena

-3 cucharadas de azúcar

-1 cucharadita de canela

-1 cucharada de maicena

-Caramelo líquido

20180506_090453

Preparación:

Comenzamos triturando los plátanos con la batidora hasta formar un puré. Le incorporamos los huevos y el azúcar y batimos bien. En la leche  disolvemos la maicena y agregamos al preparado anterior. Añadimos la maicena y removemos hasta integrar todos los ingredientes.

Vertemos dentro de la flanera el caramelo líquido e incorporamos la mezcla de plátanos. Tapamos y llevamos al baño maría en una olla exprés durante 15 minutos después que haya comenzado a salir el  vapor. Dejamos entibiar. Sacamos el molde de la olla, y refrigeramos mínimo 6 horas para que cuaje bien. Desmoldamos con cuidado y dándole la vuelta sobre el plato en el que vayamos a servir.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la leche de avena por leche de vaca. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

FLAN DE CALABAZA

El flan es uno de los postres más saludables y cargado de nutrientes que existe, después de la fruta fresca y del yogurt, ya que sus ingredientes base son los huevos, la leche y el azúcar). Este es uno de los postres más consumidos en nuestro país, y una buena y fresquita opción para llevar a la mesa sobre todo después de una comida copiosa.

Es tan versátil que admite múltiples variaciones, con chocolate, frutos secos, queso, frutas naturales, verduras, yogurt, café…

Su origen data de los romanos, cuando empezaron a introducir los huevos a sus recetas. Más adelante surgió una variante en la que ya estaban presentes los ingredientes del flan tal y como lo conocemos hoy en día, con huevo y leche. Pero no fue hasta la Edad Media cuando se introdujo el azúcar en esta elaboración (la cual se consumía en cuaresma). Y ya en el siglo VII surgió el nombre de flan que en francés significa “torta plana”y se empezaron a introducir múltiples variantes a partir de los ingredientes básicos (con café, chocolate, frutas, verduras, miel…).

Yo aprovechando un trozo de calabaza que tenía en la nevera y viendo la versatilidad de los flanes (ya que admiten miles de ingredientes) la he incorporado a mi flan y el resultado ha sido buenísimo, aparte de incrementar las propiedades nutricionales de este. Ha quedado cremoso y con el dulzor justo. A mis hijos les ha encantado, incluso lo han tomado en el desayuno, siendo una opción más que saludable. 

Normalmente hacía los flanes en el horno al baño maría, pero después de que me compré una flanera con tapa, los elaboro en la olla exprés y he de decir que estoy encantada porque en 15 minutos está listo. Pero si no se dispone de flanera con tapa para prepararlo en la olla exprés, se puede hacer igualmente en el horno al baño maría y cocinarlo hasta que esté cuajado, aproximadamente 1 hora o un poco más.

Ingredientes:

-400 gr. puré de calabaza (ver recetas básicas)

-4 huevos

-400 ml. leche

-150 gr. azúcar

-1 cucharada de vainilla

-Caramelo líquido

Preparación:

Ponemos en un cuenco amplio los huevos con el azúcar y batimos hasta que queden espumosos. Añadimos el puré de calabaza y removemos. Incorporamos la leche y la vainilla. Revolvemos hasta integrar todos los ingredientes.

Vertemos el caramelo líquido en una flanera con tapa (apta para la olla express), dentro de ella echamos la preparación anterior y tapamos. Ponemos un poco de agua en la olla, para cocinar el flan al baño maría. Cerramos la olla y cocinamos 15 minutos a partir de que comience a salir el vapor. Una vez terminada la cocción, dejamos enfriar sin desmoldar. Llevamos a la nevera un mínimo de 6 horas para que termine de cuajar. Desmoldamos con cuidado, dándole la vuelta sobre el plato de servir.

También se puede cocer en el horno. Para ello precalentamos el horno a 180º haciendo un baño maría, ésto es poniendo agua en la bandeja del horno. Introducimos la flanera dentro de la bandeja con agua y horneamos durante una hora hasta que esté cuajado (lo comprobamos pinchando con un cuchillo en el centro del flan si sale seco es que está hecho). Dejamos templar y guardamos en la nevera un mínimo de 6 horas. Desmoldamos con cuidado, dándole la vuelta sobre el plato de servir.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!