PESTO DE AGUACATE Y PISTACHOS

Una variante del clásico pesto es el pesto con aguacate, donde se sustituye el aceite de oliva por este delicioso fruto. Con ello conseguimos una salsa algo más densa que la tradicional, cargada de sabor y menos calórica por no utilizar aceite sino la grasa natural que desprende el aguacate.

Resulta deliciosa al incorporarla a un plato de pasta, o para acompañar a una ensalada, a unas verduras cocidas, al pollo o simplemente untada en un sándwich con tomate y mozzarella. Elijas la opción que elijas tu paladar e invitados se deleitarán con tanta potencia de sabor.

Ingredientes:

1/2 aguacate

1 taza de albahaca fresca

25 gr. parmesano rallado

1 diente de ajo

2 cucharadas de pistachos

1 cucharada de zumo de limón

3 cucharadas de agua

Sal

Preparación:

Pelamos el aguacate y el ajo y lo ponemos en la trituradora junto con la albahaca, los pistachos y el zumo de limón. Trituramos hasta que resulte una mezcla homogénea. Añadimos el agua y removemos hasta integrar (se puede aligerar la salsa con un poco más de agua si se prefiere una textura no muy consistente). Añadimos el queso rallado y mezclamos. Reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

Sugerencias:

*Podemos sustituir los pistachos por piñones, nueces, almendras o cualquier fruto seco que nos guste o tengamos a nuestro alcance.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DEPURATIVO Y SMOOTHIE REFRESCANTE

Hoy presento dos deliciosos batidos cargados de nutrientes y vitamina. El smoothie depurativo es ideal para reducir la grasa abdominal y para mejorar la función del hígado. Está compuesto de espinacas, kiwi, manzana, miel, zumo de limón y yogurt.

Por otra parte, el batido refrescante nos mantiene perfectamente hidratados, manteniendo una temperatura corporal adecuada.

Como el resto de batidos, éstos también son muy fáciles de preparar y gracias a sus ingredientes nos sentiremos saciados hasta la siguiente comida (evitando picar entre horas). ¿Y tú? ¿Con cuál te quedarías?

Si quieres otras opciones de batidos facilísimos de preparar, tenéis las recetas pinchando encima de cada nombre: smoothie de coco y canela, smoothie de espinacas, manzana y naranja, smoothie meditarráneo, smoothie de cerezas, smoothie de aguacate y albaricoque, smoothie de zanahorias y jengibre, smoothie de kiwi, plátano y calabacín

 

Ingredientes Smoothie Depurativo:

-40 gr. espinacas crudas

-1 manzana verde

-1 kiwi

-2 cucharadas de miel

-Zumo de 1 naranja

-Yogurt natural

Ingredientes Smoothie Refrescante:

-1 taza de sandía picada

-1 ciruela

-Zumo de 1 naranja

-Hielo

-Yogurt natural

Preparación:

Añadir en la trituradora la sandía, la ciruela pelada y sin hueso, el zumo de la naranja y un poco de hielo. Triturar muy bien. Servir en el vaso alternando capas del batido recién hecho con capas de yogurt natural.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la miel por azúcar o cualquier otro edulcorante.

*Si se desea un batido un poco más dulce, hay que añadirle un poco de edulcorante al yogurt natural o utilizar un yogurt griego azucarado.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CAKE DE PLÁTANO Y CHOCOLATE (sin huevo, ni azúcar)

Un exquisito, facilísimo y nutritivo postre que tendremos listo en cuestión de minutos. Sin lugar a dudas lo más difícil en esta receta es esperar a que se enfríe para disfrutar de él porque su elaboración es bien sencilla, ya que usaremos ingredientes muy básicos y no incorporaremos ni huevos, ni azúcares. El plátano le aporta todo el dulzor y cremosidad necesaria, aunque si sois muy golosos podéis incorporar unas cucharaditas de panela o el azúcar o edulcorante que normalmente uséis (pero os repito que queda bien dulce sin añadir más azúcar).

Yo lo he hecho con aceite de oliva para hacerlo más saludable, pero podéis sustituirla por aceite de coco, de girasol o mantequilla. Al igual que la leche, es perfectamente sustituible por cualquier bebida vegetal o por leche de vaca entera o semidesnatada. Y la harina también se puede reemplazar por harina de avena o harina común (el resto de harinas no las recomiendo porque queda algo más seco y con una textura muy densa).

En casa nos apasiona el chocolate, sobre todo el negro, por eso he incorporado unos trozos de chocolate negro 80% de cacao, para darle un toque aun más chocolateado. Pero podéis no hacerlo o sustituirlo por unas nueces troceadas, coco rallado, o algún otro fruto deshidratado (pasas, orejones, naranjas confitadas…).

Aquí os dejo otras opciones de postres saludables que seguro que os van a encantar: bizcocho de peras y coco, brownie de oreo y nutella, bizcocho meloso de duraznos, pie de calabaza y chocolatebizcocho especiado de calabaza ,chips ahoy saludables, pastel de zanahoria y limón , bizcocho de zanahoria, avena y jengibretarta facilísima de galletas y chocolate,  helado light de chocolate, tarta de fresas y nata.  Y si queréis ver más deliciosas y saludables recetas, solo tenéis que ir al menú principal y pinchar sobre “dulces”.

Ingredientes:

-3 plátanos maduros

-1/2 taza de leche desnatada (o bebida vegetal)

-1/2 taza de aceite de oliva

-1 taza harina integral

-2 cucharadas de cacao en polvo

-1 cucharadita de polvos de hornear

-1 cucharadita de bicarbonato sódico

-1 cucharadita de canela molida

-Una pizca de sal

-Opcional: trocitos de chocolate negro y 1 plátano para decorar

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y comenzamos a preparar el bizcocho. Para ello pelamos los plátanos, los ponemos en un bol y los escachamos con un tenedor. Añadimos la leche, el aceite de oliva y mezclamos bien. Incorporamos la harina integral, el cacao, la levadura, el bicarbonato, la canela y la sal y mezclamos muy bien. (Si decidimos añadirle los trocitos de chocolate negro ahora es el momento de hacerlo). Y lo vertemos en un molde de silicona o forrado con papel de hornear. (Podemos decorarlo con un plátano partido longitudinalmente, y colocado en la superficie). Horneamos 40 minutos (hacemos la prueba del palillo para comprobar que está cocido en el interior). Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

LANGOSTINOS CON SALSA DE FRAMBUESA

Una receta sencilla pero deliciosa que le da un toque de elegancia a cualquier mesa donde se presenta. Y es que simplemente con cuatro ingredientes y sin apenas esfuerzo, tendremos una exquisita comida, ideal para estos días de calor donde no se apetece pasar mucho tiempo en la cocina. Por último destacar el espectacular contraste de sabores entre los langostinos y la salsa de frambuesa. ¿Os apetece probarla?

Y aquí os dejo también otras recetas con langostinos que están deliciosamente ricas: langostinos en salsa de naranja, tartar de aguacate y langostinos y brocheta de salmón con langostinos.

Ingredientes:

-Langostinos

Ingredientes para la salsa:

-200 gr. de frambuesas

-4 cucharadas de azúcar moreno

-4 cucharadas de vinagre

-Sal

Preparación:

Comenzamos preparando la salsa de frambuesas, para ello lavamos las frambuesas y las ponemos en un cazo con el azúcar, el vinagre y una pizca de sal. Removemos y  cocemos a fuego fuerte hasta que empiece a hervir, bajamos el fuego y cocinamos 15 minutos más o menos hasta que se deshagan (removiendo de vez en cuando). Trituramos y pasamos por el chino para que se quede una salsa fina y sin pepitas.

Finalmente cocemos los langostinos unos minutos y servimos con la salsa de frambuesas (en salsera aparte).

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SALMOREJO DE UVAS

Si hay dos platos que caractericen al verano esos son el salmorejo y el gazpacho. Se pueden hacer de mil maneras, usando los ingredientes que más nos gusten, tomates, pimientos, uvas, manzana, pepino, remolacha, aguacate, melón…

En esta ocasión os he preparado un salmorejo de uvas, ya que caza a la perfección con el resto de ingredientes típicos del salmorejo. Además la uva le aporta un dulzor y frescor especial al plato. Y para crear un contraste de sabores, he añadido un poco de queso curado rallado (a modo de decoración), el cual le aporta potencia, junto con el jamón curado. Pero podéis sustituirlo perfectamente por el clásico huevo duro picado.

Os animo a probar este salmorejo novedoso porque realmente está delicioso.

Pinchando aquí tenéis la receta de un gazpacho de zanahorias y melón que está delicioso y además de refrescarnos, nos ayuda a broncearnos por la gran cantidad de betacaroteno que contiene la zanahoria.

Ingredientes:

-3 tomates

-200 gr. uvas

-1/2 diente de ajo

-50 gr. migas de pan

-1 cucharada vinagre

-Aceite de oliva y Sal

-Decoración: queso de cabra rallado, jamón curado y cebollino picado

Preparación:

Comenzamos pelando los tomates y los ponemos en el vaso de la batidora. También le quitamos la piel y las pepitas a las uvas y las pondremos en la batidora junto con el pan, el vinagre y la sal. Trituramos todo y vamos echándole el aceite poco a poco. Hasta que esté todo bien ligado.

Emplatamos y servimos con unos trocitos de jamón serrano, el queso rallado, cebollino picado y un chorrito de aceite de oliva.

Sugerencias:

*Si nos gusta con una textura más líquida podemos añadir un poco de agua.

QUESO VEGANO (sin leche, ni grasas)

Si eres intolerante a la lactosa, vegano o simplemente quieres probar nuevos sabores, este queso te encantará. Está hecho con garbanzos y sin nada de grasas, por lo que es altamente proteico y muy pero que muy sano y nutritivo. Su textura es muy suave y su sabor delicado pero sabrosón a la vez. La cebolla, el ajo y la cúrcuma le aportan un toque de chispa al sabor final del queso, pero si no os gusta alguno de estos ingredientes, podéis prescindir de ellos sin problema.

Es ideal para introducir legumbres en la dieta diaria de nuestra familia, ya que nos aportan proteínas vegetales de alto valor nutricional. Super fácil de preparar, ya que simplemente hay que triturar los ingredientes y espesarlos en el fuego para darle consistencia. A trocitos, resulta ideal para acompañar ensaladas, cortado en láminas queda muy rico en bocadillos o sándwiches, incluso en las pizzas.

 ¿Qué me decís? ¿Os llama la atención esta versión vegana de queso?

20180720_232224
20180720_231939

Ingredientes:

-1 taza de garbanzos cocidos

-1 taza de agua

-1/2 cebolla

-1 diente de ajo

-Cúrcuma y Sal

Preparación:

La noche anterior poner a remojar los garbanzos para que se hidraten y queden blandos. Cocinarlos en una olla expres durante 10 minutos o hasta que estén tiernos. Escurrir y ponerlos en una trituradora o procesadora de alimentos. Añadir la cebolla pelada, el ajo, una pizca de cúrcuma, la sal y el agua. Triturar bien y ponerlo en una cacerola para cocinarlo a fuego lento (sin parar de remover, para que no se pegue) hasta que haya espesado.

Verter la mezcla en un recipiente redondo previamente untado con un poco de aceite (para facilitar el desmoldado) y llevar a la nevera hasta que haya cuajado (mínimo 4 horas). Desmoldar y servir.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

MAGDALENAS RELLENAS DE NUTELLA

¿Conocéis a alguien capaz de resistirse a unas ricas magdalenas a la hora del desayuno o merienda? ¿Y si te dijera que éstas están rellenas de nutella? De todos es sabido que la bollería industrial no es muy saludable, pero la cosa cambia si preparamos los dulces en casa. Estas magdalenas son muy sencillas de preparar, requieren de ingredientes básicos y su sabor es espectacular.

La vainilla junto con la nocilla le aportan un aroma y gusto indescriptible. Es por ello que os animo a que las preparéis y comprobéis por vosotros mismos lo deliciosos y nutritivos que pueden ser vuestros desayunos y meriendas.

Pinchando aquí tendréis la receta de la nocilla tradicional. Aunque también quedan deliciosas rellenas con la nocilla vegana o pumpintella (la receta la tenéis pinchando aquí) o incluso rellenas de la mermelada que más os guste o mantequillas saludables (podéis ver las recetas en la sección de mermeladas y cremas untables).

Ingredientes:

-2 huevos

-150 gr. de panela

-125 ml. de leche de almendras

-80 ml. de aceite de oliva

-200 gr. de harina

-50 gr. harina de almendras

-1 sobre levadura química

-1 cucharadita de esencia de vainilla

-1 vaso de nocilla saludable

Preparación:

Primeramente debemos poner la nocilla media hora en el congelador para que esté más bien dura cuando la vayamos a usar.

Comenzamos a preparar las magdalenas batiendo los huevos con la panela hasta que la mezcla aumente su volumen. Incorporamos la leche, la vainilla y el aceite e integramos bien con el resto de la masa. Añadimos las harinas tamizadas junto con la levadura. Mezclamos el conjunto. Enmantequillamos los moldes para magdalenas (o les ponemos una cápsula de papel rizado) y rellenamos con la masa hasta la mitad. Sacamos la nocilla del congelador y ponemos dos cucharaditas por magdalena. Cubrimos con un poco más de masa. Llevamos al horno precalentado a 180º durante 20 minutos o hasta que estén doraditas por fuera.

Sugerencias:

*Se puede sustituir la leche de almendras por cualquier otra bebida vegetal o leche de vaca desnatada o normal.

*Se puede sustituir la harina normal por harina integral. La harina de almendras la podéis obtener triturando las almendras hasta convertirlas en un polvo fino.

*La panela es sustituible por azúcar moreno, stevia u vuestro edulcorante habitual.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CARPACCIO DE TOMATE CON ALIÑO DE ROMERO Y PEPINILLO

En los días de calor el cuerpo nos pide platos fresquitos, fáciles de elaborar y cargados de vitaminas y minerales para mantenernos hidratados. Resulta ideal en este caso este delicioso carpaccio de tomate con su aliño de pepinillo y romero. Una combinación fantástica de sabores y colores que incitan a probarlo. ¿Y a ti? ¿También te apetece prepararlo? Es muy sencillo de preparar, con muy pocos ingredientes y en cuestión de minutos tendrás listo este delicioso bocado.

Ingredientes:

-1 tomate

-Láminas de queso de cabra

-Aceitunas

-Cebolletas

Para el aliño:

-1 cucharada de limón o vinagre

-2 cucharadas de aceite de oliva

-Unos pepinillos troceados

-Romero seco

-Sal

Preparación:

Comenzamos haciendo el aliño para el cual mezclamos todos los ingredientes en un bol y removemos para integrarlos. Reservamos.

Por otro lado, lavamos el tomate y lo laminamos finamente. Lo colocamos en un plato, añadimos las aceitunas, las cebolletas y las láminas de queso de cabra. Finalmente añadimos el aliño y servimos.

Sugerencias:

*Se pueden sustituir los pepinillos por alcaparras.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

COULANT 0% (sin azúcar, sin grasas)

Si hay un postre rico, riquísimo y super fácil de preparar, ese es el coulant o volcán de chocolate. Ya os había dejado en el blog la receta del coulant tradicional de chocolate negro y también otra de coulant de chocolate blanco (tenéis las recetas pinchando encima del nombre). Pero en esta ocasión os traigo una receta de coulant saludable, ya que no tiene grasas ni azúcares. El sabor es muy rico porque el plátano aporta el dulzor y la cremosidad necesaria, el huevo le da esponjosidad y el cacao le pone el toque chocolatudo al postre.

El tiempo de horneado depende de cada horno por eso es conveniente vigilarlo y hacer la prueba del palillo para que resulte cocido por fuera pero blando en su interior. Yo le he puesto un cuadrado de chocolate negro para que quedara más untuoso el interior, pero si queréis restar calorías, podéis prescindir de él. Al igual que del coco rallado que he puesto a modo de decoración.

Con estas cantidades salen 2 deliciosos coulant, si queréis hacer más cantidad, solo debéis duplicar los ingredientes. Acompañado de un vaso de leche, es ideal como desayuno saludable o merienda reconfortante. Lo tendréis listo en un abrir y cerrar de ojos ya que solamente precisa de mezclar los tres ingredientes. Incluso lo podéis congelar antes de hornear y simplemente cuando os apetezca consumirlo, lo sacáis del congelador y directamente al horno (aquí el tiempo de horneado aumentará, posiblemente necesitéis 15 minutos o un poco más, comprobadlo haciendo la prueba del palillo). Sin más, os dejo la receta.

20180719_191535
20180719_191454

Ingredientes:

-1 plátano grande o 2 medianos

-1 huevo

-2 cucharadas de cacao en polvo desgrasado

-Opcional: 2 cuadrados de chocolate puro y coco rallado (para decorar)

Preparación:

Escachamos muy bien el plátano y lo mezclamos con el huevo y el cacao. Vertemos en los moldes previamente enharinados e insertamos un cuadrado de chocolate en cada uno. Horneamos 12 minutos en horno precalentado a 180º.

Desmoldamos y decoramos con coco rallado.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

PIZZA DE CALABACÍN (fácil y sin aceite)

Una pizza deliciosamente rica, muy nutritiva y facilísima de preparar ya que la masa no requiere de tiempo de reposo. Resulta ideal para incorporar verduras, de forma divertida, en la alimentación diaria, sobre todo de los más pequeños que suelen ser los más reacios a tomarlas de la manera habitual (en cremas, purés o guisadas). El sabor del calabacín no se aprecia en absoluto, éste únicamente contribuye aportando nutrientes y jugosidad a la pizza. 

Con estas cantidades de base de pizza de calabacín, salen dos masas finitas medianas. Si solo queréis preparar una, podéis optar por hacer la mitad de las cantidades de la base, o hacerla tal cual la indico, hornear las dos a la vez, y guardar en la nevera la base que no uséis para utilizarla al día siguiente, que es lo que yo he hecho).

Como topping he empleado simplemente tomate, cebolla y quesos, pero podéis incorporar los que más os gusten, jamón, atún, pimiento, gambas…

Una comida o cena ideal para compartir en familia, que tendréis lista en cuestión de minutos. ¿A qué os gusta la idea? Probad para que veáis que está increíblemente deliciosa. Y aquí os dejo otras sugerencias de pizzas vegetales que están divinas también: pizza de calabaza, pizza de berenjenas y pizza margarita (pinchando sobre el nombre llegaréis a la receta).

Ingredientes para la base:

1 calabacín rallado

-5 cucharadas de harina integral

-1 huevo

-Sal

Ingredientes para el topping:

Tomate frito

-Queso curado rallado

-1/2 cebolla (en tiras y pochada)

-1 mozzarella

-Orégano

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Y comenzamos preparando la base de la pizza, para la cual mezclamos en un bol el calabacín rallado con la harina integral, el huevo y la sal. Cuando tengamos una masa compacta la dividimos en dos y las ponemos sobre la bandeja de hornear (sobre papel vegetal para que no se pegue). Horneamos 15 minutos, con cuidado de que no se quemen los borden si han quedado muy finos.

Sacamos del horno y disponemos sobre ésta el tomate frito casero (o salsa de tomate), el queso rallado, la cebolla y la mozarella en rodajas. Añadimos orégano y llevamos al grill del horno por 5 minutos o hasta que la mozzarella se derrita. Servimos de inmediato.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!