CARAMELO DE DÁTILES

Si os gusta el dulce de leche pero no queréis tomar tanta azúcar en el día a día, ésta es vuestra receta… Y es que llevaba tiempo queriendo preparar este caramelo ya que muchos me habíais preguntado sobre alternativas saludables al azúcar común. La miel, la panela, la stevia, el azúcar moreno son edulcorantes que últimamente se han puesto de moda como sustitutos del azúcar blanco. Pero si lo que buscáis es un edulcorante cien por cien natural, sin añadidos, sin procesos de refinamiento, donde únicamente está presente el fruto, conservando todas sus propiedades, nutrientes y fibra, entonces decantaos por este caramelo de dátil. Lo podéis incorporar a los bizcochos, mermeladas, magdalenas, yogures, a la leche y a cualquier otra elaboración que queráis endulzar de manera natural.

Su preparación es bien sencilla, ya que únicamente hay que triturar el fruto hasta que se convierta en una crema untuosa. Tiene una duración de un mes en el frigorífico. Desde luego que en mi nevera y en mi vida ya es un elemento indispensable por todas las propiedades que los dátiles nos aportan… Pues son ricos en magnesio y calcio. Ayudan a mantener una correcta función cardiaca. Debido al alto contenido en fibra, regulan el estreñimiento. Son ideales para los deportistas y para los niños ya que los hidratos de carbono ayudan a reponer fuerzas y a rendir mejor tanto físicamente como intelectualmente. Transforman las grasas en energía por el aporte de vitamina B5. Proporcionan sensación de saciedad por el azúcar de fácil absorción y por lo tanto calman el hambre. Son ricos en antioxidantes. Mejorar los catarros y problemas de las vías respiratorias. Ayudan a dormir mejor debido a su contenido en vitamina B y triptófano (que estimula la melotonina). Poseen un alto contenido en hierro, ideal para combatir la anemia. Al igual que una considerable cantidad de potasio que contrarresta el nivel de sodio y así tratar la retención de líquidos. La vitamina A que aportan hace que mejore la visión y la ceguera nocturna. Combaten el estrés. Y por si fuera poco, también reducen el colesterol malo.

Y después de saber toda esta información, ¿cuántos de vosotros os animáis a introducir esta delicia de dátiles en vuestras vidas?

Ingredientes:

-250 gr. de dátiles

-175 ml. agua

-1 pizca de sal

Preparación:

Quitamos los huesos a los dátiles en el caso que lo tengan y los ponemos en la picadora junto con el agua. Trituramos hasta que resulte una crema untuosa. Vertemos en un recipiente de cristal y guardamos en la nevera.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *