MERMELADA DE MELOCOTÓN

Una estupenda forma de aprovechar la fruta de temporada es haciendo una rica mermelada con ella, así podremos disfrutar de la susodicha en cualquier época del año. Y aprovechando que tenía bastantes melocotones del huerto de mi suegro, me dispuse a gastarlos en una deliciosa mermelada. A mis hijos les encanta untada en pan o galletas y yo encantada porque es otra forma de que coman fruta. Reservé un tarrito de esta delicia de melocotones para la cobertura del pastel que veis en las fotos, un riquísimo pastel meloso de duraznos que ha quedado riquísimo (si os apetece ver la receta la tenéis pinchando aquí). Os aseguro que os encantará…

Para endulzarla he combinado mi insustituible caramelo de dátiles (ya sabéis que es cien por cien natural, os dejo la receta pinchando aquí), con azúcar moreno, con el fin de potenciar el dulzor de los melocotones. Y ha quedado riquísima.

Nutricionalmente, el melocotón aporta tan solo 39 kcal por cada 100 gramos, ya que su composición es mayormente agua. Las vitaminas más destacables son la vitamina C, B3, E, B2, B1, B6, A (caroteno) y ácido fólico o B9. También aporta minerales como potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, hierro, zinc, yodo y selenio. Así mismo, posee una gran cantidad de fibra, ideal para combatir el estreñimiento. Es ideal para las digestiones pesadas, para la tensión alta, para la vista, para mejorar las defensas, para las varices, para la anemia y para la diabetes, entre otras…

Y después de conocer tantas propiedades beneficiosas, ¿os animáis a enriquecer vuestros desayunos y meriendas con una exquisita mermelada de melocotón?

Ingredientes:

-1 kg. de melocotones

-150 gr. de azúcar moreno

-250 gr. de caramelo de dátiles

-1 limón

Preparación:

Pelamos los melocotones, le quitamos la pipa y los troceamos. Los ponemos en un cazo junto con el azúcar, el caramelo de dátiles y el zumo de limón. Cocinamos a fuego lento hasta que la fruta se deshaga (unos 50 minutos aproximadamente). Trituramos con la batidora si se prefiere una textura sin tropezones.

Ya solo queda verterla en tarros esterilizados, cerrarlos y ponerlos boca abajo durante un mínimo de seis horas para hacer el vacío, de esta forma la mermelada nos aguantará un mes en el frigorífico.

Si queremos conservarla por más tiempo debemos proceder de la siguiente forma: debemos lavar los tarros de cristal y hervirlos durante 10 minutos para esterilizarlos. Luego introducimos la mermelada en su interior, cerramos los botes y los ponemos en una olla exprés, con un paño en el fondo para evitar que se choquen entre ellos y se rompan. Cubrimos de agua y cocinamos 15 minutos después que haya comenzado a salir el vapor. Dejamos enfriar y guardamos en un lugar fresco.

Sugerencias:

*Puede emplearse azúcar blanco, panela o miel para endulzar.

*Hay que tener en cuenta que la mermelada gana en consistencia a medida que va espesando.

*Se puede optar por no triturar la mermelada con la batidora o el chino, si lo que gusta  es encontrarse trocitos de fruta en ella.

*Se pueden reciclar los botes de mermelada industrial para envasar las mermeladas caseras.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BACALAO EN FLOR

Mi hermana y su amiga Paula venían a cenar a casa y quería elaborar un plato sorprendente, sabroso, ligero y a la vez nutritivo. Opté por una esfera de tomate y gambas aliñada con aceite de oliva y para acompañarla, un lomo de bacalao con una base de boniatos. Todo un acierto de plato, lucía muy elegante en la mesa. Una combinación perfecta de sabores y texturas, el dulzor del boniato contrastaba con el suave sabor del pescado y la cebolla aportaba un toque crujiente. Iba acompañado de un bocado refrescante y a su vez lleno de color y sabor (el tomate aporta un bonito tono rojo y las gambas brindan un característico sabor a mar).  A la vez, es un plato muy sencillo de elaborar y cargado de nutrientes.

Sobre el bacalao comentar que es uno de los pescados más consumidos en nuestro país junto con la merluza, el atún y el lenguado. Es un pescado blanco con pocas grasas, por lo que es ideal para una dieta equilibrada y saludable pero sí contiene proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales. A su vez es un pescado de fácil digestión, rico en vitaminas B9 (ácido fólico), B12 (para el mejor aprovechamiento de los nutrientes) y minerales como el zinc (para los problemas de fertilidad), el potasio (beneficioso para el sistema nervioso y magnesio (para el buen funcionamiento de los nervios y músculos)

Ingredientes del bacalao:

-4 lomos de bacalao

-1 boniato

-1/2 cebolla

-3 dientes de ajo

-1/2 pimiento

-Orégano, Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Comenzamos pelando y lavando el boniato para posteriormente cocerlo en abundante agua con sal. Una vez cocido lo escurrimos y reservamos.

Pelamos y cortamos en juliana la cebolla, los ajos y el pimiento. Los ponemos a pochar en un sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté casi transparente añadimos los lomos de bacalao salpimentados y doramos por ambos lados. Cortamos en láminas finas el boniato y reservamos.

Para el montaje del plato (por comensal), colocamos en la base del plato las láminas de boniato formando una flor. Sobre éstas ponemos un lomo de bacalao y decoramos con la cebolla y pimiento rehogados. Espolvoreamos con orégano y rociamos la superficie con un chorrito de aceite de oliva. 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE MEDITERRÁNEO

El batido es una forma diferente y rica de introducir la fruta en la dieta diaria, ya que se recomienda tomar tres piezas de fruta al día y muchas veces no lo hacemos, bien por falta de tiempo, pereza o simplemente porque no nos gusta el sabor de la fruta al natural... Por eso una buena opción son los famosos smoothies, donde sus colores vivos y su textura harán que resulten más atractivos y sencillos de tomar. Por lo que el batido es un gran aliado para ayudar a que los más pequeños y no tan pequeños coman fruta.

Dado que las frutas aportan agua, fibra, vitaminas y minerales, en este batido he incorporado una mezcla de ellas, tales como kiwi, pera, manzana y melocotón para obtener el mayor número de propiedades posible, ya que quería que sirviera de merienda para mis hijos.

Y si las acompañamos de leche, enriqueceremos aun más el conjunto, ya que la leche es una gran fuente de vitaminas (sobre todo A y D), minerales, proteínas de calidad y azúcares. También aporta calcio, que junto con las proteínas y otros nutrientes, es necesario para la formación de los huesos y dientes. Se deben tomar 4 raciones de lácteos al día para conservar la masa ósea y prevenir la desmineralización de los huesos y fracturas. Por eso, los batidos ayudan a completar el aporte diario de lácteos. Además, la leche ayuda a mejorar la densidad nutricional de la dieta en adultos y  niños.

Aquéllos que tengan intolerancia a la lactosa o sigan una dieta vegana, pueden elaborar los batidos con la leche que habitualmente consumen: de almendras,  arroz, avena, soja… En esta ocasión yo me he decantado por leche de almendras para aportarle algo más de nutrientes al batido.

Además es importante saber que en una dieta sana y equilibrada se aconseja la ingesta de 2 litros de agua al día, por lo que los batidos son una buena opción para cumplir esta recomendación. Esto es especialmente interesante en verano, cuando las temperaturas son más altas y debemos mantenernos perfectamente hidratados. 

 

Ingredientes:

-1 kiwi

-1 pera

-1/2 manzana

-2 melocotones

-1/2 vaso de leche almendras

-2 cucharadas de caramelo de dátiles

-1 piedra de hielo

Preparación:

Pelar la fruta, trocearla y ponerla en la trituradora junto a la leche, caramelo de dátiles y el hielo. Triturar hasta integrar todos los ingredientes. Servir de inmediato.

Sugerencias:

*Se puede sustituir el caramelo de dátiles por tres dátiles naturales.

*Puede usarse leche de vaca si no gusta o no se dispone de leche de almendras.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

BIZCOCHO MELOSO DE DURAZNOS

El verano ya está aquí y siempre viene cargado de rica fruta. Comienza la temporada de melocotones, duraznos, nectarinas, melones, sandía, albaricoque… y muchas otras más. Aprovechando que tenía bastantes duraznos y melocotones de la huerta, he hecho una rica mermelada con los melocotones (tenéis la receta pinchando aquí) y este delicioso pastel de duraznos. Ha quedado con una textura muy suave y con el sabor justo de dulzor, gracias a la combinación del caramelo de dátil junto con el azúcar. (Si no tenéis caramelo de dátil podéis sustituirlo por azúcar blanca), aunque recomiendo totalmente preparar este delicioso manjar de dátiles y tenerlo en la nevera para endulzar cualquier elaboración que hagáis, ya que se trata de un edulcorante natural con muchas vitaminas, fibra y sin azúcares refinados ni añadidos, solo contiene el que le aporta la fruta por sí sola (si queréis leer más sobre esta elaboración con dátiles, pinchando aquí tenéis la receta).

Esta receta además de ser muy sencilla, resulta ideal para aprovechar los frutos maduros que tengamos en la despensa y al mismo tiempo introducir algo más de fruta en nuestra alimentación diaria. Se pueden sustituir los duraznos por melocotones, nectarinas, e incluso por manzanas. Sin más, vamos a explicar la receta.

Ingredientes:

-4 duraznos medianas

-4 huevos

-1 vaso de leche

-1 vaso de harina

-1/2 vaso de azúcar

-1/2 vaso de caramelo de dátiles

-1 vaso de aceite

-1 sobre levadura en polvo

-1 cucharadita canela

-1 cucharadita jengibre molido

Mermelada de melocotón

Preparación:

Pelamos 3 duraznos, las troceamos y las ponemos en un recipiente junto con los huevos, la leche, el caramelo de dátiles y el aceite. Trituramos bien. Añadimos la harina tamizada junto con la levadura. Removemos hasta integrarlo todo y terminamos incorporando las especies (canela y jengibre).

Precalentamos el horno a 180º. Pelamos el durazno que habíamos reservado, lo troceamos y se lo añadimos a la masa. Engrasamos un molde de horno y vertemos la masa en él. Horneamos durante 1 hora o hasta que el bizcocho esté hecho (lo comprobamos pinchándolo con un cuchillo). Dejamos templar, desmoldamos y decoramos con la mermelada de melocotón. Refrigeramos un mínimo de 6 horas.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

HELADO DE VAINILLA LIGHT

Nunca fue tan sencillo preparar un helado de vainilla. Y es que con apenas ingredientes, podemos disfrutar de un delicioso y saludable postre.

He usado leche semidesnatada, pero podéis utilizar la que prefiráis. Incluso quede muy bueno con bebidas vegetales. También comentaros que podéis elegir entre usar plátano o yogurt. La diferencia está en que con el plátano, la textura es más firme pero se aprecia el sabor a plátano mezclado con el de vainilla. Sin embargo con el yogurt, tenemos un helado más cremoso y con un sabor más intenso a vainilla. De las dos formas queda realmente delicioso. Aunque personalmente me gusta más la versión con el yogurt de vainilla (tenéis la receta pinchando aquí).

El sabor de las almendras mezclado con la vainilla queda exquisito. Os animo a que preparéis vuestra propia mantequilla de almendras, pues solo necesitáis almendras, es cien por cien natural y tardaréis solamente 5 minutos en hacerla, tenéis la receta pinchando aquí.

Hay que tener en cuenta que al no llevar grasa ni aditivos, se derrite muy fácilmente, por lo que recomiendo que si no lo consumís en el momento, lo guardéis en el congelador hasta el momento de servir. Como veis en la foto, lo he servido con galletas caseras de chip de chocolate y ha quedado más que delicioso (tenéis la receta de las galletas pinchando aquí)

Ingredientes:

-300 ml. de leche semidesnatada (o vegetal)

-1 yogurt de vainilla (ó 1 plátano)

-80 gr. mantequilla de almendras casera

-3 cucharaditas de extracto de vainilla

-4 cucharadas de caramelo de dátiles (o miel, azúcar moreno…)

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en la batidora y trituramos hasta que estén bien mezclados. Ponemos la mezcla en un recipiente apto para el congelador y congelamos un mínimo de 4 horas. Cada 45 minutos debemos remover la mezcla para evitar que se cristalice.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

ENSALADA CAPRESE

Si hay un vegetal que me encanta de cualquier manera, ese es el tomate. Y es que admite tantas variaciones y da tanto juego en la cocina, que es imposible cansarse de tomarlo. Resulta delicioso en pasteles salados, en un fresquito timbal, en salsa de tomate, mermelada, en ensaladas, preparado en una concassé para acompañar otra elaboración, frito (para añadirlo a un guiso, a pizzas, a un sandwich..), o simplemente con mozzarella como os presento en esta ocasión (pinchando sobre cada elaboración nombrada anteriormente tendréis más exquisitas recetas).

Una original y deliciosa manera de introducirlo en nuestra dieta diaria es en ensaladas. Muy fácil de preparar, cargado de vitaminas y nutrientes, es ideal como entrante o cena ligera. A continuación os explico cómo prepararlo. ¿A que suena apetecible?

Ingredientes:

-2 tomates grandes

-1 queso mozzarella

-Aceite de oliva

-Albahaca

-Sal

Preparación:

Comenzamos laminando la mozzarella en rodajitas más bien finas. Reservamos.

Por otro lado, lavamos muy bien los tomates y hacemos unas incisiones en horizontal. Colocamos dentro de cada incisión una rodaja de mozzarella. Espolvoreamos con un poco de sal, rociamos con unas gotas de aceite de oliva y decoramos con las hojas de albahaca. Servimos de inmediato.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

GAZPACHO DE ZANAHORIAS Y MELÓN

Con la llegada del verano siempre apetecen recetas fresquitas y sencillas de hacer. Y hoy presento un delicioso gazpacho de zanahoria con melón y jengibre. Partimos del tradicional gazpacho pero lo enriquecemos con zanahoria, una rodajita de melón y jengibre natural.

Un plato refrescante y nutritivo ideal para combatir las altas temperaturas, mantenernos hidratados y nutridos y ayudar a mantener el bronceado gracias al betacaroteno y vitaminas de la zanahoria. Es muy sencillo de preparar ya que sólo necesita de triturar todos los ingredientes. ¿Os apetece probarla?

Ingredientes:

-1 zanahoria

-1 rodajita de melón

-1/2 cebolla

-1 diente de ajo

-2 tomates 

-1/2 pimiento rojo

-1 trocito de jengibre natural

-200 gr. de agua

-Semillas de sésamo

-Aceite de oliva, Pimienta y Sal

Preparación:

Pelar y trocear la zanahoria, la cebolla, el ajo, el jengibre y el tomate e incorporarlos dentro del vaso de la batidora. Añadir la rodaja de melón sin la piel ni pepitas, el pimiento previamente lavado (y sin pepitas) y el agua. Triturar muy bien. Incorporar el aceite, la pimienta y la sal y volver a triturar hasta integrar todos los ingredientes. Reservar en la nevera un mínimo de 30 minutos para que esté bien fresquito.

Sugerencias:

*Si no se dispone de tiempo para refrigerarlo, se pueden incorporar unas piedras de hielo y triturarlas junto al resto de ingredientes.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

CHIPS AHOY LIGHT

¿Os apetece disfrutar de unas deliciosas y crujientes galletas con chips de chocolate pero en su versión más sana? Pues atentos a la receta porque no tiene desperdicio, además de ser muy sencilla de preparar…

Para hacerlas lo más sanas posible y potenciar su sabor, he usado mantequilla o crema de almendras casera (podéis ver la receta pinchando aquí, si no disponéis de ella, se puede usar mantequilla común). Al igual que he endulzado la preparación con caramelo de dátiles (os dejo la receta pinchando aquí), pero podéis sustituirlo por el edulcorante que prefiráis (aunque con los dátiles resultan realmente deliciosas).

Yo usé chocolate  negro con 72% de cacao (a tener en cuenta que cuanto mayor sea el porcentaje de cacao de la tableta de chocolate, más saludable y enriquecedor será). Pero si preferís podéis optar por usar chips de chocolate ya comprados.

Un consejillo rápido es que si no tenéis harina de almendras, podéis triturar las almendras enteras hasta hacerlas polvo, pero cuidado con no pasaros en la trituración o se os quedará como una crema.

Qué os parece la receta? ¿Os animáis a prepararlas y me contáis? 

Ingredientes:

-2 vasos de harina de almendras

-1 vaso de avena

-2 huevos

-1 vaso de mantequilla de almendras

-1 vaso de caramelo de dátiles

-1 cucharadita de vainilla

-1 cucharadita de levadura en polvo

-1 cucharadita de bicarbonato sódico

-1/2 tableta de chocolate negro

Preparación:

Comenzamos batiendo ligeramente los huevos, añadimos la mantequilla de almendras, la vainilla y el caramelo de dátiles. Removemos bien e incorporamos la harina de almendras, la avena, la levadura y el bicarbonato. Mezclamos el conjunto y añadimos el chocolate negro previamente troceado pequeñito. Removemos y guardamos en la nevera, tapado con film transparente, durante 1 hora para que endurezca.

Finalmente hacemos bolitas, las escachamos un poco con la palma de la mano y las colocamos en una placa de horno forrada con papel de hornear. Horneamos en horno precalentado a 180º durante 15 minutos o hasta que veamos que están doradas.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

NOCILLA SALUDABLE

¡Llegó el gran momento! ¡Ya es vuestra! La receta de la tan popular crema de cacao, avellanas y azúcar pero muchísimo más sencilla de hacer, super deliciosa y sin grasas, aceites ni azúcares añadidos. Únicamente ingredientes cien por cien naturales.

Desde que la estaba preparando, el aroma ya me cautivaba, pero fue al probarla cuando dije: nunca más compraré nocilla en el super. Realmente está exquisita y se tarda 5 minutos en preparar. Es ideal para los desayunos, meriendas, para rellenar bizcochos, tartas de galletas, cup cakes o cualquier otra preparación dulce que tengáis.

A los niños les encanta y con ello nos aseguramos que están comiendo alimentos nutritivos y sanos, ya que se usan frutos secos, leche y cacao.

La receta original llevaba 30 ml. de aceite pero yo probé a no ponerla y de verdad os digo que no hizo falta. Queda perfecta sin ella. Hay que tener en cuenta que la crema va espesando a medida que pasan las horas, podéis ir probando a incorporar más o menos leche según la textura que queráis, más espesa o menos. Como siempre os digo, para endulzar yo uso el caramelo de dátiles (podéis ver la receta aquí) pero podéis usar vuestro edulcorante favorito o varios dátiles naturales. 

No dejéis de preparar esta maravilla, sobre todo si tenéis niños en casa, es super natural, nutritiva y deliciosa. Y como siempre, contadme qué os pareció! Aunque aviso, ¡es adictiva! 

Ingredientes:

-150 gr. avellanas tostadas sin sal

-2 cucharadas de cacao en polvo

-3 cucharadas de caramelo de dátil

-150 ml. leche

-1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Preparación:

Ponemos las avellanas en la trituradora y trituramos hasta que adquieran una textura cremosa (vamos parando de vez en cuando para bajar el fruto de las paredes de la trituradora y así también evitamos que la máquina se caliente). Añadimos el cacao, el caramelo de dátil, la leche y la vainilla (si se usa). Trituramos unos segundos más hasta que quede una mezcla homogénea. Ponemos en un tarrito de cristal y guardamos en la nevera. 

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

SMOOTHIE DE CEREZAS

Estamos en plena temporada de cerezas, pues vamos a aprovecharnos de ellas, ya que es ahora cuando mejor las podemos disfrutar, no solo porque nos brindan todo su sabor y propiedades, sino porque su precio es asequible y hay una estupenda disponibilidad.

Sin lugar a dudas es uno de los mejores batidos que he probado. De sabor intenso y textura cremosa (por el yogurt de vainilla -tenéis la receta pinchando aquí) y combinado con el crujiente de los frutos secos, tenemos un desayuno, merienda o tentempié cargado de nutrientes y maravillosos beneficios para nuestro organismo. Y como siempre, endulzado con el maravillo caramelo de dátiles, cien por cien natural (tenéis la receta pinchando aquí). Sin más os cuento la receta.

Ingredientes:

-200 gr. cerezas

-1 plátano

-1 yogurt de vainilla

-2 cucharadas de caramelo de dátiles

-Frutos secos

-3 cerezas, 4 pistachos y 2 cucharadas de leche (para el topping)

 

Preparación:

Lavar muy bien las cerezas, quitarles el hueso y ponerlas en la batidora junto con el plátano, el yogurt y el caramelo de dátiles. Triturar y poner en el vaso de servir. Acompañar de los frutos secos. Para el topping, triturar las 3 cerezas, los 4 pistachos y la leche. Disponerlo encima del batido de cerezas. Servir.

 

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!