PELLA DE GOFIO Y PLÁTANO

Mañana día 30 de mayo es el día de Canarias y en la guardería de mis hijos hacen una fiesta donde todos los peques deben ir vestidos con la ropa y llevar una comida también típica regional para compartir. Yo, entre otras cosas, he preparado una pella de gofio, la cual he enriquecido con plátanos y miel. El resultado ha sido bastante rico. Los niños quedaron encantados y es que el sabor dulce que le aporta tanto el plátano como la miel hace que los más pequeños se sientan atraídos y la coman sin problema alguno. El gofio es un cereal que no contiene grasas ni azúcares añadidos, es un alimento conformado por una harina no cernida de cereales tostados, generalmente de trigo o millo (maíz). La forma más común de tomarlo es con leche o en el potaje, aunque también es bastante común utilizarlo amasado como acompañamiento de las comidas (formando pellas o pelotas y cumpliendo la función del pan) o escaldado (se aprovecha el caldo del potaje para escaldarlo y consumirlo con verduras o solo).

Es ideal en el desayuno ya que aporta energía, minerales, vitaminas y fibra necesarias para realizar la actividad diaria. Destacar también su poder saciante, lo que hace que se llegue a la siguiente comida evitando atracones. Los deportistas suelen consumirlo antes de su entreno o después (a modo de recuperación) ya que su contenido en grasas es mínimo. A los niños se le suele mezclar con la leche en el biberón. También es común su uso en la repostería, en mousses, helados… 

Como sugerencia, se le puede añadir unas pasas o dátiles troceados, yo no lo he hecho porque al ser para los niños, ya se sabe que hay que tener precaución con los frutos secos cuando son pequeños (por riesgo de atragantamiento o intolerancias…) Pero queda riquísima, a la vez que mucho más bonito el corte con las pasas ¿Y tú, te animas a probarlo?

Ingredientes:

-2 plátanos maduros

-50 gr. gofio

-2 cucharadas de miel

-Pasas o dátiles (opcional)

Preparación:

En un bol ponemos los plátanos pelados y troceados. Los escachamos muy bien con un tenedor y le añadimos el gofio y la miel. Mezclamos muy bien hasta que se integren todos los ingredientes. Finalmente le damos forma de rulo y servimos cortada en rodajas. 

Se conserva en el refrigerador.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *