TARTA DE FRESAS Y NATA

Aprovechando que estamos en plena temporada de fresas y que tenía algunas algo maduritas en la nevera, me dispuse a hacer una tarta con ellas para darle un uso diferente, ya que las habíamos consumido crudas tal cual y en batidos.

Y es que esta fruta destaca porque mantiene intactas sus propiedades nutricionales. De entre sus vitaminas destacan las del grupo B, como la B1, B2, B3, B6 y B9, y además posee una gran cantidad de vitamina C. Está formada por hidratos de carbono, como son la fructosa, glucosa y xilitol. Además contiene fibra, siendo buena para proteger el intestino y regular las digestiones. Las fresas son ricas en agua, esto ayuda en gran medida a depurar el organismo de toxinas, tienen un poder antioxidante importante y previenen las infecciones. Otros beneficios que ofrecen es que suelen evitar los niveles altos de ácido úrico. De entre sus minerales está el hierro, por lo que nos da la energía que necesitamos en muchos momentos del día. Además, su consumo es útil especialmente en dietas de adelgazamiento, no solo por su riqueza nutricional, sino por su bajo contenido calórico. De hecho, una taza de fresas aporta solo 45 calorías. Y como curiosidad comentar que ayudan a reducir el apetito, al igual que previenen el estreñimiento. En definitiva, una maravilla de fruta. Y desde luego que la mejor combinación de este fruto es con nata.

La tarta de la receta es de lo más sencilla y fácil de preparar, además de económica. Si partimos del bizcocho básico, solamente necesitaremos fresas, nata y un almíbar ligerito para emborrachar el bizcocho. Definitivamente es un bocado delicioso que hace las delicias de grandes y pequeños.

Ingredientes bizcocho:

3 huevos

-150 gr. harina

-200 gr. azúcar

-200 gr. cacao en polvo

-1 yogurt natural

-1 sobre levadura química

 

Ingredientes para el almíbar:

-30 ml. agua

-20 gr. azúcar

Ingredientes para el relleno:

-Fresas troceadas

-200 gr. nata para montar

-50 gr. azúcar

Ingredientes cobertura:

-4 fresas

-300 ml. nata

-100 gr. azúcar

Preparación:

Preparamos un bizcocho básico de chocolate, para ello precalentamos el horno a 180º. Seguidamente, mezclamos en un bol los huevos, con el yogurt y el azúcar, añadimos el aceite. Volvemos a mover y añadimos la harina tamizada con la levadura y el cacao. Removemos bien y lo ponemos en un molde engrasado. Llevamos al horno hasta que esté cocido, aproximadamente 40 minutos. Dejamos enfriar y desmoldamos. Lo cortamos en 3 discos. Reservamos.

Preparamos un almíbar poniendo el agua a hervir con el azúcar y lo dejamos enfriar. Por otro lado, montamos la nata del relleno con el azúcar y la ponemos dentro de una manga pastelera. 

Comenzamos a montar el pastel colocando un disco de bizcocho en el centro del plato de presentación y lo empapamos con el almíbar que habíamos preparado. Posteriormente, lo cubrimos con la nata montada (ayudándonos de la manga pastelera para que resulte más fácil y menos sucio) y encima ponemos las fresas troceadas. Cubrimos con otro disco de bizcocho e igualmente lo bañamos con el almíbar. Repetimos la operación anterior, cubriendo con la nata montada y más fresas troceadas. Finalmente disponemos encima de éstas el tercer disco de bizcocho y volvemos a empapar con el almíbar. Refrigeramos para que el conjunto se endurezca y mientras montamos la nata de la cobertura, junto con el azúcar, para adornar la tarta. Una vez montada, la ponemos en una manga pastelera con boquilla rizada y la disponemos sobre los laterales y superficie de la tarta. Terminamos decorándola con unas fresas enteras en forma de flor. Refrigeramos un mínimo de dos horas antes de servir.

¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *