SALSA DE TOMATE NATURAL

La salsa de tomate casera es la forma más natural de agregar sabor a los platos al mismo tiempo que nos nutrimos gracias a la cantidad de propiedades que nos aporta el tomate. Según estudios recientes, se ha demostrado que esta salsa es una solución antioxidante y anti cancerígena para reforzar la energía natural del organismo.

El tomate es un fruto con un bajo contenido calórico, tan solo 18 kcal. por cada 100 gr. (el 94% es de agua). Contiene únicamente un 3% de azúcar (de ahí su sabor dulzón) y está cargado de vitaminas y minerales. Entre sus múltiples beneficios destaca porque ayuda a reducir el colesterol, también a expulsar las toxinas por su efecto diurético, combate las infecciones, evita las enfermedades cardiovasculares, el riesgo de infartos y determinados tipos de cáncer. Así mismo, favorece la rápida cicatrización de heridas. Protege la piel de los rayos ultravioletas y es un buen regulador del tránsito intestinal.

Este fruto, en su forma natural, puede ser empleado en ensaladas, como acompañante de carnes, pescados, huevos. Y si se utiliza como base de una salsa queda exquisito en un plato de pasta, como fondo para pizzas, en hamburguesas… Pero su uso no solo se limita a elaboraciones saladas, también se puede hacer con él ricas mermeladas, helados, granizados e incluso yogurt! (en breve publicaré una receta de yogurt de tomate).

Cuando el tomate se cocina, el licopeno se libera, aumentando así su cantidad en el producto final. Se ha relacionado al licopeno con la disminución del riesgo de cáncer de próstata, así como en la reducción del daño oxidativo.

En esta ocasión he preparado simplemente la salsa con ajo y cebolla pero se le puede añadir un pimiento rojo para agregarle más sabor y nutrientes. Así como especias al gusto, pimienta negra, cúrcuma, cayena… Es muy sencilla de preparar y el resultado bien que merece la pena. Sin más, vamos con la receta.

Ingredientes:

-1 cebolla

-2 dientes de ajo

-3 tomates maduros

-Aceite de oliva

-Sal

Preparación:

Comenzamos pelando los ajos y la cebolla. Lavamos bien esta última y la picamos muy finamente junto con el ajo.

Ponemos un chorrito de aceite de oliva en una sartén y rehogamos en ella la cebolla y el ajo. Mientras, lavamos, pelamos y picamos en daditos pequeños los tomates. Y cuando la cebolla esté casi transparente le incorporamos los tomates y la sal. Cocinamos hasta que los tomates se deshagan.

Finalmente trituramos con la batidora o con el chino.

Sugerencias:

*Se puede añadir especias al gusto para potenciar el sabor (como por ejemplo, cúrcuma, pimienta negra, cayena…)

*Se puede optar por preparar más cantidad de salsa de tomate para envasarla al vacío y guardarla en la despensa. En este caso debemos lavar los tarros de cristal y hervirlos durante 10 minutos para esterilizarlos. Luego introducimos la salsa de tomate en su interior, cerramos los botes y los ponemos en una olla exprés, con un paño en el fondo para evitar que se choquen entre ellos y se rompan. Cubrimos de agua y cocinamos 15 minutos después que haya comenzado a salir el vapor. Dejamos enfriar y guardamos en un lugar fresco.

 ¡Dedícate tiempo, disfruta cuidándote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *